Soul jazz… la obscura progresión del góspel

Para hablar de soul jazz, tenemos que hacer un poco de historia y remontarnos a la era del góspel, una fórmula musical muy antigua que nace de la tradición religiosa de la comunidad afroamericana en los Estados Unidos, y tiene sus orígenes en los campos de algodón del Mississippi Delta, donde cientos de africanos que eran traidos como esclavos desde el otro lado del mundo, eran explotados y maltratados por los terratenientes de las regiones del sur.

05_kosmoblue1

Para atenuar el cansancio y el dolor que era producto de los arduos trabajos en estos campos de la muerte, los peones cantaban en una dinámica de llamada y respuesta, conocida como “hollering”, aunque no tiene una traducción literal al castellano, se entiende como una especie de lamento, que emana desde lo más profundo del espíritu, y este proceso también constituye una de las raíces del blues.

Con el tiempo, el góspel fue llevado de los campos de algodón a las iglesias, donde adquirió un sentido religioso y comenzó a experimentar una transformación importante, ya que en su forma más primitiva era un simple canto a capella, pero en la iglesia se incorporaron instrumentos como el piano, el hammond B3 y el coro. En el góspel, el coro toma un papel protagónico y es un elemento esencial del que también participan los feligreses.

El hammond B3 es un teclado muy antiguo que surge en norteamérica en los años 30´s y en ese entonces, solo se tocaba en las iglesias, sin embargo, a finales de la década de los 50´s, algunos artistas de jazz, blues y rhythm & blues, deciden llevar el hammond B3 y la influencia del góspel, más allá del contexto religioso, haciendo una interesante mezcla de elementos y formas musicales que ya se utilizaban en el hard bop, que era una variante del jazz clásico, en la cual, la improvisación era un ingrediente elemental, como una constante búsqueda que radicalmente rompía con los patrones del jazz tradicional.

Entre los artistas prominentes en el terreno del hard bop podemos mencionar a Horace Silver, Charles Mingus, Art Blakey, Cannonball Adderley y Miles Davis, entre otros. Pero algo importante que se debe recordar, es que el góspel era una forma espiritual y al momento que el hammond B3 empieza a utilizarse en ensambles de jazz en los clubes nocturnos donde se consumía alcohol y el contexto era meramente recreacional, el sector más conservador de la comunidad religiosa etiquetó al soul jazz como “música del diablo”, algo muy similar a lo que en su momento sucedió con el blues.

Definitivamente, este fue un proceso complicado que encontró cierta oposición, pero, por otra parte, la realidad es que fue una progresión lógica del góspel y esto derivó en el surgimiento de nuevas ideas y nuevos exponentes de lo que se convertiría en uno de los géneros más obscuros dentro del gran universo del jazz.

“The Cannonball Adderley Quintet in San Francisco” es considerado históricamente, como el álbum emblemático del soul jazz, con un formato en el que el hammond B3 era el instrumento protagonista y no tanto la trompeta o el saxofón.

Jimmy Smith – Watermelon Man – Live in Germany 2004

https://www.youtube.com/watch?v=I7ExFr5M3iQ

Para 1960, el soul jazz adquiere mucha popularidad y también es bien recibido por los amantes del blues, ya que los conceptos rítmicos del blues se hacen presentes y se hace un combo exquisito en el que invariablemente hay un guitarrista de jazz, pero tocando blues, y un tecladista de góspel pero tocando jazz, mientras que la trompeta y el saxofón incursionan en viajes exploratorios fuera del contexto del jazz clásico, proyectando pasajes sónicos indescriptibles y todo esto en su conjunto da como resultado un sonido hipnótico que envuelve los sentidos y nos lleva a lugares nunca antes explorados.

A lo largo de los 60´s, es quizá cuando se vive la era más prolífica de este género con tecladistas como: “The Mighty Burner” Charles Earland, Richard “Groove” Holmes, Bill Doggett, Johnny “Hammond” Smith, Dr. Lonnie Smith, Don Patterson, John Patton, “Brother” Jack McDuff, Trudy Lynn y el maestro de maestros: Jimmy Smith.

Entre los guitarristas más destacados tenemos a Grant Green (a quien también se le considera precursor del acid jazz), Kenny Burrel, Pat Martino y George Benson. Mientras que en el saxofón tenor (otro instrumento clave del soul jazz) vale la pena mencionar a Gene Ammons, Eddie “Lockjaw” Davis, Eddie Harris, Stanley Turrentine, y Lou Donaldson.

Por su parte, el góspel también tuvo una transformación importante, ya que fuera de los servicios religiosos dominicales, hubo muchos grupos que se empezaron a hacer muy populares, al grado que se comenzaron a organizar conciertos de góspel en grandes teatros y auditorios, esto claro sin que perdiera su esencia espiritual.

05_kosmoblue2

El soul jazz siempre ha sido una especie de corriente “underground”, teniendo su base más importante en la ciudad de Filadelfia, considerada la capital mundial del hammond B3, y al paso de los años se extendió a otras grandes urbes como Chicago, Baltimore, Detroit y Nueva York. Desafortunadamente, cada vez es más difícil tener la oportunidad de ver artistas de soul jazz en vivo o incluso conseguir sus discos; sin embargo, todavía hay músicos que mantienen viva la flama, y además, algo que no mucha gente sabe, es que también ha tenido un fuerte impacto en el mundo del rock.

A finales de los 60´s y principios de los 70´s, cuando el concepto de la estética hippie nos llevó a buscar nuevos horizontes con el rock progresivo, el sonido del hammond B3 comienza a aparecer en los escenarios de rock. Aquí es obligatorio mencionar la aportación del tecladista de Deep Purple, Jon Lord, un artista visionario que creció escuchando y admirando a los grandes del soul jazz (especialmente a Jimmy Smith), además de que era un notable pianista de música clásica. Jon Lord fue el principal responsable de introducir el hammond B3 a los sonidos del rock pesado setentero, y la interacción que tenía con el guitarrista Richie Blackmore era algo fuera de lo común.

05_kosmoblue3

Rick Wakeman (Yes) y Keith Emerson (Emerson, Lake & Palmer), también dejaron su huella con el sonido del hammond B3 en muchas de las grabaciones más emblemáticas del rock progresivo, mientras que en un terreno más contemporáneo, podemos citar al trío Martin, Medeski & Wood, originarios de Brooklyn, Nueva York, quienes en 1991, generaron un breve “revival” del soul jazz con sus energéticas presentaciones en el Village Gate de Nueva York (una de las mecas del soul jazz), pero incorporando algunas influencias de hip-hop, funk y jazz avant garde, creando un estilo propio que es magistralmente representado en su primer álbum adecuadamente titulado “Notes From The Underground”.

05_kosmoblue4

Sin duda, el soul jazz sigue vivo, y su influencia está presente en el gran espectro de la música contemporánea.

Jack McDuff and George Benson in Philadelphia

https://www.youtube.com/watch?v=_zTI9KzYL6U

Dr. Lonnie Smith solo

https://www.youtube.com/watch?v=nO8Ln1WXsWU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *