Raquel Esquivel “Sirena Blues”: Cantautora

Sirena Blues es un proyecto musical creado en la ciudad de Monterrey, N.L., México; que apuesta y contribuye al género del blues con composiciones originales propias y de compositores mexicanos. Influenciados por músicos de blues y la raíz de su expresión, transportan su propuesta a esta época y geografía, valiéndose de las musas cotidianas y urbanas para mezclarlas en poesía y música, sin más justificación que esa cadencia que en consecuencia surge: el Blues.

La entrevista

CB: ¿Cómo se autodefine como persona Raquel Esquivel?

Raquel: Me pone nerviosa esa pregunta, solo te diré que como una persona que necesita estar en movimiento.

CB: ¿Desde cuándo y cómo nace la artista “Sirena Blues”

Raquel: Desde la infancia me recuerdo escribiendo y cantando, pero empecé a proyectar obra poética desde antes de los 20 años en los talleres de literatura, publicaciones independientes, lecturas literarias, creé años después un proyecto bloguero que titulé Esquivelansias.

Musicalmente había estudiado canto en mi época de preparatoria aprendí la técnica vocal, participaba eventualmente en grabaciones de algunos grupos locales muy de garaje, pero no me decidía a tomarlo tan en serio y lo abandoné quedándome sólo en la práctica poética, y a decir verdad no me llamaba mucho el llamado “hueso”, yo escribía poesía y canciones que luego cantaba solo para mí y algunas veces con mis amigos, una vez me encontré con Rosario Staines en una fiesta y se nos ocurrió hacer un dueto para tocar exclusivamente canciones que nos gustaran a ambas y nos hicimos llamar La Sirena, desde ese dueto ya no dejé de cantar y de eso hace ya casi 20 años.

De las cosas más importantes fue conocer al cantautor Jaime Arreola de un talento extraordinario, con quien me integré para formar Turnera Diffusa por unos ocho años y con quien grabé el disco ‘Amor de Ciudad’ con matices de blues, jazz, bolero, bossa nova, rock, en fin la música con un carácter muy urbano, en esa época me llamaban para otros proyectos musicales eventuales y multidisciplinarios, entonces ya era identificada al igual que Rosario Staines como la Sirena, de ahí tomé el nombre de Sirena Blues en 2010 cuando al fin me animé a compartir mis canciones, hasta la fecha. Actualmente sigo participando en otros proyectos a donde me llaman, proyectos que son de mi total interés.

CB: ¿Cuál sería la definición de tu proyecto musical?

Raquel: Como una exploración hacia la música de Blues, sus fusiones, hacia la lírica, y hacia el entorno que vivo. No descubro el hilo negro, pero me gusta experimentar con los matices, la idea no es limitarse en las formas ni en los prejuicios que envuelven al Blues.

Me gusta mi idioma es vasto, la poesía como un medio también de manifestar ideas, el canto como una forma de transmitir emociones, la búsqueda de esa libertad de expresar y de salir de los absolutos, nadie tiene la propiedad del Blues eso sería ir en contra de su origen y naturaleza, así ha sido inagotable, así su propia evolución, así es la semilla del Jazz, del Rock lo más notorio, que a su vez han evolucionado.

CB: ¿Cuáles son tus principales influencias en la letra y música de sus canciones?

Raquel: El arte, los viajes, las personas, escuchar en un disco (ahora digitales) a Aretha Franklin, a Rosetta Tharpe, las canciones comprometidas de Nina Simone y su visceralidad, la guitarra de Memphis Minnie, las emociones, Guillermo Briseño, Willie Dixon, una plática en un café o una plática de barra de bar y un mezcal, Leadbelly, Ma Rainey, mi BB King, Carmen McRae, recordar a mi abuela María, Julio Cortázar siempre Cortázar, José Saramago, las decepciones, Eduardo Galeano, Freddie Mercury, Julio Jaramillo, José Cruz, Pepe Elorza, esa forma de cantar que tiene Sarah Vaughan a quien intenté estudiar su técnica vocal con sus resonancias, la lírica de Johnny Cash; no podría terminar, pero indistintamente estar viviendo. Trato de ser honesta y reconocerme, busco sonar a mí.

CB: Sabemos de su gusto por la poesía, ¿Te gustaría compartirnos uno de sus poemas favoritos?

Raquel: Claro, este texto es de principios de 2017…

Moneda al aire

Tiré una moneda al aire

y el azar no era distinto a mi pensamiento

elegí el jardín de cardos

de flores secas

y la gastada conciencia de mi lugar feliz

tuve fortuna de hacer eco en su silencio

sin ruegos ni consuelo

el imposible acertijo que ya no quiere descifrarse

me encontré con una soledad generosa

llena de dulzura

como una hermana con quien se llora hasta el cansancio

entre mis manos tierra árida

pétalos ásperos

de amores ajados

y besos que no llegaron a su destino

sí, me pesa el tiempo

el que se invierte en el recuerdo

desperdiciado en preguntas sin respuesta

me pesa el tiempo caudaloso

perdido en cada palabra no dicha

en cada caricia disecada

monstruo tiempo desafiando a la suerte

cuando de nada sirve deshojar flores

un sí un no nunca bastan

en la suma de cada movimiento

siempre tuve la certeza

pero quise creer en ese amor.

Encuentran más poesía en mi blog: https://esquivelansias.wordpress.com

 

CB: ¿Cuál consideras uno de tus mejores momentos y cuál el peor en tu trayectoria musical?

Raquel: Lo mejor se ha dado a partir de 2015, fue un año importante pues pudieron cristalizarse objetivos que tenía en mente, tenía consigna de llegar a otras ciudades, incluso de tocar en el extranjero y se dio, así empecé tocando en Saltillo y terminé en Argentina; tuve inspiración y logré componer suficientes temas como para hacer otros dos discos. Conocí a gente clave para iniciar con el proyecto de La Ruta del Blues.

No puedo hablar de un peor momento pues trato de ser creativa con lo adverso, los tropiezos son un buen estímulo para reinventarse, aprender de los errores. No niego que los he tenido y críticas muy duras a lo que hago, las constructivas, esas que vinieron de gente admirable me han ayudado a mejorar, las otras, las que no son constructivas me han ayudado a entender que estoy visible en el mapa y que como tal hay una responsabilidad principalmente hacia esa parte creativa, hacía lo artístico, hacia lo que aporte algo y que haga habitable el entorno, que nos invite a ser reflexivos.

CB: ¿Cómo considera el resultado a la fecha de tu cd, “Un Mar de Blues”?

Raquel: Es un disco que me ha dado satisfacciones sin duda, a la fecha el tiraje de mil ejemplares se agotó y ahora solo se puede conseguir en digital por Bandcamp, de este disco se desprendieron temas que han sido incluidos en cortometrajes, uno de ellos “Entre los muertos” en el corto “Cercle” original de la realizadora Isabel Esquivel en Kinomada Quebec, Canadá; “Ciudad de noche” en el cortometraje-documental “2 de octubre, un mosaico Zacatecano”, dirigido por el artista visual Iván Leaños; este mismo tema se incluye en la antología “Nacidos bajo un buen signo Vol. 1”.

Considero que fue una buena carta de presentación, me dio oportunidades que tomé con gusto, pero hay que seguir. Por el momento ya tengo la nueva selección de temas para el segundo disco que se titulará “Después del fuego canciones quedan”, se ha demorado un poco, el financiamiento es clave.

Ni el diablo – Sirena Blues

CB: ¿Cuál de tus temas originales es el consentido y por qué?

Raquel: Esa es una pregunta difícil pues todas las canciones se desarrollan de forma muy puntual en una circunstancia o estado de ánimo, tengo un tema que no ha salido aun a la luz que se titula “Pueblo en llamas” es una letra que tardé cerca de dos años en concluir, tenía muchas cosas en la cabeza sobre el contexto pero eran borrones, era empezarla una y otra vez, fue hasta el episodio tan vergonzoso en Santa María de Ostúla, en Michoacán que terminé la canción, habla acerca de los grupos de autodefensas y del hartazgo social respecto a la violencia ejercida por los malos gobiernos, el ejército, el narcotráfico y la indolencia de algunos sectores, así la canción grita:

Hay canciones como “Ciudad de noche” que me han abierto puertas, que me han expuesto los sentimientos de la gente que la ha escuchado en las presentaciones, como anécdota por ejemplo, en el José Martí (Encuentro Nacional de Blues, Cd.Mx), se acercó al escenario un joven que rompió en llanto al escuchar este tema, en Argentina me expresaron una ovación solidaria en el Festival Blues Pergamino al interpretarla también, en ambos casos la emoción quiebra, se le vuelve a uno un nudo en la garganta al entender que no son situaciones que solo a mí me sacuden:

“Un volado en el crucero decide el destino

¿Dónde se pierden, dónde se ganan las batallas?

De madrugada la ciudad es un baldío

Nos espera el azul, el alba tiene un blues

Que no es noticia en la mañana”

Otras son más amables, como en “Noche de blues” es encontrar a alguien que te provoca un suspiro como adolescente (jajaja),

“El azul de neón, en tus ojos calor

yo jugaba a mirarte y a embriagarme en tu voz

luego bajo un farol la noche dio su canción

la calle desierta, los besos, tú y yo

La noche de blues me llevó a esa ciudad

fue el destino o la suerte, nos quisimos besar

la noche de blues para recordar

como medicina para aliviar cualquier mal”

Voy recolectando historias hay muchas musas, apenas salir de mi casa, en cada ciudad me llevo algo en el morral, escribo sobre lo que veo y sin duda me proyecto en cada palabra, en cada acorde.

CB: Sabemos que se realizará en fechas próximas el evento La Ruta del Blues Monterrey 2017, ¿En qué consiste tu participación? ¿Quiénes se presentan y cuáles son las sedes del evento?

Raquel: Te cuento un poco el antecedente, la idea de La Ruta del Blues nace en Saltillo, Coah., entre charlas con Jorge González de Imagina Radio y una servidora como representante de San Juanito Blues Producciones, en donde se planteaba hacer colectiva la participación de músicos y bandas, todos independientes para hacer sinergia.

Así empezamos a fomentarlo, yo salía de una ciudad a otra con esa bandera y afortunadamente no fuimos los únicos en ver esa posibilidad, a este proyecto se sumó Beto Fierro Belmares de San Luis Potosí y Luis Díaz de Zacatecas, también colegas cantautores y empezamos a organizarnos para tocar en nuestras ciudades de origen y por supuesto en Saltillo en el Foro Intercultural Imagina Radio con el mismo Jorge.

Se sumó Pepe Rosas de Tlaxcala pero que ahora radica en Monterrey para la primera entrega; después coincidimos en esa idea con Sammy Blues (Compas Blues Band) de Torreón cuando me invitó al Festival que organizaba en su ciudad, donde también nos cruzamos con Blues Pepper’s, con mucha energía para realizar el encuentro en Durango, y así nos comprometimos con la idea, entre todos podíamos tender lazos para movilizarnos y para hacer lo que suelo decir a modo de chascarrillo “Vámonos con el blues pa’ otra parte”.

El evento se realizará en dos jornadas los días 18 y 19 de noviembre, la primera será de blues eléctrico y la segunda de blues acústico respectivamente.

Para esta ocasión tratando de acercarnos con las instituciones culturales locales involucramos a la organización sin fines de lucro FICCUM A. C., (Fomento para las industrias creativas y culturales de México A. C.), que es otro proyecto al que me invitó a participar Izef García, músico, abogado y además amigo quien preside la organización, la fundamos hace ya dos años con el objetivo de promover y gestionar eventos culturales y temas relacionados a los derechos humanos.

De esta forma pudimos acceder a que La Ruta del Blues se desarrolle en La Plaza Hidalgo y en el patio central del Museo Metropolitano de Monterrey, ambos espacios facilitados por la Dirección de Cultura de Monterrey, de esta forma podemos llevar este encuentro musical para el disfrute del público en general.

Lo interesante de esta colectividad es la participación activa de todos los exponentes, como en esta sede donde los músicos regiomontanos Rosendo López y Ricardo Magallanes (recién lo adoptamos en Monterrey), se han sumado a la organización del evento, buscamos propiciar que haya más encuentros en la ciudad de cada uno a lo largo de todo el país y que se integren no solo las bandas sino también las instituciones públicas, privadas, la sociedad civil y demás artistas en más disciplinas, los movimientos culturales surgen de este modo, en colectividad, de ahí que se denomine Colectivo Bluesero.

Los exponentes para La Ruta del Blues – Monterrey 2017 son: La Tribu Urbana (Monterrey), Compas Blues Band (Torreón), Moan Blues (Zacatecas), Blues Pepper’s (Durango), B. B. A. R. N. (Monterrey), Pepe Rosas Blues Band (Monterrey), Juan Carlos Cortés (Morelia), Beto Blues (San Luis Potosí) y Raquel Sirena Blues (Monterrey).

Pueden encontrar más información en la página de FICCUM A. C. www.ficcum.org y en las redes sociales tanto de FICCUM como de San Juanito Blues Producciones:

https://www.facebook.com/Ficcum/

https://www.facebook.com/SanJuanitoBluesProducciones/

CB: ¿Dónde podemos saber más de Raquel “Sirena Blues” Esquivel?

Raquel: Principalmente en redes sociales: https://www.facebook.com/SirenaBlues/

https://sirenablues.bandcamp.com/releases – https://www.youtube.com/user/SirenaBlues

CB: ¿Algo más que le gustaría compartir a los lectores y equipo de Cultura Blues La Revista Electrónica?

Raquel: Agradezco muchísimo el espacio en Cultura Blues, y a quiénes se toman el tiempo de leer la revista. Los invito a apoyar estos eventos y a los músicos con su asistencia, le aseguro que cada exponente de esta comunidad del Blues tiene una historia interesante que contar con música, ya sea de covers u original, todos dejamos el corazón en el escenario y en cada grabación que compartimos. Abrazos a todos, ya nos encontraremos en algún lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *