Sabe a grosería

Terminó el puente de las fiestas patrias y en medio de la cruda nacional la vida cotidiana vuelve a su curso. Pero durante el largo fin de semana dos noticias pasaron casi inadvertidas: la devaluación del peso frente al dólar —que anda ya rayando los 20 pesos— y el aumento en el salario del presidente, que para 2017 llegará a los 4,300,874 pesos anuales. Un aumento que se antoja muy poco ético en el país con salario mínimo más bajo del mundo y treinta millones de personas viviendo en pobreza extrema. Voy con mis rábanos:

Poco entiendo yo de economía

tengo en ceros mi cuenta de banco

no he invertido en Wall Street, les soy franco,

y no pienso que lo haga algún día.

Pero igual que la gran mayoría

me doy cuenta que algunos sucesos

van dejando al país en los huesos

y el insomnio susurra en mi almohada

que ahora sí nos llevó la tiznada

porque el dólar llegó a veinte pesos.

¿Sube el dólar o el peso se hunde?

no es lo mismo, aunque algunos lo piensen,

y les ruego esta vez me dispensen

porque el término a mí me confunde.

La noticia que acá se difunde

—tecnicismos de tintes traviesos—

significa que nuestros ingresos

ya no valen lo mismo que ayer

cuántos miran sus deudas crecer

porque el dólar llegó a veinte pesos.

 

Y ya entrados en explicaciones

hay que ver de que forma le afecta

al bolsillo de forma directa

y no andarnos con suposiciones.

Basta ver nuestras importaciones,

lo que estamos pagando en excesos,

carecemos de muchos procesos

industriales y refinerías:

va el petróleo a la baja estos días

porque el dólar llegó a veinte pesos.

Las tortillas y el pan —lo del diario—

se encarecen si el dólar aumenta,

pero en sí, lo que más me calienta,

es que Peña se suba el salario.

Lo que obtiene el primer mandatario

en un año, con todo y tropiezos,

suma casi dos siglos de ingresos

de quien gana lo mínimo al día

y el aumento sabe a grosería

porque el dólar llegó a veinte pesos.

Nuevos versos de Frino cada martes en:  www.cortandorabanos.blogspot.mx

Sobre Frino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *