I can’t be satisfied

Comenzaré con una breve definición. Cover es una nueva versión o interpretación en vivo, o incluida en una grabación, de una canción o tema instrumental grabado previamente.

A través de la historia de la música en general, nos encontramos con piezas que han sido versionadas de manera constante por otros músicos. El motivo de hacer versiones puede deberse a un homenaje al intérprete o compositor original, puede ser para ganar audiencia a la que le gusta escuchar una canción familiar, o bien, para incrementar su oportunidad de éxito utilizando una canción ya reconocida como éxito popular, comprobado o ganando credibilidad por la comparación con la versión original. Aunque en la realidad, muchas versiones son copias al carbón de las originales, otras son de igual calidad, algunas cuántas las superan, pero debo decir también, que otras más, simplemente son… indiferentes.

En la llamada época de oro del rocanrol en México, la mayoría de los grupos tenían covers en sus repertorios, versiones o como se les decía en ese entonces, refritos. Muchos de ellos, en mi opinión, superiores a los temas originales, que incluso han soportado la inclemencia de los tiempos. Como ejemplo, “La Plaga” (Good Golly Miss Molly), “La Hiedra Venenosa” (Poison Ivy), o “Chica Alborotada” (Tallahassee Lassie). Que dieron pie a las inolvidables originales como: “Yo No Soy Un Rebelde” o “Tus Ojos”.

Tocando el tema particular de los covers en el Blues y en el Rock, hay mucha tela de donde cortar. Sin embargo, comenzaré con remitirme al legendario Robert Johnson, ya que sus 29 únicas piezas grabadas, han sido materia vital en los repertorios de infinidad de músicos en la historia del género: Sweet Home Chicago, Dust My Broom, Crossroads y Love In Vain, son ejemplos de ellas. Muchos éxitos en el inicio del Rock and Roll, estaban basados en piezas de Rhythm and Blues o Blues como Hound Dog y Kansas City, por citar un par de ellas.

Actualmente en el mundo de la música en general, y en lo correspondiente al Rock y al Blues las versiones siguen funcionando sin ningún prejuicio, como el que se da en algunos sectores del pequeño circuito bluesero nacional. Tan solo vale la pena repasar algunos de los 393 discos recomendados en nuestro suplemento “Blues Contemporáneo”, durante las ediciones del año pasado (2017), para encontrarse con un alto porcentaje de dichas versiones.

No pasa nada, el desarrollo de la música o del género en particular, no sufre ningún retroceso, ni se detiene, simplemente es la decisión de los músicos, de los grupos, de las bandas, de los productores, etc. el seguir presentando covers en sus nuevas producciones musicales o en sus presentaciones en vivo. Los que defienden o defendemos la originalidad, está bien, hagámosla, pero también respetemos lo que otros deciden o decidimos para los propios proyectos. Aceptemos que en esos proyectos “originales”, también hay mucha semejanza a lo ya publicado, y que no siempre es garantía de calidad o de identidad.

Hoy se inicia esta nueva columna con la idea de escribir cada mes, acerca de una clásica canción original y presentarles algunos de sus covers más interesantes, más recientes, o simplemente el “refrito” de otros artistas reconocidos. Espero sea de su agrado. Y sirva como lo dijo alguna vez Keith Richards, refiriéndose a que muchos de los riffs en sus composiciones surgieron precisamente de algunas variantes a sus canciones favoritas de otros músicos, ya sea que le salieron por error o bien, intentando algunas pequeñas adecuaciones o arreglos a las mismas.

I can’t be satisfied

McKinley Morganfield, conocido como Muddy Waters, fue considerado el padre del Chicago Blues. Su figura y su sonido fueron, del mismo modo, una de las máximas inspiraciones para la escena del Blues británico, que comenzó a despuntar a principios de la década de los 60. Muddy fue grabado por primera vez en una plantación del delta del río Mississippi por Alan Lomax para la Biblioteca del Congreso en 1940. Más tarde se mudó a Chicago, Illinois, donde cambió de guitarra acústica a guitarra eléctrica, volviéndose cada vez más popular entre los músicos de color de la época.

Estas grabaciones de campo, Down On Stovall’s Plantation o The Complete Plantation Recordings, presentan a Waters con Percy Thomas en la guitarra, Louis Ford en la mandolina y Henry Sims en el violín. Capturando a Muddy en un contexto de banda de cuerdas tocando su primer repertorio, este es un documento histórico importante. En él se integra un tema: I be’s troubled, que sin duda es el antecedente de la canción en cuestión: I can’t be satisfied, que fue una de las primeras grabaciones para Aristocrat Records, mismos temas que después pasaron a la legendaria Chess Records.

En el libro, Blues. La música del Delta del Mississippi, Ted Gioia escribe al respecto… “En las grabaciones de la Biblioteca del Congreso, la siguiente interpretación aparece como I Be´s Troubled (Estoy preocupado), pero más adelante Waters también convertiría esta canción en un gran éxito, su fundamental “I Can’t Be Satisfied” (Nada me satisface). Y si la primera versión del tema es un blues rural que sigue los pasos de Son House y Robert Johnson, esta segunda y apasionada interpretación prefigura el futuro del blues con su descaro y su atrevimiento y su cruda celebración del deseo, no suavizada por medio de metáforas o tímidas alusiones como se hacía en tantos blues antiguos, sino presentada de una forma descarnada que no tiene precedentes. Incluso el futuro desplazamiento de Muddy a Chicago se insinúa en las primeras frases de la canción… No hay un lamento por haber sufrido un maltrato, sino algo cuyo origen es más carnal: ‘Nunca he estado satisfecho’, proclama Waters, mientras su cuello de botella arranca unos temblorosos quejidos de la guitarra por detrás de su voz. No es casual que los Rolling Stones se inspiraran en esta canción para componer su mayor éxito, ‘(I Can’t Get No) Satisfaction’…”.

Ahora escuchemos y veamos (en su caso), este fantástico tema en su versión original y varios covers interpretados por músicos sensacionales…

Muddy Waters

 

Muddy Waters & Johnny Winter

 

Rory Gallagher

 

Mark Knopfler

 

The Rolling Stones

Buddy Guy

 

John Hammond

 

Gregg Allman

 

Professor Bones

 

Joe Bonamassa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *