Ayer te necesitaba tanto

Ayer te necesitaba tanto,
para recostarme en tu regazo,
para que cubrieras mi soledad con un abrazo.

Ayer te necesitaba tanto,
para calmar mi llanto,
y me arrullarás con tus canciones.

Ayer te amaba tanto,
Pero la realidad ya secó mi llanto.

La realidad de observar que no eres capaz de sufrir por mí,
de llorar por mí, ni de cambiar tu vida por mí.

Ayer te necesitaba tanto,
pero nunca estás a mi lado,
Ya no cubres las necesidades de mi corazón.

Ayer te necesitaba tanto,
pero hoy… ya no ajustas en mi vida,
ya no cumples mis expectativas,
lo único que me causas es dolor.

Eres tan poco creativo,
que jamás descubrirás,
que esta poesía es para tí,
y que muchos hasta se la adjudicarán.

Ayer te necesitaba tanto,
que en la reflexión de mi soledad…
Te dejé de necesitar.

Descubrí que puedo reír sola, caminar sola, ser feliz sola,
y sobre todo…
Puedo perder el tiempo sola. Desperdiciarlo en mí, y no en tí.

Ayer te necesitaba tanto,
y no estabas aquí…
Estabas a otras tratando de hacerlas sonreír.

Ayer te necesitaba tanto,
que esa necesidad me llevó a descubrir,
que puedo sobrevivir, sin ellos, sin aquellos….
Y sobre todo, ¡sin ti!

Música de fondo: Keep on rollin´ por Savoy Brown

15 versos2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *