Cinco estampas de pioneros

El Blues no se limitó a ser un ritmo musical, sino que fue producto de un intenso estilo de vida. Los hombres que desempeñaron el papel de pioneros en esta forma de sobrellevar una existencia errante y sólo gloriosa en los expresivo (en canto e instrumentos), turbulenta y azotada, intempestiva y muy norteamericana, son conocidos con el nombre de la primera generación, y son los creadores y difusores del también llamado Country Blues (grand old style).

La primera generación de bluesmen se ubica, mayoritariamente, en el Delta del río Mississippi, pero también en Texas, Arkansas y Alabama, y es artífice de lo que se ha conocido como Blues Rural.

Estos hombres nacieron en pequeñas poblaciones, y llevaron una vida humilde basada casi siempre en trabajos agrícolas, algunos de ellos fueron conocidos como “hobos” -vagabundos- porque viajaban continuamente sin tener ni hogar ni trabajo estables, colándose en los trenes tras sortear la vigilancia de los maquinistas.

Esta generación (cuyas primeras grabaciones se publicaron en las primeras décadas del siglo pasado), aparece fielmente reflejada en las biografías de sus músicos más representativos, y en algunos casos, hasta en películas basadas en sus vibrantes experiencias (el caso de “Leadbelly el inquebrantable”).

Repasemos a continuación algunos aspectos biográficos interesantes de un pequeño grupo representativo de pioneros muy importantes dentro del primer Blues.


BLIND LEMON JEFFERSON (1885-1949). Nació en Galveston, Texas. Fue guitarrista y cantante, ciego de nacimiento, según se cree, aunque otras versiones afirman que perdió la vista siendo niño debido a un accidente. Elaboró un intrincado estilo de tocar la guitarra al grado que, si uno escucha con atención, casi ninguna de sus canciones, se parecen entre sí.

Cantaba de forma apasionada y era un prolífico compositor. Murió congelado en una calle de Chicago. Su obra ha recibido numerosos homenajes por parte de grandes músicos de Rock, como Bob Dylan, que retomó uno de sus hits: “See that my grave is kept clean” en su álbum de debut en 1962, o Nick Cave, que le dedicó el tema “Blind Lemon Jefferson” en su disco The first born is dead, de 1985.

Blind Lemon Jefferson – Easy Rider


LEADBELLY (1885-1949). De verdadero nombre Huddie Ledbetter, nació en Mooringsport, un pequeño pueblo de Lousiana. Acostumbraba a llamarse a sí mismo “El rey de la guitarra de doce cuerdas” y divulgó el folclore “negro norteamericano” mediante actuaciones y grabaciones que adquirieron valor después de haber purgado diferentes condenas, en la recta final de su vida.

Y no era broma, su vida fue tan intensa que se amoldó a la perfección a una película biográfica de 1976 que cosechó críticas muy favorables: “Leadbelly”, dirigida por Gordon Parks, llevando en los papeles centrales a Roger E. Mosley y Madge Sinclair. En 1917 entabló amistad con Blind Lemon Jefferson y juntos recorrieron todo el territorio texano hasta el 7 de junio de 1918, fecha en que Leadbelly fue acusado de homicidio en el transcurso de una pelea.

Encarcelado en la granja-prisión del condado de Shaw, obtuvo la libertad en 1925 pero otra vez fue encerrado en 1930, ahora en la cárcel de Angola durante cuatro años. A estas condenas le siguieron otras, siempre por participar en trifulcas. Convertido en una celebridad por las grabaciones que le hizo en prisión John Lomax, y las posteriores giras en cafés y universidades cuando por fin estuvo libre, Leadbelly anticipó el espíritu del “revival” sesentero que buscaba revalorar la música folclórica norteamericana, por parte de la clase media ilustrada.

Leadbelly – Midnight Special


 CHARLEY PATTON (1887-1934) Representa la cabeza más visible de la primera generación del blues del Delta del Mississippi. Confesó varias veces que su primera influencia fue un músico itinerante llamado Henry Sloan, cuya técnica en la guitarra seguramente Patton estudió a conciencia.

A su vez, Patton se convirtiría en maestro de otra generación de ardientes admiradores que deambulaban en su centro de trabajo, la granja Dockery.

Entre estos discípulos se encontraban Son House, Rube Lacy, Bukka White y Robert Johnson. Poderoso cantante y fino guitarrista de la técnica slide, el repertorio de Patton era amplio, desde canciones de trabajo hasta blues, gospels y tonadas estilo cowboys.

Mucho antes que Jimi Hendrix hizo célebre en sus actuaciones la manera de tocar la guitarra de espaldas, o con los dientes y entre las piernas. En su repertorio permanecen hasta la fecha algunos clásicos atemporales como Pony Blues y Spoonful blues. Patton rugía más que cantar, era un poderoso “shoutter”, a pesar de su baja estatura y tono de piel moreno.

Charley Patton – Spoonful


BIG BILL BROONZY (1893-1959). Nació en el condado de Scott, Mississippi y creció en Arkansas trabajando de granjero. En 1920 se trasladó a Chicago y aprendió la técnica básica de la guitarra de la mano de Papa Charlie Jackson. En 1927 grabó su primer tema, “Big Bill Blues”, para la compañía Paramount, aunque sería en el sello RCA-Bluebird, a partir de 1934, donde comenzaría una prolífica carrera de grabaciones y conciertos.

Junto con Tampa Red y Leroy Carr, representa la transición del blues rural al nuevo sonido urbano que se estaba gestando en Chicago, aunque el espíritu acústico ya nunca lo abandonaría.

De igual modo, Big Bill Broonzy fue quizá el primer bluesman afroamericano en realizar giras en Europa, con la fama que le significó el haber participado en el importante concierto “De los espirituales al swing”, realizado en 1938 en el Carnegie Hall de Nueva York.

Big Bill Broonzy – Trouble and lying woman


SONNY BOY WILLIAMSON (1901-1965). Este maestro de la diatónica nació en Glendora, Mississippi. De verdadero nombre Alex “Rice” Miller, fue un gran virtuoso de la armónica amplificada. Dice la leyenda que durante su juventud, en cierta ocasión en que se encontraba preso junto con el hijastro de Robert Johnson, llamado Robert Junior, en el condado de Lockwood, una tormenta de arena derribó la cárcel local, circunstancia que fue aprovechada por los dos hombres para escapar.

Robert Junior Lockwood sería precisamente su acompañante en la guitarra en los años dorados en que Sonny Boy cosechó grandes éxitos en compañías grabadoras como Chess.

Tomó su nombre artístico en homenaje a John Lee Sonny Boy Williamson quien, aunque más joven que Miller, ya se consideraba el mejor armonicista de su tiempo, hasta que murió apuñalado en Chicago en 1948. Por separado, estos dos “Sonny Boy”” representan la cumbre de la armónica de blues en áreas muy específicas.

Durante el “revival” que experimentó el blues en los años sesenta, Sonny Boy fue uno de los personajes más queridos e influyentes en Europa, tanto por las giras que realizó en compañía de otros compatriotas suyos, como por las grabaciones estelares que efectuó al lado de bandas blancas de rock, que lo idolatraban, como los Yardbirds y los Animals.

Parco en su forma de cantar y con afiladas figuras en la armónica (solos largísimos cuando actuaba en solitario), Rice Miller sigue dejando profunda huella en cada músico que se anima a formar su propia banda o a probar suerte con la Marine Band o la Blues Harp.

Sonny Boy Williamson – 99 Live Solo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *