Billy F Gibbons: The Big Bad Blues

Billy Gibbons el guitarrista de ZZ Top, al igual que Stevie Ray Vaughan, es sin duda uno de los mejores guitarristas de blues-rock que haya surgido de Texas. Nació el 16 de diciembre de 1949 en Houston, creció en un hogar al que les agradaban los sonidos clásicos y country, pero al descubrir a Elvis Presley en el Show de Ed Sullivan, quedó paralizado por el rock & roll. No pasó mucho tiempo antes de que descubriera a otro de sus pioneros, a Little Richard, y al bluesmen, Jimmy Reed a través de una estación de radio local.

Poco después de recibir una guitarra eléctrica Gibson Melody Maker y un amplificador Fender Champ para Navidad en 1963, Gibbons comenzó a emular a sus héroes, formando su primera banda cuando tenía 14 años, The Saints. Posteriormente, a mediados de los 60, se unió a un grupo llamado Coachmen, que se especializó en sonidos más psicodélicos, inspirados en personajes como Jefferson Airplane, Jimi Hendrix y el grupo local de Texas, 13th Floor Elevators. La banda de Gibbons finalmente cambió su nombre a Moving Sidewalks, publicando en 1968 el álbum, Flash. Cuando los Moving Sidewalks se separaron en 1969, Gibbons buscó formar una banda más estable, basada en el boogie/blues-rock, y después de encontrarse con un par de texanos, el bajista Dusty Hill y el baterista Frank Beard, fue como nació ZZ Top.

El poderoso trío avanzó lenta pero firmemente a la consolidación, en gran parte debido a la sabrosa interpretación de la guitarra de Gibbons y sus riffs poderosos (especialmente mostrado en piezas tan famosas como La Grange, y Tush). En el transcurso de cinco álbumes en un período de seis años (el de debut homónimo de 1970: ZZTop, Rio Grande Mud de 1972, Tres Hombres de 1973, Fandango de 1975 y Tejas de 1976). ZZ Top se convirtió en una de las principales bandas de rock del país antes de tomarse un descanso de tres años. Cuando regresaron, el clima musical había cambiado considerablemente, y optaron por cambiar con los tiempos, ya que un sonido electrónico más moderno se fusionó con sus raíces blues-rock en álbumes como Deguello de 1979 y El Loco de 1981. Pero con el lanzamiento del Eliminator de 1983, el nuevo enfoque se unió para el grupo, mientras que Gibbons y Hill se encontraron con un truco que se asociaría para siempre con el grupo: barbas largas y fibrosas que crecían hasta sus pechos. También se hicieron famosos por su variedad de guitarras especiales y extravagantes, que se exhibían siempre en sus videos.

Pero la nueva dirección comercial del trío causó cierto desconsuelo entre los fanáticos de toda la vida, y para mediados de los 90, los nuevos álbumes de ZZ Top no se vendieron tan bien como los anteriores, aunque su gran y leal público seguía acudiendo a sus shows. Después del álbum Mescalero de 2003, se separaron de RCA y tardaron casi una década en lanzar un nuevo álbum, en 2012, La Futura. Gibbons siguió rápidamente ese álbum con su primer proyecto en solitario, el Perfectamundo con un cierto acento cubano, donde fue apoyado por un grupo llamado BFG. Este álbum apareció en noviembre de 2015. Billy Gibbons, publicó el pasado 21 de septiembre un nuevo disco en solitario, The Big Bad Blues. Ha sido coproducido por él y Joe Hardy y en sus once canciones cuenta con el acompañamiento de una banda integrada por Hardy al bajo, Matt Sorum y Greg Morrow en la batería, Mike “The Drifter” Flanigin en los teclados y James Harmon en la armónica.

Lista de canciones: 1. Missin’ Yo’ Kissin’; 2. My Baby She Rocks; 3. Second Line; 4. Standing Around Crying; 5. Let The Left Hand Know…; 6. Bring It To Jerome; 7. That’s What She Said; 8. Mo’ Slower Blues; 9. Hollywood 151; 10. Rollin’ and Tumblin’; 11. Crackin’ Up.

Missin’ Yo’ Kissin’, no es más que el clásico riff de boogie al estilo de John Lee Hooker y que hiciera un éxito en su tema La Grange con la banda de su vida, ZZ Top. Aquí abriendo la obra, con la crudeza y fuerza característica de aquella banda, pero actualizada de cierta forma entre otras cosas con la genial adición de la armónica de James Harman. My Baby She Rocks, un rasposo blues rock sin complicaciones, pero sumamente exquisito. Second Line, otra pieza altamente bluesera, de nuevo predominando la sencillez y el carisma en la interpretación. Standing Around Crying, es una versión espectacular y muy cuidada de un slow blues original de Muddy Waters. Let The Left Hand Know, agradable ritmo rocanrolero llevado a buenos términos blueseros.

Bring It To Jerome, buen tema bluesero sin duda, refiriéndose a Jerome Green pilar de Chess Records y que tocaba las maracas en las piezas de Bo Diddley. That’s What She Said, ritmo pesado y pastoso en este rock blues que exige lucimiento de nuevo para la armónica. Mo’ Slower Blues, genial forma de tratar un blues lento por parte de Gibbons. Hollywood 151, un blues estilo Chicago, pero con ese sonido crudo y crujiente de su característica guitarra. Rollin’ and Tumblin’, insuperable interpretación a un clásico, de lo mejor del disco. Crackin’ Up, un rocanrolito original de Bo Diddley cierra este admirable disco, que no tiene nada de malo y es digno de colección.

Billy F Gibbons – Missin’ Yo’ Kissin’ (Lyric Video)

 

Billy F Gibbons – Rollin’ and Tumblin’ (Lyric Video)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *