¿Blues en español?

Phil Daniels  Foto: Félix Franco Frías

Una de las cosas que algunas veces me han preguntado es ¿Por qué no cantas en español?
Les aseguro que si me escucharan cantando en español, no lo volverían a preguntar. Escuchar mis esfuerzos por hablar ya es suficientemente doloroso. Sin embargo, hay otras dos razones que quisiera ofrecer y comunicar.

La primera es que la mayoría preponderante de las canciones de blues, y todas las clásicas, fueron escritas en inglés, el idioma – por fortuna mío –, de nacimiento.

La segunda tiene que ver con mis razones de por qué, viviendo en un país mayoritariamente de habla hispana, no canto una sola canción en español. Y la respuesta a esta pregunta de idiomas es fonética.

Existe un concepto lingüístico que se llama isocronía. Se han clasificado los idiomas por medio de tres tiempos – tiempo sílaba, tiempo mora y tiempo estrés.

Los idiomas de tiempo sílaba tienen un ritmo en el cual cada sílaba tiene aproximadamente la misma duración. Este grupo incluye el español – y, para un extranjero, escuchar a un español hablando rápidamente es como escuchar una ráfaga de sílabas, difícil de captar sin perderse.

Del grupo de tiempo mora (de la misma raíz que ‘demora’), no voy a comentar ya que no es relevante para mi contraste del inglés y el español.

El inglés pertenece al tercer grupo – los idiomas de tiempo estrés (donde ‘estrés’ significa dar más énfasis a una sílaba), y es de los idiomas que tiene esta cualidad en mayor grado. Resumiendo de manera torpe, podría decir que una frase en inglés va a tener una sílaba fuerte – en volumen y duración – y los demás sílabas van a ser muy breves y suaves, casi ignoradas. Más aún, entre cada dos sílabas acentuadas, las sílabas no acentuadas, no importa cuántas son, van a durar más o menos lo mismo, o sea poco.

Ahora, este tiene un efecto importante en la letra de las canciones. Una canción cuya melodía está en conflicto con el ritmo natural de la letra no sonará natural y, al predominarse la melodía – y los esfuerzos hacía la expresión personal del/la cantante – frecuentemente no será inteligible – particularmente si la sílaba importante, la clave del entendimiento del significado de la palabra, está borrada por el ritmo de la melodía.

En otras circunstancias, acentuar una sílaba que naturalmente sería reducida suena algo tonto. La canción Sounds of Silence de Simon y Garfunkel es una canción hermosa y una clásica, pero tiene esta falla en las terceras y cuartas líneas de los versos (excepto el segundo, aclaro), donde melódicamente la antepenúltima sílaba se acentúa – se canta larga y fuertemente – pero es una sílaba que carece de mensaje. Si encontraras a alguien hablando así en la vida real, le sonreirías amablemente y cambiarías de acera, tal vez ofreciéndole una moneda.

¿Qué, entonces, tiene esto que ver con el blues en español?

Yo no he logrado en mi mente, o en mis esfuerzos musicales, resolver el conflicto que percibo entre los ritmos de las canciones de blues y el ritmo natural del español.

Creo que no se puede, pero a mi edad estoy acostumbrado a equivocarme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *