El Premio Nobel 2016 para Bob Dylan

En 2016, el Premio Nobel de Literatura fue otorgado a Bob Dylan, un premio que para muchos fue una elección controvertida, no sólo porque era un cantautor y por lo tanto no precisamente un poeta, sino también porque dentro de la categoría de cantautores, muchos sentían que había candidatos quienes merecían el premio más que Dylan.

En lugar de insistir sobre quien realmente merecía este honor, estoy interesado en la relación entre Bob Dylan y el blues. Nadie jamás llamaría a Bob Dylan un cantante o músico de blues, (aunque tal vez su armónica a veces suena un poco bluesero). ¿Qué vínculos podría haber?

A primera vista, parece probable que haya una traslape temático entre las canciones de blues y muchas de las canciones de Dylan, ya que, sobre todo en los años sesenta, las canciones de protesta que cantaba trataban de la agitación social y derivaban de las mismas dificultades que generaron tantas canciones de blues. Sus raíces, a través de Woody Guthrie, sí incluyeron la influencia del reverendo Gary Davis, pero una vez que Dylan había salido de la camisa de fuerza que era la protesta, sus letras trataban sobre la condición humana de una manera mucho más sofisticada, a menudo favoreciendo imágenes surrealistas o trabajando una distorsión poética de la oración. Dylan fuerte y claramente expresaba algo, pero lo que exactamente era resultaba más difícil de definir.

Sin embargo, sí hay un traslape porque como músico sensible, ¿Cómo podría Dylan no ser influenciado por el blues, una vertiente tan importante en la música norteamericana del siglo XX? Un ejemplo particular de esta influencia en Dylan es en Maggie’s Farm, donde usa un típico estilo de la letra de las canciones de blues: “I ain’t gonna work etc.” repetido en las dos primeras líneas, siendo entonces el mensaje resuelto en la tercera a quinta líneas. Me resulta notorio que eligiera una característica de las canciones de blues para hacer lo que de hecho era una declaración crucial.

Al final de este clip de su actuación, Live at the Newport Folk Festival, se puede escuchar cómo los puristas entre la audiencia reaccionan con rabia a su uso de la guitarra eléctrica que, como correctamente intuyen, refleja la transición de Bob Dylan, un artista limitado a ser el cantante de protesta que ellos querían oír, a un nuevo Bob Dylan, un artista cuya búsqueda de horizontes mucho más amplios finalmente le llevaría al Nobel. La letra de la canción inclusive se puede interpretar como un rechazo a las canciones de protesta y a quienes se asocian con ellas, pero es, dada la situación, más bien la afirmación de un artista que se niega a ser acorralado por las expectativas: su libertad es total y sus únicos límites son los que él mismo establece.

Bob Dylan Live at the Newport Folk Festival

Un tercer aspecto de la relación entre Dylan y el blues se encuentra en el hecho que músicos de blues hayan adoptado las canciones que escribió. ¿Sería correcto decir que proporcionó nuevos marcos en que los artistas de blues podían trabajar, y así Bob Dylan contribuyó al blues? Posiblemente, pero es de una manera limitada a contadas canciones.

Jimi Hendrix y Johnny Winter fueron dos guitarristas de blues que tomaron las canciones de Bob Dylan y las volvieron a trabajar para sus propios proyectos. El ejemplo más conocido ha de ser la escrupulosamente arreglada y registrada ‘All Along the Watchtower’ de Jimi Hendrix.

The Jimi Hendrix Experience – All Along the Watchtower (Official Audio)

Adicionalmente, el surreal ‘Highway 61 Revisited’ le proporciona a Johnny Winter unas oportunidades extraordinarias para mostrar sus habilidades como un guitarrista de slide.

Johnny Winter – Highway 61 Revisited 1976

Cuando Dylan toca la canción, solamente la estructura de los acordes indica una deuda con el blues, no el ritmo, ni el canto.

Bob Dylan – Highway 61 Revisited

La deuda de Dylan con el blues es más prominente en sus primeros años como cantante de protesta. Los blues de Gary Davis eran una influencia dominante en el renacimiento de la música folk de los años 60 tempranos, que incluyó Dylan y otros cantantes populares americanos, tales como Dave van Ronk.

Su precursor fue Woody Guthrie (siendo el mismo Guthrie un mentor para Bob Dylan). Muchas de sus canciones tratan de sus experiencias en la era del Dust Bowl durante la Gran Depresión cuando viajaba con campesinos desplazados de Oklahoma a California y aprendió sus canciones tradicionales de folk y blues, ganándose el apodo del “Trovador del Cuenco de Polvo”.

Mientras que las canciones de Dylan incluyen influencias distantes del blues, hay bastantes de sus canciones que incluyen la palabra ‘blues’ en el título. Obviamente, sólo por llamar a una canción ‘el algo blues’ no lo convierte en una canción de blues, pero el trabajo de Dylan está lleno de referencias a blues y sus temas. ¿Cuáles eran algunas de estas canciones de Dylan que hacían referencia al blues? Hice esta lista:

Belltower Blues, Black Crow Blues, Bob Dylan’s Blues, Bowling Alley Blues, Call Letter Blues, Dirt Road Blues, Dos muy buenas outtakes de Hero Blues (ver video), Just Like Tom Thumb’s Blues, The Levee’s Gonna Break – bastante distinta a la version de Led Zeppelin (ver video), Living the Blues, Lonesome Day Blues, Money Blues, New Blue Moon, North Country Blues, Outlaw Blues, Peco’s Blues, Poor Boy Blues, Stuck Inside of Mobile with the Memphis Blues Again, Subterranean Homesick Blues, Talkin’ Bear Mountain Picnic Massacre Blues, Talkin’ Hava Negeilah Blues, Talkin’ John Birch Paranoid Blues, Talkin’ World War III Blues, Tangled Up in Blue, Tombstone Blues, Workingman’s Blues.

Hero Blues (Freewheelin’ & Times Outtakes) – Elston Gunn

Bob Dylan – “The Levee’s Gonna Break” @ Rockhal Esch/Alzette Luxembourg 21.10.2011

Dylan claramente reconoció el lugar del blues en la música de Estados Unidos en el siglo XX. Esto se nota en el hecho que hizo un importante tributo al blues y sus intérpretes en su canción,

‘Nobody Can Sing the Blues like Blind Willie McTell’

Un buen blues que tocó y grabó varias veces fue “Cocaine Blues“, que en el arreglo que usó, el del reverendo Gary Davis, es un blues de 8 compases en Do mayor. Davis dijo que él aprendió la canción en 1905 de un músico itinerante del carnaval, Porter Irving. Esta versión se compone de coplas rimadas, seguidas por un estribillo “Cocaine, running all around my brain” o “Cocaine, all around my brain“). Bob Dylan tiene una variante de 1961 en The Minnesota Tapes, una variante de 1962 está en Gaslight Tapes y la tercera versión está en el álbum de recopilación más reciente Tell Tale Signs.

Es interesante comparar las interpretaciones de Dylan y Gary Davis de esta canción:

Dylan

Reverend Gary Davis

(Una nota, esta no es la misma canción que el ‘Cocaine Blues’ de Leadbelly, también conocida como Take A Whiff On Me.)

Nunca ha habido una línea divisoria dura y firme entre la música negra y blanca – la influencia ha fluido en ambos sentidos. Por un lado, las canciones de blues tradicionales forman parte del repertorio de cantantes y músicos de rock y, por otro lado, los músicos de blues frecuentemente realizaron canciones fuera del canon de blues.

Aunque Dylan no era un bluesero, el blues era una parte inescapable de su contorno y así dejó huella en su trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *