Jeremy Spencer. Divino del Blues

Una extensa entrevista con Jeremy Spencer de la banda Fleetwood Mac. La verdadera música de blues parece tener una cualidad curativa para el corazón.

“La gente siempre necesita música que le guste
y que llegue a su corazón,
especialmente en tiempos difíciles.”
Jeremy Spencer

Jeremy Cedric Spencer, es un músico británico, más conocido como uno de los primeros guitarristas de Fleetwood Mac. Spencer nació el 4 de julio de 1948 en Hartlepool, condado de Durham. Creció en el sur de Londres y fue educado en la Strand School, escuela que se hizo conocida por las ideas graciosas de su director y de varios de su personal.

La especialidad de Spencer se convirtió más tarde en la guitarra slide. Fue fuertemente influenciado por el músico de blues Elmore James. Se unió a Fleetwood Mac en julio de 1967 y permaneció con la banda hasta febrero de 1971, cuando se unió a un grupo religioso llamado “Children of God”, ahora conocido como ” The Family International”, del que sigue siendo un seguidor.

En el verano de 1967 Spencer llamó la atención del ex guitarrista de Bluesbreakers, Peter Green, que estaba buscando a otro músico para unirse a él en su nuevo proyecto, Fleetwood Mac. Green había reclutado al baterista Mick Fleetwood y al bajista temporal Bob Brunning, y quería un segundo guitarrista para llenar el sonido en el escenario. Spencer estaba tocando con el trío de blues, The Levi Set, y ya era un guitarrista de slide y pianista. Él encajó bien, y poco después de su llegada, el bajista titular de la banda, John McVie, finalmente se unió.

Fleetwood Mac con Jeremy Spencer al centro

Esta alineación de Fleetwood Mac grabó dos álbumes de canciones tradicionales de blues, con Spencer contribuyendo en muchas variaciones del tema “Dust My Broom” de Elmore James, además de algunas canciones propias. Green se frustró porque Spencer no parecía dispuesto a contribuir a las canciones de Green, mientras que Green siempre tocaba en las grabaciones de Spencer cuando era necesario.

Desde que las contribuciones musicales de Spencer a la banda fueron demasiado estrechas, Green y Fleetwood trajeron a un tercer guitarrista, Danny Kirwan, de 18 años, quien después fuera llamado Mr. Wonderful de 1968.

Este álbum incluyó varias de las canciones de Elmore James al estilo de Spencer. Green y Kirwan se dieron cuenta de que trabajaban bien juntos musicalmente, desarrollando rápidamente el estilo que dieron éxitos como “Albatross”, “Man of the World” y “Oh Well”, ninguno de los cuales incluía a Spencer. Spencer se encontró un poco aislado dentro de la banda, y optó por contribuir muy poco al tercer álbum de la banda, Then Play On.

Se pretendía complementar este álbum con un EP aparte del trabajo de Spencer, pero esto nunca se materializó. Al final, su aportación fue con un poco de piano en la epopeya neoclásica de Green “Oh Well Pt. 2”. El resto está registrado en la historia de la música. Fue admitido en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 1998 por su trabajo como parte integrante del original, Fleetwood Mac.

Fleetwood Mac con Jeremy Spencer a la derecha

Entrevista

Michael: ¿Cuándo fue tu primer deseo de involucrarte en el blues y quiénes fueron tus primeros ídolos?

Jeremy: En 1964 comencé a conocer la música de blues, artistas como John Lee Hooker y, Sonny Terry y Brownie McGhee, pero no fue hasta que escuché a Elmore James, que mis oídos realmente se agitaron. Eso fue hacia el final de ese mismo año, mientras asistía al Stafford Art College.

Michael: ¿Cuál fue el primer concierto al que fuiste?

Jeremy: El primer concierto al que fui, fue en 1966 en Birmingham, donde tocaba Dave Anthony’s Moods. Me gustó el guitarrista. Pero creo que el primer evento famoso que vi en vivo, fue de los primeros de Cream.

Michael: ¿Qué significa el Blues para ti y qué te ofrece?

Jeremy: Tocar Blues significa más para mí en los últimos años de lo que nunca lo hizo, en términos de sentirlo. No es que siempre esté triste cuando lo toco, y puede ser una mentalidad engañosa pensar que lo más sincero sólo viene de la tristeza o el sufrimiento. Puede, por supuesto, pero creo que cuanto más sea así, más hermoso es. También puede ser como estar orando. ¡Los gruñidos no se pueden pronunciar con palabras!

Jeremy Spencer

Michael: ¿Crees que tu música proviene del corazón, del cerebro o del alma?

Jeremy: Del corazón y del alma.

Michael: ¿Cómo describirías tu contacto con la gente cuando estás en el escenario?

Jeremy: Es difícil describirlo yo mismo, pero una mujer alemana que asistió a un pequeño concierto comentó recientemente a mi esposa, que cuando toco “estoy encantando a la audiencia“. Lo tomo como un cumplido. En cuanto a cómo me siento acerca de ello, me gusta interactuar con la audiencia. Dependiendo del tipo de espectáculo, no me importa si están comiendo y me gusta especialmente si se levantan y bailan. Incluso prefiero eso a una tocada de estilo concierto. En general, me gustan pequeños, íntimos, estilo club.

Michael: ¿Cuáles eran tus guitarras favoritas en ese entonces?

Jeremy: Tuve una vieja Gibson ES120T que me gustaba mucho, pero su cuello se rompió, y una Fender Stratocaster 1959 sunburst con cuello de maple que usaba a menudo. Prefiero las tres guitarras que uso ahora por encima de todas ellas: una PRS con tres P90’s, una guitarra hecha a la medida de un luthier noruego, y una Fender Stratocaster mexicana con cuello de maple.

Michel: ¿De dónde has obtenido tu estilo de tocar la guitarra?

Jeremy: Al principio, tomé mi estilo principalmente de Elmore y Homesick James, Albert King y Otis Rush; en los últimos treinta años, de Mark Knopfler y más recientemente, de Robert Nighthawk y Tampa Red.

Jeremy Spencer

Michael: ¿En qué canciones puede alguien escuchar lo mejor de tu trabajo con la guitarra?

Jeremy: En Bitter Lemon, It Hurts Me Too y en Precious Little, de mi álbum: ‘Precious Little’.

Michael: ¿Tres palabras para describir tu sonido y sus progresiones?

Jeremy: Limpio, sin forzar.

Michael: Háblame del comienzo de Fleetwood Mac. ¿Cómo se reunieron y dónde empezó?

Jeremy: A principios de la primavera de 1967, mi primer grupo, el Levi Set, compuesto por John Charles en el bajo, su hermano Ian en la batería y yo en la guitarra, recibió un anuncio sorpresa de un amigo, Phil Smith, que seríamos audicionados nada menos que por Mike Vernon.

En ese momento, el nombre de Mike Vernon era para los fanáticos del blues, sinónimo de los grandes productores de grabación de blues en Estados Unidos. Su nombre apareció en la mayoría de los discos Decca de blues británicos, siendo el más predominante John Mayall quien estaba teniendo éxito con sus discos: Bluesbreakers y Hard Road, con Eric Clapton y Peter Green respectivamente.

Sin saberlo, Phil había escrito en respuesta a un anuncio en el Melody Maker de Gran Bretaña, un periódico de música semanal que decía que Mike Vernon estaría explorando a las Islas Británicas en busca de talento de blues y que se le contactara si alguien estaba interesado o sabía de una banda cuyos músicos encajaran en el estilo.

Fleetwood Mac con Jeremy al centro

Hicimos un set de treinta minutos para Mike y él estaba impresionado y entusiasmado. Posteriormente, organizó una sesión en Decca para grabar alrededor de cuatro canciones, dos de las cuales, Look Down at my Woman y Who’s Knocking?, aparecieron en el álbum ‘Blues Anytime # 1’ con mi nombre en el sello Immediate. Me ofreció cantar y acompañarme en el piano sin otros músicos. Recuerdo que también grabamos The Sky is Crying y Traveling Riverside Blues. ¡Sería curioso escuchar esas pistas algún día!

De todos modos, Mike me dijo que Peter Green estaba dejando a John Mayall para formar su propia banda y quería encontrar otro guitarrista. Mike entonces nos dispuso a tocar durante media hora entre los sets de un concierto de John Mayall en el club ‘Le Metro’ de Birmingham, para que Pete pudiera verme y escucharme tocar.

Me acerqué a Peter y me presenté … bueno, estaba a punto de presentarme. Dijo: ‘¿Jeremy? ¿Jeremy Spencer? Antes de yo decir algo. Sí, le dije. ¿Escuchas a Elmore James? Sí, todo el tiempo. ¿Escuchas a B. B. King? Le dije, ‘Sí’, y charlamos hasta que llegó el momento de su set. Había visto a los Bluesbreakers de John Mayall con Peter Green unos meses antes y lo había disfrutado.

Peter tocó su Les Paul con una pastilla apagada y no se notó nada. Incluso le había pedido a John que interpretara I Can not Quit You Baby de Otis Rush esa noche, y me impresionó que reconociera mi petición.

De todos modos, nosotros, la banda Levi Set tocamos durante media hora entre los sets de Mayall. John Mayall tocó su segundo y último set, durante el cual yo había descartado la idea de que Pete me quería en su nueva banda. Me alegré de haber tenido un buen momento y eso fue todo. Para mi sorpresa, sin embargo, fue que Pete me preguntó si quería una bebida y nos quedamos junto al bar, donde habló como si ya estuviera en la banda. Estaba diciendo cosas como: “Bueno, puedes hacer un par de cosas de Elmore y luego hacer un par de B. B. y así sucesivamente …”

Finalmente dije: “¿Hablas en serio? ¿Te gusta lo que toco? Dijo que yo era el primer guitarrista que le hizo sonreír desde Hendrix. ¿Puedes creerlo? Luego me mostró una página donde había escrito algo en su cuaderno mientras se dirigía a Birmingham. Era como una oración que decía algo así como: “No puedo seguir con esta música como está. Por favor, que Jeremy sea bueno, por favor, que sea bueno”.

Michael: ¿Tienes alguna historia divertido que contar sobre tus conciertos y grabaciones con Fleetwood Mac?

Jeremy: Uno viene a mi mente que he ilustrado en forma de historieta – ¡Una broma sobre mí! Adjuntaré un pdf de ella.

Michael: Me pregunto si podrías decirme algunas cosas sobre tu experiencia con Fleetwood Mac en Chicago en los años 60.

Jeremy: Supongo que estás hablando de las sesiones de Chess Records de “Fleetwood Mac in Chicago”, en las que tocamos con esos “grandes” negros del blues: Otis Spann, Big Walter Horton, Willie Dixon, Buddy Guy y otros.

Lamentablemente, parecía haber una corriente subterránea de resentimiento que cubría algunos, manifestada por sus bromas entre ellos. Se derivó de un sentimiento en aquellos días entre algunos músicos de blues negros, que los niños blancos se estaban enriqueciendo robando su música (comprensible hasta cierto punto, pero siento que les estábamos dando mucho crédito).

Sé que Pete lo percibió, y le afectó el ambiente de la sesión. Willy Dixon, que estaba en el bajo, y siendo el “gran jefe” era consciente de la diplomacia. Afortunadamente, J. T. Brown, que había sido el saxofonista de Elmore James, parecía ser un caballero más tradicional de la vieja escuela, y la raza y la clase no lo alteraban, gracias a Dios, él y yo nos divertimos tocando juntos.

Debemos haber sonreído todo el tiempo, y creo que eso se nota en el álbum. Él era como un abuelo para mí y parecía disfrutar de la novedad de este pequeño villano de otro tiempo y lugar haciendo su música. Charlamos mucho a la hora del café en el descanso, principalmente sobre Elmore, por supuesto, y a él no parecía importarle la otra situación.

Michael: ¿Hay algún recuerdo de Chicago de alguno de todos estos “Blues Cats”, que te gustaría compartir con nosotros?

Jeremy: Tengo una pequeña anécdota que me gusta contar, y es de nueve meses después de esa grabación, J.T. me llamó a Londres desde Chicago, y me tocó por teléfono un disco de 78 rpm de Elmore James’, ‘Coming Home’. Contándome la historia de cómo Elmore había grabado el día después de salir del hospital. Al parecer, el tiempo en el hospital había afectado los dedos de Elmore, por lo que sólo podía tocar de lado y no con el dedo bien colocado. Fue en el tema, Twelve year-old Boy. Alrededor de tres meses más tarde, J. T. murió. Estaba “Llegando a Casa”.

Phil le contó acerca de este pequeño compañero en Lichfield que tocaba y cantaba como Elmore James. Mike respondió que viajaría hasta ahí para escucharlo, por lo que nosotros hicimos lo necesario para reservar una hora y lugar para una audición. Creo que tenía que haber sucedido de esta manera, ya que nunca habría respondido el anuncio yo mismo, y si Phil me había dicho antes de a que iba, me habría comportado reacio.

J.T. Brown y Jeremy Spencer en Chess Records

Michael: ¿Con cuáles artistas has trabajado y a cuál de ellos consideras el mejor amigo?

Jeremy: Yo diría que Mick Fleetwood y John McVie son muy queridos amigos. Alan Simon, productor y compositor francés, Jerry Del Judice de Blind Pig y Morten Gjerde de Bluestown son amigos, y Papa George, un bluesero británico es un amigo reciente. Mientras vivía y trabajaba en Italia y Grecia hace algún tiempo, llegué a trabajar durante varios años con un excelente tecladista, Michael Fogarty, y nos hicimos amigos.

Michael: Si vuelves al pasado, ¿qué cosas harías mejor y qué cosas evitarías hacer otra vez?

Jeremy: Habría puesto más tiempo y pensamiento en mi material grabado y en el escenario con Fleetwood Mac, contribuido más a las peticiones de Peter, pero, sobre todo, sería más amable con la gente.

Michael: ¿Quiénes son tus artistas favoritos de blues, tanto antiguos como nuevos?

Jeremy: Elmore James, Hop Wilson, Robert Nighthawk, Otis Rush, Albert King, Ciegos Willie McTell, Son House, Mississippi John Hurt, por nombrar algunos.

Michael: ¿Cuál fue el último disco que compraste?

Jeremy: Un par de discos compactos de una conmovedora compañía latinoamericana, lo encontré en una plaza de Berlín, hace como un año.

Michael: ¿Cuáles estándares del blues tienen verdaderas sensaciones personales para ti, y Cuáles son algunos de tus favoritos?

Jeremy: Dust my Broom, The Sun is Shining y The Sky is Crying de Elmore James, I Can’t Quit You Baby de Otis Rush y It’s My Own Fault de B. B. King… la mayoría de ellos se trata de blues lento.

Michael: ¿Que te motiva? Felicidad es…

Jeremy: ¡Muchas cosas! Musicalmente, tocar con simpáticos músicos llenos de alma.

Michael: Desde el punto de vista musical, ¿hay alguna diferencia entre Blues Norteamericano y Blues Británico?

Jeremy: Si usted está hablando de blues contemporáneo, es difícil decirlo, no habiendo escuchado demasiado del otro lado en mucho tiempo. Me han impresionado músicos de blues noruegos y un artista sueco, Sven Zetterborg, que es un devoto de Otis Rush. Junior Watson y Rusty Zinn, de los Estados Unidos, también son muy buenos.

Michael: ¿Cómo ha cambiado el negocio del blues a lo largo de los años desde que empezaste en la música?

Jeremy: No sé sobre el negocio, pero la música moderna del blues que consigo oír parece haber perdido un elemento de dulzura. Suena fuerte y sucio, o como un amigo mío lo dice, ‘escupe sangre’. En cuanto al negocio, no sé si alguna vez tuvo esa dulzura que digo. Lo siento al sonar cínico, pero así es como lo veo, o mejor dicho, como lo oigo. Algunos estilos de música pueden ser modas, pero el blues está siempre con nosotros.

Michael: ¿Por qué crees que es eso?

Jeremy: La gente siempre necesita música que le guste y que llegue a su corazón, especialmente en tiempos difíciles.

Michael: Pide un deseo para el Blues.

Jeremy: Que recupere algo de esa dulzura simple.

Michael: ¿Cuál de las personalidades históricas del blues te gustaría conocer?

Jeremy: ¡Creo que tendré que esperar llegar al cielo para eso, ya que casi todos han fallecido! Sin embargo, me gustaría conocer a Otis Rush.

Jeremy Spencer

Michael: ¿Cuál sientes que es la clave de tu éxito como músico?

Jeremy: Las personas que me han ayudado a desarrollar mis talentos otorgados por Dios.

Michael: ¿De quién has aprendido los secretos sobre la música blues?

Jeremy: De Jesús.

Michael: Has viajado por todo el mundo. ¿Cuáles son tus conclusiones?

Jeremy: ¡Una gran pregunta! En pocas palabras: que las personas de corazón son las mismas en todo el mundo, compartiendo una necesidad común de amor, paz, felicidad y comprensión – en última instancia, una necesidad de Dios.

Michael: ¿Por qué los europeos se enamoran tanto del blues?

Jeremy: Creo que no sólo los europeos, sino también muchas personas en todo el mundo. He estado en contacto con las sociedades de Blues y entusiastas de América Latina y la India, y he oído que incluso en China y Japón, hay un gran amor por el blues.

Creo que el interés podría ser debido a la depresión económica, social y espiritual (que afecta a ricos y pobres), y por una búsqueda de algo más profundo emocionalmente en medio del exceso de dulzuras para el oído. La verdadera música de blues parece tener una cualidad curativa para el corazón.

Michael: ¿Cuáles cree que fueron las razones del auge del blues en los años sesenta?

Jeremy: Creo que por las mismas razones.

Michael: ¿Cuáles son tus bandas favoritas de los 60 y de todas las personas que has conocido, a quién admiras más?

Jeremy: Excepto Cream, no tenía una banda favorita en particular de los años sesenta, ya que no estaba interesado en gran parte de la música que se estaba escuchando, pero me gustaban artistas individuales como Tim Hardin, Neil Young y Judy Collins.

En ese momento, a pesar de la presión social y siendo antes de mi “tiempo”, yo era más un fanático de la música de los años cincuenta: blues, música country, doo-wop y rockabilly. Bien o mal, yo creía que la música había muerto con Buddy Holly.

Michael: ¿Cómo es tu relación con los otros músicos de blues británicos de los años 60?

Jeremy: No habiendo vivido en Inglaterra por muchos años, tengo poca. Pero sí tengo alguna comunicación con bluesero más tarde como Papa George, él es griego chipriota, ya sabes, y tuvimos algunos conciertos divertidos en Praga juntos a principios de este año. Podrías hacer una entrevista con él. Y con Michael Messer, un intérprete del resonador, que tiene una línea de guitarras bajo su nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *