El Hoodoo, el Mojo y el Blues

El blues surge de las canciones de trabajo que interpretaban los esclavos durante sus jornadas laborales en los campos algodoneros también conocidos como “hollers de campo” entreteniéndolos y regulando así el ritmo de trabajo, aliviando su carga pues era físicamente agotador, teniendo un vínculo innegable con las prácticas espirituales ya arraigadas por los esclavos desde antes de su llegada al continente americano, es decir, con el hoodoo y con el mojo.

El traslado de esclavos del continente africano a los Estados Unidos en el siglo XVII trajo consigo rituales espirituales, entre ellos, el llamado Conjure, o Hoodoo, que es una forma de magia que mezcla conocimientos de su cultura con elementos del judaísmo y el cristianismo.

Los conquistadores europeos fueron los que introdujeron la religión católica en estados como Luisiana o Nueva Orleans. Tiempo después, los propietarios de esclavos intentaron imponer su religión, y a quien se negara los amenazaban de muerte si eran descubiertos practicando sus creencias.  Por lo que los esclavos optaron por “disfrazar” su religión adaptándola a la que prevalecía en la región en donde se encontraban establecidos, logrando con eso una mezcla del hoodoo con el catolicismo.

Al respecto la reverenda Paul Dean Harris Jr o Carolina Dean menciona en su artículo “Introducción al Hoodoo” lo siguiente: “… En los estados del norte, donde los afroamericanos eran, más o menos libres, fueron introducidos a inmigrantes europeos que llegaron a Estados Unidos buscando libertad religiosa y que trajeron sus propias creencias y prácticas religiosas y folclóricas, como Pow-Wow, con ellos. Fue a través del contacto con estos inmigrantes, y más tarde a través de sus escritos, que el Hoodoo absorbió elementos de Grimoires europeos y la magia cabalística judía y brujería. […] Para preservar sus creencias, estos esclavos adoptaron alguna forma de cristianismo como su religión, absorbiendo creencias y prácticas asociadas con la sabiduría vegetal nativa americana y la magia ceremonial europea, y practicando sus creencias bajo el disfraz de su nueva religión…”.

Pero, ¿qué es el Hoodoo? El Hoodoo es una forma de magia popular y práctica espiritual que proviene de la cultura afroamericana. Gira en torno al poder natural de la tierra y sus espíritus y, como la propia América, extrae su influencia de una amplia gama de culturas.

Otra definición nos indica que Hoodoo es un conjunto de prácticas mágicas originarias de África que, a través del proceso de sincretismo, ha absorbido algunas creencias y prácticas de otras culturas como la espiritualidad nativa americana y la magia ceremonial europea. En algunos casos, la palabra hoodoo también puede referirse a una persona que practica Hoodoo o del hoodoo o el acto de trabajar la magia en sí. (“Introducción al Hoodoo”, Paul Dean Harris Jr).

El Hoodoo a diferencia del Vudú, no es una religión sino una práctica de carácter espiritual mediante “hechizos” utilizados específicamente para cuestiones de seguridad, derivados de la violencia y el desprecio que sufrieron los negros esclavizados cuyos rituales comunes incluían llevar “[…] una pequeña bolsa de ajo y azufre en la persona para salvaguardar” y caminar hacia atrás en su casa y luego adelante para asegurarse de que nadie le hará daño (“Hoodoo en Estados Unidos”, Hurston)

“Las prácticas de conjure y hoodoo giran alrededor del poder natural del mundo alrededor combinado con el dibujo del poder de los reinos espirituales para efectuar el cambio en las personas, las circunstancias y el destino. Estas prácticas se observan en el uso de productos mágicos como inciensos, polvos, aceites, tés y otras mezclas de este tipo combinadas con acciones rituales como baños, magia de velas, creación de objetos talismánicos, trabajos de altar y tal. Lo que resulta es un conjunto elegante y sencillo de prácticas que es inmensamente potente. Al combinar el poder del espíritu con el poder de la naturaleza, el médico conjuro es capaz de mover montañas (“El Hombre Conjuro” Dr. Raven).

De lo anterior se desprende que la práctica del hoodoo implicaba la creación y uso de objetos talismánicos, uno de ellos era el mojo, un pequeño saco elaborado de franela que contenía hierbas y diversos objetos, que podían ser billetes, patas de conejo, dientes de cocodrilo o huesos de gato, y que en conjunto eran considerados como amuletos para la buena suerte.

Son diversos los temas musicales de blues que abordan el tema del hoodoo, del mojo y de temas afines, tal es el caso de la famosa canción “I´ve got my mojo working”. Canción que fue escrita en 1956 por Preston Foster, interpretada por primera vez por Ann Cole y que convertiría en un clásico el llamado padre del blues de Chicago McKingley Morganfield, mejor conocido como Muddy Waters, y que en alguna de sus partes menciona: “Tengo mi mojo trabajando, pero no va a funcionar en ti” y “voy a bajar a Louisiana para hacerme un mojo hand”.

 

Ann Cole – Got My Mojo Working

Muddy Waters – Got My Mojo Working

 

El clásico de Willie Dixon “I’m Your Hoochie Cooche Man” que también hiciera famoso Muddy Waters, hace referencia al hueso del gato negro, al mojo, y a Juan el Conquistador, un príncipe africano que fue vendido como esclavo y que fue un héroe de la cultura afroamericana, atribuyendole poderes mágicos relacionados con el Hoodoo.

Este personaje también fue citado por Bo Diddley en su canción “I´m a man”.

 

Muddy Waters en México 1979 – I’m Your Hoochie Cooche Man

 

Asimismo, canciones como “Hoodoo Hoodoo” de Sonny Boy Williamson, “Hoodoo man” de Lightnin’ Slim y la clásica de Junior Wells “Hoodoo Man Blues” hacen referencia a las creencias espirituales del Hoodoo.

 

Buddy Guy and Junior Wells – Hoodoo Man

 

Aunado a lo anterior, el blues siempre estuvo relacionado a las prácticas de brujería, atribuyéndole incluso pactos con el diablo, lo cierto es que en las letras de las canciones los músicos de blues quedaron plasmadas muestras de las prácticas religiosas y espirituales de los esclavos africanos traídos al continente americano, que permanecerán en la historia de la cultura musical americana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *