Chuck 2017

Tres meses después de su muerte, acaecida el pasado 18 de marzo, se ha publicado Chuck, un nuevo álbum de Chuck Berry desde el Rock It de 1979. Incluye canciones que se originan en la década de 1980.

Hay tres generaciones de guitarristas de Berry con Nathaniel Rateliff y Tom Morello de Rage Against the Machine. Tal vez esto explica por qué no suena nada como el trabajo de un hombre de 90 años de edad. Los riffs son instantáneamente familiares como aquellos con los que Berry definió el Rock & Roll en los años cincuenta y sus temas son en su mayoría juveniles, reinas adolescentes, dulces 16 y despreocupación de colegiales.

Lady B Goode vuelve a visitar su melodía de la firma, ahora en honor a su esposa, Themetta. El blues lento en Darlin´ y en Eyes of Man, incluyen insinuaciones sobre la mortalidad y el envejecimiento. Por otra parte, Jamaica Moon reescribe la clásica Havana Moon de 1956. Hay innumerables ecos de Roll Over Beethoven, Maybellene, Johnny B. Goode y My Ding-A-Ling. El álbum Chuck de tan sólo 35 minutos, suena como un auto tributo nostálgico a su pionero, ciertamente muy merecido.

Tracklist

 1. Wonderful Woman. 2. Big Boys. 3. You Go to My Head. 4. 3/4 Time (Enchiladas). 5. Darlin’. 6. Lady B. Goode. 7. She Still Loves You. 8. Jamaica Moon. 9. Dutchman. 10. Eyes of Man.

 

Músicos

Chuck Berry – guitarra, voz principal y producción.

The Blueberry Hill Band: Robert Lohr – piano; Jimmy Marsala – bajo; y Keith Robinson – batería.

Musicos adicionales: Charles Berry, Jr. – guitarra; Charles Berry III – guitarra; Ingrid Berry – armónica; Gary Clark, Jr. – guitarra en Wonderful Woman; Tom Morello – guitarra en Big Boys; y Nathaniel Rateliff – guitarra en Big Boys.

 

Temas

Wonderful Woman. Bastan tan sólo unos segundos para identificar que se trata de un tema del gran Chuck, un estupendo trabajo guitarrístico de Gary Clark Jr. complementa de buena manera la interpretación de la banda. Una armónica que se insinúa y un ritmo machacante de rock and roll puro, abre este himno en homenaje a cierta maravillosa mujer. Compruébelo usted mismo…

Big Boys. Esta gran pieza se convirtió en el primer sencillo en 40 años de Berry. Sin duda para mí, resulta la mejor del disco. Un principio harto conocido con uno de sus más famosos riffs. El desarrollo resulta familiar y explosivo. Dos guitarristas invitados rematan el elenco de la pieza: Tom Morello y Nathaniel Rateliff.  Además, como complemento se publicó en días pasados el video oficial, veamos…

You Go to My Head. Original de Haven Gillespie y J. Fred Coots, es una pieza lenta que le da una pausa al ritmo frenético de los dos primeros tracks. Un standard de jazz que incluso alguna vez grabó Billy Holliday, aquí con un toquecito de blues en sus notas de guitarra, en el solo de piano y en el fraseo vocal, acompañado por la voz de su hija, Ingrid Berry-Clay.

3/4 Time (Enchiladas). Tema divertido interpretado en vivo compuesto por Tony Joe White. A ritmo de una canción rancherita mexicana, canta entusiasmado a la multitud que, a pesar de su edad y su salud, se queda toda la noche escribiendo canciones. “Me encanta lo que estoy haciendo“, grita-canta. ¡Espero que no termine demasiado pronto!

Darlin’. En esta pieza original, un slow blues que está dedicado a su hija, canta sobre cómo “la vida puede pasar tan rápido” un dúo sincero con su hija Ingrid Berry-Clay.

Lady B. Goode. Esta es su cuarta secuela de su clásico Johnny B. Goode, aunque bastante predecible, sigue emocionando. La más reciente entrega de la saga tiene sólo la letra diferente y el ritmo un poco más lento. Escúchenla aquí…

She Still Loves You. Un blues lento más que describe cómo es que “ella todavía lo ama”. Introspectiva y sin complicaciones.

Jamaica Moon. Nada nuevo que contar, un tema totalmente inspirado en su viaja Havana Moon, recientemente recordada por el título que le dieron the Rolling Stones al video de su concierto en Cuba.

Dutchman. Tema que vale la pena una mención especial, porque es ciertamente una poesía hecha canción. Es simplemente una poesía de Chuck, fácilmente recitada, y que muestra realmente el por qué se le considero ser el poeta laureado del rock & roll.

Eyes of Man. Y para despedirse, escogió un sencillo bluesecito. Bye, bye, see you later, my dear Chuck. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *