Instrumentos básicos del Blues. III: El bajo

“La mayoría de los instrumentos están en el corazón o el plexo solar.
La batería está siempre en el cerebro.
El bajo te atraviesa todo el cuerpo, está en las venas.”
Enia, estudiante de arte

El bajo eléctrico es similar a la guitarra eléctrica en apariencia y operación, pero desciende directamente del contrabajo, que durante mucho tiempo había sido integrante de la sección rítmica de los combos de blues y jazz, pero la creciente necesidad de competir con los instrumentos amplificados, además de la dificultad para transportarlo, obligaron a los ejecutantes y fabricantes a buscar opciones amplificadas.

En 1935 surgió el primer ejemplo de bajo eléctrico de cuerpo sólido, era un instrumento vertical diseñado por el músico y fabricante de amplificadores Paul H. Tutmarc, para Audiovox de Seattle; La misma compañía diseñaría un bajo que se tocaría atravesado sobre el cuerpo, como una guitarra, el modelo 736, como sería conocido, no sólo innovó en eso sino en que contaba con trastes que permitía alcanzar mayor precisión en la entonación. Está idea fue incorporada al primer bajo producido masivamente por Fender, el Precision Bass de 1951, el cual evolucionó con un mínimo de cambios desde 1957; otro clásico de este periodo fue el Jazz Master de 1960.

El bajo tiene un cuerpo más grande y un brazo más largo que la guitarra y usualmente cuenta con cuatro cuerdas afinadas en E, A, D y G, existen versiones de más cuerdas, una quinta cuerda afinada en el B, los modelos fretless (sin trastes), producen un sonido más dulce y son muy útiles para los glissandi. Usualmente es pulsado con los dedos índice y medio o pulgar e incluso con una plumilla, una técnica muy espectacular es el slap.

Un hermoso antecedente es el washtub bass, el cual fue usado por las jug bands que se hicieron muy populares durante el inicio del siglo XX, en los 50 por las bandas de skiffle en Inglaterra, y en las bandas de música folk al inicio de los 60.

El washtub bass o gutbucket, es un instrumento de cuerda que usa una tina para lavar como caja de resonancia, el más usual tiene una sola cuerda cuya afinación se logra empujando y jalando un palo para cambiar la tensión. La simplicidad, el bajo costo, el “hágalo usted mismo” y su vínculo con los artistas de bajos recursos económicos son los rasgos distintivos del washtub bass.

Nathan East & Paul Gilbert – Blues Jam in Key of A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *