Mighty Mo Rodgers

Maurice “Mighty Mo” Rodgers es un cantante y compositor notablemente original que ha transformado sus experiencias de vida en una visión tremendamente ecléctica e inmensamente profunda como se muestra desde su álbum debut, “Blues Is My Wailin ‘Wall“. Nació en 1942 en East Chicago, Indiana, estudió piano clásico siendo un joven. Por supuesto, crecer en los años 60 significaba que debías sentirte influenciado por la genial música soul que salía de Memphis y pronto estando en la escuela secundaria, comenzó su propia banda, Los Rocketeers, y ya en la universidad fundó el grupo, Maurice Rodgers Combo. Dejó la universidad y se dirigió a Los Ángeles para comenzar su carrera, tocando y grabando como músico de sesión al lado de T-Bone Walker, Albert Collins, Bobby “Blue” Bland, Jimmy Reed y muchos otros.

También se desempeñó como productor, como por ejemplo en el disco “Sonny And Brownie” de 1973, de Sonny Terry y Brownie McGee. Seleccionó el material, y aportó tres de sus propias composiciones. Para el disco reunió a John Mayall, Arlo Guthrie, John Hammond, Michael Franks, Sugarcane Harris y otros como músicos de apoyo.

Abandonó la música por un tiempo y se dirigió a Cal State Northridge, donde obtuvo un título en filosofía mientras trabajaba simultáneamente como compositor personal para Chappell Publishing y Motown. Completó una Maestría en Humanidades con una asombrosa tesis, “El blues como música metafísica (su musicalidad y fundamentos ontológicos)“, y esto se puede sentir desde su primer álbum lanzado en 1999, “Blues Is My Wailin ‘Wall”. Ese álbum fue en muchos sentidos una banda sonora de un documental sin editar llamado “The History Of The Blues”.

Willie Dixon puede haberlo reclamado primero, pero en estos días Mighty Mo Rodgers era el Blues. Quizás nadie cava tan profundo en la forma de arte para dilucidar qué significa para los estadounidenses negros y para toda la humanidad en general.

Cadillac Jack es el quinto álbum de la Blues Odyssey de Mighty Mo Rodgers. Este álbum es el viaje musical que encapsula el tiempo en la Ruta 66 donde el Blues se convirtió en Rock n ‘Roll. Recientemente publicó su nuevo álbum: Mighty Mo Rodgers & Baba Sissoko – Griot Blues (2017).

La entrevista

Michael: ¿Qué has aprendido de él y que significa para ti el Blues?

Maurice: El Blues te enseña … si escuchas. Si no escuchas, no aprenderás nada y solo crearás ruido. El Blues es una musa. Primero tuve que aprender a escuchar… sólo entonces el Blues renunció a algunos de sus secretos. Y lo que el Blues enseña, es sólo para ti. Ve que el Blues te deconstruye, te arruina, te humilla.

Porque el Blues es verdad y la verdad te hará libre. El Blues significa todo para mí. Somos la gente del Blues … y el Blues es un regalo de Dios, dado a nosotros para negar la mentira de nuestra nada. Y ahora, ha dado la vuelta al mundo… para liberarlo de su ilusión de división de raza, clase, sexo, cultura y color. El Blues muestra a través del poder de su sonido metafísico, que el mundo es uno.

Michael: ¿A qué edad tocaste en tu primer concierto y cómo fue?

Maurice: Lo toqué cuando estaba en la escuela secundaria. Era una especie de banda de rock n ‘roll y rhythm & blues. Era lo popular entonces. Anteriormente estudié piano clásico, (todavía amo la música clásica). Estudié sólo por 3 años. Pero la música, en general, siempre ha sido parte de mi vida. Como para la mayoría de los jóvenes, la música era una forma de hacer que las chicas te miraran, además era divertido. No es casualidad, ese rock n ‘roll, significaba libertad, pero ese es otro tema. Toqué en mi banda de la escuela secundaria con mi mejor amigo, Willie B. Spencer, que tocaba saxofón y otro amigo, Ben Brown, tocaba la batería. Todo esto fue en East Chicago, en Gary, Indiana. La banda se llamaba The Rocketeers.

Michael: ¿Qué experiencias en tu vida te hacen ser un buen compositor y un buen Bluesman?

Maurice: Para ser un buen escritor de canciones de blues, una vez más lo digo, tienes que escuchar y mirar a tu alrededor. También escucha, a los grandes escritores de canciones de Blues. Willie Dixon fue uno de los mejores. Lo escuché. Era un gran bajista también. Me decidí por el Blues y me alegro de haberlo hecho. Con demasiada frecuencia, los jóvenes se despiertan y dicen: “Creo que tocaré Blues”. No es tan simple. El Blues puede ser simple en cuanto a la estructura, pero es complejo en cuanto a la textura, el tono y el tiempo, y por supuesto, el contenido. Además, está basado en las condiciones existenciales de la vida. Los Bluesmen y las Blueswomen verdaderas, cantan sobre la vida, su vida, lamentablemente hoy en día muchos de los llamados Bluesmen, cantan solo “una canción de blues”, que es como cualquier otra canción.

Las experiencias de la vida son tu propio Blues. Todos tenemos un libro por escribir, esa es nuestra vida. El Blues, el Blues real, es la historia de tu vida. Si puedes cantar las experiencias de los demás, con empatía y humanidad, pero sin eso, te sale como lo llamo: Disneyland blues, blues reciclados, y en verdad, melodrama, “blues actuado”. Sin embargo, se vende porque es como la ópera, una ópera de Wagner. No es fácil, siempre tocar al borde del abismo, donde nació el Blues. Yo también tengo que retroceder a ese borde y volver a los héroes. Pero eso sólo funciona si estás escuchando las voces, de los iniciados, de los ilumindados y permitiéndoles hablar a través de ti.

Michael: ¿Cómo describes el sonido y el progreso de Mighty Mo Rodgers? ¿Cuál es tu filosofía musical?

Maurice: Mis canciones de Blues surgen de lo que he vivido y de lo que he llegado a saber. La vida es el maestro y la única vida propia es el vínculo directo real. El Blues no es abstracto, sino que sale de la vida … de lo vivido. Cualquier otra cosa, deshumaniza al Blues haciéndolo imitar lo real. Y, en verdad, eso es lo que la gente está haciendo y comprando en la actualidad. No hay mucho Blues original por ahí. Yo hago todos mi Blues original y mis temas salen de lo que veo hoy como la condición humana. Esto es Blues vivo, no Blues muerto sobre “una mula pateando en mi puesto”. Sólo Howlin’ Wolf pudo ser Howlin’ Wolf, sólo Muddy pudo ser Muddy, sólo Elmore James pudo ser Elmore James. Sin embargo, todos estos jóvenes artistas intentan cantar como ellos, es simplemente falso en el mejor de los casos y oportunista en el peor.

Así que mi sonido básicamente lo tomo de las páginas de mi país y del mundo, y lo pongo en mi Blues y/o lo filtro a través de Blues. El Blues es mi maestro y musa, sólo tengo que escuchar. El Blues es una filosofía de vida. De hecho, uno de mis ciclos de Blues, se titula The Philosophy of Blues 101. La mayoría de los negros que crearon el Blues no tenían educación. De una manera que fue una bendición y una maldición.

Yo, por otro lado, pude obtener una educación superior, y mi carrera principal fue la filosofía. Es interesante que escribas desde Grecia, la madre y la base de la filosofía occidental. De hecho, sin Blues, no habría Jazz, Rock n ‘roll, Rhythm and blues, Soul, Funk, House e incluso Hip hop. Todo nace en el Blues. Utilizo mi título en filosofía para venerar a todos mis héroes y heroínas que no sabían leer ni escribir y que aún así liberaron el mundo con el profundo sonido llamado Blues. Blues es el Big Bang. Estoy en la niebla de hacer mi Blues Odyssey. Un viaje de doce ciclos a través de “el blues”, de vuelta al Blues. Deconstruyendo, como una oportunidad. El Blues a través de la negación, muestra que no íbamos a ir, pero sí me mostró a dónde ir. Es mi musa.

Michael: ¿De quién has aprendido la mayor cantidad de secretos sobre la música de Blues?

Maurice: Cuando era joven tuve la suerte de escribir y producir un álbum de Blues (en los años 60), con Sonny Terry y Brownie McGhee. Realmente ellos me abrieron los ojos y el corazón a lo profundo que es el Blues. Hasta ese momento, hice principalmente Rhythm and blues y Soul music, chiquilladas de Blues. Realmente no me veía a mí mismo como un artista de Blues. En verdad, de donde vengo, y cómo fui criado (clase media), realmente no “sentía” el Blues. No era que no sintiera o pensara como un estadounidense negro, de hecho, lo hacía. Pero más bien el Blues era en ese momento, todavía parte principalmente de la comunidad negra. Los blancos realmente no lo habían descubierto, cuando yo estaba creciendo, a fines de los años 50. Mi padre tenía un club nocturno y de hecho vi ahí a grandes artistas de Blues: Jimmy Reed, Earl Hooker, Willie Dixon, Albert King, Wolf y Muddy. Y, por supuesto, estaban en la radio negra. Ellos cantaron Blues y lo vivieron también.

La película “Cadillac Records” alude a esto, que hubo dos hermanos que poseían Chess Records. Los conocí a ambos y vi cómo trataban a su artista, como los contrataba en el mejor de los casos y realmente les pagaban poco o nada. Todos estos grandes maestros de Blues hicieron su dinero tocando en el camino. Vi todo esto, de primera mano en la zona de confort de una clase media y un hogar seguro en East Chicago, Indiana. En verdad, estos muchachos estaban luchando por sobrevivir. ¿Yo quería vivir así? O por supuesto que no.

Lo que la mayoría de la gente no entiende es que la mayoría de los pioneros del Blues vivieron y murieron pobres. Las compañías te atracaban, y (con demasiada frecuencia), el artista blanco versionó su música, tocando la mayor parte de sus creaciones. Miro el llamado “Salón de la fama del rock n ‘roll”; y veo que todos los artistas de hoy en día que ingresan ya sea blanco o negro, son muy ricos. Debería llamarse la ceremonia de iniciación al Rock and roll de los millonarios. Veo a Buddy Guy (un millonario), palomeando con uno de los Rolling Stones. Creo que Bruce también vino a tocar. Estaba pensando “¡guau! Un negocio de mil millones de dólares basado en riffs de Blues y estos millonarios se llaman a sí mismos “héroes de la clase trabajadora”. No me malinterpreten, no hay nada de malo en ganar dinero, pero con Blues, debería haber informes de que, si te haces rico de eso, tienes para dar el 10% de sus ganancias a la Iglesia del Blues. Estaría en el aeropuerto cuando todos estos grupos ingleses vengan a hacer una gira y demandarles que paguen 10% para la Iglesia del Blues, un fondo general para pagar la atención médica y la vivienda a gente de la tercera edad que no tiene nada. Le daría un pase a Eric Clapton porque él es el responsable y a Eric Burdon también. Pero a Led Zeppelin les haría pagar doble, han arrancado demasiadas líneas de Blues y riffs musicales. Se llenaron de Blues y saben tanto sobre Blues como la Reina de Inglaterra, o sea, cero.

No me sentía preparado para hacer Blues hasta que cumplí 30 años y esa es la verdad. Tienes que ir a la Escuela de Blues antes de graduarte y tomar lo que piensas que conoces en el mundo. Sonny Terry me enseñó eso. Blues es en verdad una escuela y no se trata sólo de tocarlo. Puedes tener todas las armas del mundo. Puedes conocer todas las notas y la técnica que hacen Blues. Pero entiende esto: la técnica es sólo una herramienta. Ser original en el Blues no es fácil. Usas tu sangre para tu pintura y tu piel como tu lienzo para pintar lo mejor que puedas.

Saca tu vida de la experiencias vividas, cualquier otra cosa, no es realmente el verdadero problema, sólo más de lo mismo, el “Blues”. También aprendí los secretos de mi madre. Nadie, pero nadie ha vivido Blues como las mujeres negras. Como digo en una de mis canciones “Blues Is A Woman, Woe Is A Man”. A la gente le gusta volver a Robert Johnson como uno de los pioneros del Blues, eso es una mierda. Ma Rainey, Bessie Smith y tantas otras mujeres del Blues negro, estuvieron mucho antes que Robert Johnson. Escucha el genio de Aretha Franklin, eso es Blues o el de Mahalia Jackson, eso es Blues. La mayoría del Blues comercial realmente no es Blues, sino Blues reciclado. Sin mucha originalidad. Pero los fans tienen la culpa de esto. Quieren a Muddy o a Wolf o “Sweet Home Chicago”, por favor. Si escucho “Sweet Home Chicago” una vez más, no me va a ser demasiado agradable estar allí. Pero como digo, es muy difícil hacer Blues original. Porque el Blues es verdad y la verdad te hará libre. Pero la gente tiene miedo a la verdad. Se mienten a sí mismos y se mienten el uno al otro. El Blues no mienten. No puede mentir, porque viene de Dios, y Dios no juega. La mayoría de la gente no quiere la verdad de la existencia, de su existencia. El Blues me ha enseñado todo esto. No puedo hacer menos que honrarlo. El Blues es mi musa.

Michael: Cuál es la “sensación” que más extrañas, hoy en día, de la época de Stax y Muscle Shoals?

Maurice: El milagro que fue Stax, fue que por un corto tiempo negros y blancos se juntaron para “sentirse” el uno al otro a través de la música como estadounidenses. Memphis es realmente la encrucijada de la música estadounidense y, en verdad, es el corazón del Rock n ‘roll, no es Cleveland. Memphis, donde el Dr. King fue asesinado y donde Elvis grabó, está en el sur, a solo una hora de Mississippi. El sur con toda su fea historia le dio al mundo el Blues y todo lo que le siguió. El Blues tomó lo que estaba (desfigurado) y (transfigurado) y lo convirtió en algo maravilloso.

Esto no fue por accidente, sino fue un milagro. La “sensación” del blues sigue en la música popular. De hecho, el poder de la música estadounidense popular proviene del “sentimiento” del Blues. Ese es su poder. El sentimiento no es realmente cualquier sentido, sino más bien un sentido trascendental, que mantiene unida a toda la humanidad, surge de la empatía, surge del amor. Eso de hecho es “Un mundo”. El poder de “sentir” Blues es totalmente incomprendido.

Se ha escrito mucho sobre todos los músicos en el Blues y el Rock ‘n’ roll. También se ha escrito mucho sobre los cantantes de Blues y Rock ‘n’ roll. Pero casi nada de la “voz” del Blues y Rock ‘n’ roll. En verdad, para cantar realmente Blues o Rock n ‘roll o cualquiera de lo que viene de esto, tienes que sonar negro. Blues es, si suena negro. Blues es negro de lengua. Los africanos no trajeron una guitarra en un barco de esclavos o una armónica o un piano.

Solo tuvieron su “grito”, su Santo Aullido. El Blues sale del vacío existencial cuando, (En Estados Unidos), les quitaron el tambor a los africanos. Es por eso que se escuchan polirritmos en toda América y en las Indias Occidentales. En Islandia (pero no en Estados Unidos), porque ellos les quitaron el tambor. En Mississippi tenían los códigos negros que prohibían a los africanos fabricar o tocar la batería. Y para un africano un tambor es uno de los existenciales (s) eso hace que el africano, sea africano.

Ghana, el primer país negro africano en obtener su independencia tenía un tambor en su primer timbre postal. Y hay al menos 12 países africanos que tienen tambores en sus estampillas también. Los tambores para un africano no son solo para el ritmo o el baile. Son comunicación y una puerta de entrada al otro mundo. Portales a los muertos. Y en todo el continente americano, donde los africanos fueron esclavizados, ellos (todavía) tenían el tambor. No así en Mississippi y otros estados del sur debido a los códigos negros. No hay cosa peor que puedas hacerle a un hombre que esclavizarlo. Puedes (totalmente) quitarle su humanidad y/o quitarle todas las cosas que lo convirtieron en lo que es, y el insulto final fue que “les quitaron el tambor”.

Un Bluesman conoce esta verdad profunda. La autoconservación no es la (primera) ley de la vida. La primera ley de la vida es la cordura. Cuando la vida no tiene sentido todo el dinero del mundo no te salvará. La cordura es la primera ley de la vida. Dar sentido a la vida, dar sentido a (tu) vida individual, es lo que todos estamos llamados a hacer al final. El Blues como un “sentimiento” no es triste y no es derrota porque es esperanzador. Si puedes cantar sobre tus tristezas y pecados al final el Blues dirá “podrás hacerlo de nuevo”.

La esperanza es la droga del Blues. Y este “sentimiento” es el poder y la diáspora a través de la cual vino la Gente del Blues. Mientras canto en mi primer cd “Blues Is My Wailin’ Wall”, ‘se llevaron el tambor’… así es como llegaron a los Blues “El blues vino como una llamada ontológica … de ser. Los africanos fueron reducidos a bienes muebles, cosas, una mentira a Dios y Dios respondió trayendo el Blues desde ese vacío, como el Santo Aullido. Ese es su poder, eso es por lo que tanta gente de todo el mundo responde a eso. Para “sentir” Blues uno debe recordar que eres (en el mejor de los casos), un facilitador. El ego viajando con el Blues…

Uno debe acercarse al Blues de una manera humilde si quieres “sentir” de qué se trata. Sí, es muy divertido y también “mover el trasero” y “me siento bien porque tengo a mi mujer”… pero es mucho, mucho más. El verdadero Blues puede hacerte un mejor ser humano. Mira a tu alrededor, hay blues en todas partes, comienza por allí, si quieres la verdad. Y el Blues dice “úsame para decir la verdad”.

Michael: ¿Cuál fue el mejor momento de tu carrera y cuál el peor?

Maurice: El mejor momento, bueno déjame decirlo en mi mantra de Blues. Cada tonada, una melodía, un testamento, un cuento, en una verdad atemporal del Blues. Esos momentos son los mejores. Y los peores momentos son aquellos en los que no alcanzo lo mencionado. Es una lucha constante para trascender lo trivial y superficial de la propia vida. Pero si eres dedicado, alguna vez el Blues te dará una pequeña parte de la verdad.

Michael: ¿Cuál es el período más interesante de tu vida y por qué?

Maurice: El ahora es siempre el período más interesante para mí porque realmente no es un período… En verdad sólo puedes escribir de tu (marco de tiempo), tan permanente como sea posible, parecería ser que realmente es bastante etéreo y surrealista. El Blues te recordará esto, si escuchas. Todos tenemos nuestra “encrucijada” y una cruz para soportarlo. Y al final, la muerte es la forma en que los pobres vuelven con los ricos. Sí, el Blues te mantendrá honesto.

Michael: ¿Cómo ha cambiado el negocio de la música a lo largo de los años desde que comenzaste en ella?

Maurice: La música ha cambiado bastante. Con la apertura de internet y la era digital, hay muchas posibilidades y muchos callejones sin salida. Hay más ruido ahora, porque la música es impulsada por el comercio y no al revés, y es un oxímoron. El “negocio de la música”. Y si no conoces mucho el negocio, obtendrás el negocio. Impulsado por las ganancias trimestrales, lamentablemente no se trata de calidad, sino de cantidad. Les digo a los jóvenes que es mejor que participen porque es su pasión primero y sin fines de lucro. La mayoría de las personas en la música, de hecho, en todo el arte, realmente no ganan mucho dinero. Realmente no comencé a ganar dinero hasta que produje mi propia música y controlé mis canciones por completo.

Pude haber ganado muchísimo dinero si hubiera permitido que ciertas personas (en el negocio), me produjeran y me orientaran en su dirección. Pero me niego a que alguien me diga qué significa ser un Bluesman negro en Estados Unidos. Con demasiada frecuencia, el contexto del Blues está controlado por personas que no tienen ni idea de qué es Blues. El Blues salió de la esclavitud. Es un hecho frío. Si no fuera por la esclavitud, no habría Blues, no salió de ningún negocio musical de mil millones de dólares. Ahora estoy genial con esa convicción.

Pero no intentes y exijas que quite el ojo de mi visión. Tengo una visión y está dirigida por mi musa, el Blues. “Si bailas con la música, pagas al gaitero”. Lo que significa que, si alguna compañía te da algo de dinero para hacer tu música, ya no es tu visión, ya que la mayoría de las veces quieren decirte lo que hacer. No necesito que nadie pinte mi foto. Digamos que eres un artista y estás pintando una imagen en la calle, y alguien se te acerca y te dice: “¿Puedo pintar en tu foto?” Eso es una locura. Como dije, el Blues proviene de la esclavitud, es nuestro infierno, en el que sucedió algo bello… el Blues. Estoy en mi Odisea de Blues, no necesito a nadie para manejar mi barco. Dios es mi co-capitán.

Lo peor del negocio de la música y del Blues en particular es la policía del blues. Las personas que controlan los festivales y los principales lugares. Hacen Blues genérico en el mejor de los casos. La policía del blues sale del nuevo racismo en América. No se trata hoy tanto de raza, como de clase. Y estos policías de blues realmente no conocen a nadie negro, así que, de una manera etnocéntrica, solo contratan lo que conocen y ese es usualmente un chico blanco tratando de tocar el blues. Ahora no estoy siendo racista aquí. Tengo cuates blancos en mi banda, pero están ahí porque saben tocar, no porque son blancos.

El gran Stevie Ray Vaughn, ahora podría seguir tocando blues. ¿Por qué? Porque él conocía la musa del Blues, y llegó a él con humanidad, amor y empatía. Stevie Ray dijo algo una vez y lo repito aquí. Al salir del escenario una vez, alguien le preguntó: ‘cómo estás’ y Stevie dijo “no tan bien, soné a blanco”. Es una verdad simple pero profunda. El Blues suena negro, claro y simple. Pero con demasiada frecuencia, muchos de estos cuates blancos, pueden sonar bien, pero no es Blues, en el mejor de los casos es Rock ‘n’ roll. y en esos festivales de blues de todo Estados Unidos, gritan y cantan como si fueran cantantes de Blues. Definitivamente no son eso. Demonios, no puedes levantarte un día y decir: “Creo que seré como John Lee Hooker”. Sal de la cama y di “Lo haré como Wolf”. Tienes que nacer para eso. Demonios, no trato de ser Wolf o Hooker, y eso que mi trasero de negro es negro.

Nací en la clase media, a salvo y comencé a entender el Blues cuando salí al mundo tomando lo único que puedes tomar, si eres negro, y esa es la voz del Blues, el lenguaje del Blues. De ahí salieron los hip hoppers. Eso no significa que sólo porque eres negro, puedes cantar Blues. Eso es tonto. Pero si eres negro, comienzas con una ventaja, si aceptas el regalo. Pero a menudo, cuando los blancos como Stevie o Kim Wilson lo hacen bien, pueden saltar sobre una gran cantidad de negros que de hecho suenan igual de buenos. Toda la policía del blues que anda por ahí, diciéndole al público qué es y qué no es Blues produce una ventisca blanca que está marginando el blues negro. Las personas que lo crearon están siendo borradas.

Sam Phillips dijo una frase famosa: “si pudiera encontrar un chico blanco que suene negro, podría ganar un millón de dólares”, y Elvis entró por la puerta, el resto, como dicen, es historia. Elvis amaba el blues, eso es un hecho. No creo en toda esa basura racista que se ha dicho sobre él. Que no cantaba con pasión y sentimiento. Lo puse en una canción “The Boy Who Stole The Blues”, como un sentimiento metafórico de esa época. Mi cd “Cadillac Jack” amplía esto. Las revistas de Blues en Estados Unidos como Blues Revue, tienen historias sobre artistas de blues. 80% de las historias son de artistas blancos. He visto “Redneck Blues” votado como uno de los discos de Blues de la década, y otro “Red, White and Blues”, el blues urbano del año.

Voy a Europa a menudo en primavera, verano y otoño, y nunca he visto casi a ninguno de estos artistas, ni una vez. Realmente no me molesta, aunque, el crítico escriba: la música de “Mighty Mo Rodgers” llegará mucho después que todos estos artistas de blues de “I lost my baby” hayan desaparecido. Está bien que el Blues es la gallina de los huevos de oro, entonces no mates a la gallina, si lo haces el Blues morirá.

Michael: ¿Qué consejo le darías a los aspirantes a músicos que piensan seguir una carrera?

Maurice: Mi consejo es simple. Deseé haberlo sabido cuando era joven. Haz lo que amas, inspírate y hazlo como si tu vida dependa de ello. Rodéate de personas positivas que crean en ti. Y en aquellos lugares donde eres débil, consigue a alguien que sea fuerte. Conéctate a la red, ora, cree y haz. Mantente enfocado. El éxito en la vida es energía y mantenerse enfocado. “Ponte abusado”.

Michael: ¿Por qué crees que Mighty Mo Rodgers sigue generando seguidores?

Maurice: Cualquiera que haya seguido mi camino en la música sabe, o debería saber, que soy impulsado por una visión. Vengo de un tiempo en el que creíamos que la música podía cambiar el mundo. Todavía lo creo. El Blues es verdad. Y es mi barco, mi herramienta en mi viaje a la Verdad. Mi música es divertida, irónica y me río de la vida con toda su locura y absurdo. El amor es lo que nos trajo aquí y el amor es lo que nos atraviesa y el amor es lo que nos trae de vuelta. Solo hay tres cosas que son ciertas: la muerte, los impuestos y el Blues. Ahora no puedo ayudarte con la primera, depende del hombre o la mujer, subir las escaleras. No puedo ayudarte con el segundo tampoco, eso depende de tu gobierno.

Pero el tercero, bueno, el Blues te puede ayudar con eso. No importa si eres negro, blanco, rojo, amarillo o marrón. Rico o pobre, un perdedor o un ganador, hombre o mujer, gay o heterosexual y todo lo demás, vas a conseguir algo de Blues. Ahora el Blues tiene su propio antídoto. Se necesita Blues para curar el blues. Solo soy un Doctor del blues. Te curaré con su verdad. El regalo que Dios le dio a mi pueblo, para darlo al mundo, el Blues te hará libre.

Michael: ¿Hay algún recuerdo de Los Ángeles de T-Bone, Albert Collins, Jimmy Reed y muchos otros, que te gustaría compartir con nosotros?

Maurice: Acerca de T-Bone Walker, él fue un gran guitarrista y el escritor de “Stormy Monday”, fue maravilloso, Albert Collins fue genial. Pero para mí, Jimmy Reed era el verdadero Blues. Él fue el primer artista de Blues que realmente escuché. Él no recibe el respeto que merece porque su estilo era muy discreto. Pero lo que cantaba y cómo lo hizo, bueno para mí, eso fue y es el Blues. Toqué detrás de Sam y Dave, Edwin Starr el gran Roy Brown e hice shows con los Temps y Four Tops, y también realicé una gira con Michael Franks. He hecho festivales con mucha gente de Jazz y Blues y todo está bien. El Blues todavía está por ahí, y las generaciones más jóvenes están regresando al Blues, eso es algo bueno.

Michael: ¿Qué recuerdo de Sonny Terry y Brownie McGhee te hace sonreír?

Maurice: Sólo ver a Sonny y Brownie trabajar juntos fue una educación musical. Lamentablemente discutieron como dos ancianas y al final de sus carreras se separaron, pero en realidad eran como una mano con guante, se necesitaban mutuamente y trabajaban muy bien juntos. Realmente disfruté haciendo el disco que hice con ellos. Brownie siempre dijo que era su disco favorito. Recuerdo que más tarde iría a verlos a Los Ángeles. Y Brownie no quería tocar una canción que grabé en su álbum, “Sail Away” de Randy Newman. Sonny amaba la canción, así que lo hizo todo sólo. Sonny y su armónica. El hombre era tan magnífico que me hizo llorar. Él era el Blues, y me trajo de vuelta al mostrar lo profundo y hermoso que es Blues. Eso puso una sonrisa en mi rostro.

Michael: ¿Cuál es el mejor consejo que te haya dado un Bluesman?

Maurice: Ningún Bluesman realmente me dio un consejo cara a cara. Pero he escuchado los pensamientos y las ideas de muchos grandes hombres y mujeres de Blues, en su música y he aprendido de eso. Las letras de Blues son nuestra mejor poesía. Y si escuchas lo que los maestros de Blues originales pusieron, bueno, está todo allí. Simplemente construyo sobre esa base. Me paro sobre los hombros de los gigantes. Así que escucha el Blues y te dará todos los consejos que necesitas. T-Bone Walker sí me dio algunos consejos una vez. Estaba saliendo con una mujer y ella estaba llorando, pero me había dejado. Él dijo, “no la persigas”. Era de una sóla noche, pero tenía razón y aprendí a respetar a alguien que te deja. Era muy joven, pero te das cuenta de que todo lo que regresa, es el Blues.

Michael: ¿Cuáles son los secretos de la vida del Blues?

Maurice: Si te dijera, ya no sería un secreto, ¿o sí? Escucha el Blues. Muchos son llamados, pero pocos elegidos, y si eres elegido, la musa del Blues te contará los secretos, debes saberlo. No puedo decirte porque lo que me dijeron fue para mí. Y lo que se te dice es sólo para ti.

Michael: ¿Cuál es la mejor jam en el que has tocado? ¿Cuáles son algunos de los conciertos más memorables que has tenido?

Maurice: Demasiados para nombrar. Amo todos los conciertos que hago. ¿Por qué? Porque los fanáticos de Blues son realmente las estrellas. Todas las personas aquí y en el extranjero que aman apoyar y compran Blues son las verdaderas estrellas. Ellos saben el verdadero negocio. ¿Y jams que hice y me agradaron? Probablemente con T-Bone Walker. Hoy en día no hago mucho jam porque todo lo que hago, cuando toco en vivo, es mi música original.

Michael: ¿Por qué el Blues está conectado con la cultura y la civilización afroamericana?

Maurice: El Blues está conectado con la cultura afroamericana porque, en pocas palabras, somos la Gente de Blues. Como los judíos son la Gente del Libro, nosotros somos la Gente del Blues. Tristemente mucha gente negra se ha alejado de sus raíces ya que se han vuelto más como los americanos blancos de clase media. Para ellos, el Blues representa demasiados malos recuerdos de tiempos difíciles. Sin embargo, el Blues sigue vivo, ya que es el fundamento de toda la música popular occidental americana. Si no fuera por el Blues, no habría Rhythm and blues, Rock and roll, Soul, Heavy metal, Funk, Disco, House y Hip hop. Cada 25 a 30 años los estadounidenses negros crean un nuevo sonido que revitaliza la música. Ese nuevo “mestizaje musical” se convierte en una mercancía para hacer dinero porque está basado en el Blues, de una manera musical y metafísica. El Blues es el Santo Aullido. Es el eco de un feo pasado en el que a través de la esclavitud se eliminó a África, por los esclavos africanos traídos a los Estados Unidos. Se hicieron invisibles para ellos mismos. El Blues vino como un recordatorio de quién, qué y dónde vienen y quiénes son. Y como el Blues proviene de la esencia misma, es música divina. El Blues no es música del diablo.

Esto es sólo un giro de lo que la mayoría de los escritores blancos y predicadores negros dicen que es esta música, que proviene de personas negras sin educación, pobres, y que se suponía que no debían crear nada. ¡Disparates! De un pueblo que era el menos libre, ha llegado la música más libre de todas el Blues, el Jazz. El Blues es un argumento ontológico existencial, llamada y respuesta entre el africano y el afroamericano, cuando se encontró con él en la encrucijada. Intentando escapar, correr y correr. Y nadie es más feliz que un esclavo que huye. Puede que no sepa a dónde va, pero sin duda sabe dónde ha estado. Y en la carrera, él es tan feliz. Y ese es el mantra del Blues. “Estoy feliz, feliz como un fugitivo”. Cogito ergo sum, o como me gusta decirlo, cogito ergo… “boom boom boom boom”, te dispararé justo abajo, como canta John Lee Hooker. El Blues es la civilización afroamericana. No solo nos civiliza a ti y a mí, también tiene sentido de la vida. La manera en que los negros hablan y caminan, nuestro estilo y wow, eso se copia en todo el mundo, esa es nuestra cultura.

El Blues es una actitud existencial en la que uno tiene “sentido” de la vida. El artista original de Blues sabía que darle sentido a la vida es la verdadera primera ley de la vida, no la autopreservación. Y los blancos también necesitan Blues. Ellos responden porque sienten honestidad que no encuentra en ninguna parte. Esa honestidad proviene del hecho de que el Blues viene de Dios para negar la mentira de nuestra nada, en el que se encontraron una vez liberados como esclavos en Estados Unidos. Les dio una identidad como respuesta a la llamada de la madre África. A la pérdida, encontraron personas y al Blues. Por lo tanto, todo el mundo necesita el Blues y obtiene el Blues. El Blues es real. Solo hay tres cosas seguras en la vida: la muerte, los impuestos y el Blues.

Micahel: ¿Cuál es tu sueño y pesadilla?

Maurice: Todos tenemos sueños; todos, a veces, tenemos pesadillas. Prefiero decir que la vida es un sueño. Una fantasmagoría en la que damos sentido al sueño a medida que vivimos nuestra vida. La felicidad está ahora mientras vives tu sueño entre la luz y la oscuridad, con sólo amor para guiarte. Y si tienes que trascender necesitas luz. La luz de la verdad, eso está en todos nosotros, en el comienzo de nuestra vida. Tristemente, la luz se disipa a medida que avanzamos, debido al odio (que es la pérdida de luz). Entonces uno debe aprender a dejar de odiar a aquellos que son demasiado débiles para amar. Y el Blues te ayudará en tu viaje por la vida… si escuchas.

Michael: ¿Algún último comentario para los fans mexicanos?

Maurice: Algún día haré una gira en México. Sócrates dijo algunas palabras de Blues buenas como… “Conócete a ti mismo”. Ahora eso es un verdadero concepto de Blues casero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *