Por aquí, por allá y en todos lados

“Everybody knows that the dice are loaded”.

Leonard Cohen.

Los espacios para la difusión de la cultura en nuestro país y en la Ciudad de México son pocos y mal aprovechados. Vivimos una época en la que encontrar sitios en donde, por un lado, como creador puedas acercar tu propuesta al público; y viceversa, como público puedas conocer -por medio de propuestas divertidas y sin pretensiones-, novedosos proyectos artísticos (escénicos, musicales, plásticos, etcétera), puede ser frustrante.

En los diarios de circulación nacional, con excepción de Excélsior, Milenio y La Jornada, la mayoría de los periódicos presentan secciones culturales pequeñas, encartadas dentro de otras de mayor relevancia, es decir son relegadas.

En los medios electrónicos, sin contar con los medios públicos como Radio Educación, IMER, Canal 22 y Canal 11, así como las radios universitarias, los espacios para la difusión de expresiones artísticas y culturales son escasas. Incluso dentro de los mismos medios públicos existen carencias, formatos caducos, acartonados y/o pretenciosos, que lejos de acercar a la gente a diversas propuestas, los alejan.

Durante casi una década, Síncopa Blues y Ecléctico -proyectos transmitidos por Código DF, ahora CDMX, dependiente de la Secretaría de Cultura capitalina-, buscaron y lograron esta misión: ser una ventana, un espacio de vinculación -con formatos divertidos, frescos y principalmente inteligentes, con absoluto respeto por la audiencia-, que permiten acercar a creadores con una audiencia ávida de conocer y disfrutar de proyectos nuevos y talentosos.

Los ciclos se cumplen y el mío junto con el de mis proyectos de jazz y blues (Síncopa Blues), así como el de difusión cultural (Ecléctico), llegaron a su fin en Código CDMX, radio cultural en línea. La estación -se me hizo saber por medio de su nuevo Director de Divulgación Cultural-, tiene nuevas directrices y una nueva visión en la cual ya no encajaban estos dos programas. Suerte en esta nueva dirección y mi agradecimiento por el cobijo durante tantos años. A mis compañeros los felicito por su trabajo y empeño que ponen en cada una de sus actividades y mi agradecimiento por el apoyo y ayuda que me brindaron todos los días y que hicieron que el mío fluyera.

Instituciones públicas y privadas, de la sociedad civil, teatreros, artistas plásticos, coreógrafos, bailarines, jazzistas, bluesistas, músicos en general, promotores, gestores, que se acercaban a alguno de estos espacios, siempre encontraron las puertas y los micrófonos abiertos, con total disposición para ser escuchados y decir lo que quisieran. A todos ustedes mi admiración por su trabajo y sus batallas contra la insensibilidad y torpeza gubernamental y mi agradecimiento por hacer Síncopa Blues y Ecléctico suyos.

De igual manera agradezco y reconozco el trabajo de José Luis Sotelo y Eduardo Monroy, quienes estuvieron detrás de los micrófonos de Síncopa Blues, en la producción, aportando su talento, lo que hizo más grande el programa.

A lo largo de 7 años en Ecléctico se conformó un brillante equipo de colaboradores, que serían la envidia de cualquier otro programa y estación. Gabriela Damián, Rodolfo Monroy, Rosalina Piñera, Martín Bonfil, Enrique Vela, Luis Arturo Salmerón, Dalia de Paz, Hayde Lachino, Carlos Guevara y Estela Leñero, así como mis queridos José Antonio Valdés Peña, José Luis Ortega y Rodrigo Garay, de la Cineteca Nacional; y Lola Díaz-González, de la Casa del Cine, semana tras semana compartían su talento y conocimiento, para ellos mi eterno agradecimiento por creer en el proyecto, sumarse y ser parte esencial de él. Sin ustedes, no sería lo mismo. De igual manera gracias al trabajo que Verónica Jasso y Edna de Lucio hicieron desde la producción para que el programa alcanzara ese tono desenfadado, divertido pero formal.

A los ciberescuchas que prestaron sus oídos día con día, semana tras semana y que con sus participaciones y comentarios hacían suyo cada programa y que trás la salida repentina de los proyectos manifestaron su apoyo, igualmente gracias. “La vida siempre vuelve a su forma circular”, canta Café Tacuba en el Ciclón; por ello al concluir un ciclo invariablemente se inicia otro, así será para Síncopa Blues y Ecléctico, estén pendientes, porque habrá noticias.

Síncopa Blues continuará su labor de difundir el jazz y blues mexicano, a través de esta columna mensual y por medio de los canales que brinda la red, los invito a sumarse a nuestras cuentas de Facebook, Instagram, Apple Podcast y YouTube; en el caso de Ecléctico, solo Facebook y Ivoox.

Larga vida al jazz, blues y a la cultura. Como dijera mi querido José Cruz, “blues y luz” para todos.

@YonAmador

sincopablues@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *