Entrevista a Alejandro Pascual

Influencias

 CB. ¿Quién fue o es tu maestro, sensei, líder, Führer o como quieras llamarle al que modeló tu pasión por lo que haces en el blues?

Alejandro. Mi padre, el fue el que me inició en el blues. Desde niño nací escuchando blues y rock de los 60’s – 70’s, escuchaba e iba a los conciertos y a los ensayos de mi papá, él era guitarrista y cantante también, de allí nació mi pasión por está música. Siempre me hablaba de Eric Clapton como uno de sus grandes ídolos, pero no lo tomé en cuenta hasta muchos años después cuando empecé a tocar la guitarra y a ponerle atención a su música.

¿CB. Te ha hecho mejorar como intérprete?

Alejandro. Por supuesto, siempre tenemos referencias en todos los sentidos y un motivo para seguir en lo que nos apasiona, primero sigues sus pasos y después tratas de generar un estilo propio utilizado todos los recursos aprendidos y a tu alcance.

¿CB. Aún en contra de tu voluntad? ¿Cómo se lo agradeces?

Alejandro. Nada se ejecuta en contra de tu voluntad si no te gusta, aún cuando realices otras cosas siempre se busca hacer lo que te apasiona, y en este caso tocar y cantar siempre es parte de mi vida todos los días. La música te abre hacia otros horizontes, desarrolla la personalidad y sensibilidad hacia el mundo, y además lo haces expreso para que te escuchen, es un gran don, por lo que estoy muy agradecido de que se me haya inculcado.

 

El blues hecho en México y sus bandas representantes

CB. ¿El blues en México tiene unidad estilística, que pudiera llamarse nacional?

Alejandro. El contexto del blues está perfectamente establecido como un género extranjero que adoptan muchas culturas, por lo que no considero que se le llame nacional porque no es de nosotros y no lo desarrollamos como tal. Pero sí podemos aderezarlo con nuestra creatividad, las letras, las vivencias y el toque personal del timbre de voz o la manera de tocar para que esos 12 compases suenen distinto, y que la gente sepa que es un blues interpretado por “tal” músico o artista. El blues tiene muchas vertientes y nosotros no nos inclinamos a una en específico a veces es más rock, a veces más tradicional, simplemente buscamos lo que nos llena y nos mueve, procuramos ser creativos para no caer en lo usual y que nos identifiquen por esas pequeñas diferencias.

CB. En tu opinión ¿Qué es mejor? la rivalidad o la interacción; el jam o el palomazo.

Alejandro. Yo creo que todo cuenta, siempre se aprende de todo, la rivalidad no vista como una forma despectiva o degradante te obliga siempre a ser mejor, porque tienes a alguien que lo esta haciendo mejor en ejecución, en sonido, etc. y vas a tener que buscar la manera de llamar la atención de otra forma, aunque no siempre necesario, pero a veces las comparaciones son buenas. Los jams, los palomazos siempre son las mejores formas de dejarse llevar, de aprender, de experimentar, convivir y de interactuar con tus compañeros o con camaradas, es una esencia que después se convierte en realidad en tus composiciones. Es básico.

CB. Para ti ¿Cuál sería el escenario ideal para el blues hecho en México?

Alejandro. El escenario ideal puede ser cualquier lugar que te brinde la posibilidad de ser escuchado y de ser respetado como músico, donde la remuneración económica sea parte de tu evolución para seguir invirtiendo en la banda, donde la gente compre tus discos y pagué por escuchar a un artista nacional que invierte su tiempo en clases, en instrumentos y en ser mejor cada día para que escuchen música de calidad. Donde se te brinde un espacio digno para tocar y donde la consigna sea con la mentalidad de ganar-ganar, porque importante es el lugar, pero también el artista. Donde la gente se atreva a escuchar más opciones musicales sin ser siempre la cultura de lo gratis.

 

Instrumentos

CB. Tienes dos vehículos para significar tu blues, la guitarra y la voz, ¿En cuál te sientes más libre y gratificado?

Alejandro. Inicié solamente cantando, pero me hacia falta algo, cuando veía a mi padre tocar soñaba con hacerlo también, una cosa complementa a la otra, aunque puedo hacerlo por separado me siento incompleto si no toco y canto al mismo tiempo.

CB. ¿Cuál instrumento consideras que debes cultivar más?

Alejandro. Los dos, la guitarra y el canto son una cosa permanente y muy celosa que si la descuidas va mermando lentamente o rápidamente según el caso. Es un aprendizaje continuo y permanente.

Procuro colorear las canciones con la voz a veces suave a veces ronca, a veces libre, es mucho trabajo para ser distinto y no sonar siempre igual. En la guitarra quiero un sonido orgánico y redondo, no nasal ni plano, también es mucho trabajo y de mucha experimentación de conocer tu instrumento y escuchar de otros.

CB. ¿Qué consejos les darías a los bluesistas?

  •  A los principiantes

Alejandro. Que escuchen mucha música y de todo tipo, no sólo blues, siempre hay algo que fortalece a tu estilo musical, de igual manera no enfocarse sólo al instrumento que tocan sino prestar atención también a los otros instrumentos para que tengan una visión global de como suena todo en conjunto.

  • A los avanzados

Alejandro. Al igual que a los principiantes, saber escuchar a tu banda y fusionarte con tu banda, es un equipo no sólo un solista, modera tu volumen, dale espacio a los demás músicos y brillen juntos, y si eres muuuuy bueno unas pastillas de humildad, no le hacen daño a nadie.

 

Cohesionar una banda

CB. En una banda es fundamental mantener una buena relación y comunicación ¿Cuál es el secreto de Estación Monrovia?

Alejandro. La perseverancia y los objetivos en común, lo que inició como un pasatiempo ahora es una micro empresa en donde las cosas en común, son objetivos en común. La comunicación y aceptación de fallas, errores, aciertos y virtudes es vital para que la banda crezca, pero principalmente el deseo de hacer música con amigos que ahora se convirtieron en hermanos musicales.

Los estudios de ensayo y grabación

CB. ¿Qué es lo que más disfrutas en el estudio de ensayo y en el de grabación?

Alejandro. Las dos tienen su encanto, en las salas de ensayo tocar a volumen alto y sentir a la banda justo en la cara con el rebote del bombo y el bajo en el estómago. En la sala de grabación, la concentración, los detalles, pulir los sonidos, el ambiente después de lo logrado. Los dos son fantásticos.

CB. De los problemas que se presentan durante los ensayos y las grabaciones ¿Cuáles son los de mayor frecuencia y como los enfrentan?

Alejandro. En los ensayos yo creo que las ideas no terminadas o no llevar propuestas concisas, pero para eso son los ensayos, el margen de error se permite. Y en las grabaciones la falta de concentración y posiblemente los errores pero son perfectibles y la tecnología ayuda mucho. La comunicación es vital.

Mensaje

CB. ¿Qué mensaje nos quieres dejar, para el equipo de trabajo y a los lectores de Cultura Blues en éste, nuestro sexto aniversario del proyecto?

Alejandro. Su sitio en el ciber espacio es de vital importancia para los que somos artistas, es un oasis dentro de esta gran industria musical de lo prefabricado, lo inmediato, y por eso su labor es de gran valor para los que nos movemos debajo de las grandes masas. 6 años de promover un estilo musical que amamos y que sin su ayuda no sería posible acceder a más personas y lugares en el mundo. Por lo que les deseo que sean muchos más y que cada vez crezca como la espuma, porque en la medida que ustedes crecen nosotros también lo hacemos. Abrazo grande para todos los que hacen posible este gran proyecto llamado Cultura Blues. ¡Muchas felicidades y que el blues siga!

Estación Monrovia – Recording Session “Blues Deluxe”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *