Peg Leg Sam, de comediante a bluesman

Los ‘Medicine Shows’ o shows de medicina, populares principalmente entre 1850 y 1930 en los Estados Unidos, eran grupos itinerantes que presentaban actuaciones y entretenimientos intercalados con lanzamientos de ventas que ofrecían curas milagrosas, elíxires y otros productos diversos de naturaleza dudosa.

Los shows de medicina ambulante tenían vínculos estrechos con otras tendencias en ese momento en Estados Unidos, incluida la industria de la medicina patentada y las formas estáticas y de viaje de entretenimiento por etapas.

Como resultado, el espectáculo itinerante de medicina se erigía como una práctica estadounidense verdaderamente única que existió sólo por un breve tiempo en la historia, cuyo legado e influencias subsisten hasta hoy en una variedad de campos, incluyendo medicina, entretenimiento popular y mercadeo.

En ellos se podía escuchar a los merolicos pregonando:

¿Cuánto vale su salud, damas y caballeros? No tiene precio, ¿no? Bueno, amigos, un medio dólar es todo lo que se necesita para ponerte en el rosa. Así es, señoras y caballeros, por cincuenta centavos, Nature’s True Remedy tendrá éxito donde los médicos han fallado. Sólo la naturaleza puede sanar y tengo a la naturaleza aquí mismo en esta pequeña botella. Mi fórmula secreta, del propio laboratorio de Dios, la Tierra misma, curará el reumatismo, el cáncer, la diabetes, la calvicie, el mal aliento y la curvatura de la columna vertebral”.

Aunque el objetivo principal del show de medicina era vender productos y ganar dinero, también proporcionó entretenimiento a las masas rurales. El trabajo de los artistas intérpretes o ejecutantes era atraer multitudes y hacer que se sintieran en deuda con el espectáculo, aumentando la probabilidad de compras. El show de medicina utilizó formas populares de entretenimiento de la época y creó un ambiente de show de variedades, proporcionando una variedad de entretenimientos intercalados con la venta de medicamentos y productos para la salud.

Aunque no fueron tan respetados ni tan populares como los espectáculos de los teatros de las grandes ciudades, los shows de medicina mostraban pura diversión y entretenimiento a grandes multitudes en todo el país. Siempre se debe tener en cuenta que los shows de medicina, a diferencia del vodevil o la juglaría, siempre tuvieron la intención de vender productos. El entretenimiento fue solo el Ballyhoo, la forma de atraer a una multitud y aumentar las ventas.

Formando parte de los shows de medicina se encontraba un grupo de músicos de Blues al que pertenecía un hombre llamado Arthur Jackson, mejor conocido en la escena musical como “Peg Leg Sam”. Arthur Jackson nació en una granja cerca de Jonesville, Carolina del Sur, en 1911, y creció compartiendo una cabaña de troncos de una sola habitación con sus padres y cinco hermanos. A la edad de diez años, Jackson comenzó a huir de su hogar, se iba a Canadá o Nueva Inglaterra en los veranos y a California o Florida cuando el clima se volvió frío, haciendo trabajos extraños tales como cosechar papas en Maine, cortando caña en Florida, predicando en Maryland, trabajando en un barco en el Caribe o incluso cumpliendo condena en un reformatorio o en una granja de prisioneros de Georgia.

En una de esas jornadas de trabajo escuchó a lo lejos el silbato de un tren y decidió ir a buscarlo. Fue así como comenzó su vida de vagabundo, trabajando en diferentes oficios. Cuando tenía 19 años, hambriento y somnoliento, cayó del tren en el que viajaba y éste la pasó por encima de una de sus piernas, cortándosela de un tajo. Una vez recuperado, Jackson no vio problema en amarrar una estaca de madera en su pierna para poder caminar, de ahí su apodo “Peg Leg”, Pata de palo.

Jackson comenzó a tocar la armónica cuando era niño, aprendió mucho de músicos locales, sobre todo de un músico llamado Elmon “Keg-Shorty” Bell en Atlanta. En 1922 vio por primera vez al guitarrista de Spartanburg “Pink” Anderson, que estaba tocando en el show de medicina del Dr. Frank “Smiley” Kerr donde Jackson comenzó a trabajar en shows de medicina, que eran una forma popular de entretenimiento en el sur de la pequeña ciudad donde vivía donde un “doctor” con un suministro de jabón maravilla, linimento de aceite de serpiente y tónicos contrataría músicos y cómicos (generalmente de cinco a diez) para reunir multitudes en subastas de tabaco y ferias del condado.

A veces incluso “arrastraban las calles”, reunían a una multitud con su juego, y llevaban a la gente al espectáculo, donde la música, las rutinas de comics y el baile alternaban con el discurso de venta. Durante una de estas itinerancias vino otro acontecimiento que lo marcó, literalmente hablando: intervino en la pelea entre un hombre y su esposa, y la mujer lo golpeó en el rostro con una botella dejándole una gran herida desde la oreja hasta los labios. La curación hizo que Peg Leg Sam perdiera buena parte de la piel de su mejilla por lo que su pómulo derecho quedó “macabramente” sobresalido.

Sabiendo el calendario de las ferias, Peg y un señor que se hacía llamar Chief Thundercloud comenzaron a viajar regularmente juntos, de un lado a otro en una camioneta cargada de productos para la venta. En cada ciudad rutinariamente obtenían el permiso del jefe de policía y del superintendente de ferias y se establecieron en un lugar estratégico dentro del recinto ferial, manteniéndose a una distancia discreta de la mitad de camino, pero cerca del camino que conduce a la entrada.

Su escenario, una plataforma de madera un poco más grande que una mesa de juego, estaba unido a la parte trasera de la camioneta. Una gran sombrilla de playa inclinada lo superó. La iluminación provenía de una cadena de bombillas sobre ellos. En el desempeño, utilizaron un micrófono en el cuello y un sistema de amplificación poco cooperativo. Los preparativos de Peg incluyeron mojar su armónica en un vaso de agua y su garganta con ginebra de menta.

Después del anochecer, cuando la gente comenzaba a pasar a la deriva, subía al escenario y comenzaba su actuación con una actuación larga y brillante de “John Henry” garantizada para atraer a la multitud. Esto conducía a una rutina cómica con Chief Thundercloud. Eventualmente, Chief Thundercloud sacaba una serpiente de cascabel hecha jirones pero de aspecto feroz y comenzaba su venta de botellas de “Rey Lindero de la pradera”, un fluido color de rosa elaborado con trementina, aceites de mostaza, clavo de olor y eucalipto, aceite de pino, salicilato de metilo y queroseno.

Durante las ventas, el jefe entregó las botellas una a la vez a Peg, quien las llevó a la multitud, cambiándolas por los billetes de dólar de los clientes, cantando “¡So-oo-ld, Chief!” en cada venta. Cuando la multitud no compraba más, Thundercloud empacaba las botellas restantes, y Peg se iba detrás de algunas de las tiendas para que los admiraran.

La actuación de la noche duraba aproximadamente dos horas, tenía una rutina establecida. Los hombres daban dos shows, cada uno con un paquete diferente de canciones y bromas y cada temporada seguida de la venta de nuevos productos, como “medicina de maíz” o “ese famoso y antiguo compuesto de verduras de la India” garantizado para “aflojar toda la suciedad, la grasa, la mugre, la inmundicia y la corrupción “.

Peg parecía unificar cada una de sus rutinas al puntuarla con un estribillo diferente: “¡Pasan cosas divertidas en este mundo!” o “¡Me enojó tanto que pude comer pollo frito!” o “¡Sí, nació por mala suerte!” Cada acto presentaba a Peg en una actuación de bravura, como su “John Henry” o “Fox Chase” o – el clímax de la noche – su baile imitando el aleteo convulsivo de un viejo”.

Los viajes de Jackson y su relación con grupos de espectáculos de medicina lo pusieron en contacto con otros músicos seculares negros, especialmente en el sudeste. Sus dos amigos más cercanos fueron “Pink” Anderson y su amigo de la infancia Henry “Rufe” Johnson. Peg también conoció a Blind Boy Fuller, Blind Willie Walker, Brownie McGhee y De Ford Bailey, y tocó con Jesse Lawson, Jack Hemphill, Arthur “Slim” Thomas, McKinley Ellis, “Peg” Bates y otros bluesmen, pero Peg Leg Sam casi nunca tocó blues.

Estaba acostumbrado a tocar piezas más ligeras y diversas para la multitud de espectáculos de medicina. Además, era un intérprete de armónica, al alternar entre frases vocales e instrumentales, caía de manera más natural en formas binarias que en las estructuras de sintonía de tres frases alentadas por la secuencia de cordal en la guitarra de blues.

En cualquier caso, Peg tenía un amplio repertorio. Algunas de sus canciones eran baladas en blanco y negro (“John Henry” y “Froggie Went A-Courting”). Otros eran piezas de doble sentido como “Greens greens”. Su “Puerta de atrás” aparentemente recogida de grabaciones de la década de 1930. “Hand Me Down” contiene estrofas que deben derivar de shows de minstrel antebellum: “Mi antigua señora me prometió, / ‘Hijo, cuando muera, te voy a liberar’. / Vivió tanto tiempo que su cabeza quedó calva”.

Sus rutinas y chistes hablados eran, sin duda, una acción común en el comercio para artistas de shows de medicina, un conjunto de frases ingeniosas, réplicas de fuego cruzado, rutinas de slapstick, y recitaciones y brindis ya de éxito comprobado en el show de minstrel y vaudeville. El material del programa de medicina de Sam, sin embargo, es solo una fracción de su repertorio de canciones y cuentos populares.

A fines de la década de 1950, los shows de medicina desaparecían rápidamente de la escena, y los de ellos se redujeron mucho en comparación con los de antes. Chief Thundercloud mismo había dirigido una vez un grupo compuesto por tres o cuatro comediantes principales, dos hombres, dos bailarines, dos cantantes de blues, y una banda con seis o siete músicos, pero terminaron viajando sólo con el guitarrista Pink Anderson. Sólo ellos dos se presentaron cuando se hizo una grabación de sonido y una cinta de video de su show en Pittsboro, Carolina del Norte, en 1972.

Jackson se retiró de la carretera después de la muerte de Chief Thundercloud en 1973.  Dos coleccionistas de blues, Bruce Bastin (de Flyright Records) y Pete Lowry (de Trix Records), se habían encontrado con Peg Leg Sam mientras visitaban a “Baby” Tate en 1970. Comenzaron a emitir grabaciones de su música y lo introdujeron en el circuito de la universidad y el festival, primero en UNC y la Universidad de Duke, luego en Filadelfia, Wolftrap, Boston y Washington, en el National Folk Life Festival. A pesar de que Jackson sufrió un derrame cerebral continuaba apareciendo ocasionalmente como profesional. Peg Leg Sam se retiró de la música en 1973 y murió en Jonesville entre octubre y noviembre de 1977 a la edad de sesenta y cinco años.

El propio Jackson parecía estar muy orgulloso de su habilidad en la armónica: “Conocí a un montón de buenos armonicistas, pero me tenían miedo cuando llegué a la ciudad. “Era un tipo joven y podía tocar dos armónicas, una en mi boca y otra en mi nariz“.  Fue un maestro del tono vocal e instrumental, así como en el fraseo. Jackson también mostró una gran individualidad y libertad en la remodelación de piezas más antiguas. Su “John Henry” se muestra como una versión bastante original de la balada, pero se pierde en medio de intrincadas imitaciones de trenes y demostraciones de la capacidad de Peg de tocar la armónica por la nariz y las manos y soltar el instrumento y atrapar sin perder el ritmo de la canción.

Sus dos grabaciones de “Back Door” y Trix comparten algunas más allá de sus estrofas de apertura. Peg incluso estampa “Froggie fue a cortejar” con su firma en sus versos finales. Por el contrario, en su narración oral realiza una interpretación artística de relatos parejos de sus propias experiencias: establecer escenas, imitar voces, puntuar los relatos con sus estribillos de medicina (“¡Suceden cosas divertidas en este mundo!”) y sin duda inventar libremente episodios grotescos.

Peg Leg Sam fue un artista abierto a todo tipo de sonidos gracias a los viajes realizados en los shows de medicina pues siempre tenía que estar atento a la música que se escuchaba en el pueblo que visitaban para así garantizar la afluencia de público al espectáculo.

En la cinta francesa “Amélie” hay un extracto del documental “Born For Hard Luck”, si se fijan bien encontrarán a Peg Leg Sam bailando en su pata de palo.

Peg Leg Sam – Born for hard luck

Arthur Jackson “Peg Leg Sam”, fue sin duda alguna, un artista en toda la extensión de la palabra. Fue comediante, actor y músico en donde destacó de una manera extraordinaria, fuera de lo comercial del género musical del Blues, que vale la pena reconocer como una verdadera leyenda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *