La penca que no retoña

Vino el Papa Jorge Bergoglio y se fue sin recibir a los padres de los 43 normalistas desaparecidos. Pocos días antes de la llegada del Pontífice, una comisión de expertos argentinos dictaminó que en Cocula “todo fue siembra de evidencias” y que allí era imposible la cremación, como aseguraron las autoridades federales a través de Murillo Karam y su “verdad histórica”. Ya desde el año pasado, padres de los normalistas se entrevistaron con miembros del Comité de las Naciones Unidas contra las Desapariciones Forzadas en Ginebra, Suiza. Pero acá, en su tierra, “ni los ven, ni los oyen”.

 

Quieren darle carpetazo

al crimen de Ayotzinapa,

borrar sus huellas del mapa,

dar por terminado el caso.

Es evidente el fracaso

y vuelve la burra al trigo

una vez más, cuando digo

que en esta Patria ficticia

para el pobre no hay justicia

ni para el rico hay castigo.

 

La justicia no es la doña

que sostiene una balanza;

es la mordida, es la transa,

la penca que no retoña.

Buitre buscando carroña,

gorgojo en nuestro maíz,

fatídica nube gris

y el mundo al revés de Alicia,

eso y más es la justicia

que rige en nuestro país.

 

Pregúntenselo a Colosio

a Tlatlaya, al ABC,

en México, bien lo sé,

la justicia es un negocio.

Un club para hacerse socio

entramado de palancas,

primero brincan las trancas

y arman el caso después

¿quieren ejemplos? doy tres:

Atenco, Acteal y Aguas Blancas.

 

Hay que importar la justicia

ir a buscarla a Ginebra,

ensartar aguja y hebra

bordando en tela propicia.

No se trata de ir a Suiza

a dar clases de retórica

es más que una cuestión teórica

o rating de la noticia:

en México no hay justicia

esa es la verdad histórica.

 

Nuevos versos de Frino cada martes en: www.cortandorabanos.blogspot.mx

Sobre Frino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *