Un soldado en cada hijo

Para la gente de Nochixtlán, Oaxaca, conocida como Nuanduco, que en idioma mixe significa “lugar de la grana cochinilla”.

Es cobarde quien ataca

a la sociedad civil,

no importa si es uno o mil

como sucedió en Oaxaca.

Se ha destapado la cloaca

de este gobierno asesino:

nueve cruces al camino

le añadieron con su ultraje,

mi verso es un homenaje

para Anselmo Cruz Aquino.

No importa dónde te pares:

Tehuantepec, Juchitán,

Pueblo Nuevo o Nochixtlán,

hay policía y militares.

Pregunta Benito Juárez

la causa de tanto estrago

en su tierra y del mal trago

que es ver a Oaxaca herida,

este verso es por la vida

de Óscar Nicolás Santiago.

Y otra vez el mismo cuento:

la violencia es su decálogo,

en vez de plantear un diálogo

prefieren el argumento

de la pólvora en el viento,

los heridos, los retenes,

y el olivo de tus sienes

se hace corona de espinas

¡Oh, Patria! cuando asesinas

a tu hijo Yalid Jiménez.

Sanabria Aguilar Andrés,

hoy paso lista en tu nombre

para que el suelo se alfombre

de flores bajo tus pies.

La tierra más fértil es,

el sueño no está caduco:

orquídeas, lirios, bejuco,

girasoles y azucenas

renacerán de las venas

de los hijos de Nanduco.

¡La historia sabrá quién fue!

¡Quien profanó su terruño!

Fue Peña, fue Aurelio Nuño

fue también Gabino Cué,

se condenarán porque

tienen manchadas las manos

con sangre de sus hermanos

y en el momento propicio

habrá de hacerles un juicio

todo el pueblo mexicano.

Va a recordar esta fecha

el México del futuro

como el momento seguro

que nos prendieron la mecha.

Rebasó una línea estrecha

su represión policiaca,

hallará, quien nos ataca,

-Bocanegra lo predijo-

un soldado en cada hijo

para defender Oaxaca.

Nuevos versos de Frino cada martes en:  www.cortandorabanos.blogspot.mx

Sobre Frino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *