Valor

Me acostumbré a tu ausencia,
a tu indiferencia, y hasta a olvidarte por las noches, mi amor.

Me acostumbré a que no llegáras,
a que no llamáras, al grado que ya me da igual.

Te entregué mi amor al cien por ciento,
y tú, aminoraste el porcentaje de amor.

Le expliqué a mi corazón lo que significa
la palabra decepción.

Pues te da lo mismo amar o lastimar,
te tengo que ignorar, pero lo haré mañana.

Pues callar para mí,
es aplaudir tus tarugadas.

Y que importa si hoy me dices
dolida y lastimada.

Caminaba sin mirar a otros,
ahora camino mirando al mundo.

Te comportaste como un niño,
y andas por la vida creyéndote un sabio señor.

Los hombres se van al menos diciendo adiós,
y más, cuando tus besos que me dabas, no eran falsos, eran reales.

No te puedes quejar,
trataste con toda una dama.

Te llevo una gran ventaja con la palabra valor,
ella es mi gran aliada, mi amiga, mi hermana.

Me he distinguido como la poeta sin censura,
aunque muchos no soportan leer ni una sola de mis palabras.

Porque las mando directo al dueño, sin regreso,
y no espero contestación.

Me doy por bien servida, que me tachen de loca,
pues soy una cínica con valor.

Eso, eso recuérdalo siempre…
mi amor.  

Música de fondo: Lights out por The Chess Allstars

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *