Busca lo más vital 2

Entrevista con Perikles. Parte II (Foto: Rafael Arriaga).

Compra todos los discos de blues que puedas
John Belushi (Jake Blues).

Continuamos la publicación de la extraordinaria entrevista con Perikles de La Impredecible Blues y Los Rastrillos

CB. ¿Te enfrentas frecuentemente con músicos soberbios y egocéntricos? ¿Cómo contemporizas con ellos? Aunque no estén en tu banda.

Perikles. El ego no me molesta, si yo conozco a alguien que no lo he escuchado, le pregunto, ¿tocas bien? si me responde: bueno, no sé, depende, de entrada, yo ya no le creo, pero si me contesta: sí, la verdad toco cabrón, de entrada, ya me cayó bien, por lo menos el mismo se la cree; después, vamos a ver como toca.

A mí me gusta que me digan qué chido tocas qué fregón se oye, para que vamos a engañarnos, por eso estamos en esto. Lo que no soporto es la soberbia, a mi si llega alguien y me dice que los Beatles o los Rolling Stone son una mierda ¿Quién eres tú para cuestionar a los Beatles o los Rolling Stones? Ellos están más allá del bien y del mal, ¡te gusten o no!, la soberbia no cabe en la banda, no, no. Un egocéntrico si entra, es más me cae simpático, me gusta.

CB. Esta honestidad y humildad que mencionas que es una contraparte de la soberbia, independientemente de que tenga un ego inmenso el músico, que creo que el ego es imprescindible, sin él no te la crees, también ¿debe haber un plus de humildad? O no es necesario, porque parece que el ego y la humildad rebotan.

Perikles. El ego tienes que sostenerlo y para sostenerlo tienes que estudiar y no es sólo sentarse con una partitura y practicar; estudiar es observar, escuchar, convivir, entonces el ego para constituirlo correctamente debe ir acompañado con una actitud de humildad, la humildad filosófica del Yo sólo sé que no sé nada y voy a aprender de ti porque eres bien chingón, aprendiendo de ti voy a alimentar mi ego, qué tienes para decir, cuestióname… si alguien te dice: … ¡uuuh que chingón sonaste!… nunca vas a crecer, pero si viene otro y te dice …eh, no, estuvo bien, pero, en tal parte porque no haces esto o tal cosa, tú, lo escuchas.

CB. Si después de que lo escuchas dices lo tomo o no lo tomo, ¿es parte del liderazgo, parte de tu formación como músico o ambas?

Perikles. Yo creo que el liderazgo uno lo da desde un punto de vista de que te ven que haces las cosas bien, si tú sigues a un líder tú tienes que confiar en ese líder y, a su vez el líder tiene que generar confianza.

Para liderar un proyecto tienes que tener capacidad política, si hay fricción entre miembros de tu banda, tú tienes que poner un orden, también saber sacar lo mejor de los músicos que tienes, es como en el fútbol, haz de cuenta que eres el director técnico y si tienes un excelente marcador de punta que es un excelente marcador, no le pidas que se vaya hacia adelante y pídele que se dedique a marcar, le dices no me cruces la media cancha y dedícate a marcar, ahora, si yo al marcador de punta le digo tienes que irte al ataque y bueno, va a perder la pelota y va dejar los espacios libres, van a venir los centros y recibo tres goles por partido…

CB. El mejor hombre en el mejor puesto.

Perikles. Exactamente, o el hombre que tienes haciendo lo mejor que puede. En la Impredecible Blues tengo a Ignacio Espósito en la batería que me parece que es uno de los mejores bateristas de blues clásico con los que he tocado en mi vida, pero es baterista de blues, pero si yo le digo acá quiero que toques una onda pop, no lo va a saber hacer, porque no es lo suyo, porque tampoco le interesa, o quiero que hagas un solo de veinte minutos y me va a decir: no.

Pero el toque de blues que tiene no necesito decirle que tiene que tocar, él tiene que decirme como y que quiere tocar porque es un experto, yo llego con una rola le digo como va y él, desde arriba empieza a hacer lo suyo y eso que hace va a estar bien, después ya sólo afino la rola con él.

Nunca olvidar que estás haciendo un proyecto musical un proyecto artístico, eso es fundamental, todo en función de la música, la música es lo que tiene que sonar bien en el escenario.

CB. La estética.

Perikles. Muchas veces es mejor irte por lo sencillo, Hay gente que le tienen miedo a lo simple y a veces lo simple… pero porque voy a tocar esto, es fácil y ¿Qué tiene que ver que sea fácil? tiene que ver que sea fácil, no tiene nada que ver. Algo que me ha gustado mucho, es producir bandas producir discos de otras bandas y me he tocado con esos casos: bajistas que empiezan con slap y les pido que hagan sólo tun, tun, tun, tun, y me dicen ¿pero por qué? ¡eso es muy sencillo! Pero yo no quiero oír solamente a un bajista, quiero escuchar una canción, no funciona poner la rola en función del bajista es al revés todo es en función de la canción y ahí es donde la cosa se pone difícil no tienes que luchar con egos es con soberbias. Porque es músico egocéntrico no me va a decir yo no voy a tocar eso que es muy fácil me va a decir: ¡ah! ¿eso quieres? Pues mira que sencillo y chingón lo hago.

CB. Eso es en cuanto a la producción ¿crees que también el producto también debe generar un liderazgo mientras dura la grabación?

Perikles. Sí. definitivamente, cuando produzco una banda no soy de los que deben hacer lo que tengo que hacer es desarrollar el sonido natural de esos músicos. Pero lo primero que les aclaro, antes de tocar la primera nota, en reunión previa, todos pueden opinar, de hecho, se los pido, pero la última palabra la tengo yo. ¿Ustedes son la banda fulanito? Entonces, toquen, tengo que hacer que suene como ellos mismos, lo mejor posible en un disco. Luego pasa que la banda no es buena y el disco queda bien, pero en vivo ya no.

 CB. ¿Tú has producido discos de tus propias bandas?

Perikles. Sí, claro. En la Impredecible Blues yo produje todo y en Rastrillos somos tres los que estamos involucrados.

Es bueno de tener un productor es que a veces de tanto oír tus rolas estás muy acostumbrado o viciado y ya no lo puedes escuchar ya lo tienes así y de repente te viene una oreja de afuera y te sugiere: mira, acá podrías hacer esto y tú dices ¡ah, jamás se me hubiera ocurrido! 

CB: Ahora bien, en una banda difícilmente hay imparcialidades y es lo que puede sí puede tener el productor: que escucha sin favoritismos y sin prejuicios. Y con la banda… ¿es conjuntar intereses, hacerlos comunes de toda la banda? Por ejemplo, que al guitarrista le gustan los solos largos…

Perikles. ¡A todos nos van a gustar los solos largos!

Pero como músico tú tienes que aprender a disfrutar de todo, yo soy el guitarra líder de Rastrillos y casi no hago solos, yo toco la guitarra.

Les digo a mis alumnos: Tocar la guitarra no se trata de hacer solos se trata de tocar todo, porque tus papás te pagan las clases, te compran la guitarra y el amplificador y de repente tu abuelita cumple ochenta años y te dice: “hijito tócame Las Mañanitas” no le vas a contestar: mira yo te puedo tocar la escala de menor armónica en cinco posiciones en semicorcheas con el metrónomo a 220, pero Las Mañanitas, pero ¿tocas o no tocas?

Si tú tocas un instrumento tienes que hacer música ¿eres músico? ¡toca! Haz música, de eso se trata, ponerte en función del instrumento, si yo te enseñe una escala no puedes ponerte en función de la escala la escala va en función del instrumento te enseñe la escala para que improvises, para expresarte libremente. El músico ideal es el que cierra los ojos, toca y se olvida de todo lo que ha aprendido en su vida, simplemente, lo toca, espontánea y libremente. Para llegar a eso hay que pasar por muchas horas de estudio y escuchar. Y, entonces eso hace que todo fluya naturalmente, libremente. Los músicos que no hay que decirles gran cosa tocan y tocan bien.

CB. Todo eso te da seguridad propia que es fundamental, misma de la que hablabas anteriormente.

Perikles. Claro, la seguridad es fundamental cuando te subes a un escenario, porque si tú tocas inseguro se va a notar se va a escuchar mal, hay una tensión ahí y si tú no estás disfrutando, no estás, la cuestión es que ¡tiene que fluir! Naturalmente. Y sí, hay errores, siempre hay errores en el escenario, si te equivocas, disfrútalo, no importa. Tampoco hay que tenerle miedo al error, la inseguridad te dará miedo a equivocarte.

 CB. Cuando formas una nueva banda ¿eso es lo que fortaleces en los músicos?

Perikles. Eso es lo primero, decirle: qué bien esta eso que estás haciendo, todo empieza desde la elección del músico, se nota desde el principio, el músico toca dos notas y enseguida te das cuenta de que el tipo sabe lo que hace, entonces ya con eso, da la confianza depositada. Si este me gusta, para que voy a estar probando a más, aunque el que siga sea mejor, para que voy a perder el tiempo. El asunto es, que sea bueno, que sepa lo que hace y que pueda a aportar; el músico bueno lo que te va a proponer va a estar bien.

CB. Y es que en esos tres minutos te puedes equivocar, y ¡hay equivocaciones muy afortunadas! No necesariamente vas a decir ¡ya se equivocó este güey! ¿qué hiciste ahí? ¡me equivoqué! ¿Sonó magnifico, a ver, repítelo?

Perikles. Y sí, pero yo además necesito ese feeling de que es lo que está tocando. Nunca se igualará lo que repite una máquina, por más que repita lo que él tocó.  Cada nota es distinta. Miles Davis decía: La nota que estás tocando no es la que importa sino la que vas a tocar después. Porque la que vas a tocar después es la que resuelve el “error” y, que puede hacer que la nota del error suene encantadoramente bien.

Por otro lado, las escuelas son muy rígidas, y, de alguna manera eso está bien; pero, eso lo tienes que usar a tu favor, por ejemplo, he tocado con músicos egresados de Berklee y tocan endemoniadamente bien ¡son magníficos! Pero, todos tocan igual…

Toma del maestro técnicas, conceptos, pero aplícalo a ti mismo, eso es para ti, no es para que tú copies. En el rock, el jazz, el blues, cuando agarras una partitura, la utilizas como un esqueleto, tienes que meterle de tu cosecha hacer todo lo contrario, cambiar el tempo, alguna nota, meterle tu feeling tu sentimiento.

CB ¿Cómo logras que saquen eso, que tus músico o alumnos pasen eso a las cuerdas, a su instrumento?

Perikles. Trabajándolo, trabajándolo, trabajándolo. Que escuchen… las formas más grandes para hacer música es escuchar música. A ver, nosotros somos de una generación en la que escuchábamos la grabación, comprábamos un disco, llegábamos corriendo a la casa, nos sentábamos en el sillón, poníamos el disco a escucharlo y después lo comentábamos con nuestros amigos oye conseguí el nuevo disco de fulano, nos decían: puedo ir a escucharlo a tu casa y así.

Hoy nadie hace eso, ahora todo mundo escucha música en el metro, en la calle, con los audífonos, nadie se sienta a escuchar música. Yo les digo a mis alumnos que busquen, por ejemplo, el Álbum Blanco de los Beatles y en su casa lo pongan, apaguen todas las luces y se dediquen escuchar.

Hasta este punto la entrevista con Perikles, nos dejó un grato sabor de boca muchas enseñanzas, tengo que confesar que mucho material ha quedado pendiente pero no vamos a desaprovecharlo, esta charla tan llena de ideas y experiencias fue derivando hacia los conceptos estéticos de Perikles y, lo prometo, en un futuro muy cercano vamos a compartir las ideas de este gran líder.

Cabe rescatar en su modo de liderazgo la libertad creativa y el estudio de los miembros de su banda para obtener un producto musical atractivo y agradable y no menos importante detección de los potenciales creativos y su aprovechamiento de todos los miembros de la banda y como canalizar sus emociones a través de su propio instrumento.

Nos vemos en la próxima entrega.

Los Rastrillos – Colores

 

The blue line was my blues, and
The red line was my mind.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *