Chuletas de cerdo ahogadas en salsa – Smothered pork chops. Segunda parte

Como ya se ha indicado, la matanza del cerdo (hog killing time), era uno de los acontecimientos más esperados en la plantación, no en vano Eddie Kirkland (bajo el pseudónimo de Eddie Kirk), cantaba en la canción Hog Killing Time (1964) que todo el mundo estaba junto y pasaba un buen rato en la matanza del cerdo (Everybody get together and have a hog-killing good time).

Esta canción pertenece a la época de Eddie Kirkland inmediatamente posterior a su aventura como representante de John Lee Hooker, del 1961 al 1962, y como guitarrista de Otis Redding.

09_experiencia1

Merece la pena reivindicar la figura de este músico: nacido en Jamaica, hijo de una chica de 11 años a la que durante años confundió con su hermana y no con su madre, creció en Alabama y huyó de su casa con 12 años viajando como polizón con el Sugar Girls Medicine Show.

Eddie llevaba el blues en la sangre, como se desprende de sus propias palabras:

The show used to come to my town every year. And ever since I was five years old, I always wanted to be a showman. Well, I figgered I was old enough to do what I wanted to do. So I just up and joined.

[El show solía ir a mi pueblo cada año. Y desde que tenía cinco años, siempre quise ser un showman. Bien, supuse que ya era suficientemente mayor para hacer que quería hacer. Así que me vine arriba y me uní a ellos.)

Volviendo a las raciones de carne de cerdo, concretamente a las chuletas, encontramos una canción de 1924 del dúo compuesto por George Williams y Bessie Brown con el título de Pork Chop Blues:

 

Pork Chop Blues (1924), de George Williams y Bessie Brown

Got to have my pork chops,
if I don’t I’m simply lost.
Got to have my pork chops,
if I don’t I’m simply lost.
Goin’ to have my pork chops
an’ I don’t care what they cost.
Goin’ to find a butcher
with his pork chops, in my street;
Goin’ to find a butcher
with pork chops, that’s in my street.
Tell ‘im when he sees me,
let ‘im start to callin’ on me.
Tengo que tener mis chuletas de cerdo,
si no, estoy completamente perdida.
Tengo que tener mis chuletas de cerdo,
si no, estoy completamente perdida.
Voy a tener mis chuletas de cerdo
y no me importa lo que cuesten.
Voy a buscar un carnicero
con sus chuletas de cerdo, en mi calle;
Voy a buscar un carnicero
con sus chuletas de cerdo, en mi calle;
Decidle que cuan me vea,
le doy permiso para llamarme.

Esta canción, con un doble sentido algo subido de tono quizás sirvió de inspiración a Virginia Liston, quien el año siguiente grabó en Nueva York una canción con mensaje en su título semejante: You Can Dip Your Bread In My Gravy, But You Can’t Have None Of My Chops (1925) [Puedes mojar tu pan en mi salsa, pero nunca tendrás una de mis chuletas]. Siguiendo un orden cronológico, la siguiente canción sobre las chuletas de cerdo es la grabada por Sam Collins en 1927.

 

Pork Chop Blues (1927), de Sam Collins

I went out west about a year ago.
I taken sick an’ I like to die;
Had the rheumatism all in my breast,
tuberculosis all in my side.

I went to the doctor, doctor said:
“Boy, what’s the matter with you?”
That doctor looked around at me;
I said “Doctor, what I need?”

That doctor shook his head an’ said:
“You need the pork chop poultice an’ the stew
an’ beans in your stomach three times a day.”

If you had been doin’ all the time;
You’d-a been a healthy child today.
When a man gets sick an’ about to die;
Stop in a swell café an’ get a chocolate pie.

Pork chop poultice, stew
an’ beans in your stomach three times a day.
Lord, some folks say that a preacher won’t steal;
I caught two in my cornfield.
They both had crocus sacks around their neck.

Pork chop poultice, stew
an’ beans in your stomach three times a day.

Need a pork chop poultice, stew
an’ beans in your stomach three times a day.

Do you know last winter when the time was tough?
‘Pork an’ beans’ in the kitchen was a-struttin’ ‘is stuff.
Pork chop poultice, stew
an’ beans in your stomach three times a day.

Fui al oeste hará un año.
Me sentía enfermo y me quería morir;
Tenía reumatismo en todo mi pecho,
tuberculosis en todo mi ser.

Fui a ver al doctor y me éste me dijo:
“Chico, ¿qué te pasa?”
Ese doctor me miró de arriba abajo;
Le pregunté: “Doctor, ¿qué necesito?”

El doctor sacudió su cabeza y dijo:
“Necesitas la cataplasma de las chuletas de cerdo y el estofado y judías en tu estómago tres veces al día.”

Si lo has estado cumpliendo todo el tiempo;
Serás un chico sano hoy día.
Cuando un hombre está enfermo a punto de morir;
Que pare en un elegante café y pida un pastel de chocolate.

Cataplasma de chuletas de cerdo, estofado
y judías en tu estómago tres veces al día.
Señor, algunos tipos dicen que un predicador no puede robar; He pillado a dos en mi maizal.
Ambos tenían sacos de azafrán alrededor de sus cuellos.

Cataplasma de chuletas de cerdo, estofado
y judías en tu estómago tres veces al día.

Necesitas una cataplasma de chuletas de cerdo, estofado

¿Recuerdas cuando el último invierno el tiempo fue duro? Cerdo y judía en la cocina era una buena cosa.
Cataplasma de chuletas de cerdo, estofado
y judías en tu estómago tres veces al día.

 

Crying Sam Collins – Pork Chop Blues:

https://www.youtube.com/watch?v=4sOQOgvdYUo

La letra muestra, con una buena dosis de ironía, la pobreza y la miseria en la que vivía parte de la población durante los años felices del periodo entre guerras. Gente que tenía el estómago vacío y no tomaba una buena comida en semanas y a la que el médico recomendaba cataplasmas de chuletas de cero (pork chop poultice).

El año siguiente, en 1928, Jim Jackson escribió una de las canciones más interesantes sobre las chuletas de cerdo, creando un estándar de blues y una expresión (I Heard The Voice of A Pork Chop, algo así como Escuché la voz de una chuletas de cerdo) repetida posteriormente por autores como Bogus Ben Covington, alias Ben Curry, quien grabó ese mismo año una versión con bajo y armónica muy interesante.

 

I Heard The Voice of A Pork Chop (1928), de Jim Jackson


I walked an’ I walked, an’ I walked an’ I walked;
I stopped for to rest my feet.
I sit down on an old oak tree, there went fast asleep;
I dream I was sittin’ in a swell café as hungry as a bear.
My stomach sent a telegram to my soul:
‘There’s a wreck on the road somewhere’.

I heard the voice of a pork chop say:
‘Come unto me an’ rest’;
Well, you talk about your stewin’ beans,
I know what’s the best.
Well, you talk about your chicken,
Ham an’ egg, turkey stuffed an’ dressed;
But I heard the voice of a pork chop say:
‘Come unto me an’ rest’
Yeh! I heard the voice of a pork chop say:
‘Come unto me an’ rest’.


Caminé y caminé, y caminé y caminé;
Paré para dar un descanso a mis pies.
Me senté en un viejo roble, donde me quedé dormido;
Soñé que estaba en un bonito café hambriento como un oso.
Mi estómago mandó un telegrama a mi alma:
‘Hay un accidente en la carretera en algún sitio’.

He oído la voz de una chuleta de cerdo diciendo:
‘Ven a mí y descansa;
Bien, hablas sobre tus judías guisadas,
Sé qué es lo mejor.
Bien, hablas sobre tu pollo,
Jamón y huevos, pavo relleno y rebozado;
Pero he oído la voz de una chuleta de cerdo diciendo:
‘Ven a mí y descansa’
¡Sí!, He oído la voz de una chuleta de cerdo diciendo:
‘Ven a mí y descansa’;

 

Jim Jackson – Heard The Voice of a Pork Chop

https://www.youtube.com/watch?v=sU0ZEMYsCpA

Algunos pasajes de esta canción recuerdan a la de Sam Collins, sin embargo, sólo cuando uno la escucha puede llegar a comprender la verdadera dimensión de esta canción: se trata de un número de minstrel que realiza una crítica a la situación de hambre y penuria en la que vivían muchos negros parodiando la típica canción espiritual con el estribillo: I heard the voice of Jesus: ‘Come unto me and rest’ (Escuché la voz de Jesús: ‘Venid a mí y descansad’).

Algunas versiones de esta canción en los años siguientes fueron la de Funny Paper Smith (1935) o la de The Two Charlies (1936), uno de los cuales era supuestamente Charley Jordan.

Mención aparte merece la canción Pork Chops Stomp, grabada en Chicago en 1929 un tal Porkchop Johnson. Se trata esta canción de un stomp, es decir, un tipo de canción de piano con un ritmo frenético y acompañada por el golpeteo del pie del pianista en el suelo (stomp literalmente significa pisotón) y su intérprete no es otro que el pianista Leothus ‘Lee’ Green, uno de los mentores, junto a Little Brother Montgomery, de Roosevelt Sykes. No tenemos noticia de por qué Lee Green recibió este culinario apodo, ¿quizás su tamaño? ¿su glotonería?…

 

Porkchop Johnson (Lee Green) Pork Chop Stomp

https://www.youtube.com/watch?v=cs_mlcVf2AM

Para terminar, revisaremos una canción de un gran músico, pero poco conocido al ser la guitarra detrás de Johnny Otis. Se trata de Pete ‘Guitar’ Lewis, que además era un armonicista muy solvente (la cara b de esta canción la grabó como Pete ‘Harmonica’ Lewis).

Nos encontramos ante un divertido rhythm ‘n blues con el título Chocolate Pork Chop Man, es decir, el hombre chuletas de chocolate, con una letra con contenido más mundano…

 

Chocolate Pork Chop Man (1953), de Pete ‘Guitar’ Lewis

I’m your chocolate pork chop man
Call me over some time
Don’t have to have pink champagne
Don’t have to have no wine
Pleases don’t fail,
Please don’t let me down
Soy tu hombre chuletas de chocolate
Llámame más de una vez
No tienes por qué tener champagne rosado
No tienes por qué tener vino
Por favor, no me falles
Por favor, no me defraudes

 

Chocolate Pork Chop Man

https://www.youtube.com/watch?v=XABdVDXxZ1w

 

Keith Richards & Les Paul Live in New York: Pork Chop Blues

https://www.youtube.com/watch?v=SmXhQqiQ1Vo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *