Aunque no me mires

Dentro de la dureza de tu corazón,
Que prefiere callar y no hablar.

Dentro de todo… ¡hablas!
Porque todas y cada una de tus acciones ¡hablan!

Aunque no me mires al hablar,
Aunque no me mires al cantar,
Aunque mires hacia otro horizonte.

Aunque te propongas no llamarme,
Aunque regañes a tu pensar porque se acuerda de mí,
Aunque hagas lo que hagas… ¡estás notando que vivo yo en ti!

Aunque camines fuerte para disimular la fragilidad de tus sentimientos,
Aunque me confunda tu rostro si lo que quieres es vivir o soñar,
Y aunque tus dudas se están llevando la posibilidad.
Aun así…

Se siente la energía que dejas al pasar,
¡Y que no puedes ocultar!
Porque es inevitable no percibirla.

Y quizá sólo en eso quedará,
En fingir que nada pasa, en sentir ambos esa energía y sólo callar,
Y que sólo el tiempo y nuestro entendimiento dirá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *