Los invidentes del blues. Parte 3

Ray Charles

Ciego desde los siete años, Ray Charles aprendió a leer y componer música en el sistema Braille. Estudió en Florida, en un Instituto de San Agustín, y desde muy niño participó en distintos eventos musicales. Por influencia de su ídolo King Cole, fundó en Seattle en 1948 un trío llamado, McSon Trio (también conocido como Maxim Trio).

En 1950 se asoció con Lowell Fulson, cantante y guitarrista de blues y acaso su mejor revulsivo, con quien inició una serie de giras por el país. También participó en las bandas de T-Bone Walker y de Joe Turner, que figuraban entonces entre los abanderados del blues. Su fusión de variados estilos musicales resultó un hallazgo.

Su voz rota, marcada y trágica, unas veces melodiosa y dulce otras, e instalada en la frontera de sus propios recursos interpretativos, constituyó una de sus mejores dotes. Como pianista, su estilo también marcado y percusivo fue casi insuperable dentro del estilo del blues negro. Acordes superpuestos, ritmo frenético o melodías suaves y cadenciosas en las baladas, eran los rasgos musicales más características de Ray al piano.

Una enfermedad hepática, que arrastró durante mucho tiempo, no le impidió, pocas semanas antes de su muerte, celebrar su concierto número 10,000 en el Teatro Griego de Los Ángeles, todo un hito en el mundo de la música. Su funeral, al que acudieron 1,500 personas dentro del recinto religioso y cientos de admiradores en el exterior, contó con las sentidas aportaciones musicales de otras leyendas de la música, como B.B. King, Steve Gander o Willie Nelson.

La última grabación que hizo en vida, un disco de duetos titulado Genius Loves Company (en el que participaron entre otros Norah Jones, Van Morrison y B.B. King), fue un auténtico éxito de ventas que se colocó en el número 2 de las listas de los más vendidos de Estados Unidos. En febrero de 2005, el disco fue galardonado con ocho premios Grammy en la 47ª edición de este certamen, entre ellos el de mejor álbum, al que hay que añadir el dúo que formó con la cantante Norah Jones, que fue merecedor de otro premio a la mejor grabación del año.

En enero de 2005 se estrenó un largometraje sobre su vida titulado Ray, dirigido por Taylor Hackford e interpretado por Jamie Foxx, quien ganaría el Oscar al mejor actor.

Ray Charles – Hit The Road Jack


Blind Joe Taggart

Conocido con los seudónimos “Blind Joe Taggart”, “Blind Percy” o “Blind Joe Donnell”, por nombrar algunos, se le conoció en la escena del blues.

La práctica de grabar con diferentes nombres no era inusual, y una forma de ganar dinero extra cuando su nombre de grabación estaba vinculado a un contrato de la empresa. El aspecto más controvertido, sin embargo, parece estar sobre la legitimidad de Taggart usando la palabra «ciego». Algunas personas dicen que nació ciego de un ojo, y otras afirman que solo tenía cataratas y que podía «ver un poco».

De cualquier manera, algunos sintieron que Taggart no tenía todo el derecho de usar el prefijo. Sin embargo, el entusiasta del blues, John Tefteller, es menos condenatorio y explica que tal vez no fue una decisión de Taggart en su totalidad y que está más conectado con los ejecutivos del estudio que esperaban ganar dinero.

«Las etiquetas sabían que podían vender más discos al poner la palabra ‘Blind’ antes del nombre del artista«, dijo Tefteller. “Recuerda el estado de las relaciones raciales en ese entonces. Los negros eran considerados inferiores. Fue horrible. Estaban siendo grabados, casi exclusivamente, por productores blancos. No sé si estos cantantes realmente querían llamarse ‘Blinds’ o no«.

Blind Joe Taggart – God’s Gonna Separate The Wheat From The Tares


Blind Willie McTell

Era un músico de blues de Atlanta que estuvo activo desde la década de 1920 hasta su muerte en 1959. McTell perdió progresivamente su visión a lo largo de su infancia y fue educado en escuelas para ciegos, donde aprendió a tocar instrumentos y se le enseñó en Braille.

Los familiares le enseñaron a tocar la guitarra mientras vivía en Georgia, y eventualmente adoptó la guitarra de doce cuerdas, un instrumento poco común entre los músicos de blues. Usando las doce cuerdas, McTell pudo darle un toque único al estilo blues de Piedmont que estaba de moda en la costa este.

McTell comenzó a grabar en 1927 y se vendió bien a través de la Gran Depresión (aunque esto no le brindó gran comodidad material). Después de la Segunda Guerra Mundial, sus grabaciones fueron menos exitosas. Su última sesión grabada se realizó en una grabadora para el dueño de una tienda de discos en 1956.

Blind Willie McTell – You Was Born To Die


Snooks Eaglin

Nacido en 1934, Snooks perdió la vista a la edad de un año, debido al glaucoma. Su padre le dio una guitarra, que aprendió a tocar escuchando la radio. Asistió brevemente a una escuela para ciegos, pero se retiró cuando tenía 14 años y se convirtió en músico en Nueva Orleans.

Harry Oster lo grabó por primera vez tocando canciones populares en 1958, pero Eaglin era más conocido por tocar el R&B eléctrico con otros músicos de Nueva Orleans. Su estilo no era nada si no ecléctico, y se movía entre el jazz, el blues, las canciones latinas y las canciones pop. También se jactó de saber varios miles de canciones. Murió en 2009 en vísperas de nuevas actuaciones de regreso y fue ampliamente celebrado en su ciudad natal.

Desafortunadamente para el oyente, grabó de forma algo esporádica, yendo a menudo años sin grabar nuevas canciones. Sin embargo, actuó de manera consistente en su ciudad natal y fue una figura muy querida en la música de Nueva Orleans. Se destacó por su estilo particular para cantar, similar al de Ray Charles, y por su forma punzante y, en cierta medida, poco convencional para tocar la guitarra. Pero principalmente por el amplio repertorio que llevaba a cuestas con el que siempre sorprendía a sus audiencias.

Eaglin, que perdió la vista afectado por el glaucoma, tuvo una primera etapa acústica y durante una época cargó con el apodo de “Little Ray Charles”. A finales de los 50 y comienzos de los 60, participó en sesiones acompañado solamente por sus guitarras de seis y doce cuerdas. That’s all right, de 1961, es un buen testimonio de su estilo acústico. Casi en paralelo, empezó a tocar con una banda y grabó para el sello Imperial. Eaglin no tuvo exposición a nivel nacional hasta mediados de los 80 cuando editó una serie de muy buenos discos para el sello Black Top. Pero su vida siempre siguió ligada a los bares de Nueva Orleans. Allí desplegó todo su talento hasta que tuvo que ser internado afectado por un cáncer de próstata.

Snooks Eaglin – Well, I Had My Fun


Jeff Healey

El nombre de Healey se hizo conocido de forma masiva luego de la película “El duro”, de 1988, protagonizada por Patrick Swayze. Allí, Healey se interpretaba a sí mismo, un músico ciego que arriba del escenario le sacaba chispas a su guitarra, la cual apoyaba sobre sus muslos, y encendía a un público ávido de peleas. Pero más allá de esa aparición en la gran pantalla, Healey ya había juntado bastante experiencia en bares y festivales tocando ante audiencias exigentes.

En el mundo del blues ya era muy reconocido, especialmente por Stevie Ray Vaughan, con quien mantenía una relación de afecto y respeto profesional. Pero a partir de la película, el músico canadiense se hizo famoso en los Estados Unidos y eso le permitió editar su disco, See the Light, cargado de shuffle, wah wah, baladas y blues.

El álbum tuvo una muy buena acogida, pero la consagración le llegó dos años después con Hell to play, con invitados de lujo como George Harrison, Jeff Lynne y Mark Knopfler. Healey, que había perdido la vista cuando tenía un año por un cáncer de retina, vivió siempre limitado por graves problemas de salud. En 2008, justo cuando su disco Mess of blues irrumpía en el mercado, murió por lo misma enfermedad que lo aquejó durante toda su vida.

Jeff Healey – As The Years Go Passing By


Bryan Lee

Pese a que nació en Two Rivers, Wisconsin, el “Braille Blues Daddy” es uno de los músicos más reconocidos de Nueva Orleans. Dueño de un sonido muy característico, Lee es uno de esos guitarristas que moldeó su estilo escuchando por radio a Muddy Waters, Elmore James y B.B. King. A los ocho años se quedó ciego y a los 15 empezó a tocar la guitarra con ganas. De a poco, se fue haciendo un lugar en las bandas de su región y durante los 70 mantuvo una amistad con Luther Allison.

En 1981, Muddy Waters lo escuchó tocar durante un concierto en Milwaukee y quedó muy impresionado con él. “Bryan no dejes de hacer lo que haces, porque dentro de un tiempo serás una leyenda viva”, le dijo. Eso fue inspirador para él, pero no se fue a vivir a Chicago, sino que lo hizo mucho más al sur. Se radicó en Nueva Orleans en 1982 y con el tiempo se fue ganando un lugar de privilegio en la noche del French Quarter, especialmente en el Old Absinthe House Bar.

En total grabó ocho discos de estudio, tres en vivo y tiene su Greatest Hits, todos para el sello Justin Time. Entre sus pergaminos también está ser el mentor de Kenny Wayne Shepherd. Pese a los avatares de la vida, la ceguera, delicados problemas de salud y el huracán Katrina, Lee no ha dejado de hacer lo que más le gusta.

Bryan Lee – The Bounce

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *