Reseña de Nacidos Bajo un Buen Signo. Volumen Dos

1.- Am I Wrong. Betsy Pecanins
El disco abre de manera sensacional con este tema escrito por Kevin Moore (Keb´Mo´), un blues al estilo del tradicional al que Betsy le agrega un estupendo arreglo a base de percusiones, slide acústico (Jorge García Montemayor), y un violoncello (Mónica del Águila), magistral y juguetón que nos transmite vitalidad pero de una manera pausada, como es el blues de Betsy: no tomarse las cosas muy en serio. Se trata de una saludable vuelta a las raíces de quien sigue siendo la figura seminal entre las vocalistas de blues en nuestro país.

2.- I´m Dead (The Hostage). Fonzeca-Caja de Pandora Project
Aquí tenemos un brillante ejemplo de la música que se toca en los bares, sonidos íntimos y contundentes. La voz es firme pero angustiada, el requinto de Kukin Carmona está a la altura, son agujas que se clavan al oído, lanzadas por una guitarra que por momentos nos recuerda a Tinsley Ellis. El arreglo incluye coros y un fondo orquestal que no demeritan el carácter privado del mensaje. Sí, estamos muertos al alejarnos de lo que amamos, de lo que da sentido a la vida. Un blues lento con la puntualidad del sacrificio.

3.- Waste of Time. La Blues Band
En cada actuación, la Blues Band aborda la historia del blues de una manera ejemplar, pues se trata de artistas con el sello de los profesionales que han estudiado el género y han estudiado a fondo sus respectivos instrumentos. En esta ocasión nos ofrecen un tema original bailable y vigoroso, con unos teclados en boogie woogie (Nacho Quirarte) y un requinto puntual (Adrián Bosques) a la manera de los grandes texanos como Clarence Gathemout. La sección vocal es muy cuidada (Nacho y Geo), como es costumbre en este grupo. Por todo ello, la Blues Band ratifica su propuesta de ofrecer un blues al alcance de todos, y por ello el éxito ante el público.

4.- Push Me away. Rhinoceros Blues Band
A fuerza de tocar por muchos los lados, este grupo comienza a adquirir una potencia y un carisma poco usual en nuestro medio. Phil Daniels, Martín León, Enrique Nájera y Polo Bautista, le otorgan a sus guitarras, bajo y batería, un ambiente oscuro y un halo de misterio que se complementa con los teclados de José Luis García. Se trata de un tema inédito, intimista, subyugante. La voz fantasmagórica corre a cargo del inglés Phil Daniels, líder de la banda y autor de la pieza. Una canción que se disfruta a oscuras y con un martini en la mano.

5.- Ultra Violeta Funk. Radio Blues
El álbum da un refrescante giro con esta melodía instrumental, una obra que mezcla atinadamente el funk, el mellow jazz y una guitarra líder que abreva en los géneros anteriores y se da tiempo para rockear. A la mitad, el piano da entrada a una escalada en jazz y de nuevo aparece con toda su potencia el funk. Grandes expectativas para este grupo comandado por Elihú Quintero (guitarra y armónica) pues en cada presentación nos ofrece algo distinto, de acuerdo a la audiencia o al proyecto de que se trate, con una calidad que va en aumento y eso siempre se agradece.

6.- Con todo respeto (Décimas). La mula de sietes
El espíritu del blues se actualiza con este tema, una realidad que algunos han olvidado: letras cargadas de sexo, sexo en doble sentido, sexo explícito, sexo directo como una proposición indecorosa, y que cada quien se ponga el saco. Este rasgo lírico fue la diferencia principal entre el blues y el gospel: mientras en uno el objeto de estudio era el Señor, en el otro es la Baby, la Nena, una disertación mundana la mayoría de las veces gozosa. Estamos en presencia de una melodía honesta, un blues lento para recitarse y recitársela al oído.

7.- Final feliz. Guillermo Briseño y El Glorioso magisterio
Aunque la razón se tuerza, goza de cabal sorpresa. Regocijo, gusto y aplausos otra vez para Guillermo Briseño, leyenda viva de la resistencia musical. Esta segunda antología de blues generado en México se engalana con la presencia de este pianista, cantante, profesor, activista de la música y blusero de corazón. Final feliz es una declaratoria de principios, un recordatorio sónico de que, a pesar de que el camino está lleno de obstáculos, seguimos vivos, escuchando música, pensando, trabajando en lo que a cada quien le guste y generando blues. Una gran orquestación, coros, requinto y la participación inconmensurable del maestro Briseño.

8.- Paseando al perro. Black Perro
Aquí tenemos una especie de boogie a medio tiempo. La metáfora de sacar a pasear el perro es muy añeja, pertenece al slang de los negros afroamericanos, sin embargo en el plano musical fue el DJ y cantante Rufus Thomas quien grabó la primera e influyente versión. Black Perro retoma un poco de ese espíritu de soledad y explotación que nos rodea actualmente y ejecuta una versión propia. Todo el grupo se muestra muy conectado, Demex García en la batería, Rat Ferrari en la guitarra y voz, y James García en el bajo. En directo, Black Perro es una banda que se consolida a pasos agigantados, puede llegar muy lejos.

9.- Red Pills for a blue life. Karla Porragas
Karla ya cuenta con cierta trayectoria en la música y presentaciones en solitario o con bandas como Blues Demons. En esta ocasión nos ofrece una melodía de su autoría, un blues pausado muy fino en donde brilla con luz propia su estilo vocal, suave pero firme, y un acompañamiento excelente a cargo de Ernesto Reséndiz (guitarra), Pepe Torres (teclados), Óscar González (contrabajo) y Rodolfo (batería). Estamos seguros que poco a poco Karla dará mucho más, pues en nuestro ambiente las cantantes femeninas vienen levantando la mano con gran vigor.

10.- Summertime. Felipe Souza
Un poco de jazz enmarcado en blue notes, con un trío estelar de profesionales en los suyo, le otorga a esta canción un plus de excelencia, difícilmente igualable. Cualquier que intente hacer una nueva versión de este clásico de George Gershwin, debe aportar algo distinto a las innumerables interpretaciones que se han hecho a lo largo del tiempo. En esta ocasión, debemos sentirnos orgullosos por el resultado final obtenido por Felipe Souza (guitarra y voz), Roberto Aymes (contrabajo) y Salvador Merchand en la batería. Sabroso, cachondo, atemporal, excelso… que cada quien encuentre otros calificativos para el tema.

11.- Red River Boogie. Los Blueserables
Siempre es adecuado ejecutar una melodía instrumental en la cual cada una de las partes tenga tiempo de ejecutar algún solo. Con ello el auditorio se da cuenta de la habilidad de los participantes. Eso da pie a este tema, el cual cuenta con una base inspirada en “A have good time” de Big Walter Horton, y después el despliegue técnico de cada nstrumento, destaca en un primer término la armónica, muy versátil y llena de recursos por Roberto Rivelino, pero también el bajo, el piano y la batería. Es una canción que nos pone de buen humor y despierta deseos de conocer más cosas acerca de este grupo.

12.- My Girl Josephine. Bad Boys Blues
El espíritu de Lousiana se hace presente con este cover que nos remite a los años sesenta, mucho feeling en guitarras acústicas, ritmo y vocales, a cargo de la leyenda Genaro Palacios. Mucho se habla de los proyectos acústicos que intentan revalorar éxitos del pasado, e incluso, éxitos actuales. Muchos de ellos se quedan en mero intento, no es el caso de este tema pues es una revaloración acústica, muy planeada y ejecutada de manera limpia, de este tema hecho famoso por el pianista Fats Domino.

13.- Ojos Cafés. Deneb
Un blues elemental, en sentimiento, letra e interpretación. Imposible no evocar a gente como Dave Specter al escuchar semejante limpieza en la guitarra de José Luis Méndez, o no identificarse con el estilo vocal, muy llegador, de Martha Herrera. Se trata de un tema romántico, para ser bailado muy cerquita de la persona a quien se ama.

14.- Te quiero clonar ´14. Solaris Blue
En poco tiempo esta melodía se ha vuelto una de las más populares dentro de la memoria de los aficionados al blues en el Distrito Federal, a pesar de que Solaris Blue, como grupo, ya no ha tenido presentaciones en vivo. El ritmo es muy emotivo, algo hipnótico, mientras que la letra rescata el espíritu original del blues: sexo explícito en tono de humor. Originalmente apareció en el disco Semilla de Blues, un álbum muy buscado ya que recoge el momento óptimo de gente como Alejandro Ruiz, Mario Martínez, James García, Ari Franco y José Luis García Fernández. Cada uno, en directo con otros proyectos, es todo un espectáculo.

Bonus Track
Give me on reason. Estación Monrovia
El álbum cierra de manera espectacular con una melodía original de Tracy Chapman, pero con un arreglo al mejor estilo del blues eléctrico. Se trata de una grabación en directo en la Biblioteca Benjamín Franklin, que nos muestra todo el poder al que puede llegar Estación Monrovia con sus elementos: Alejandro Pascual (guitarra y voz), Carlos Black batería), James García (bajo) y Gustavo Ponce en la otra guitarra.

Larga vida al blues y a sus nuevos representantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *