Tu segunda opción

Cuando te dije te quiero, siempre fue real,
Era pasión, éxtasis y todo lo demás.

Cuando te dije te adoro,
Era porque ya no encontraba un sinónimo
Con el cual decepcionarte más y me pudieras olvidar.

Aunque lo que quería en el fondo,
Era encantarte más.

Cuando te dije que eras algo sin igual,
Me refería a que eras diferente a los demás.

Quería decirte que eras algo difícil de acariciar,
Difícil de encantar y difícil de explicar.

Cuando te decía que no sé cómo te habías metido en mi corazón,
Y no te podía sacar.

Me estaba yo misma reprochando,
Por qué lo permitía cada día más y más.

Y cuando te decía que llegaría ese día,
En que pudiéramos alcanzar nuestro amor.

Era para que reaccionarás y me demostrarás,
Que hace mucho me esperabas.

Para saber que se siente tocar el cielo con tus propios dedos,
Encima de mí.

Y resucitar al hombre,
Que muriera en mí.

Ser la mujer de todas tus noches,
La sonrisa de todos tus días.

La locura de tu sensatez,
Donde descubramos, que se siente al fin vivir amando.

Todo eso esperaba,
Y no simplemente tu manera de conquistarme,
Y después argumentarme, que quizá lo nuestro nunca sucederá.

Y no simplemente tu tierna mirada,
Tus palabras que ya no me causan gracia,
Que no calman mi angustia de saber que siempre seré  yo…

Algo así, como… tu segunda opción.

Música de fondo: Tema de Rubén por Naranjito Blues

51 13 versos2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *