Para mi amiga con amor

Soy una de tus mejores y fieles amigas,

Así, me lo he adjudicado yo.

Y tú, me dices que ojalá

no fuera tu amiga.

 

Que siempre en el amor,

corro a buscarte.

Soy una insolente, me corres de tu vida

y sin embargo te sigo buscando.

 

Alteras mi paz y mis emociones,

alteras mis nervios y mis sensaciones.

Amiga, como normalmente te digo,

aunque muchos te llaman… decepción.

 

Te estoy culpando, cuándo la culpable soy yo.

 

Querida amiga decepción.

la última vez que me tomaste de la mano, casi no dormía y hasta ni comía.

Me echaba culpas y ataba cabos,

no te quiero más en mi vida, querida decepción.

 

Eres estorbosa, manipuladora,

poseedora de hacerme caminar como un zombie sin ubicación.

Eres burlona, cínica, yo creía que eras mi amiga.

 

He cegado mis ojos ante realidades que eran tan claras,

por no escoger entre otras amigas, como la astucia, la sabiduría o simplemente la prudencia.

O hasta ser uña y mugre con la “Señora Cínica”,

cada vez que me lastiman en el amor.

 

Poco a poco he entendido la lección; y te informo qué a partir de hoy,

 me quedo con mi amiga la palabra sensatez.

 Así que hasta nunca… palabra decepción.

 

Pd. ¡Para mi amiga… con amor!

 

Música de fondo: The Visit por Barry Levenson

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *