Museo Soumaya – Plaza Carso

El pasado 16 de diciembre, en pleno puente por días patrios, acudimos a dar una vuelta por la zona de conversión urbana llamada Nuevo Polanco para visitar el Museo Soumaya.

El Museo Soumaya en la Ciudad de México ha sido descrito como “un trapezoide en movimiento”, “una estructura brillante, plateada y casi como nube, reminiscente de una escultura de Rodin”, y “el museo más llamativo del mundo”. Diseñado por el audaz y joven arquitecto Fernando Romero, también fue llamado “imposible de construir”. La fachada, en particular, presentó grandes desafíos.

Resultando una agradable tarde visitando tres de las cinco salas de exhibición, pasando primero por el vestíbulo donde pudimos observar la presencia de los grandes momentos de la escultura, vaciados en bronce a partir de sus originales en mármol: Laocoonte y sus hijos de la escuela helenística de Rodas, La piedad de Miguel Ángel Buonarroti y la obra emblemática de Auguste Rodin, El pensador (foto); el último mural de Diego Rivera, Río Juchitán (fragmento en foto).

La sala 1 dispone una serie de obras para la historia y estética: marfiles, miniaturas, mobiliarios religiosos, textiles, joyería, medallas, cristal de la Granja, cucharas, herrajes, relojes, plata pella, maquetas, cocos chocolateros, arquetas, entre otros. Un apartado especial lo integran los espacios dedicados a Maximiliano y Carlota, Porfirio Díaz y el correspondiente a las monedas y billetes de México, en cuya sección se aborda tanto la entidad económica como su proceso técnico y creativo.

La sala 2 muestra entre otras muchas cosas: el legado cultural y filosófico de Asia que se transfiguró en Budismo, Hinduismo y Daoismo en marfil. El Buda histórico y los budas ideales. Los inmortales de la mitología china capaces de destruir el mal. Sabios, mandatarios, monjes, doncellas, nayikas o bailarinas celestes, niños… animales legendarios y simbólicos como dragones, fenghuang, elefantes, tortugas, quimeras o los curiosos perros de Fu (en chino, Fo) que quiere decir Buda. Un viaje a través del tiempo, una mirada hacia Asia y un puente que comunica filosofía, historia, arte y cultura milenaria.

La sala 3 nos sorprende, de autores de obras maestras para el arte occidental, que brillaron entre los siglos XIII y XIX, se han reunido las más sobresalientes escuelas europeas: la flamenca, la española, la germana, la italiana y la francesa, puestas en diálogo a través de sus influencias y carácter propio en nuestros Antiguos Maestros Novohispanos. Diversos temas fueron constantes en su producción religiosa: representaciones de la historia sagrada, escenas marianas y cristológicas, alegorías y pasajes de santos. Por otro lado, el género de retrato y la vida cotidiana, con portentosos ejemplos, todos de impecable maestría.

La sala 4 y 5 en este día inhabilitadas, quedan pendientes de disfrutar en una próxima visita, esperamos que sea muy pronto.

41-13 Cultura2

Fuente
http://www.geometrica.com/es/museo-soumaya-tiene-un-secreto
http://www.soumaya.com.mx/index.php/inicio/plaza_carso

41-13 Cultura3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *