Cary Morin: el Blues del Gran Espíritu

El galardonado cantante y compositor de blues/roots Cary Morin lanzó su nuevo álbum, When I Rise, en el sello Maple Street Music. El sexto lanzamiento de Morin sigue viento en popa con una gira internacional por Estados Unidos y Europa. La docena de pistas del nuevo álbum incluye 10 originales, más la versión de Morin a la canción de Jerry Garcia/Robert Hunter, Dire Wolf, y una versión hermosa del clásico de Duane Allman, Little Martha.

Morin, nacido en Billings, Montana, pasó la mayor parte de su juventud en Great Falls, donde sobresalió elegiendo tocar estándares de guitarra en las reuniones del vecindario, antes de mudarse al norte de Colorado. Allí, su carrera musical comenzó a funcionar con The Atoll, una banda que fundó en 1989 y que realizó giras a nivel nacional, ganando muchos seguidores.

Su experiencia en el escenario también incluye a Tribe at the Celebrity Theatre en Phoenix, y como co-autor de Turtle Island, una producción de 50 miembros que tocó durante dos años consecutivos con localidades agotadas en el norte de Colorado. Con los Red Willow Dancers, fue invitado por los internacionalmente reconocidos Kodo Drummers, actuando en su Festival de Primavera de 1998 y en fechas adicionales en Japón. Ha producido y tocado en más de 18 grabaciones y ha realizado giras por todo el territorio de los Estados Unidos, además de Japón y Europa.

Cary ha ganado numerosos premios por su trabajo, particularmente por su lanzamiento de 2017, Cradle to the Grave.

Por ejemplo, recibió el Premio de Música Independiente 2018 al Mejor CD de Blues por Cradle to the Grave. Premio en el Concurso Internacional de Composición de Canciones 2018. Premios de Música Indígena 2017 al mejor CD de Blues por Cradle to the Grave. Nominado a los Premios de Música Indígena 2015 pare el Mejor Álbum de Folk, Tiny Town. Nominado a los Premios de Música Indígena 2014 para Artista Aborigen del Año, 2013 y 2014. Premio a la Trayectoria Lifetime 2013 de la Fort Collins Music Association (FoCoMA) y ganador de la Encuesta favorita de los fanáticos de Colorado en la categoría de Blues por su segundo lanzamiento en solitario, Streamline; entre otros.

La entrevista.

Mike. ¿Qué has aprendido de la ‘Roots music’ y su cultura? ¿Qué significa el Blues para ti?

Cary. ¡La música es difícil! Requiere práctica continua y creatividad. Tengo que esforzarme al tocar en casa, pero una vez que empiezo, simplemente no puedo parar. Repito canciones que creo que necesito seguir practicando o canciones que creo que deben cambiar. Durante ese proceso tropiezo con cosas que nunca toqué y luego comienza a desarrollarse una nueva canción. Hay otras cosas en mi vida que tienen el mismo proceso, cosas en las que necesito trabajar e intentar mejorar.

La música de blues no significa para mí una lucha o un dolor. Lucho con las cosas en mi vida, todos lo hacemos, ¿verdad? La música de blues siempre ha sido parte de mi vida, aunque no siempre me di cuenta. Cuando era niño aprendiendo a tocar música comencé con el piano. A esa edad, no me di cuenta de que había diferentes géneros. Para mí, todo era sólo música. Las cosas que elegí para tocar por mi cuenta fueron canciones que nacieron de la música blues. A menudo eran canciones de rock tocadas por bandas populares de la época, que tocaban melodías de blues. Cuando empecé a tocar la guitarra, me atraía la música de blues que estaba disfrazada de rock. Me encantó la música de Nueva Orleans, pero ni siquiera sabía dónde estaba Nueva Orleans.

Crecí aislado de las fuentes de todo tipo de buena música. Montana en los años 70 era para mí, un lugar remoto. Puede que no haya sido para algunos de mis amigos que viajaron o tenían familiares en lugares lejanos, ese no fue el caso para mí. Rara vez salíamos del estado y cuando lo hacíamos nos íbamos a Canadá o quizás a un estado cercano. Por supuesto que no había internet y había muy poca televisión, sólo radio pop. ¡Mucha música country clásica! Los álbumes que me presentaron fueron de amigos, muchos de los cuales fueron influenciados por la música de hermanos mayores.

Básicamente crecí en una pecera, y mi educación siempre se ha reflejado en mi música. Lo que vi en “Hee Haw” y “El concierto de rock de Don Kershner” es algo que aún considero genial. Escuché música clásica y mucho bluegrass, compré todos los álbumes de George Benson que pude tener en mis manos. No fue hasta que me gradué de la escuela secundaria y me mudé a Colorado que empecé a descubrir música de todo el mundo. Exploré bluegrass y jazz, reggae y world beat, rock y funk. Gran parte de la música que me interesaba era y es un “niño” de (o nacido) del blues. La música espiritual también ha encontrado su camino en mi vida. Ahora me regocijo con la música blues porque es un recuerdo maravilloso del viaje de mi vida.

Mike. ¿Cómo se describe el sonido y el repertorio de Cary Morin? ¿Qué caracteriza su filosofía musical?

Cary. Mi sonido es el producto de todos los músicos con los que he tenido el placer de trabajar o escuchar. Toqué en una banda de baile durante años y viajábamos mucho por el Medio Oeste. Parábamos en tiendas de CD y compramos cosas que nunca habíamos escuchado. Escuchábamos estas cosas en el camino, y la colección crecía y crecía. Por la noche, cuando subía al escenario, todo lo que escuchábamos mientras viajábamos empezaba a salir de mi guitarra.

Aprendí a tocar de oído cuando era niño y nunca me he detenido. Escucho cosas y no puedo dejar de escucharlas. Cuando conseguí un trabajo tocando la guitarra para un trío de blues acústico (Pura Fe Trio) comencé el mismo proceso de escuchar música entre los shows. Todo era nuevo para mí. Blues basado en acústico. ¡Estaba completamente enganchado!

Estaba tan enganchado que no podía dejar de tocar. Cuando llegábamos al hotel, empezaba a tocar. Cuando llegaba a casa, tocaba y tocaba. Finalmente, todo eso dejó de ser un reflejo de lo que había estado escuchando y se convirtió en mí. Me encanta estar en el escenario y explorar. Me encanta estar en el momento. Toqué cosas en el escenario que no puedo recordar al día siguiente y se han ido para siempre. Me encanta eso de la música y de las presentaciones, a veces escuchas algo que nunca volverá a suceder. Me esfuerzo por esos momentos.

 

Mike. ¿Cuáles son algunas de las lecciones más importantes que has aprendido de los caminos en la industria de la música y de los circuitos?

Cary. No te rindas. He aprendido mucho de otros artistas y sólo estoy activo tocando shows en vivo y grabando. He intentado cambiar con la industria y seguir aprendiendo cosas nuevas para ayudar a sacar música y seguir mejorando mi show en vivo. Otras cosas que no hice cuando era más joven era escribir y grabar con la mayor frecuencia posible. Nunca solía practicar en casa, algo que hago a menudo ahora. Pensé que estaba tocando tanto que no necesitaba hacerlo, estaba equivocado. Nunca pensé que calentar antes de los shows fuera importante, ahora que si puedo tocar de 1 a 3 horas en un show lo hago, en lugar de calentarme antes frente a una multitud.

Mike. ¿Cuáles fueron los motivos por los que comenzaste las investigaciones y experimentos con Grateful Dead y Duane Allman?

Cary. Esto es algo que hago en todos mis lanzamientos. Hice un cover de Dead en un primer CD como solista, (Tennessee Jed) y me llamó la atención para mis shows en vivo y para incluirlo en el CD. Siento que atrae a la gente a los espectáculos y le presenta a la gente mi música que de otro modo no me habría encontrado. Seguiré explorando esta idea. También me gusta mucho la música de Jerry García. He escuchado las grabaciones de The Grateful Dead desde que era un niño. Little Martha en realidad fue algo que aprendí de Leo Kottke, originalmente. Lo mezclé un poco con la versión de Pierre Bensusan de The Last Pint.

Mike. ¿Cómo describes la lista de canciones y el sonido de “When I Rise”? ¿De dónde viene tu impulso creativo?

Cary. Las canciones de “When I Rise” son una combinación de mi método típico con algunas canciones diferentes. Mi método de escritura habitual es bastante simple, tengo una idea, la escribo, le pongo la música y luego dedico un tiempo a perfeccionarla. Hice eso en algunas de las canciones del disco, pero las canciones que dieron forma al CD provienen de escuchar música, mucha música. Me inspiré en la colección de los Lomax, en particular en una compilación titulada Negro Prison Songs From The Mississippi State Penitentiary. Creo que escuché esto por primera vez en Italia, pero me impresiona su simplicidad y la profundidad de la música. Eventualmente armé grabaciones de preproducción con estas grabaciones en mente.

Este CD también fue influenciado por un puñado de canciones que había escrito con una banda en mente y no podía escucharlas interpretadas de otra manera. Reclutamos la ayuda de nuestro amigo Kim Stone (Spyro Gyra, The Rippingtons), para producir las pistas de la banda y grabamos esas canciones en un estudio diferente. Tener estas pocas canciones de “banda” en el proyecto cambia un poco el CD, pero nos habíamos propuesto grabar un CD que no se parece a mis 4 anteriores. Intenté intencionalmente crear canciones que estén fuera de la norma de lo que he estado haciendo durante los últimos dos años. Creo que hemos logrado eso.

Mi plan para hacer un CD es cada vez más complicado. He hecho grabaciones de preproducción para proyectos con otros artistas en el pasado, pero nunca tengo mucho para mis CDs hasta ahora. Estoy acostumbrado a sacar CDs de interpretación acústica en solitario, sin perder tanto tiempo pensando en cómo se ejecutarán las canciones. Solía ​​ir al estudio y grabar una canción 10 o más veces y elegir lo que pensé que era la mejor toma. Ahora trato de hacer todo eso antes de aparecer en el estudio. Esto es probablemente algo que todos los demás hacen, ¿verdad? Algunas de las canciones, hice suficientes versiones caseras de la canción para hacer que aparezca en el CD. Ahora cuando estoy en casa me pongo a grabar canciones todo el tiempo.

Mike. ¿Con quién has tenido las experiencias más importantes? ¿Cuál fue el mejor consejo que alguien te haya dado?

Cary. Mi amistad con Pure Fé me ha enseñado mucho cómo cantar y hacer giras. Fue un placer sentarme a su lado durante un par de años y verla actuar. Ella me animó a escribir canciones y sigo beneficiándome de su ejemplo. Ella también ha sido una gran amiga y estoy agradecido por eso. Conocer a David Bromberg y a su familia ha sido genial.

Siempre es emocionante conocer a un héroe de la infancia. Esto va a sonar cursi, pero me temo que es verdad: mi esposa Celeste ha sido mi mejor maestra. Inmediatamente se convirtió en mi mánager, me limpió, me ayudó a ser mejor intérprete, me ayudó a hacer mejores grabaciones, Y salimos de gira juntos. No podría hacer lo que hago sin ella.

 

Mike. Si pudieras cambiar una cosa en el mundo de la música y que pudiera convertirse en una realidad, ¿qué sería eso?

Cary. Si pudiera renunciar a mi varita mágica y conseguir que les pagáran a los músicos de todo el mundo por descargas digitales y por tocar su música en línea, eso sería lo que haría. Algunos de mis amigos tienen millones de oyentes y ganan una fracción de un centavo por descarga. Eso hace que nos sea difícil pagar la hipoteca.

Mike. ¿Qué te ha hecho reír y qué te ha conmovido (emocionalmente) de tus giras por todo el mundo (Europa, Japón, Estados Unidos)?

Cary. Siempre es bueno ver a alguien en un show que te conoce por tus grabaciones y que te ve en vivo por primera vez. Esto ocurre muy a menudo en los Estados Unidos y en Europa. Me hace feliz que podamos conectarnos a través de la música. ¿Qué me ha hecho reír? Estaba tocando en Suecia una vez y visité a la multitud después del show. Una persona me sonrió y me dijo “Pareces un niño“. Estoy seguro de que el comentario sonaba mucho mejor en el idioma de esa persona, pero en inglés me hizo sonreír durante mucho tiempo.

Mike. ¿Consideras que la Roots music es un género musical específico y un movimiento artístico o crees que es un estado de ánimo?

Cary. Esto es algo con lo que he luchado toda mi vida. Cuando era niño no entendía que había tantos géneros musicales. En ese momento, escuchaba una canción, me gustaba, era música agradable. Todavía siento algo de esto hoy. De niño disfruté algunas canciones de rock que, si las escucho ahora, sé de dónde proceden musicalmente y consideraría muchas de ellas canciones de blues, algunas canciones de country, algunas canciones populares y algunas de ellas una combinación de todas.

Esto me ha dificultado para hacer una versión y mantenerla dentro de los límites de género que me han asignado como intérprete. Estoy mejorando, pero eso se puede atribuir al tiempo que he pasado grabando en casa. Deberías escuchar lo que estoy grabando ahora, ¡está en todo el mapa! En cuanto a la música de “raíces”, creo que es un apodo para toda la música que se basa o “arraiga” en las formas tradicionales de la música acústica. Es una “categoría” bastante amplia, por falta de una palabra mejor.

Mike. ¿Cómo ha influido tu herencia nativa norteamericana en tus puntos de vista acerca del mundo en los viajes que has realizado?

Cary. Cuando nací en los años 60, mi padre estaba en la Fuerza Aérea, así que viajábamos un poco. Siendo un niño pequeño crecí en las bases de la Fuerza Aérea, y estábamos rodeados de familias de todos los ámbitos de la vida. Mis amigos eran nativos de Alaska, filipinos, gente del sur, gente de todas partes. Durante esos años no sabía de discriminación ni de odio, las personas eran personas. Mi herencia nativa es única y las raíces de mi familia están en Montana. Crecí escuchando historias de mis padres y de mis abuelos, escuchando música y lenguaje tradicionales, pero cuando pasé la infancia en la Crow Reservation, nunca regresé allí.

Mi padre creció en un momento difícil, y creo que quería algo diferente para su familia. Cuando yo era un adolescente, él compró una casa y nos mudamos a unas 10 millas de la pequeña ciudad de Great Falls. De repente fui una minoría. Eso tuvo un gran impacto en mi visión del mundo. En la escuela no tenía amigos nativos y pasaba mucho tiempo tocando la guitarra o el piano. La guitarra se convirtió en una gran parte de mi vida. Yo literalmente me quedaba dormido en la noche tocando la guitarra. Si no estaba tocando, escuchaba algo en un tocadiscos.

Mi herencia como Crow siempre estuvo allí conmigo, pero se hizo aún más importante cuando tuve mi propia familia. Comencé a bailar en Powwows otra vez y enseñé a mis hijos todo lo posible sobre su herencia. Se convirtió en un foco en mi vida. Mi primera composición se centró en mi herencia y sigue influyendo en mí, pero no siempre es evidente en mis letras. En todo caso, he aprendido que el patrimonio es extremadamente importante. La gente necesita tener una historia y patria.

Sin embargo, en el contexto del mundo más amplio, la raza/la etnicidad no debe ser un inhibidor de la autoestima u oportunidad. Haile Selassie lo dijo mejor “el color de la piel de un hombre no tiene más importancia que el color de sus ojos“. Mis canciones están influenciadas por mi experiencia de vida, pero no exclusivamente, mi herencia nativa.

Mike. ¿Tienes algún recuerdo de conciertos, jams, y sesiones de estudio que te gustaría compartir con nosotros?

Cary. Viajé por años con la banda de baile. Tocamos en festivales, colegios y bares en el medio oeste. Muchas veces tocábamos en shows con bandas que estaban con el mismo agente que nosotros. Siempre fue divertido ver lo que hacían otras bandas en el escenario. Me gustaba recoger pequeñas cosas aquí y allá, aprendí a estar frente a una audiencia. A veces tocábamos al final y otras primero, cada show era un poco diferente. Un propietario de un bar nos describió como “la mejor banda que nunca hayas escuchado“. ¡Era un lugar difícil para estar! A veces abríamos shows en clubes llenos y el chico del sonido nos prestaba atención hasta que comenzábamos a tocar, y se daba cuenta de lo que realmente podíamos tocar. Hicimos algunos shows abriendo en la oscuridad, ¡ya que los actos de apertura no siempre reciben respeto!

Estábamos programados para tocar en un festival universitario en Illinois en algún momento a principios de los 90. Ese día llovió como de locos y el show se movió hacia dentro. Dentro resultaba ser como la cafetería, pero era un McDonalds. Afortunadamente, las cosas divertidas para nosotros sucedieron fuera del escenario.

 

Mike. ¿Qué es lo que más extrañas hoy en día de la música del pasado? ¿Cuáles son tus esperanzas y temores para el futuro de la música?

Cary. ¿Qué extraño? ¡No mucho! Durante los años 80, las bandas encontraron difícil resistirse a los avances de la tecnología. De repente hubo todo tipo de efectos geniales y sonidos de teclados que dominaron las grabaciones y los shows. Las grabadoras de cinta se pusieron en un armario y las computadoras se convirtieron en el estudio.

Volver a la grabación en vivo fue un gran paso para mí. La primera vez que hice un álbum que no tenía varias pistas, fue un gran paso en la dirección correcta. Los discos que amaba cuando era niño eran discos que no se grabaron en un estudio, sino que se grabaron en vivo. Así es como lo hacemos ahora, y no lo haría de otra manera. Lo que hago y grabo en el estudio, es lo que hago en el escenario.

Creo que es hermoso lo que hacen los nuevos músicos con las herramientas tecnológicas con las que han crecido, aunque actualmente no es mi estilo. Tal vez un tipo que esté parado en el escenario con un instrumento de madera sea algo que se verá menos en el futuro, pero si hace que ese tipo sea insuperable, ¡estoy a favor! Ahora tengo una guitarra, una DI y, a veces, un amplificador en el escenario. La vida es real cuando es simple.

Mike. ¿Cuáles son las líneas que conectan el legado de blues con las otras grandes tradiciones musicales de Norteamérica y más allá?

Cary. La emoción humana es la raíz de la canción y, al final, el resultado de la canción. Como miembro de la audiencia, quiero ser movido por una actuación. Quiero una canción para llorar, o evocar algún tipo de emoción. He visto a los artistas llorar en el escenario y me ha pasado. Hubo algunas canciones que ya no podía hacer porque me emocionaban demasiado. En la mayoría de las culturas hay canciones para cada ocasión. Del rock al góspel, el elemento que engancha al oyente es el compositor que abre al oyente a su mundo, o el intérprete que interpreta esa hermosa línea que viene de lo profundo. Comencé a escuchar el blues al principio de mi vida, pero no lo sentí hasta que fui al sur de los Estados Unidos. Tuve la oportunidad de compartir el escenario con artistas que crecieron con la música blues. Fue entonces cuando todo empezó a tener sentido para mí. Continuaré viajando y descubriré qué es lo que hace feliz o triste a la gente, o qué crea que ese momento que está ahí solo por una fracción de tiempo y que permanece para siempre en la memoria.

Mike. ¿Cuál es el impacto del Blues y de la Roots music en la cultura y en las implicaciones raciales, políticas y socioculturales?

Cary. Como estamos empezando a ver estos días, la disidencia es una parte crucial de una democracia saludable. Lo vimos pasar con los derechos civiles en Norteamérica y lo vimos pasar en la Plaza de Tiananmen. Siempre he esperado que un oyente escuche algo en una canción (ya sea mía o de cualquiera) que los aliente a investigar. Como músico, he aprendido cosas sobre la condición humana al aprender canciones. Leer el trabajo de los compositores ha tenido un gran efecto en mí y estoy seguro de los demás. Mi amor por el trabajo de Bob Dylan me inspiró a explorar sus canciones con más cuidado. Me inspiran las protestas en Standing Rock y me sorprende lo que somos capaces de hacer como individuos. Si una canción pudiera comenzar una revolución, tendría que ser una canción de gente como Woody Guthrie, Jimi Hendrix o Muddy Waters.

Mike. ¿Cuál ha sido el obstáculo más difícil de superar como persona y esto cómo te ha ayudado a convertirte en un mejor artista? ¿Cuál fue el mejor consejo que alguien te haya dado?

Cary. El miedo escénico fue muy grande para mí. No lo sentía tanto con las bandas, pero lo hice como solista. Mi esposa me ayudó con eso. Ella me animó a enfrentarlo y no dejar que me descontrole. En su consejo, comencé a pararme en el escenario en lugar de sentarme. De pie, todo cambió para mí, ahora siento que lo he vencido. No sé de dónde vino, pero como artista a partir de los 13 años, he luchado contra el miedo escénico en toda mi vida.

Por extraño que parezca, no solía practicar en casa en absoluto. Me sentaba y aprendía canciones, pero nunca me sentaba y tocaba. Hice un poco en la carretera con una guitarra acústica en la habitación del hotel, pero no lo suficiente. Cuando empecé a pensar en la guitarra acústica como mi próxima cosa, empecé a tocar mucho en casa.

Debo haber estado haciendo esto durante los últimos 20 años, pero toqué un poco en el escenario y pensé que estaba bien. Un manager me dijo una vez que las personas que no llegan a este negocio son las personas que se dan por vencidas. ¡Intento practicar más para seguir adelante!

Mike. Vamos a hacer un viaje en una máquina del tiempo, ¿dónde y por qué usted realmente desearía ir por un día entero?

Cary. Si pudiera ir a cualquier lugar para estar con mis antepasados, en un tiempo antes de que hubiera carreteras, líneas eléctricas, y cercas. Me gusta tratar de imaginar como debe haber sido. Cuando estamos de gira, no puedo evitar mirar el campo y se preguntan lo que debe haber sido en aquellos años.

Éramos cuatro muchachos conduciendo por todo el país en una camioneta llena de equipo. Tanto tiempo sentado en una camioneta con las mismas personas durante mucho tiempo tiende a cambiar a un chico.

Como solista, he sido muy afortunado de tocar en grandes escenarios en los Estados Unidos y Europa. Pero como el número de músicos en mi show se ha reducido a uno, he tenido que trabajar un poco más en el escenario. Intento vestirme un poco mejor, moverme un poco más y ser más que un tipo tocando una guitarra frente a un micrófono.

He pasado años aprendiendo a hacer un show tan bueno como pueda hacerlo. Tocar con bandas es relajante en comparación con tocar solo en algún festival. Viajar es lo que haces para que todo funcione, y resulta que de ahí vienen las canciones. Como lo hago ahora, ya sea en los Estados Unidos o en el extranjero. El tiempo que paso sentado en una camioneta o en un avión me enfoco en escribir música es mucho mayor que el tiempo que se pasa en el escenario. Esas horas producen el próximo CD o al menos, gran parte de él.

Una vez toqué en un club de striptease con la banda, algo que dudo que alguna vez tenga que hacerlo otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *