13:20 de Aguamala

13:20 de Aguamala, «el disco más importante de mi vida»: Fernando Toussaint.

En noviembre de 2009, hace casi diez años, Fernando Toussaint me recibió en las instalaciones de Estudio 19, en donde trabajaba con Fernando Roldán en la mezcla final de 13:20, uno de los últimos discos que grabara con su cuarteto Aguamala, antes de dejarnos en este plano terrestre.

Ataviado con su bufanda veraniega color negro, con gran disposición al diálogo, conversamos sobre la edición de ese año de Festival de la Riviera Maya -que entre otros músicos trajo a Gino Vannelli, Spyro Gyra, Sergio Mendes con Will.I.Am, Pat Martino, Al Jarreau o Herbie Hancock, además de las bandas locales-, sobre su trayectoria y claro sobre el disco que vería la luz en 2010: 13:20, el segundo álbum de estudio de Aguamala, pero el primero con las características que buscaba Fernando.

Formados a mediados de la primera década del siglo XXI (2004), en Playa del Carmen, Quintana Roo, Fernando, junto con Enrique Pat en los teclados, Bernardo Ron en las guitarras y Luis Ernesto López en el bajo, desde un principio tuvieron claro que el cuarteto no podría encasillarse en el jazz; si bien se desarrollaron en él con sus improvisaciones, en sus composiciones siempre están presentes influencias del funk o del rock, lo que le dio a la banda una musicalidad propia de jazz fusión, que ha decir del propio Fer, fueron puliendo con el tiempo, hasta llegar a este disco.

A casi diez años de distancia de aquella charla con Fernando Toussaint y a dos de su partida, reescucho el material y su sonido continúa fresco, propositivo, poderoso con guitarras fuertes y con el sello característico como lo deseaba Fernando. El nombre del disco: 13:20 hace referencia al calendario Maya, que consta de 13 meses de 20 días, y con el que “creemos que ya se consolidó el trabajo de Aguamala”, me comentó.

El trabajo detrás de esta esta producción fue de intensos ensayos y conciertos previos -que incluyó la grabación de dos discos, el primero en vivo y UTS, el primero de estudio, ambos producidos en Sala de Audio-, que sirvieron de antecedente para poder llegar al estudio y grabar en vivo los ocho cortes del disco; es decir, los cuatro músicos grabaron sin cortes y tocando de principio a fin cada tema, posteriormente se realizaron dos sesiones más para grabar instrumentación adicional.

Una característica que vale la pena resaltar de 13:20, es que si bien la grabación de las pistas fue de manera digital, la mezcla a cargo de Fernando Roldán y el propio Tousssaint fue totalmente análoga, logrando con esto una sonoridad más natural tanto en los tonos altos, como en los bajos. “Aguamala es un grupo de en vivo, no de estudio” y lo que intentaron y lograron con gran éxito fue capturar la esencia de la banda en su conjunto tal y como tocan arriba de un escenario. “La gente está harta de oír lo mismo, la gente ya esta harta de oír grupos de rock que no suenan en vivo, ya esta harta de oír grandes producciones que después son imposibles de reproducir y nosotros lo hicimos al revés, nosotros queremos plasmar lo que nos sucede en vivo en un disco”, me explica Fernando mientras en la consola y en el Pro tools continúan con la mezcla de una de las piezas del disco.

Sonoramente 13:20 contiene piezas que Fernando ha trabajado desde hace muchos años y otras que son relativamente nuevas. Pero todas con un común denominador, son todo un viaje fantástico por ritmos funkies, con rifs de guitarra muy rockeros y siempre con el jazz y la improvisación como telón de fondo. Además, en lo extra musical, el cuarteto tuvo la colaboración del caricaturista Sam, quien se encargó de hacer la portada del disco, muy al estilo de los setenta, además de caricaturas de cada uno de los integrantes de la banda. El fotógrafo Fernando Aceves también colaboró con las fotos oficiales, dando como resultado final un disco redondo en todos los aspectos.

Con el tercer disco de Aguamala “se consolida el sonido” del grupo, “es el disco más importante de mi vida, porque hago por primera vez un disco desde el principio hasta el final como se me da la gana, no tengo que darle razón a nadie… creo fundamentalmente que Aguamala va a causar una sensación muy particular con este disco, creo que va a ser el rompe hielo de muchas cosas que no han sucedido en el país”.

Lamentablemente, Fer nos dejó en febrero de 2017, con varios proyectos en puerta. Aguamala se volvió trío con la salida de Luis Ernesto López y bajo, fue sustituido con los tonos graves del teclado de Enrique Pat y Trix era el nombre de un material que tocaron en vivo y que a ciencia cierta desconozco si se concretó su grabación, sin embargo, nos queda el legado de Fernando Toussaint a través de uno de sus proyectos más personales: Aguamala.

Twitter: @YonAmador sincopablues@gmail.com

Fb: @sincopablues

IG: @sincopablues

Youtube: Síncopa Blues www.sincopoablues.wixsite.com/sincopablues

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *