De Frank Roszak Promotions. Parte IV

Para la cuarta parte de este suplemento especial dedicado a Frank Roszak Promotions, tenemos la reseña de dos más de los discos que nos ha enviado para dar a conocer algunos de los artistas de su agencia de promoción: Two Dogs de Popa Chubby; y Dream Train de Alastair Greene.

Popa Chubby – Two Dogs (noviembre 2017)

Popa Chubby cuyo verdadero nombre es Theodore Joseph Horowitz, nació el 31 de marzo de 1960 en el barrio del Bronx (Nueva York). A Popa Chubby se le apoda el Rey del Blues de Nueva York, y lo cierto es que se sienta merecidamente en ese trono. El Blues que practica Popa Chubby es universal, como la propia Nueva York, y dialoga con otras músicas callejeras, como el Rap, el Hip-Hop y el Rock. Este nativo del Bronx creció escuchando a Otis Redding, Wilson Pickett y Jimi Hendrix, y más tarde se empapó de Led Zeppelin, Johnny Winter y Rolling Stones.

El músico neoyorquino lanza una dura bomba sónica con su excelente y oportuno nuevo álbum, Two Dogs. En él, Popa explora innumerables estilos musicales y géneros, mientras se mantiene cerca del centro de su Rock y Soul. Oirás al Popa que conoces, y amarás las nuevas cosas que no le has escuchado antes.

Comenzó a trabajar en el disco con un montón de sonidos asombrosos en su cabeza y sensaciones poderosas en su corazón. Fue grabado en el estudio de su casa en Hudson Valley, Nueva York. Haciendo labor de ingeniero y productor. También toca batería, bajo y percusiones en algunos tracks. El reconocido tecladista y colaborador de Popa por mucho tiempo, Dave Keyes, aparece en la grabación. Su hija, Tipitina Horowitz, toca la trompeta y contribuye en los arreglos de los metales. Un baterista as como Sam “Freightrain” Bryant, mantiene el beat del rock auténtico en la obra.

La lista de canciones es: 1. It’s Alright. 2. Rescue Me. 3. Preexisting Conditions. 4. Sam Lay’s Pistol. 5. Two Dogs. 6. Dirty Old Blues. 7. Shakedown. 8. Wound Up Getting High. 9. Cayophus Dupree. 10. Me Won’t Back Down. 11. Chubby’s Boogie. Bonus Tracks: 12. Sympathy for the Devil [Live]. 13. Hallelujah [Live].

Con It’s Alright, Chubby abre su buen disco de trece temas, con esta pieza de rock alegre para levantar el ánimo. Rescue me, tiene un beat muy cercano a un boogie, resaltando la guitarra en todos los aspectos, como en el rítmico y más aún, en el relampagueante solo. Preexisting Conditions, un poco de soul y funk, son buenos para alimentar el espíritu, y esta pieza es la receta. Sam Lay’s Pistol, una rolita con tintes de rock latino en tributo al legendario baterista Sam Lay. Two Dogs, es un tema soul que da título a la nueva obra de Chubby.

Dirty Old Blues, es una sabrosa pieza de rock rítmico, pero carente de blues, sólo el título. Shakedown, otra sabrosa tonada ahora con cierto sabor funky. Wound Up Getting High, es una bonita baladita acústica, aunque no parezca producida por Popa y su imagen ruda. Cayophus Dupree, Chubby retoma la guitarra eléctrica en este tema instrumental, se oye magnífico, una pieza muy cool con cierto beat jazzy.

Me Won’t Back Down, pasa ahora a un tema con alta dosis de funk. Chubby’s Boogie, el último tema de estudio es una pieza libre e instrumental de buen boogie para solear de lo lindo, y Chubby así lo hace. Esta pieza es por mucho, mi favorita del disco.

Sympathy for the Devil, una clásica canción stoniana, para demostrar su gran energía que fácilmente derrocha en el escenario. Hallelujah, cierra con broche de oro. Un góspel llevado a los límites de la pasión.

 Popa Chubby – Sympathy For The Devil

 

Alastair Greene – Dream Train (octubre 2017)

Alastair Greene es un guitarrista y cantante de rock blues nativo de Santa Bárbara, que ha sido habitual trabajando en el sur de California durante años. Haciéndolo con innumerables artistas independientes, finalmente escribió y grabó su propio trabajo en solitario en 2001, llamado ‘A Little Wiser’. El viaje musical de Alastair Greene ha sido todo menos tradicional. Su combinación de Blues, Southern Rock y Jam Band sensiblemente ha sido emocionante para las audiencias durante casi dos décadas. Con apariciones recientes en el Chicago Blues Festival y en el Big Blues Bender de Las Vegas, así como de invitado por luminarias como Eric Burdon, Walter Trout, Coco Montoya, Savoy Brown, John Nemet, y Debbie Davis, es claro como el cristal, que su estrella está creciendo.

Alastair recientemente se sumergió en su carrera como solista a tiempo completo, renunciando después de 7 años de gira por el mundo como guitarrista de la leyenda del rock, Alan Parson. Toma con filosofía su paso tocando con Parson y dice: “Siempre estaré agradecido por la oportunidad que Alan me dio de manejar la guitarra y las tareas vocales en su banda. Fue un honor tocar la música creada por el Alan Parsons Project para los fanáticos de Alan en todo el mundo. Después de 7 años, ha llegado el momento de que realmente tenga mi propio sueño musical.”

La culminación de sus experiencias musicales, influencias y pasión se manifiestan en su nuevo disco, Dream Train. El álbum fue producido y mezclado por David Z, quien ha hecho producciones para Buddy Guy, Gov´t Mule, Kenny Wayne Shepherd y Johnny Lang. Dream Train contiene 13 nuevas canciones, 12 son originales de Greene. El cover que viene es nada menos un tema original de Billy Gibbons de ZZ Top, llamado, Norme Zayne, que fue grabado con la aceptación de Billy. El disco transita desde el duro manejo del Blues Rock hasta la sensibilidad al estilo de Curtis Mayfield en la instrumental Iowa. Big Bad Wolf lleva a la banda a un estilo familiar como lo es el Boogie Blues Rock, hasta Daredevil que suena más a un ritmo de Blues tradicional. El disco también incluye apariciones especiales de diferentes músicos como Walter Trout, Debbie Davis, Mike Zito, Mike Finnigan, y Dennis Gruenling. Sus músicos de base son: Jim Rankin, en el bajo; y Austin Beede, batería.

La lista de canciones es: 1. Dream Train. 2. Big Bad Wolf. 3. Nome Zayne. 4. Another Lie. 5. Song For Rufus. 6. I’m The Taker. 7. Daredevil. 8. Grateful Swagger. 9. Rain Stomp. 10. Demons Down. 11. Iowa. 12. Down To Memphis. 13. Lucky 13.

Dream Train, desde el primer track se vislumbra el estilo del disco, no sólo en ambiente y tono, sino también en tema y sentimiento. En esta canción rock hay una clara declaración de intenciones, y una promesa para el oyente que se mantiene a través de la docena de pistas que siguen. Potencia musical de un auténtico power trío.

Big Bad Wolf, con en esta estupenda pieza se disfruta el ritmo y ejecución. Capta totalmente la atención por su letra que refiere una historia de malas decisiones tomadas más de una vez.

Nome Zayne, es un buen cover de blues-rock, original de Billy Gibbons (ZZ Top), muy acorde al estilo del disco.

Another lie, es un agradable Hard Blues lento. El sentimiento puesto en voz y guitarra la hace una de las mejores piezas del álbum. Al menos es mi preferida. Tiene para destacar la estupenda participación de Walter Trout.

Song For Rufus, el breve y suave descanso de este tema acústico, es una tregua a los oyentes, para darnos la oportunidad de recuperar el aliento antes de que el poder del Blues se desate de nuevo.

I’m The Taker, es una explosiva pieza que regresa al punto inicial. Se destaca el solo de guitarra con el efecto característico del pedal wha-wha, simplemente sensacional.

Daredevil, otro tema que sigue la premisa planteada en la obra, con un ritmo shuffle clásico, un órgano excelso y una armónica de Dennis Gruenling muy destacada, que energizarían y harían explotar cualquier lugar de concierto.

Grateful Swagger, es otro tema instrumental, que cuenta con la guitarra invitada de Debbie Davis. Es un ensayo funky para toda la banda que toma su tiempo y va en su propia dirección de una clásica jam-band.

Rain Stomp, después de esa agradable excursión, Greene vuelve al Blues con este tema pantanoso y palpitante. Otra de mis favoritas.

Demons Down, otro buen Rock-Blues lento para deleitarse de principio a fin.

Iowa, otra pieza instrumental, que insinúa todo, desde Allman Brothers hasta Grateful Dead, siguiendo por algo que no se puede definir. Definitivamente un tema que sólo se tiene que sentir.

Down To Memphis, es un extraordinario Blues-Rock para preparar el gran final.

Lucky 13, se inicia con los agudos riffs de guitarra de Greene y sus voces conmovedoras. A la mitad, hace un solo de guitarra desgarradora. Es un número tocado desde el piso y que vuela con una confianza arrogante.

Alastair Greene – Dream Train

 Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *