Lizz Wright: “el jazz es la música del hermoso caos”

De entre los campos de plantación de Hahira, Atlanta, de una estricta formación y educación, de entre los cantos de la iglesia, surgió la figura de Lizz Wrigth, cantante que se reveló a los deseos paternos y partió de su pueblo natal para conocer lo que había más allá de los árboles que tantas tardes la vieron jugar con sus hermanos. Lizz, considerada una de las cantantes de blues, jazz y soul más relevantes del momento, visitó nuestro país por primera vez para ofrecer un concierto, fue en abril de este año. Su padre fue por mucho tiempo pastor de la iglesia en Hahira, además de capellán de la prisión, “él me habló de cómo podía usar la música como una manera para comunicar a la gente y cuidarlos, así que entre cantar en su iglesia e ir a visitar a enfermos, personas encarceladas”, me contó Lizz Wrigth, durante una charla que sostuve con ella.

La emancipación del hogar familiar, suelen ser por las buenas o por las malas. El pastor Wright no iba a aceptar tan fácilmente que su hija partiera a Atlanta para estudiar y cantar jazz en clubes, pero eso no la detuvo; sin embargo, en su interior inició una lucha entre lo que había aprendido en casa y su nueva realidad, “¿Estará Dios feliz conmigo?” se preguntaba constantemente: “me tomó años madurar dentro de una sensación de paz, sobre la necesidad de hacer el bien y de dar algo a la gente que creo podría ser bueno para ellos, pero que también me cuidara y me llegara a conocer, porque creo que es lo que todo artista trata de hacer”, comenta entre risas y añadió “ahora canto por mí, esto es mi placer y no trato de salvar a nadie, en este momento trato de explorar”.

Amante de la cocina y de momentos apacibles, lejos del caos de las ciudades y de su sinfonía de caóticos ruidos, Lizz de vez en vez se sumerge en el silencio y la tranquilidad de las montañas o en el bosque, “elegí vivir de una manera en la que dejo que las cosas que me sucedan, me dejo influenciar por ciertas cosas, como los instantes, me gusta pasar tiempo sola en el bosque, algunas veces las montañas me resguardan y lo único que escucho es el agua”.

Platicar con Lizz en un palco del Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, con la poca iluminación que surgía de los ventanales del foyer y los pocos focos prendidos sobre el escenario, creó una atmósfera íntima, de una conversación entre amigos. Su origen musical y sus exploraciones la han llevado a cantar —dentro de su discografía, que incluye seis discos—, blues, soul, jazz, gospel, folk, rhythm and blues e incluso un poco de pop. “Lo que tú escuchas —explica— es todos los lugares en los que he estado y todos los que me han influenciado, todas las cosas que me dan curiosidad, tú escuchas mis pies, escuchas en dónde he estado y no hubiera tenido la oportunidad de hacer algo de esto sin la música”.

El proceso creativo de Grace, su más reciente producción (2017) —brillante disco cargado de muchas de sus raíces como blues, jazz, soul y gospel—, se dio luego de las elecciones presidenciales en Estados Unidos en donde el ganador fue Donald Trump; al respecto Lizz considera una parte de este disco como un canto activista, un canto de protesta. La canción que le da nombre al álbum es una oración, una plegaria ante los malos tiempos: Grace / Trying to be stronger / Grace / This wounded heart, it longs for grace / Mercy, take your time / Help me find my way to grace.

Lizz Wright – Grace

Lizz Wright – Seems I’m Never Tired Lovin’ You

 

Lo fuerte de este disco son dos canciones, Grace y también la canción Seems I’m Never Tired Lovin’ You —platica Lizz, al momento que inflexiona, su voz se torna profunda, seria—. No hay nadie, no políticos, no hay agenda, que me pueda convencerme de que no soy los suficientemente estadounidense, que no soy lo suficientemente digna para estar en el lugar que llamo hogar.  Lo que realmente está pasando en nuestro país en estos momentos es que hay un intenso intercambio entre viejas y jóvenes generaciones, ellos no se entienden mutuamente muy bien, no es sólo un asunto racial, es acerca de millennials y de viejos, viendo el mismo mundo y viendo dos cosas diferentes… odio reducirlo a algo tan simple, pero diría que en medio de esto, la adversidad de los jóvenes y los mayores, hay una hermosa conversación que sale, hay un hermoso movimiento que viene y hay un hermoso arte que viene”.

De conceptos e ideas claras, Lizz bromea un poco con la idea del perdón y entre risas pide a México que los perdonemos por Trump y tras comentar sobre el sentimiento que permea en la sociedad por la administración Trump y sobre el florecimiento del racismo, hablamos de la deuda que existe para con la cultura y las raíces negras. Con su cálida mirada y sonrisa, destacó que uno de los efectos positivos del efecto Trump es el que ahora son mucho más visibles.

Estoy muy orgullosa por lo que estoy cantando como respuesta a esta vieja, extraña agenda, que trata de forzarnos a un futuro en donde no tenemos mucho más lugar y estoy orgullosa de no verme en ese futuro. Es más que las noticias, la gente está haciendo cosas grandes y estoy muy contenta de estar involucrada en una comunidad en Chicago, enseñando a niños de kinder a cocinar y a cómo relacionarse con la tierra, para mi como negra es regresar de dónde vinimos, suena emocionante, creo que cosas buenas están pasando y las cosas malas se van”.

Lizz Wright continuará sus exploraciones musicales más allá del sonido tradicional de los géneros y llevando como pastora de iglesia, su voz, su canto y su música a todos aquellos devotos del blues, jazz, gospel o soul. “El jazz es la música del hermoso caos, del rico caos de Estados Unidos, de todas esas culturas emergentes. Así que siempre es el tráfico de quienes somos y de dónde venimos, y luego es un intento de crear excepciones, orden y arte sobre eso”.

La versión íntegra de esta entrevista se puede escuchar en los podcasts de Síncopa Blues en el canal de Itunes o en nuestra página de internet:  www.sincopablues.wixsite.com/sincopablues.

@YonAmador

www.sincopablues.wixsite.com/sincopablues

Fb: Síncopa Blues. Jazz y blues de México

Intagram: sincopablues

Youtube: sincopablues

sincopablues@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *