Chris Youlden: con sabor a clásico

Chris Youlden es mejor conocido por su período que tuvo como el cantante y compositor clave de Savoy Brown, en un cuarteto de álbumes que los llevó al éxito entre 1967 y 1970. En 1971, Youlden dejó la banda para buscar una carrera como solista, pero después de que publicó dos discos a mediados de los años setenta con London Records, y no obtuvieran ningún interés significativo por la crítica, se decayó y rara vez se presentó o grabó de nuevo.

Youlden fue presentado a Kim Simmonds por primera vez por Martin Stone, y fue Stone otra vez, en 1979, el que alentó a Youlden a regresar al escenario y unirse a él como vocalista principal. A una banda de blues casera (The OTs) que se estaba formando para una temporada de domingo por la noche en Dingwalls, en la ciudad de Camden en Londres. Los OT se presentaron ante audiencias repletas, con un desfile de luminarias británicas ahí; como Jo Anne Kelly, Phil May, Dick Taylor, Paul Jones, Jona Lewie, Wayne Kramer, Lew Lewis y Bill Hurley.

Cuando finalizó la temporada, una nueva versión de esa alineación se convirtió en The Slammers con Youlden como cantante durante algunas fechas, y aunque duraron poco, se reunieron en 1987 para una larga sesión de grabación de fin de semana en el estudio de un amigo en Surrey. Las sesiones arrojaron material para un álbum, incluido un tema nuevo original, «I Wanna Stay Alive», pero las cintas se apagaron. Otra sesión de fin de semana tuvo lugar en 1991 con Geraint Watkins uniéndose al piano y al órgano, pero nuevamente, las cintas fueron archivadas.

Lo último de Youlden, llamado Closing Time publicado en este 2018, es el resultado de esas sesiones. A pesar de una aparición en 2011 en el Festival de Glastonbury, Youlden ha estado fuera del circuito durante más de dos décadas desde entonces, sin embargo, su arte perdura. Los últimos años han visto el relanzamiento de esos cuatro discos seminales de Savoy Brown (Getting To The Point, A Step Further, Blue Matter y Raw Sienna), y muchas versiones de canciones de Youlden, interpretadas por artistas tan diversos como Tommy Castro, Bettye Lavette, Charlie Musselwhite, Mel Tillis, Ricky Scaggs, Jimmy Witherspoon, Foghat y David Lee Roth, entre otros.

«Estoy completamente sorprendido por el lanzamiento de estas grabaciones, especialmente por todos los involucrados en el álbum. Puede haber llegado tarde… pero nunca caducó», dice Youlden. «Es un pedazo de historia, que todavía, creo, sigue en pie hoy. Merece ser escuchado».

La entrevista

Chris. Primero, me gustaría decir: Feliz Año Nuevo 2019 a todos los fanáticos del blues en México, ¡gracias por su apoyo y amor por la música de blues!

Mike.  ¿Qué es lo que más extrañas hoy en día de la música y el sentimiento del pasado?

Chris. Oh, tantas cosas, supongo, por la edad que tengo. Todo el mundo está influenciado e identificado por la música de sus años cuando eran jóvenes. Pero para mí podría ser cualquier cantidad de cosas; una emoción definida, ritmo, patrones, sentimiento, el sentimiento musical. Pero, diría que es algo subjetivo.

Mike. Un gran cantante, pero también un gran cantautor. ¿Cómo describirías las características de tus canciones?

Chris. Pueden ser una serie de cosas. Hasta cierto punto, recurres a tus propias experiencias, ¿lo saben? Lo que piensas, cómo te sientes y tratas de poner todo eso en una canción en particular. Puede que no sea autobiográfico, si lo deseas, pero proyectas algo de eso en una canción. En otros casos, podrían ser simplemente cosas que veo a mi alrededor, personas, lo que hacen, la actitud que tienen, las experiencias que tienen, etc. Empiezo a visualizar una cierta situación humana. El hombre rompe con la mujer, va a un bar, se sienta, toma unos tragos, deja de pensar. Esa clase de cosas.

Mike. Skiffle, folk, roots, blues, ¿cuáles fueron las razones por las que el Reino Unido durante los años sesenta fue el centro del folk, y del estudio e investigación del blues?

Chris. Probablemente vino de una variedad de fuentes. Por un lado, tenías el poderoso rock and roll de los años cincuenta, la mayoría de los cuales no son de este país, tenías elementos de rock-blues y rock and roll y el resto estaba inspirado en el rhythm and blues. Y eso fue obviamente muy popular en Gran Bretaña. Además, desde otro punto de vista, siempre ha habido un jazz muy interesante y popular en el siglo XX en Gran Bretaña. Y a partir de ahí, porque en ese momento tenías jazz en el radio. Así que teníamos ciertos elementos de blues dentro de las tradiciones de jazz y folk. Y así es como todo se juntó, me imagino alrededor de los años sesenta, y de alguna manera despegó.

Mike. Tienes muchas experiencias en la industria de la música. ¿Qué has aprendido sobre ti mismo de la gente del blues y su cultura?

Chris. ¿En un sentido musical? Supongo que podría empezar diciendo que tuvieron un efecto inmediato en mí. Como cuando escuchas las piezas por primera vez, Dios mío, ¿qué es eso? Me quedé asombrado. Quizás tengo el blues, y está bien. Me conmovió musicalmente, por supuesto, pero realmente me llegó. Tuve la suerte de ver a algunas de estas personas, frente a mí, tuvieron un efecto en mí porque todos eran tan buenos, todos tenían algo. Solía haber en mis primeros años una agencia de conciertos llamada Lippmann + Rau. Cada año organizaban una serie de conciertos. Y fue genial, teníamos 8 tal vez 10 artistas y todos tocaban al menos tres canciones. Victoria Spivey, Little Brother Montgomery, y haciendo fila, Howlin’ Wolf, Muddy Waters, etc. Todos tenían algo en particular. Y, por supuesto, también tengo que poner allí a Owen Stars.

Mike. Me viene a la mente el proyecto en Greek Street, y Maxwell Street. Como artista con un nombre muy popular en los Estados Unidos, ¿puedes encontrar alguna diferencia entre los fans estadounidenses y los británicos o los europeos?

Chris. Todas las personas que dicen ser fans del blues, no creo que las tengan. Las personas a quienes realmente les gusta el blues generalmente tienen más en común que cualquier diferencia que puedan tener. Hubo una diferencia cuando comencé en los años sesenta. Las audiencias británicas eran mucho más tranquilas, mientras que las audiencias estadounidenses se ponían al frente y les gustaba que supieras que lo estaban disfrutando. No creo que ese sea el caso en estos días.

Mike. ¿Qué significa para ti la felicidad?

Chris. Esa es una buena pregunta. Significa muchas cosas. Una de ellas sería, estar sentado en el mar tocando la guitarra. Se trata de una de las mejores cosas que creo puedo hacer.

Mike. ¿Y cuál fue el mejor consejo que alguien te haya dado?

Chris. Como si hubiera sido uno. (riendo) Déjame pensar. Podría decir que me sorprendió un poco, no puedo pensar. Estoy tratando desesperadamente de pensar en algún tipo de viejo consejo o dicho, pero no puedo recordar uno. Pero obviamente me han dado buenos consejos a lo largo de los años.

Mike. ¿Cuáles son tus esperanzas y cuáles tus temores por el futuro del blues?

Chris. Bueno, obviamente, mi esperanza es que continúe. Y que siga siendo interesante a suficientes personas para que sobreviva como una forma de música. Y supongo que mis temores probablemente sean que no lo fuera. Y lo que podría ver eso es la tecnología moderna. Porque creo que, en gran medida, lo que sucede musicalmente es un resultado de la tecnología.

En el blues, por ejemplo, obviamente nunca tendríamos a ninguno de los grandes guitarristas, si Leon Fender no hubiera producido Fender Guitars y Jimmy Marshall no hubiera producido grandes amplificadores, de modo que la guitarra obtendría ese sonido en particular. Pero nunca se sabe si los más jóvenes captarían el blues y harían algo con él de manera electrónica, si lo desearan.

Mike. Hagamos un viaje en una máquina del tiempo ¿A dónde y por qué quisieras ir?

Chris. ¿A qué época te refieres? ¿A dónde iría? A nivel humano, dejando a un lado la música, interesándome por la arqueología, la prehistoria y todo lo que creo, preferiría volver a hace 40,000 años, y ver al hombre de Neanderthal primero, al Homo Sapiens y estar allí. En el plano musical, me gustaría volver a finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta, donde uno de mis héroes, Muddy Watters, la estaba haciendo. Hubiera sido bueno estar presente en ese período de tiempo e ir a un club para oir la música y ver como se estaba haciendo por primera vez. Otra época sería en los años 1920-1930. Me gustaría haber visto a personas como Blind Lemon Jefferson o Blind Boy Fuller, soy un fan de su música.

Mike. Han pasado muchos años sin un nuevo álbum y el reciente incluye sesiones de los ’87 y ’91. ¿Cómo es que no tienes algo nuevo grabado?

Chris. Bueno, fue así como ocurrió todo. The Diners se reunieron en Mountain Mills Poor Riley, el productor e ingeniero, y el bajista pensaron que podía hacer algo con ellos, el sonido es aceptable. Y, en particular, ambos estaban entusiasmados con la única canción original que hicimos. Así que fue solo el deseo de ellos, y yo pensé que lo haríamos y, por supuesto, se pusieron en contacto conmigo y con las otras personas involucradas y les preguntaron si estarían interesados. Así sucedió. Tenía los tipos que él quería. y una vez más se dio cuenta de que podría haber algo allí, y los quería para su sello, todo salió de allí, por así decirlo.

Mike. ¿Cuál es el impacto en su generación, de la música de blues-rock en las implicaciones socioculturales?

Chris. Creo que probablemente fue parte de un cambio más amplio, que de hecho había estado ocurriendo en Gran Bretaña desde la década de 1940, ciertamente la de 1950. Políticamente, en la década de 1940 había un partido laboral, que implementó muchas medidas como el servicio nacional de salud y varias otras cosas. Pero hubo una sensación de que, según me lo dijeron mi padre y la gente de su generación, había una sensación después de todo lo que todos pasaron en la Segunda Guerra Mundial, de que nunca podrían volver a ser como eran, en los años treinta.

Por lo tanto, hubo ese cambio sociopolítico en general, hubo un movimiento contra las clases tal como era. La clase alta tenía un desprecio en todo. Ya no sería así. No eramos indiferentes a la autoridad en ese tipo de cosas. No más aceptar lo que dicen y hacer lo que nos dicen. Y creo que eso se adaptó a las actitudes de la gente y, por supuesto, los jóvenes crecieron con eso y creo que eso probablemente se reflejó en la música que les gustaba, el rock and roll, el blues, o cualquier otra.

Mike. ¿Cuáles fueron los aspectos más destacados de tu vida y de tu carrera, pero también cuál fue tu peor momento en tu carrera?

Chris. (Riendo) Esa es una pregunta muy difícil. Yo diría que no puedo pensar en una cosa en particular. Para mí lo más destacado es cuando comencé a ser aceptado y tenía éxito. Porque cuando comienzas en la música, hay muchas personas que te dirán que eres un tonto. Entonces, cuando comienzas a ser más aceptado, eso es lo más destacado.

Lo peor, tengo muchos momentos para elegir (riendo). Bueno, elegiría algo gracioso que se me haya ocurrido, no creo que haya sido el peor momento de mi carrera, pero recuerdo que una vez en el período de Savoy Brown estábamos tocando en un pequeño club en algún lugar de Long Island en Estados Unidos. Parecía que iba bien y la rola que seguía era instrumental, así que salí del escenario, fui al bar y me tomé una cerveza. Estaba sentado en el bar tomando una cerveza y algunas personas comenzaron a salir de la audiencia y pensé que eso era inusual, porque parecían estar disfrutando después de todo.

Y entonces, de repente, escuché mucho ruido y cosas lanzadas contra la pared y era una pandilla callejera, una pandilla local de la calle. Para entonces, el primer grupo que tocó había desaparecido. Y el líder de la pandilla se me acercó y, como una estrella de Hollywood, dijo algo así como: «Ahora súbete al escenario, queremos escuchar algo de música». Casualmente salimos de eso, sabe Dios cómo. Creo que había ahí algunas personas que nos ayudaron. En realidad, fue algo salido de una película de Hollywood.

Mike. ¡En todas tus fotos antiguas y en la última portada de tu álbum estás fumando! ¡Fumas mucho!

Chris. Sí, fumo mucho, principalmente cigarros.

Mike. ¿Conociste a Alexis Korner?

Chris. Sí, realmente me senté con él cuando era jóven y, lo suficientemente divertido como para sentarme con él, sería aproximadamente en 1965 en un club llamado Les Cousins, que era un club de folk, también tenían cosas de blues como esas. Y él estaba allí abajo con una banda en ese momento y estuve con él. Ahí vamos a Greek Street, él era griego y ahora estoy siendo entrevistado por una persona griega para una revista mexicana … El blues es un idioma internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *