Niña y almohada

Niña de mi alma, ¡qué triste veo tu almohada!

Llena de pensamientos, y con muchas lágrimas, mojada.

 ¡Qué triste veo tu almohada!, y en ella noche a noche tu memoria descargas,

tristezas y alegrías, pensamientos de tu vida.

 

Niña de mi alma, ¡qué alegre vi tu almohada!

Porque con él soñabas, tenías una sonrisa, pues él te inspiraba.

 Niña de mi alma, ¡qué triste otra vez está tu almohada!

Tú eres una dama, pronto llegará un caballero, que te robará y devolverá tus fantasías que guardas.

 

Niña de mi alma, no digas que sin él no existe nada.

Si en el mundo hay miles de sueños y miles de almohadas, y tú no has gastado ni una en tu cara.

 Tú no has vivido, tú no has reído, tú no has sufrido.

Tú… apenas eres una niña que se está preparando, para cuando llegue, el amor de tu alma.

Música de fondo: Coffee House Blues por Gary Bailey del álbum The Soundtrack To Life

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *