Lalo Tex: adiós al Freddy King mexicano

Las cabañuelas trajeron consigo un aire helado y el oscuro presagio de que 2016 será recordado como el año de los decesos entrañables. Quién iba a imaginarlo. Ni los gurús más reputados podían vaticinar que apenas en el lunes 18 de enero íbamos a tener reunidos en el panteón de la música rock a David Bowie, Dale Griffin, Glenn Frey, Lalo Tex y Sergio López, éstos últimos de origen mexicano y relativamente jóvenes.

La huesuda tendió con saña su hoz para demostrarnos como siempre nuestra fragilidad humana. Contra el destino nadie la puede y ojos que te vieron ir, jamás te verán volver. Con macabra ironía, apenas unos días después el grupo Tex Tex festejaría su 30 Aniversario en el multiforo Alicia, organización que emitió en seguida el parte oficial de la muerte de Everardo Mujica Sánchez, conocido en el ambiente como Lalo Tex, el “Muñeco Mayor”, con algunas líneas escuetas sin entrar en mayores detalles como respeto a la familia del finado.

Pocas veces una muerte de esta clase cala tan hondo en el sentimiento de fanáticos y gente ligada con el rock, y en general con el medio del espectáculo, pues Lalo Tex supo tejer alrededor suyo una red enorme de amistades y respeto gracias a su trato franco y carácter optimista, con la sencillez que acompaña a los grandes artistas. Las redes sociales se inundaron de fotos y de comentarios que patentizaban el dolor y la consternación por esa muerte tan repentina. Se descubrió también que las leyendas urbanas existen, están ahí a la espera de brotar como el genio de una lámpara misteriosa a la menor provocación, aunque para su formación no hayan contado con aparatos millonarios de publicidad en medios electrónicos ni tampoco padrinos millonarios.

El pueblo rocanrolero acompañó a Lalo Tex en la vida y en la muerte, las manifestaciones de luto son incluso palpables hoy, como un adiós perenne que no tiene fecha de su caducidad pues allí quedan para la memoria y el disfrute sus discos, videos, presentaciones masivas y canciones. Es un enigma. ¿Qué pasará con Tex Tex? Su hermano Chucho sigue desecho, la lógica indica que la banda ha llegado a su fin, pero nada está escrito, cuántas veces un solo miembro saca fuerzas de quién sabe dónde para continuar con el grupo, como una manera de honrar la memoria de los que se han ido. La banda californiana Canned Heat, por ejemplo, sigue viva gracias al esfuerzo del baterista mexicano Adolfo Fito de la Parra.

 

La vida te da sorpresas

Recuerdo cómo hace muchos años en el Tianguis de El Chopo, los amigos sacábamos a colación el parecido físico que tenía Lalo Tex con Freddy King. De hecho, entre nosotros le decíamos el “Freddy King Mexicano”, mote creado, me parece, por Lalo Guerrero, dicho con todo respeto y guardando las proporciones debidas, ya que el Muñeco Mayor también sabía tocar con potencia la guitarra y además tenía un sentido de la improvisación muy marcado. Su manera de cantar era igualmente fuerte y apasionada, con una sonrisa de oreja a oreja, que también era un rasgo en común con la súper estrella texana. Y hasta allí.

03_medianoche2

Nunca seguimos adelante con la comparación. Uno era rocanrolero en plenitud y el otro una estrella gigantesca del blues universal, baste saber que nos gustaba hacer juegos de palabras con ciertos personajes y sus correspondencias aztecas. A Germán que vivía en la Pro Hogar le decíamos Big Walter Chino, debido a que tocaba con mucho sentimiento la armónica; y a Francisco Ruiz, que en aquel tiempo –mediados de los noventa- acostumbraba apoyar a los cuates que no podían comprar sus instrumentos, algo parecido a mecenas, le llamábamos Peg Leg Pancho, porque cojeaba de un pie.

Cuántas anécdotas de estos rumbos han salido a flote con la muerte de Lalo Tex, asimismo, con el fallecimiento de Sergio López, el baterista original de la banda Luzbel, que participó en el clásico álbum “Metal caído del cielo”. La respuesta categórica de la gente en redes sociales fue sobresaliente. Yo lo resumo como gran sensibilidad y conocimiento de los músicos y de su obra. Se les quería y mucho. O a lo mejor las recientes partidas hacia la galaxia del camaleón del rock David Bowie, o del guitarrista fundador de The Eagles, Glenn Frey, o del talento detrás de Mott the Hopples, Dale Griffin, nos dejaron bastante sensibles, al grado de pedirle a la Parca una tregua, por favor, pues el 2016 apenas inicia.

03_medianoche3

Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar que es el morir, dicen los clásicos. Y si la vida es una fiesta constante de ruido y de conmoción, la muerte, por el contrario, siempre llega tranquilita, sin hacer falsos aspavientos, a la cita ineludible. ¿En qué quedamos pelona, nos llevas o no nos llevas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *