Mujeres en el Blues de México

La palabra de la mujer es precisa, firme y contundente. Hoy tenemos aquí 32 textos inéditos e increíblemente sinceros de las mujeres del Blues hecho en México, y de géneros afines a él. Un testimonio único y valioso que nunca había sido recopilado.

Foto de Portada: María Camargo, Viri Roots, Nay Stanfield y Karla Porragas.

María Camargo

Al Blues lo conocí y lo escuché desde niña en casa, interpretado por grandes músicos que un día, ya teniendo edad, pude ser capaz de reconocer. Lo sentí al escuchar el hilo melódico que creaba mi padre en la armónica, al oír esas notas sutilmente desgarradas y dulcemente adornadas por hombres y mujeres. Al Blues lo hice mío al cantar por primera vez sus 12 compases, en tono menor, mayor. El Blues es un estado, y citando las palabras que escuché de mi papá, “es el estado blue”. Es triste, melancólico y también es alegría. Es simple, no tienes que explicarlo, lo vives o no lo vives. Cierras los ojos y dejas que afecte tu ser. No soy partidaria del purismo en la música. Del eje “tradicionalista” por excluyente. Hay que conocer la raíz, saber la estructura, pero a la hora de hacerla también hay que integrar lo que es parte de uno y sus influencias. Dar lugar a las nuevas ideas. En un lugar como México es fácil hacer lo que uno quiere cuándo lo quiere realmente. Eso sí, con recursos propios. Somos tantos que podemos perdernos en la marea, y es ahí dónde se pone difícil. Ser artista, músico aquí es arriesgado. Hay que tener mucha fe en lo propio y trabajar duro. El Blues es música que adoptamos culturalmente como otros estilos, sin embargo, pienso, creo, que hay que hacerla nuestra y re significarla con respeto.

Viri Roots

Sé que el Blues es un género que surgió de los esclavos africanos en Norteamérica, sin embargo, es muy distinto pensarlo así al interpretarlo. Para mí es una manera de expresar algún sentimiento a través de la música. Es como un “sentimiento musicalizado”. “Viri Roots & The Rootskers” ha sido mi puerta de entrada a este mundo, que me recibió con los brazos abiertos y con la mejor vibra, lo cual me ha enseñado a amar este hermoso género, y a tratar de hacerlo mío. De inicio no conocía nada respecto a la escena, fue una gran sorpresa saber que existen muchísimos exponentes, tanto músicos como cantantes. Algo que me impactó mucho y que he notado es que “los blueseros” siempre están dispuestos a compartir, a enseñar, a platicar sobre sus experiencias y conocimientos del Blues.

Nay Stanfield

Para mí, el Blues es una música que nos acerca a las emociones y nos conecta con la entraña, es un discurso de rebeldía y reivindicación de las voces de las minorías, negros, mujeres, migrantes y todas las personas que de alguna forma hemos sufrido en esta vida. Nos conecta con el dolor, pero también con el disfrute y el amor. El Blues me ha hecho sentir muchas cosas, al momento de escucharlo y de cantarlo. Descubro lugares en mí, a los cuales no hubiera podido entrar tan fácil sin esa música. El Blues en México expresa ciertas problemáticas que surgen aquí, tal vez diferentes de las que sufrieron los esclavos en los campos de algodón, pero al final los dolores son los mismos, son humanos, y una forma de mostrarlos es con el Blues. Sin embargo, al ser un estilo que no está directamente conectado con nuestras raíces mexicanas, como lo es el huapango, los corridos, o la música ranchera, no hay suficiente difusión a pesar de que existe tanto talento y tantas cosas que decir. Es necesario darle al Blues más lugares de difusión, así como más presencia de las mujeres en el mismo. Pues muchas cosas necesitan ser dichas y escuchadas.

Karla Porragas

Desde que el Blues llegó a mi vida se ha convertido en una parte muy importante en mí, el Blues es lo que vivo, lo que me define como músico y gran parte como persona. Yo no creo en el destino, pero yo no escogí al Blues, el Blues me escogió a mí y estoy muy agradecida por eso. Mi experiencia ha sido de aprendizaje y crecimiento a lo largo de los años, en México existen cada vez más propuestas, lo cual es positivo ya que cada vez más personas se interesan en aportar algo al Blues. Sin embargo, creo que aún falta mayor compromiso de ambas partes, tanto de parte del público al exigir mayor calidad en cuánto al género y los músicos comprometiéndonos más con nuestro instrumento y conocimiento general del Blues, para que el resultado sea más enriquecedor para el Blues mexicano. Desde que empecé en el Blues en México, ha aumentado la inclusión del género femenino en él, lo cual me agrada bastante y espero que siga creciendo.

 

Jimena Segovia – Big Danny’s – Stephanie Blues – Gia Sound

Jimena Segovia

El Blues para mí significa la libertad, el poder, el lograr exacerbar emociones y recuerdos, compartirlos con quienes me acompañan y hacerlos llegar al público frente a mí, es mi misión. El ver miradas emocionadas, escuchar los gritos y aplausos exaltados, sentir a la gente bailando y gozando, envolverme en la energía de la banda, ese es uno de los elementos más importantes para mí, mis músicos, mis cómplices. La escena mexicana bluesera es mi casa, se hace, se vive y se vibra magnifico Blues. Soy afortunada al poder intercambiar sentires con tantos músicos con los que he compartido escenario. Soy ‘La Cenzontle del Blues’, y cantarlo es mi… ¡súper poder!

Big Danny’s

El Blues es la expresión del alma verdadera. En ella no hay medias tintas, impostores, ni burguesía. Integrando, así, los acontecimientos colectivos en rimas, versos y plegarias. Llamadas y respuestas poderosas, desgarradoras y puras. Emulando, sin duda, la voz humana; por una forma de vida impuesta a la fuerza. ¿Cuántos Sweet Home Chicago, The Thrill Is Gone cantados? ¿Cuántas interpretaciones de I´m a Woman o Hoochie Coochie Man por mexicanos? No somos negros y no nacimos con su cultura. Sin embargo, retomando el significado del Blues, el por qué surgió y sus técnicas expresivas que desnudan el alma. Confrontando la miseria, la represión, el esclavismo y el desarraigo con canciones y oraciones, gritos de hombres y mujeres trabajadoras del campo. Bastaría, mexicano, con dejar el ego atrás y llevar esa tristeza, represión, coraje; cantar con la voracidad y con la libertad de la loba aulladora, para sólo entonces llegar a ese Blues verdadero. “El blues es el origen, el resto son sus frutos”.

Stephanie Blues

El Blues significa para mí… mi lugar seguro. Ese lugar donde puedo expresarme, y ser tal cual soy, la música y el Blues tienen el poder de llevarme a lugares mágicos, creo que sin esa adrenalina y “feeling” no podría vivir. Va más allá de sólo escuchar una canción, el Blues te hace sentir. Mi experiencia ha sido maravillosa. Lo aprendimos de una forma y lo adaptamos a la nuestra, siempre respetando sus indiscutibles bases. Pienso que el Blues mexicano, se sufre y se disfruta de la misma forma sin importar tu nacionalidad o color de piel. Y como dicen los de Castalia Blues: “En inglés nos lo enseñaron, pero México lo canta en español”.

Gia Sound

El Blues para mí se ha convertido en toda una forma de vida, desde que entró en mí hace 6 años, todo mi ambiente se transformó, de hecho, yo misma he cambiado por completo. Poco a poco de ser un género musical que me llamaba la atención y me gustaba se convirtió en mi día a día. Fuí descubriendo todo lo que el Blues realmente significa… el dolor, la pasión, la efusividad y autenticidad que la simpleza de este género te puede otorgar con tan sólo escucharlo e interpretarlo. Y gracias a él, he llegado a experimentar la más extraordinaria catarsis de mi alma; además que, en el camino, he encontrado a maravillosos seres humanos con los cuales he compartido las más grandes aventuras musicales y experiencias de vida que sin duda alguna me permiten considerarme una real blueswoman. Creo que, sin duda alguna, mi experiencia dentro del blues hecho en México siempre ha sido sumamente afortunada, mágica y llena de grandes satisfacciones tanto personales como musicales. Además, considero que poco a poco hemos abierto cada vez más espacios, y en conjunto la sociedad bluesera va fortaleciendo la presencia del Blues en la escena musical de México.

 

Iraida Noriega – Louise Phelan – Olga Pérez “Lola” – Verónica Ituarte

Iraida Noriega

Ufff!! para mí el Blues es un encuentro con la mera raíz y la semilla… es el espacio de conexión universal. Siempre un jam será un lugar de encuentro orgánico para todos, y un espacio en el cual cabe toda la experiencia humana. Bien puede ser lo más festivo o lo más triste, o lo más furioso o lo más seductor… es la expresión musical de la unidad, en donde las polaridades se diluyen, o bien, se encuentran en ese lugar en donde todo es y viene de lo mismo. Es verdaderamente poderoso. Sin duda, el Blues tiene esta generosidad y flexibilidad para ser adoptado y adaptado a las circunstancias culturales de cada localidad. México lo ha llenado de calle y, por un lado, como la hace Alex Lora lleno de humor y caló citadino. Basta darse una vuelta por el centro de la ciudad de México, para escuchar a las bandas de Blues callejeras que mantienen el espíritu del Blues como algo de y para el pueblo; por otro lado, como es el caso del querido Memo Briseño, ha sido un vehículo para hablar con contundencia y seriedad de las cosas que nos pasan y que necesitan cambiar en este país. Algo similar ocurrió con mi querida Betsy Pecanins, y todas las conexiones espirituales que hizo entre el Blues y la música de México.  Y qué decir del eje del cual parte mucha de la música, en donde otro adorado amigo Alain Derbez, teje al Blues con la poesía de manera lúdica y divertida. El Blues insisto es un género generoso en donde todos podemos hallar un lugar y una manera de resonar.

Louise Phelan

Para mí, el Blues a través de los años ha sido una forma de música que se ha convertido en una manera de expresar muchos sentimientos Ha sido y sigue siendo un estilo de música que me llega mucho al corazón, ya que soy de un país donde se habla de las cosas que nos hacen sufrir. Es un lamento la mayoría de las veces, pero a través de hablarlo se puede llegar a una resolución, es muy importante expresarlo con la libertad que merece. Me gusta que es muy visceral el sentimiento que me provoca al interpretarlo o escucharlo, está cargado de emoción, me da esa sensación de libertad vocalmente hablando, ya que puedes agregar cualquier emoción o sentimiento que se esté experimentando en el momento preciso de la interpretación, escudando emociones detrás de la letra, del ritmo y de la interacción con los músicos. El Blues trasmite muchos sentimientos como lo son: la tragedia, el dolor, la decepción. Debido a la estructura corta que se repite continuamente se convierte en un lamento de un sentir particular en un momento preciso, y te acerca a la solución o simplemente a concientizar lo que estas experimentando, líricamente da mucha libertad a expresarse.

En mi opinión, lo que he vivido en los casi 8 años que tengo en México, es que he visto que hay una comunidad, pequeña, pero con una presencia auténtica y apasionada. Espero que siga creciendo y que las nuevas generaciones y propuestas musicales dentro del género aquí, sigan abriendo puertas y expandiendo el público para que más gente pueden disfrutar a este género tan bonito y tan relevante tras todos los años, ya que es un género que surge de la gente para la gente, de las minorías, son himnos a la libertad y al amor. Como cualquier buena música, el Blues puede contribuir en nuestro estado de ánimo de una manera muy poderosa. Combatir el estrés y ejercer un efecto positivo en lo profundo de nuestra personalidad, ayudándonos a desarrollar más la inteligencia emocional, especialmente a aquellos que practican el Blues, ya que es altamente enérgico, y dotado de una perseverancia incansable y de un optimismo perpetuo.

Las bandas actualmente en México considero que han mantenido el impulso necesario para perfeccionar su concepto y seguir en la escena del género, manteniendo sus esencias particulares que los distinguen. Considero, que poco a poco va expandiéndose y el ser parte de esto me da mucha esperanza, orgullo de ser parte de esta escena, lo cual me da regocijo de poder ser parte de la comunidad, seguir aprendiendo, desempeñar un pequeño rol y continuar contribuyendo con mi parte en este desarrollo, los músicos con quienes he tenido oportunidad de colaborar e interactuar en la escena del Blues son apasionados, talentosos, conocen el trasfondo, comparten sus experiencias, componen, (ya que con el blues podemos expresar mucho de la actualidad del mundo), están bien informados, saben cómo transmitirlo, se interesan por la industria del Blues.

Nunca terminas de contar sentimientos, “El 61” tiene una fuerte influencia en la escena del Blues aquí en México, Lalo y Octavio regularmente invitan músicos y cantantes de Estados Unidos, particularmente de Chicago, que es una de las mecas principales donde se origina el Blues. Eso sí pienso que en México nos hace falta promoverlo más para que se desarrolle mayor interés por el Blues, y así mismo tener más cantantes que dediquen tiempo y composiciones al Blues, desde la perspectiva de verlo como un género que aún tiene mucho para explorarle, que incluso puede fusionarse con otros géneros; de momento por ejemplo, estoy explorando Blues y Jazz, Blues y Funk, sin restarle al Blues la importancia del sentimiento, de la lírica y la melodía que es, entendiendo la estructura del Blues para poder integrar formas de incorporar los otros géneros que he explorado a través de mi carrera musical.

Pienso que aún queda mucho del género por descubrir y mezclar. México considero que puede desarrollar una mejor escena y puede continuar creciendo, volverse más fuerte, ganar presencia, ya que como mencioné anteriormente es un género que merece ser explorado, apreciado y generar una audiencia más amplia, lo cual espero pase pronto. Esa esperanza radica en el hecho de que el Blues dejó de ser exclusivamente de Estados Unidos, y se convirtió en música universal, así que por muchos aspectos se puede sacar provecho de ello aquí en México. Y como en la música, no hay reglas fijas. Las reglas se determinan de acuerdo con las circunstancias y cambian continuamente, por lo que siempre debe uno estar preparado para reaccionar y compartir los géneros.

Olga Pérez “Lola”

El Blues significa… ¡¡¡mi vida!!! No es un estado de ánimo, es una forma de vida. Desde que tuve la conciencia de aceptarlo, sé que soy “más feliz”.  Porque vivo mi Blues como si fuera mi segunda piel. Esa adrenalina y mariposas en el estómago no las cambio por nada. ¿¡Lo amo! Y creo que no me imagino vivir sin Blues. Mi experiencia ha sido un viaje extraordinario hasta hoy. He conocido y vivido momentos irrepetibles con personas únicas. El Blues es un sentimiento universal que se plasmó en un canto y en música, cada quién lo cantaremos y se escuchará, según de donde seamos… es nuestro Blues.

Verónica Ituarte

Cuando inicié en la Escuela Superior de Música mi carrera en el Jazz, el Blues era un inicio histórico envuelto en atroces situaciones como la esclavitud, una forma musical de doce compases, armonía muy elemental y derivaba en la música de Jazz en algún momento. Sin embargo, cuando lo escuchaba sentía mucho dolor, me llenaba de ansiedad y no me era fácil entenderlo sólo con saber su estructura musical. Hasta que leí algo que ya identificaba bien en mi vida personal: es ese estado de ánimo que aparece y no sabes porque te quita el hambre y el sueño por las noches. Sientes ganas de llorar por nada y a cualquier hora. ¡Tienes el Blues!’ Y comprendí. Aunque mi canto se enfocó en el Jazz, tengo dos nombres que me enseñan, con sus vidas y sus maneras de poner sus voces al servicio, ser-vicio del Blues: Betsy Pecanins y Martha Monroy. Cada latido, cada gota de sudor, cada experiencia es Blues en ellas. Gracias a ellas intento cantar Blues cuando se me coinciden en el alma canción y recuerdos. Y voy de la mano del armonicista Lalo Méndez y su pasión bluesística, conociendo un poco más de este género nada fácil.

 

Ana Laura Cabrera – Nancy Zamher – Lucila Canela – Rosalba Cruz

Ana Laura Cabrera

El Blues es para mí rebeldía, el Blues surgió como una forma contestataria hacia el sistema esclavista y creo que cuando te adentras en el género te das cuenta de la gran riqueza expresiva que lo caracteriza, y de la libertad que nos da para hablar de toda la gama de sentimientos que el ser humano puede llegar a contener: podemos hablar, de una manera muy elegante, de la sensualidad, de la ira, de la angustia, el amor, odio etc., cosa que los nuevos géneros musicales han olvidado. Y como mujer dentro del Blues hecho en México debo decir que gracias a esta libertad y rebeldía de la que hablo, he tratado de romper con el estereotipo de la voz rasposa, gutural y los riffs que mucho se usa, e intento que el texto sea el protagonista y todos entiendan lo que canto. Dentro de El Callejón Blues Band, la banda a la que pertenezco, siempre hemos tratado de hacer canciones cuya letra no sea relleno, siempre la poesía ha sido nuestro hilo conductor, y como mujer siempre me han dado voz dentro de la banda y me han dado libertad para plasmar en la música mi sello personal.

Nancy Zamher

Tuve mi primera banda de Blues en el 2000, se llamaba Gusanos de Maguey, con ella conocí este género tan entrañable para mí. En aquellos tiempos iba a escuchar Blues al Foro Alicia donde conocí bandas mexicanas con propuestas en inglés y en español, una de ellas Años Blues, banda chilanga con temas originales que me encantaban. Siempre quise cantar con ellos, tuve la oportunidad de integrarme como cantante a este grupo hasta que se desintegró. Diez años después, en 2012, formé mi banda Zamhertime con la que compuse en español con la influencia del Blues. Con este proyecto exploré por primera vez la composición lírica y musical, la magia fue breve -duró sólo un año-, sin embargo, descubrí que en la música mexicana también tenemos nuestros blueses: los boleros, los sones, las rancheras… entonces inicié una nueva aventura dentro de la composición. Y aunque actualmente en mis canciones propongo un mestizaje de ritmos y sonidos influenciados por diversos géneros afro latinos con letras en español, el Blues siempre ha estado presente y forma parte de mis referencias musicales más importantes. Es hermoso poder compartirlo con ustedes en este espacio. ¡Qué viva el Blues! ¡Qué viva la música!

Lucila Canela

El Blues es abrir una de las ventanas de mi alma para expresar mis sentimientos a flor de piel. La música, el Blues, me permite ir descubriendo aspectos nuevos de mí que no conocía, cantarlo es una vía perfecta para transmitir emociones, ver y sentir como la gente conecta contigo es un deleite, es el género musical del sentimiento por excelencia. Una experiencia sublime, diría yo. ¡Muy buena! He tenido la fortuna de encontrar a personas muy talentosas que me han enseñado mucho, tengo que reconocer que hay buena madera de donde cortar. Pienso que está creciendo cada vez más el Blues en México, y hacia buen rumbo, y eso permite tener cada vez más voz y fuerza para las mujeres que ya están y con nuevas generaciones también. Estoy muy agradecida de formar parte de este movimiento.

Rosalba Cruz

¿Qué significa para mí el Blues? Para contestar esta pregunta necesito contextualizar un poco quién soy y por qué me hallo aquí, en este pedazo del planeta y del tiempo haciendo Blues. Soy una mujer que ha sido herida de muchas maneras y en muchos momentos de mi vida, no creo en la felicidad rosa, creo en la luz de las personas y me ha costado mucho descubrir mi propia luz y mi fuerza, sin embargo, lo he logrado a través del canto blue, del canto-gemido, remedio que me dio el universo para no morir de tristeza, de indignación, de desesperanza. En este contexto, para mí, el Blues representa la posibilidad de vivir haciendo alquimia con mi voz, transformando la herida en sonido que me sana y que toca otredades que, al igual que a mí, a veces les duele la vida. Mi experiencia con el Blues hecho en México es sin duda… ¡maravillosa! Mi primer encuentro con el Blues fue a través de blueseras/os mexicanas/os: Betsy Pecanins, José Cruz, Guillermo Briseño, entre otras. Pero principalmente ellos/a me mostraron la maravillosa posibilidad del ‘howling blue’. Y en este caminar blueseando, he encontrado personas maravillosas a quienes agradezco entrañablemente sus procesos creativos que sin duda también me tocan.

 

Steffie Beltt – Perla Olivares – Martha Herrera – Majo Villaseñor

Steffie Beltt

Para mí, el Blues es un grito de libertad. Más que un género musical, es un sentimiento, una forma de vida. Es decir, lo que se siente tal cual se siente, sin filtros ni tapujos. El cantar Blues es traer desnuda el alma. Es un camino complejo y difícil, pero a la vez hermoso. Y las primeras dos definiciones no provienen de la falta de público, sino de el machismo que existe en el pequeño círculo de blues que existe en nuestro país. Un círculo de un 95% hombres que decide de alguna forma, quién realmente toca blues y quién no para abrir o cerrar los espacios, olvidando que los nuevos valores son necesarios para mantener vigente este importantísimo género. Y es hermoso, por supuesto, porque me enorgullezco y aprendo día a día del buen Blues que hay en las calles de México, de tantos grupos que están surgiendo y de las chicas que, como yo, se atreven a interpretar el Blues y llevarlo como bandera.

Perla Olivares

Para mí, el Blues es la manera más libre de plasmar cada uno de los sentidos que nos han llevado a tener diferentes vivencias y sentimientos, en una nota o canción, desde la primera nota que yo escucho de Blues en cualquier canción, se siente lo que el autor quiso plasmar. El sonido de una guitarra limpia y llorona, es estremecedor, las armónicas sucias y distorsionadas hacen de cada pieza única. Aunque no somos afroamericanos, sabemos que las raíces están en esa piel color ébano, un llamado de agonía y el viejo sabor al tabaco, el olor a tierra y sentir en cada sonrisa un “estoy bien” aún sabiendo que se desmoronan, el lamento de cada voz en expresión, cada compás nos cuenta una historia. Mi experiencia en el Blues hecho en México ha sido al lado de Matus Blues, quien me ha trasmitido algunos conocimientos y me ha dado la oportunidad de adornar sus canciones con algo de armónicas, y mi voz, y gracias a un evento en el que estuvimos, tuve la oportunidad de conocer al maestro José Cruz, quien serenamente me compartió algunos tips y anécdotas. Estoy muy agradecida.

Martha Herrera

Para mí, el Blues es una manifestación y expresión del sentimiento mas crudo y honesto. Con el Blues se puede hablar en un mismo idioma siendo de distintos continentes. Es un ritmo primitivo con el que mi alma tiembla. El Blues hecho en México me sorprendió, como que hay mucho talento cada uno en su vertiente. Hay exponentes interesantes, me agrada escuchar sus composiciones. Admiro a esos grupos que no han desertado y siguen en la escena.

Majo Villaseñor

Que si vas a tocar en tal o cual lugar. Que si ya tocaste ahí. Que si la banda con la que compartiste anoche toca o no Blues. Que si otra chela, más bien, cuántas más. Que no. Que mejor whisky. Que qué marca es tu instrumento. Que qué se siente ser mujer y tocar. Que qué piensas de las otras chicas que tocan el Blues. Que si escuchas lo que sea más que no sea Blues, entonces no eres digna de tocarlo. Que no sabes tocarlo. Que la mejor música es la que ya fue hecha. Que no debes tocarlo.

Quiero creer que el Blues es el compartirnos en la pena para olvidar el sabernos solos, solas. La verdad es que lo único que olvidamos es que no somos portadores únicos e incuestionables de la verdad. El ego se está comiendo al Blues hecho en México. Parece que, de aquellos grandes maestros, grandes maestras sólo aprendimos una manera de hacer las cosas, más nos saltamos las lecciones sobre el por qué hacerlas. Se nos olvidó que no es sólo tocar de escuela, pero sí abrazar cada nota con el alma y llevarla en cada momento de dolor, de alegría, de vida. Los músicos de Blues nos estamos comiendo el Blues. Día a día. Ojalá en algún momento podamos quitarnos las gafas de sol para atrevernos ver a nuestros compañeros, a nuestras compañeras a los ojos. Ojalá en algún punto nos quitemos los sombreros y con ellos las pretensiones para entonces sí, encontrarnos en el corazón de los otros, de las otras. Para encontrarnos en el Blues.

 

Grizz Piña – Rosa Angélica Lara – Vero Nitai – Martha Monroy

Grizz Piña

El Blues para mí, es una forma de expresión libre y vital con la cual me identifico, es un canto étnico que asocio con la necesidad de expresar mis sentimientos y además me ha permitido comprender la situación existencial de las personas afroamericanas, por lo que me ha hecho sentir realizada en los escenarios. Antes que nada, considero que permanecer en el escenario es un reto de todos los días. Actualmente estoy cumpliendo 21 años de carrera en la música como solista, y en los últimos años he sido afortunada de colaborar con una de las más importantes bandas de Blues en Guadalajara, pioneros en México de nombre Chester Blues Band, con quienes he experimentado una gran química y entendimiento en los escenarios. El Blues ha sido una de mis mayores escuelas y me ha permitido desarrollarme como intérprete y mi propuesta es tratar de difundirlo, promoverlo en los diferentes contextos en los que me muevo; desearía que hubiera más foros en el país y se promueva a las bandas e intérpretes de México, que en mi experiencia ha sido muy sorprendente y gratificante descubrir el gran nivel musical que tenemos.

Rosa Angélica Lara

Expresar musicalmente un sentimiento, eso para mi es Blues. Mi experiencia en el Blues hecho en México la he tenido al convivir con grandes músicos mexicanos, que realmente saben interpretar el Blues, desde los años 70’s hasta la fecha, ya que ellos me ayudaron a desarrollar ese maravilloso sentido del Blues. Mi primer grupo en esos años fue Pájaro Blanco. Y cuando tuve el honor de componer el Blues “Alegría y Felicidad” con el maestro César Cal, ya aporté algo al Blues mexicano. Me gustaría mencionar por respeto y agradecimiento a los músicos que considero iniciaron maravillosamente mi formación en el Blues, aproximadamente a mis 15 años, por orden de aparición: Agustín Arenas, guitarrista; Ricardo Calderón, guitarrista; Willy Goñi, percusionista (QEPD); Gabriel Macotela, trompetista y ahora artista de la plástica mexicana; César Cal, guitarrista, compositor, arreglista, maestro y director musical. Actualmente he formado grupos con grandes e importantes músicos, bajo la dirección del maestro César Cal.

Vero Nitai

Yo estudié música clásica y el acercamiento con el Blues es bastante reciente para mí. Pero en mi poco trayecto, es un estilo que me gusta mucho y lo disfruto. La sensación que me da al momento de escucharlo o interpretarlo es de liberación a emociones de nostalgia, enojo, y de felicidad desgarradora, donde el ritmo se vuelve la base y la constante de aquél rezo que quieras plasmar ya sea en notas o en palabras. Creo que el Blues está cada vez más presente en las calles de México y en contacto con la gente. Hay nuevas generaciones que están proponiendo cosas muy buenas y poco a poco se abren más foros donde tocarlo en la CDMX.

Martha Monroy

El Blues es un barco en el que navego por la vida en un inmenso y hermoso río llamado música. El Blues es un hilo que me lleva lejos, es una manera de vida y una forma de hacer fluir emociones que no se pueden expresar de otra manera. Me permite liberar el espíritu provocando amor en mi corazón. Siempre ha estado en mi alma y me acerca a personas maravillosas. Es un mundo fantástico del cual no puedo salir, en fin, puso un hechizo en mí y no lo puedo soltar, el Blues me lleva a lo más profundo, el Blues me lleva a Dios. En nuestro país hemos adoptado a este género con una fuerza incansable ya que está en nuestro ser, vibra en nuestros sentidos y junto a su materia los músicos mexicanos le damos nuestra propia interpretación. Grandes músicos, y cantantes mexicanos han aportado al Blues su propio color dando sus toques personales y enriqueciéndolo así con su propia historia. El Blues se alimenta y crece en su propio objeto.

 

Ave Reyes – Perla Sofía De León – Anahí Tello – Dany Salas

Ave Reyes

El Blues significa para mí, una raíz sólida y fuerte, quizá la más importante de la música moderna y que además me toca en lo íntimo, puedo decir que soy de la corriente de ver el Blues como madre, porque de ella emanan las vertientes de la música que amo. Mi experiencia en el Blues mexicano ha sido la oportunidad de exponer mis temas e interpretaciones a la escena de la ciudad de México, aún no con tanta fuerza, pero en miras a ser parte de una comunidad que tiene como corriente el Jazz y el Blues, en fusión con ritmos nacionales y también comerciales. La música es bella en cualquier nivel. Hoy día grabo mi primer disco, con gran peso bluesero.

Perla Sofía De León

Para mí el Blues es un sentimiento muy profundo e intenso que puede ser positivo o negativo y que experimentamos los humanos en las situaciones más fuertes de la vida. Es el éxtasis que sentimos en cualquiera de estas situaciones y que podemos expresar a través de la música de diversos géneros, pero especial y precisamente por este género que los humanos hemos creado y bautizado con el nombre de “Blues”. Tras nuestra necesidad de “lamentar” o “festejar” las experiencias más sublimes propias del ser humano, tales como el nacimiento y la muerte, el amor y el odio, la libertad, la esclavitud y cualquier experiencia de nuestro espíritu. En mi caso, ha sido una experiencia tanto alegre y divertida como triste y difícil. Difícil por las diversas trabas que tengo por desarrollarme como músico de Blues, en un país en el cual tanto la música y aún más este género, no tiene el reconocimiento, la difusión, ni la retribución económica que merece. El ser una mujer joven también me ha dificultado las cosas, debido a gente malintencionada que se mete en el ambiente del Blues para explotar a los músicos, en especial a los más vulnerables, o gente que tiene envidias y pone obstáculos; dichas actitudes son muy comunes en nuestro país. Sin embargo, al tocar y llegar a los sentimientos de las personas parece que todo lo negativo desaparece. Confío en que las cosas sigan evolucionando para bien, como lo han venido haciendo en México para nuestro preciado Blues.

Anahí Tello

Para mí el Blues es cerrar los ojos y viajar por recuerdos o contextos nuevos o deseados, imaginar sentimientos muy profundos, es pasión, es disfrutar y es una parte muy muy importante en mi canto. Amo la música en general y aún que no me considero pertenencia de un género en espacial, simplemente mi experiencia sin el Blues no sería la misma, siempre me faltaría cantarlo y tocarlo. No se compara con nada (y espero cada día y sueño con poder hacerlo mejor). Mi experiencia en el Blues hecho en México ha sido bastante gratificante, me hizo pisar escenarios y festivales que no hubiera logrado en ese momento, sin estar dentro de una banda de Blues, -Beto´s Blues Band- de Beto Fierro amigo que quiero muchísimo. Me ha hecho conocer amigos y personas que realmente aman el Blues con locura y experimentaron también, pero, sobre todo, conocer a artistas ejemplares y muy queridos como José Cruz de Real de Catorce y a sus integrantes, abrirles un concierto en el Teatro de la Paz, y en un bar bastante concurrido aquí en S.L.P. Fue simplemente maravilloso verlos tocar… ¡¡¡ una experiencia única!!! Pero no puedo pasar por alto a Monroy Blues, porque los amo, Luis tan talentoso, y Martha aparte, es un bellísimo ser humano. Compartir tocadas con Los Bluserables de Rivelino, entre otros. En resumen, definitivamente de las mejores experiencias no sólo en mi trayectoria en la música, sino en mi vida.

Dany Salas

Mi paso por el Blues comenzó no hace mucho, para mí el Blues es como un vaso de agua en un día caluroso, un abrigo en un día muy frío, Esa brisa que te acaricia en un día en la playa, cuando cierras los ojos y te dejas llevar con el sonido de las olas que vienen y van, lo mismo pasa cuando escuchas sus escalas sonar y tienes la oportunidad de contestar emitiendo las notas que suelen sincronizarse y hacer algo maravilloso que no llega al oído solamente, si no hasta el alma y la hace vibrar. Eso para mí es el Blues. Mi experiencia ha sido única, México tiene una increíble riqueza cultural, lo cual hace al Blues en México algo realmente interesante, no importa a dónde mires, siempre hay algo que puedes tomar para enriquecer tus composiciones y se nota. He visto como la cultura influye de tal manera que se crean piezas que combinan partes de todos los rincones (historias, sonidos, ritmos, etc.) sin perder la esencia del Blues. Para mí es y será un honor formar parte de la familia bluesera de este hermoso país.

Raquel Sirena Esquivel – Valeria Vivanco – Giovanna Bolaños – Claudia De La Concha

Raquel Sirena Esquivel

El Blues para mí significa todo lo que provoca un sentimiento, es la exaltación de lo que uno siente a través de la música, a través del canto, la intensidad con que vibramos al expresar en la cadencia y el ritmo, un acto totalmente libertario, así, el Blues es la libertad. Mi experiencia en el Blues hecho en México ha sido una total revolución personal, descubrir en cada ciudad una identidad que, aunque es diversa por la cultura e idiosincrasia de cada lugar, es única por el hecho de reconocerse en el gusto por el género del Blues, lo que nos hermana con todo y diferencias entre el público y entre músicos. Escuchar en un lugar, aunque lejano a mi ciudad, con poca o mucha gente que alguien cante mis canciones, significa que no sólo el sentimiento es mío, sino que hay una complicidad, lo que me impulsa a no desistir de esta ruta y a seguir componiendo canciones.

Valeria Vivanco

Para mí el Blues es pureza, pureza del alma, es un momento en el que puedes profundizar y liberarte de todo lo que quieres expresar sin límites, con tu voz, con todo el corazón. Es un momento muy especial. La verdad es que me encanta la historia y el significado de este género, su origen es hermoso. Yo llevo muy poco tiempo conociendo y cantando Blues. Pero con esa experiencia me atrevo a decir que me he rodeado de excelentes músicos, compositores y cantantes blueseros mexicanos que me han inspirado, porque eso hacen ellos “inspiran”. Algunos de ellos me dieron la oportunidad de aprender lo que sé, como Los Villanos y Omar Ramírez, les agradezco mucho. Y hay cantantes que… no tengo palabras ¡soy fan!, tienen toda mi admiración como: Griselda Piña y Mario Arellano. Creo que hay mucho potencial aquí porque todas son personas que lo hacen por pasión y gusto, creo que no hay otro motivo para tocar y cantar blues en México.

Giovanna Bolaños

Para mi el Blues es alma, es ese arte que hace que cierre los ojos para estar a solas con el público, y así poder abrir esa parte sinestesica para los que me escuchan. La sensualidad del Blues se expresa, no solamente con mi voz, si no con los instrumentos que me acompañan. Al momento en el que inicia una canción, la vida hace una pausa y comienza una nueva historia, así le doy un valor y un significado a la melodía salida del corazón. Y cómo pueden leer, soy una loca apasionada por este género musical. Desde los 15 años inicié cantando con una banda y desde ese entonces, las oportunidades de poder cantar con amigos y con otras bandas se fueron abriendo poco a poco, y aunque opino que debe de haber más Blues en los medios de comunicación, estoy satisfecha con el público con quien me he presentado.

Claudia De La Concha

El Blues para mí es un género que desde el primer momento que lo escuchas te hace vibrar, te toca el alma y lo único que quieres es seguir y seguir escuchando y llevarlo a tu propia voz… hacerlo tuyo, ¡Y explotar! Creo que el mundo del Blues en México está un poco castigado. Desgraciadamente falta audiencia, aunque ha crecido pienso. Creo que falta más compromiso de nosotros como exponentes de este estilo y hacen falta más espacios donde poder exponer y disfrutar de este género que es el Blues, y apoyarnos entre nosotros mismos. Me parece que también falta más conocimiento del género y más disciplina en cuanto a su desarrollo, pero definitivamente creo que la escena ha cambiado y que hay mucho talento en México. He tenido suerte en mi pequeño recorrido, ya que me ha tocado convivir con músicos muy talentosos que me han enseñado y aportado mucho dentro de la música y como seres humanos. Pero seguimos aprendiendo.


Créditos de fotografías

Briones: Maria Camargo; Rafael Arriaga Zazueta: Viri Roots, Big Danny’s, Iraida Noriega, Louise Phelan, Verónica Ituarte, Rosa Angélica Lara, Vero Nitai y Claudia De La Concha; Medios Chapingo: Nay Stanfield; Nelson Aguilar: Jimena Segovia; Diego Knight: Stephanie Blues, Olga Pérez “Lola”; Miko Villalobos: Gia Sound; Louis Gonzáles: Ana Laura Cabrera; Óscar Sandoval: Rosalba Cruz; Perla Olivares: Perla Olivares; Analía Brail: Martha Monroy; Toño Martínez: Raquel Sirena Esquivel; Autor desconocido: Karla Porragas, Nancy Zamher, Lucila Canela, Steffie Beltt, Martha Herrera, Majo Villaseñor, Grizz Piña, Ave Reyes, Perla Sofía De León, Anahí Tello, Dany Salas, Valeria Vivanco y Giovanna Bolaños.


 

4 comentarios sobre “Mujeres en el Blues de México

  • el 6 marzo, 2018 a las 07:39
    Permalink

    Amiga Ave Reyes!!!!! Muchas felicidades!!! Tienes una hermosa voz Dios te bendiga, sigueéxito!! adelante cosechando mucho

    Respuesta
  • el 4 marzo, 2018 a las 18:25
    Permalink

    Para mí es un honor, y agradezco la oportunidad de poder brindar un merecido reconocimiento, y a su vez hacer eco a los esfuerzos, talentos y actitudes de artistas que están en el circuito del Blues, en este caso muy especial a las Mujeres del Blues en nuestro México.

    Respuesta
  • el 3 marzo, 2018 a las 10:07
    Permalink

    Inmensamente feliz de este regalo queridos amigos de “cultura blues” , gran ser y amigo José Luis y querida amiga y mujer maravillosa María Luisa. Que el cielo les regresé esto con mucha luz. Bendiciones con todo mi cariño y felicidades a cada una, un honor estar entre Ustedes.

    Respuesta
  • el 2 marzo, 2018 a las 14:11
    Permalink

    ¡Felicidades por la labor de Cultura Blues y de María Luisa Méndez! Este es un excelente recuento del trabajo de las mujeres del Blues Mexicano. Sin ellas, nuestro Blues no sería…

    ¡Bravo!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *