Otis Grand, un blusero norteamericano en Croydon

Entre los años 1990 y 1996, Otis Grand ganó siete veces el premio “Blues Guitarist of the Year Award” en Inglaterra, y en 1995 fue introducido al British Blues Hall of Fame, tomando por sorpresa a la escena del blues en Gran Bretaña, ya que este peculiar artista, es originario de San Francisco, California; pero a mediados de los 70´s decidió mudarse a Francia, desilusionado por el decline del blues en los Estados Unidos, en una época en que bandas como The Jefferson Airplane y The Grateful Dead eran la sensación.

Durante su adolescencia, en San Francisco se comenzaba a germinar el movimiento sicodélico ligado a la oleada de bandas de acid rock que encontraron terreno fértil en esa ciudad, que siempre se ha caracterizado por ir a la vanguardia en los movimientos contraculturales y por su filosofía progresiva en el universo de la música, el arte y la literatura.

Sin embargo, Otis Grand se sentía más atraído por lo que sucedía en la vecina ciudad de Oakland, cuya población predominantemente afroamericana, estaba constituida en su mayor parte de gente proveniente de la región del Mississippi Delta, y por consiguiente, el blues dominaba la radio y la mayor parte de los clubes nocturnos, mientras que del otro lado del Bay Bridge, el barrio de Haight Ashbury era territorio de grupos cuyo sonido tenía raíces en el blues pero con una perspectiva experimental que finalmente fue lo que dio como resultado el surgimiento del llamado “San Francisco sound”, que básicamente era una progresión sicodélica del blues, con bandas como Big Brother & The Holding Company, The Charlatans y The Moby Grape.

Después de una poco exitosa estadía en París, decidió regresar a Norteamérica vía Austin, Texas donde tampoco sintió que hubiera un gran interés por el blues, lo que lo llevó de regreso a San Francisco, donde conoció a una chica británica con la que contrajo nupcias y en 1986 decidieron mudarse a Croydon, un barrio comercial al sur de Londres.

Otis Grand comenzó a esparcir la semilla del blues en el Reino Unido, al estilo del British Blues Revival de los años 60´s, y afortunadamente, su fórmula fue todo un éxito. A mediados de los 80’s en Inglaterra, los jóvenes pensaban que el blues había sido inventado por Stevie Ray Vaughan, pero Grand les dio a conocer las raíces a través de la música de B.B. King, T Bone Walker, Magic Sam y Guitar Slim. El estilo de Otis Grand está basado en el concepto profesional de B.B. King, razón por la cual decidió ensamblar una “big band” y recorrer cada rincón de la isla británica, dando conciertos para audiencias apreciativas que abarrotaban todos los lugares donde se presentaba.

Veinte años después, en 1994, Grand finalmente tuvo el honor de abrir un concierto de B.B. King en Londres, y para su sorpresa, B.B. lo escuchó con atención y posteriormente le dijo que tocaba igual que él cuando tenía 16 años y lo felicitó por mantener viva la flama del blues en el viejo continente.

05_kosmoblue2_2

Antes de casarse y mudarse a Inglaterra, Otis Grand formó una gran amistad con Joe Louis Walker en San Francisco, un músico que venía del góspel pero estaba fuertemente atraído hacia la energía y la magia del blues. Joe Louis Walker es una gran guitarrista, arreglista y compositor, de hecho, Grand lo invitó a colaborar con él en su álbum de 1988 “Always Hot”, y la historia se repitió en 1992 cuando nuevamente se reunieron para grabar   “He Knows The Blues”.

Joe Louis Walker (feat Otis Grand) – I Like This Way:

Otis Grand: Guitar Boogie:

Otis Grand es un perfeccionista que entiende y al mismo tiempo, sabe proyectar los diferentes dialectos del blues, concentrándose más en su trabajo en la guitarra, y dejando las vocales a artistas con los que ha trabajado al paso de los años. En 1992 ganó el Handy Award con su álbum “My Way or The Highway”, un material en el que colaboró su amigo y colega Guitar Shorty, y poco después vendría su antología “The Blues Sessions… 1990-1994”.

05_kosmoblue2_3

En 1994, junto con artistas de la talla de Kim Wilson y Curtis Salgado, lanzó su disco “Nothing Else Matters” y en 1996 grabó, “Perfume and Grime” con la participación del legendario Luther Allison y Toni Lynn Washington.

Posteriormente, Grand se embarcó en dos giras sumamente importantes: “The Joe Louis Walker Guitar Extravaganza” y una caravana integrada por Steve Cropper, Ike Turner y Matt Murphy, y como resultado de esas experiencias, tomó inspiración para grabar “Grand Union” con Anson Funderburgh y Debbie Davies, dos guitarristas que también tienen importantes influencias de B.B. King y Albert Collins. Este álbum es de gran significado para Grand de manera personal, ya que las sesiones se llevaron a cabo de manera espontánea, todas las canciones se grabaron a la primera toma, y eso es precisamente lo que expresa la magia del blues, con un gran sentido de improvisación y mucho “feeling”.

Otis Grand es un guitarrista muy completo, que de igual forma tiene la capacidad y la facilidad de proyectar sonidos tan diversos como el de Albert King y Albert Collins o la sensibilidad del West Side Chicago Blues de Magic Sam. Curiosamente, Grand no considera tener una gran técnica, no sabe leer notas y su aprendizaje en la guitarra ha sido completamente autodidacta, y él afirma que creció aprendiendo de los estilos de Ike Turner y B.B. King, manteniéndose alejado del rock sicodélico que invadió su ciudad natal en los 60´s.

Grand es un importante eslabón entre bluseros clásicos y bluseros contemporáneos, algo que le ganó el lugar de primera guitarra en el Ike Turner Revue que le dio la vuelta a Europa en los 90’s y ayudó a revitalizar la carrera de Ike Turner, quién pasó un tiempo en prisión por delitos relacionados con narcóticos, algo que empaño severamente su credibilidad en el ambiente artístico, y por otra parte, Grand ha ayudado a muchos jóvenes bluseros norteamericanos para que se den a conocer en el continente europeo y en el Reino Unido.

Otis Grand es un músico muy especial que ha aprendido escuchando y observando a otros grandes exponentes del blues, y al mismo tiempo ha sido capaz de crear su propia voz en la guitarra, y al igual que ha sucedido con muchos importantes bluseros a través de la historia, Grand es más apreciado en Europa que en su propio país.

05_kosmoblue2_4

La mayoría de los músicos que inspiraron a Otis Grand para convertirse en todo un profesional, ya dejaron de existir, pero lo más importante, es el gran legado que le heredaron y la forma en que el asimiló todos los estilos que aprendió a lo largo del camino, que le ayudaron no solo para ser un gran guitarrista de blues, sino también para compartir ese aprendizaje, esa experiencia y ese talento con músicos de otras generaciones, algo que refleja su valor como ser humano y su auténtico amor por el blues, convirtiéndolo en el primer artista norteamericano que detonó el Blues Revival de los 80’s en Gran Bretaña, un país que ya se había olvidado de esta bella fórmula musical, a pesar de que a principios de los 60’s fueron pioneros en dar a conocer el blues de los artistas afroamericanos del sur de los Estados Unidos, con artistas como John Mayall, Jeff Beck, Eric Clapton, Peter Green, Alexis Korner, y tantos otros que cimentaron su carrera profesional inspirados por los cautivantes sonidos del Mississippi Delta.

Finalmente, Otis Grand ha comenzado a recibir el reconocimiento que merece, en su propia tierra, y hoy por hoy, es un distinguido embajador del blues en el mundo entero.

Otis Grand and Anson Funderburgh – Blues For Ike:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *