Chuck Leavell

De vuelta al maravilloso mundo. El versátil músico y escritor Chuck Leavell habla sobre Allman Brothers Band, Rolling Stones, la era de Capricornio, la silvicultura y sus libros.

Chuck Leavell ha estado complaciendo a los fanáticos de la música durante más de cuatro décadas. Su trabajo de piano y teclado se ha escuchado en las obras de Eric Clapton, The Rolling Stones, John Mayer, The Black Crowes, George Harrison, The Allman Brothers Band, The Indigo Girls, Blues Traveler, Train, Montgomery-Gentry, Lee Ann Womack y muchos, muchos más. Además de ser un pianista y artista bien establecido en la industria de la música, Leavell es también autor de publicaciones, granjero, cofundador del popular sitio web The Mother Nature Network, y se mantiene ocupado con su trabajo en defensa del medio ambiente.

La Entrevista

Michael. ¿Qué has aprendido sobre ti mismo del Blues? ¿Qué significa para ti el Blues?

Chuck. Para mí, el Blues es la base del Rock y el Jazz. Ambos estilos deben su herencia al Blues. Cuando miras hacia atrás a los inicios del Rock and Roll, ves a artistas como Chuck Berry, Bo Diddley, Little Richard, Jerry Lee Lewis y otros tomando Blues y Góspel combinándolos para crear su propia música.

El Jazz lleva el Blues a un plano superior, pero aún se oye el Blues allí, incluso con los estilos más sofisticados y experimentales. Por lo que a mí respecta, la mayor parte de la música que toco, incluso la de algunos de los artistas y canciones de mi país, se remonta a los inicios del Blues.

Michael. ¿Cómo describes el sonido y el progreso de Chuck Leavell? ¿Cuál es tu filosofía musical?

Chuck. Bueno, diría que mi estilo ha evolucionado combinando varios estilos. Ciertamente, el Blues, pero también el Góspel, el Rock, el Boogie, el Country y tocar melodías. Siempre he sido fan de tecladistas como Nicky Hopkins e incluso Joni Mitchell. Nicky era el “maestro del adorno”.

Cuando escuchas su música en canciones como Angie, Waiting on a Friend y cosas por el estilo, oyes esas maravillosas viñetas de melodías que para mí son tan agradables al oído, y que encajan tan bien en esas canciones. Me encanta el piano de Joni Mitchell en sus discos, es muy aventurero y melódico. Por lo tanto, trato de hacer que todo lo que estoy tocando se adapte bien a la canción en particular. Intento hacer lo que la canción me pide que haga.

Michael. ¿Por qué crees que sigues generando tan fieles seguidores?

Chuck. Bueno, es amable de tu parte decir eso. Pero siendo realista, no tengo un gran nombre como Sting, The Rolling Stones, U2, Madonna, u otros artistas similares. Pero espero que lo que hago, sea honesto, real y cordial. Hago lo mejor para ser sincero en todos los proyectos en los que me pongo a trabajar.

Michael. ¿De quién has aprendido la mayor cantidad de secretos sobre el Blues?

Chuck. Cuando estuve preparando el cd Back To The Woods del 2012. Escuché unas 150 canciones de aproximadamente 30 artistas. Fue una verdadera educación para mí. Quiero decir, siempre he escuchado y prestado atención a músicos como Otis Spann, Memphis Slim, Ray Charles y similares. Y, por supuesto, a los grandes pianistas de Nueva Orleans como el Profesor Longhair, James Booker, el Dr. John y Allan Toussaint. Luego están los intérpretes de Boogie: Meade Lux Lewis, James P. Johnson, Pete Johnson, Albert Ammons. Pero al investigar para este proyecto, me familiaricé con gente como Leroy Carr, Little Brother Montgomery y Charlie Spand. Fue un viaje maravilloso para mí.

Michael. ¿Cuál fue el mejor y el peor momento de tu carrera?

Chuck. ¡Oh, man! ha habido tantos momentos maravillosos, como grabando el disco de “Brothers and Sisters” con Allman Brothers. Tocandodo con ellos en el concierto de Watkins Glen en ’73 donde asistieron más de 600,000 personas. Con The Stones, en la gira The Bigger Bang, tocamos en Río de Janeiro ante un millón y medio de personas. Tocamos en Praga en el ’90 para más de 120,000 personas justo después de que el Muro cayera. Había una sensación increíble de Libertad en Praga en ese momento. Hacer el disco “Unplugged” con Eric Clapton fue genial, y tocar con George Harrison en su última gira. En cuánto a lo peor, lo siento, no puedo pensar siquiera en uno.

Michael. ¿Qué extrañas hoy en día de la “era de Capricornio Records”?

Chuck. Lo que más extraño es la actividad musical que solía ocurrir en la ciudad de Macon. Lo teníamos todo en marcha, un gran estudio, una compañía discográfica, una agencia de booking.

Muchos de los buenos artistas que viven en Macon o que vienen de la ciudad. Ahora todo eso se ha ido y somos muy pocos los que vivimos en el área que estaba allí en ese entonces. Paul Hornsby todavía está aquí y tiene un pequeño estudio, y yo trabajo allí a veces, pero aparte de eso, es un poco como un pueblo fantasma en lo que respecta a la música y la actividad musical. La mayor parte del trabajo que hago en estos días es en Nueva York, Nashville y Los Ángeles. Obtuve un poco de trabajo en Atlanta y en Atenas. Pero lo que una vez tuvimos en Macon se ha ido hace mucho tiempo.

Michael. ¿Cuál es la diferencia y similitud entre el Blues, el Jazz y el Rock Sureño?

Chuck. Creo que lo he abordado en una de las preguntas anteriores, en la música de Allman Brothers Band, todo se combinó. Eso es lo que hizo que nuestro sonido fuera tan único.

Michael. ¿Cuál es el período más interesante de tu vida y por qué?

Chuck. ¡Oh, diría que el actual! Recientemente he trabajado con John Mayer, un gran chico y un artista increíble, con Martina McBride, una maravillosa artista country, hace un tiempo en mi disco Back To The Woods, mi trabajo de conservación me mantiene ocupado y mi último libro, Growing A Better America, va bien. Recientemente recibí un premio Grammy, Lifetime Achievement Grammy Award; y un Honor Ranger Award. Nuestro lugar, Charlane Plantation se ve muy bien y me encanta trabajar en él, nuestro sitio web ambiental, The Mother Nature Network está recibiendo más de 5 millones de visitas al mes y está creciendo. Rose Lane y yo celebramos más de 40 años juntos y nuestras dos hijas están bien y tenemos dos nietos maravillosos; así que la vida nunca ha sido mejor para mí de lo que es ahora.

Michael. ¿Cómo ha cambiado el negocio de la música a lo largo de los años desde que comenzó a tocar?

Chuck. De muchas maneras. He visto diferentes de grabaciones en mi carrera. Desde los viejos LP de vinilo y los de 45 rpm, hasta cassettes y cintas de 8 tracks, hasta CD’s y ahora el dominio es la descarga digital. Creo que nos estamos moviendo rápidamente a la siguiente fase, que es la de servicios como Spotify, Pandora, Rhapsody y los sistemas basados ​​en “la nube”, en los que realmente no se posee ningún formato musical, sino que, al suscribirse a estos enormes catálogos, puedes obtener el trabajo de cualquier artista cuando quieras y donde lo desees. Supongo que es algo bueno para el consumidor, pero ha sido algo malo para los artistas y compositores, ya que las fuentes de ingresos se han reducido drásticamente. En términos de estilo, hemos visto el advenimiento del hip hop y el rap, que no existía cuando comencé y ahora domina el medio. La tecnología ha tenido un profundo efecto en el negocio de la música, de muchas maneras. Desde los instrumentos disponibles hasta el muestreo y el modelado físico, hasta el proceso de grabación y la entrega de la música. Pero no hay marcha atrás, y solo tenemos que subirnos a la ola del cambio.

Michael. ¿Qué consejo le darías a los aspirantes a músicos que piensan seguir una carrera?

Chuck. Creo que muchas personas que quieren entrar en el juego no entienden el valor de la buena práctica pasada de moda. Inclinarse para tocar y con suerte dominar un instrumento. No estoy en contra de las nuevas tecnologías disponibles, pero creo que de muchas maneras están sacando de la imagen el talento y el valor de ser un músico consumado. Creo que eso, en esencia, nos está llevando hacia atrás hasta cierto punto, y aconsejaría a los jóvenes que vienen a tomarse el tiempo para aprender los matices de sus instrumentos. Y yo diría que no tengan miedo de experimentar y probar diferentes ideas con sus instrumentos. Finalmente, aprendan a escuchar bien. La música es un lenguaje y, al igual que en la vida, es importante ser un buen oyente. Las conversaciones musicales son una cosa increíble.

Michael. ¿Hay algún recuerdo de Allman Brothers que quieras compartir con nosotros?

Mencioné la creación de Brothers and Sisters y la experiencia de Watkins Glen. Pero hay muchos más. Estábamos haciendo shows en el estadio a principios de los 70. Recuerdo haber tocado en Atlanta, que está justo en la carretera de Macon, donde vivíamos, ante más de 60,000 personas en el estadio. Tocamos tantos shows de esa manera, desde Nueva York hasta California y en cada punto intermedio, fue un gran momento. Teníamos nuestro propio avión privado, The Starship. Mi esposa y yo tuvimos nuestra primera hija, Amy, y la llevamos por todo Estados Unidos con nosotros en la gira. Hicimos otros buenos discos durante ese período. El primer disco en solitario de Greg Allman, Laid Back y también toqué en el primer disco en solitario de Dickey Betts, Highway Call. Esos fueron años dorados y maravillosos.

Michael. ¿Qué recuerdo de Sea Level te hace sonreír?

Chuck. Tuve una buena carrera con Sea Level. Cinco años y cinco discos. Como saben, el personal cambió con el paso del tiempo. En la primera formación, era solo una banda de cuatro. Jaimoe en la batería, Lamar Williams en el bajo, Jimmy Nalls en la guitarra y yo. Pero a partir del segundo disco, agregamos a Randall Bramblett (teclados, voces y sax), y Davis Causey (guitarra). Los percusionistas cambiaron. George Weaver estaba en el segundo disco y Joe English estaba en el tercero hasta el último. Tuvimos algunos grandes conciertos, desde la apertura de grandes eventos, hasta tocar en clubes y teatros de lujo. Hicimos muchas fechas para colegios y para universidades, que recuerdo bien, y siempre fuimos bien recibidos. Recuerdo un par de espectáculos teatrales que hicimos con el gran tecladista, Jan Hammer. Esos ciertamente me hacen sonreír.

Michael. ¿Te gustaría contarnos tu mejor recuerdo con los Rolling Stones?

Chuck. Mencioné algunos antes, pero de nuevo, hay muchos. Realmente disfruté la gira de Forty Licks en la que tocamos en estadios y teatros. Algunas de las fechas del teatro fueron realmente geniales, como la del Palladium en Los Ángeles con Solomon Burke abriéndonos e incliuido en nuestro set. En el Olympia Theatre en París, el Paradisio en Amsterdam, en Roseland en Nueva York, todos esos espectáculos fantásticos.

Michael. ¿Qué experiencias en tu vida te hacen un buen músico y escritor?

Chuck. A veces, cuando estoy en ese caballo o en ese tractor, toman forma las melodías y las ideas musicales. Pero la inspiración puede tener lugar en cualquier lugar, en cualquier momento. Puede que te inspire una frase que alguien dice, por algo que ves, por sonidos. Eso es lo mejor de lo que hacemos. En cuanto a lo musical, todavía practico un buen rato. Cuando sé que tengo algún tipo de evento por venir, shows, grabaciones, ensayos, lo que sea. Por lo general comienzo al menos una semana antes, haciendo ejercicios técnicos, improvisando, simplemente poniéndome en forma. Es muy parecido a un atleta que tiene un juego por delante o un concurso. No solo salgas a la pista y corras sin prepararte. Recuerda las 5 p’s “Preparación, propia, previene, pobre, presentación”. Es una creencia con la que trato de vivir.

Michael. ¿Cómo describes tu contacto con el público cuando estás en el escenario?

Chuck. Primero, tengo que asegurarme de estar haciendo lo mejor que puedo, asegurándome de estar en la cima de mi juego. Siempre que sea así, entonces ocasionalmente puedo mirar hacia afuera y encontrar conexiones individuales en el público. Me gusta involucrar a la audiencia de vez en cuando, hacer que canten, aplaudir, dar un grito al unísono, lo que sea. Si todo se hace bien, entonces el resultado es que todos estamos en el juego juntos, todos del mismo lado.

Michael. Algunos estilos musicales pueden ser modas, pero el blues siempre está con nosotros. ¿Crees eso?

Chuck. El Blues es la base del Rock y el Jazz. Es como la base de la casa, y el blues se construyó sobre una base sólida. Puede soportar cualquier tipo de tormenta y siempre mantendrá la casa unida.

Michael. ¿Cuál es el mejor consejo que un hombre de blues te haya dado?

Chuck. Nunca dejes tu billetera en el vestidor. ¡Y tenía razón!

Michael. ¿Qué cosas prefieres hacer en tu tiempo libre?

Chuck. En primer lugar, soy un apasionado de mi familia, pasar tiempo con la familia me da una gran alegría. Pero también me apasiona mi trabajo en silvicultura y conservación. Un gran día para mí es subir a mi tractor, o hacer algún tipo de actividad física en el bosque. Podar árboles, despejar caminos, plantar árboles. Tenemos caballos, y amo cabalgarlos a través de nuestros bosques. Es la mejor manera de recorrer nuestra tierra. Estás en lo alto para que puedas ver lejos, y estás viajando en silencio. De esta forma, ves un montón de ciervos, pavos, codorníces y otros animales salvajes.

Michael. Tienes libros bastante interesantes. ¿De dónde sacas las ideas? Cuéntame algunas cosas sobre tu progreso en la escritura.

Chuck. Los libros llegan porque siento que tengo algo que decir sobre cierto tema o que tengo historias que contar (en el caso de mi autobiografía). Mi reciente libro, Growing A Better America, se trata de crecimiento inteligente. El año pasado vimos el nacimiento de la persona número 7 mil millones en el planeta. Esto constituye una gran cantidad de estrés y presión sobre nuestras tierras naturales, nuestros recursos naturales y sobre nosotros mismos. Entonces, quería presentar algunas ideas sobre cómo podemos manejar ese estrés y presión, porque la verdad es que no podemos detenerlo, pero podemos guiarlo y encontrar formas de enfrentarlo.

Conceptos como biomimetismo (el estudio de la naturaleza para encontrar mejores formas de vivir), y la simbiosis industrial (el arte de usar lo que de otra forma sería una pérdida de energía y darle un buen uso), son sólo algunas de las cosas sobre las que escribo. En cuanto al proceso, generalmente escribo mis textos muy temprano en la mañana, quizás alrededor de las 5 am durante dos o tres horas, luego hago otras cosas el resto del día. Disfruto escribiendo y sin dudas continuaré haciéndolo.

Estoy trabajando con un compañero ahora en una idea sobre un libro acerca de los “Héroes olvidados de la música”. Haciendo entrevistas con músicos que han desempeñado un papel importante, tal vez para un artista en solitario, o tal vez en una grabación en particular, pero que casi nadie sabe realmente qué papel desempeñan. Creo que es una buena idea y espero profundizar en ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *