Los Juke Joints

El término Jim Crow se originó alrededor de 1830, cuando un comediante blanco de Nueva York, Thomas Dartmouth “Papá” Rice, con su cara pintada de negro canto y bailó lo que él llamó Jump Jim Crow, supuestamente inspirado por la canción y la danza de un hombre negro con discapacidad física que había visto en Cincinnati, Ohio, llamado, Jim Cuff o Jim Crow.

Jim Crow fue también el nombre del sistema de castas raciales que operaba principalmente, pero no exclusivamente, en los estados sureños y fronterizos, entre 1877 y mediados de 1960. Jim Crow era más que una serie de leyes anti-negros. Era una forma de vida. Bajo Jim Crow, los negros y mulatos (color) fueron relegados a la condición de ciudadanos de segunda clase. Jim Crow representaba la legitimación del racismo anti-negro. Muchos ministros y teólogos cristianos enseñaban que los blancos eran el pueblo elegido, los negros y mulatos estaban condenados a ser siervos, y Dios apoyaba la segregación racial.

Las llamadas leyes Jim Crow fueron una serie de disposiciones legales que en un principio fueron creadas para impedir que las personas de raza negra votasen, que fueran elegidos representantes y que les impedían participar como jurados, por lo que terminaron imponiendo una cultura de segregación, incluso en los casos en los que no había una ley específica que la impusiera.

La discriminación racial se extendió en todos los planos sociales, las personas de raza negra estaban impedidas para trabajar en oficinas federales, los equipos deportivos se integraban según la raza del deportista; había escuelas separadas donde la calidad de aquellas a las que acudían los niños negros eran muy inferiores a la de los blancos; había prohibición de compartir lugares públicos tales como baños, transporte público, tiendas, cines, teatros, restaurantes, bares, etc., en los que solo podían entran “blancos” o en el mejor de los casos podían entrar “negros” pero en áreas separadas.

En el caso de los bares y restaurantes, existía, por ejemplo, una disposición legal que expresaba: “…Todas las personas con licencia para llevar a cabo el negocio de venta de cerveza o vino… servirán a los blancos exclusivamente o gente de color exclusiva y no podrán vender a las dos razas en la misma habitación en ningún momento (Georgia)…”

Los Juke Joints fueron establecimientos afroamericanos que surgieron en el sureste de Estados Unidos durante la era de las leyes de Jim Crow, como consecuencia de la necesidad que tuvo la discriminada gente de color de tener lugares o espacios para beber y convivir después de las arduas jornadas laborales en los campos algodoneros.

La palabra “juke” significa desordenado en el idioma Gullah, lengua criolla de base inglesa hablada por afroamericanos en la región sur del país, lo que significa que estos lugares de reunión fueron considerados como lugares donde predominaba el desorden de la gente que a ellos asistía.

Durante la era de la prohibición, el alcohol ilegal era un artículo popular distribuido en estos establecimientos, creando aún más críticas de la comunidad exterior. A pesar de las críticas recibidas, los Juke Joints afectaron la estructura cultural del sur de los Estados Unidos, dando a los afroamericanos un lugar para alejarse de las presiones de la sociedad y, finalmente, darles voz.

El tema más influyente de los Juke Joints fue definitivamente la música, de hecho, se considera que la música más popular de América tiene sus raíces en los Juke Joints del sur, donde originalmente, la música se basó en dos instrumentos, el violín y el banjo, pero al paso del tiempo los Juke Joints se convertirían en los templos musicales de los géneros más influyentes en la cultura musical americana, el Jazz y el Blues.

Manu Grooveman en su artículo “La Música es mi Amante” nos dice: “…Los Juke Joint eran cabañas de madera, situadas en las encrucijadas o cruces de caminos, donde se servía alcohol y comida al tiempo que se podía bailar o apostar. Etimológicamente, se cree que el término proviene de un dialecto criollo sureño, el Gullah, y viene a significar algo así como jaleo o bulla. En su origen eran lugares comunitarios construídos en las plantaciones y en los campos de trabajo con el fin de que los esclavos pudieran socializar…”.

Grooveman nos relata que los músicos casi siempre eran pianistas nómadas que se movían de un lugar a otro gracias al ferrocarril, aunque también solían acompañarse de rudimentarios instrumentos de viento como armónicas o kazoos que debido al bullicio, se veían obligados a cantar y tocar a un volumen muy elevado por lo que el estilo pianístico estaba más relacionado con el martilleo del ragtime y con algunas formas primitivas de blues como el boogie-woogie, comentando finalmente que: “…la palabra ‘juke joint’, además, pasó a formar parte de la jerga habitual del sur de los Estados Unidos. Sin embargo, con la aparición de los soportes sonoros de grabación, los músicos dejaron de ser rentables, por lo que en su lugar se instalaron las famosas, jukebox…”

Juke Joint Blues Dance 1941

Uno de los más importantes Juke Joints de la época fue el Club Ebony, ubicado en Indianola, Mississippi, construido a finales de la segunda guerra mundial, por el empresario Johnny Jones, en él tocaron grandes músicos como Ray Charles, Count Basie, B.B. King, Bobby Bland, Little Milton, Albert King, Willie Clayton y muchas otras leyendas de la época.

El club abrió sus puertas en 1948, pero fue construido durante un periodo de años por Johnny Jones, quien compró la propiedad en noviembre de 1945 con su esposa Josephine. En sus memorias, Jones relata: “…Se dice que del sur era el mejor y más grande club nocturno… no había ningún otro club para negros en Indianola en aquel momento…”.

 Big Joe Turner / Juke Joint Blues

El nombre de ébano ya era moda tratándose de clubes afroamericanos; el primer club ébano abrió en Harlem en 1927 y Jons había abierto ya otros clubes en Indianola como el Jones Nite en Church Street, donde un entonces joven B.B. King escudriñaba a través de los listones para presencias las actuaciones de Louis Jordan, Jay McShann, Pete Johnson y Sonny Boy Williamson.

En 1967 B.B. King declaró en una entrevista que Johnny Jones fue un hombre que mantuvo el barrio negro vivo, presentando a leyendas como Louis Jordan y dijo: “…Johnny Jones fue un buen muchacho, y sabía que los chicos en las plantaciones no tenían dinero entre semana, pero él los dejaba entrar sabiendo que el sábado le pagarían…”

Quizás, como resultado de su generosidad y los jugosos honorarios que pago a los músicos de jazz y blues que presentaba tuvo serias dificultades financieras con el club por lo que, al fallecer en mayo de 1950, su viuda y su hijo John E. Johns Jr. tuvieron que entregar el club a James B “Jimmy” Lee, un contrabandista blanco de Leland que había prestado dinero a Johns y posteriormente a mediados de la dácada de los 50´s, el club fue adquirido por Ruby Edwards. Época en la que B.B. King se mudó a Memphis en donde se convirtió en una gran estrella del Blues. Cuando B.B. King regresa a su ciudad natal para tocar en el Club Ébano, conoce a la hija de Ruby, Sue Carol Hall con quien se casa en 1958.

En 1975 el Club Ébano fue adquirido por Willie y Mary Shepard quienes continuaron la tradición del club presentando a grandes músicos como James Brown, Ike Turner, Syl Johnson, Clarence Carter, Denise LaSalle, Bobby Rush, Howlin’ Wolf, Tyrone Davis y muchos más, hasta que en el año de 2008 Shepard se retira y fue que B.B. King adquiere el Club Ébano preservando así, no solo un hito de la cultura musical, sino también el lugar especial conde cincuenta años atrás, encontró el amor, tal y como lo dice en su autobiografía “…Encontré el amor en la parte baja del Delta…”.

Sin duda alguna, los Juke Joints fueron y serán lugares, en donde quedó grabada la historia de una parte importante de la cultura musical del siglo XX, y entre sus paredes de madera, la lámina de sus techos y sus crujientes pisos de madera, quedaron impregnadas las voces y el sonido de los instrumentos de los más grandes músicos de jazz y de blues de la historia.

Marquise Knox / Juke Joint Blues

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *