Eric Clapton, en la “Presencia del Señor”

Si bien “Tears in heaven” es una buena introducción para hablar del sufrimiento y el gozo en la ‘Palabra de Dios’, “Presence of the Lord” resulta un encuentro con el camino a Dios. Aunque esta última es un tema complejo, conociendo el camino espiritual del autor podemos observar como su fe en Cristo es lo que le ha mantenido mirando hacia adelante y le ha permitido abandonar un camino autodestructivo como el de las adicciones.

Si el testimonio y las pruebas no significan nada, Eric Clapton está en un buen lugar. Todo parece tranquilo en la vida actual del músico inglés, cuyo trabajo con una Gibson indujo a los entusiastas de la contracultura a declarar en las paredes del metro en Inglaterra en un graffiti “Clapton es Dios”.

Muchos dicen que es el encargado de continuar con el legado del blues. Pero su camino, rara vez ha sido fácil. Desde la edad de 9 años cuando supo que había nacido fuera del matrimonio de su “tía” (era su madre realmente) y un soldado canadiense desconocido (su padre), se esforzó por encontrar un lugar seguro. Sentimientos de aislamiento y la inseguridad lo persiguieron durante toda su vida, llevándolo a la enajenación arenosa del blues. Pero hay un lado espiritual de Clapton que es apenas conocido. Casi siempre influido por lo que pensaba y hacía, y el tipo de música que escribe y toca. 

Su camino de fe 

Clapton nunca se presentó como un modelo de “Fe Cristiana”, y lo admite. Creció en una zona rural de Surrey, asistiendo a una congregación local de la Iglesia de Inglaterra, y en su autobiografía, escribió: “crecí con una gran curiosidad acerca de los asuntos espirituales, pero mi búsqueda me llevó de la iglesia y el culto a un viaje interior”. El fundamento de su fe minimalista se refleja en el himno favorito de su juventud, “Jesús haznos brillar”: 

“Jesús haznos brillar con una luz clara y pura,

Como una pequeña vela encendida en la noche;

En este mundo de oscuridad, tenemos que brillar,

Tu en tu pequeño rincón, y yo en el mío.”

 El reconocimiento implícito de que servimos a Dios individualmente -en nuestro propio rincón “pequeño”- tenía sentido en un barrio de clase obrera donde Clapton encontró poco estímulo espiritual.

En 1969 se sintió atraído por la genuina calidez de Delaney and Bonnie Bramlett, a quienes conoció durante su gira con Blind Faith de 1969. Delaney, “predicador bautista del sur, entregando un mensaje de fuego y azufre… podría haber sido desalentador”, observó Clapton, “si no fuera por el hecho de que cuando cantaba, estaba… absolutamente inspirador”. Una noche, Bramlett desafió a Clapton para empezar a cantar, le dijo: “Dios te ha dado este talento, y si no lo utilizas él te lo quitará”. Clapton, siempre seguro de sí mismo, siguió su consejo.

Apenas unos días después, dos cristianos llegaron al camerino de Clapton después de una presentación, probablemente atraídos por la interpretación de “Presence of the Lord” (Presencia del Señor), en la espectacular gira de Blind Faith. Para los creyentes jóvenes, la canción parecía una respuesta provisional a 1 Samuel 6:20 – “¿Quién puede estar en la presencia del Señor, el Dios Santo?”:

“Finalmente he encontrado un lugar para vivir

Al igual que nunca pude antes

Y sé que no tengo mucho que dar

Pero pronto voy a abrir cualquier puerta.

 Todo el mundo conoce el secreto,

Todo el mundo sabe el resultado.

Finalmente he encontrado un lugar para vivir

En presencia del Señor.”

(Fragmento traducido de la canción “Presence of the Lord”)

Los dos cristianos invitaron a Clapton a orar con ellos. A medida que se arrodillaba, vio “una luz cegadora” y sintió la presencia de Dios. Su testimonio fue abierto y honesto, le dijo a “todos” que era “un cristiano nacido de nuevo”. Pero la naturaleza de su fe estaba teñida de una especie de superstición que le haría mantenerse alejado de nuestra forma de entender el cristianismo a la luz de una teología sistemática.

Según la “Leyenda Clapton” crecía, también lo hizo su comportamiento destructivo. Tras un año de su conversión se convirtió en adicto a la heroína, la dejó luego, pero se pasó al alcohol, la promiscuidad sexual y una cadena de relaciones fracasadas. “Las malas decisiones fueron mi especialidad”, dijo.

En 1987 recibió un golpe bajo. Tras un mes de rehabilitación, cayó de rodillas y, finalmente, “entregado” a Dios, dedicó su sobriedad a su hijo recién nacido, Conor. Cuatro años más tarde, tras la muerte de Conor al caer desde la ventana de un piso 53 de un apartamento de Park Avenue, Clapton admitió: “Hubo un momento en que perdí la fe”.  

Sin embargo, encontró la fuerza para presentarse en una sesión de Alcohólicos Anónimos y decidir nuevamente la “entrega de su voluntad al cuidado de Dios”. Clapton afirmaba que “mantenerse sobrio y ayudar a otros a lograr la sobriedad” es “la proposición más importante” en su vida. 

En su autobiografía, Clapton habla sobre los comienzos de su vida de oración, que inició en 1987 en el centro de rehabilitación. “Yo estaba en completa desesperación,” Clapton escribió. “En la intimidad de mi habitación, pedía ayuda. No tenía ni idea de que estaba hablando, sólo sabía que había llegado al final de mis fuerzas… y me coloqué sobre mis rodillas, me rendí. A los pocos días me di cuenta que… había encontrado un lugar donde acudir, un lugar que siempre había sabido que estaba ahí, pero nunca realmente quería o necesitaba. Desde ese día hasta ahora, nunca he dejado de orar por la mañana, de rodillas, pidiendo ayuda, y por la noche, para expresar mi gratitud por la vida y, sobre todo, por mi sobriedad. Elijo ponerme de rodillas porque siento la necesidad de humillarme cuando oro, y con mi ego, esto es lo mejor que puedo hacer. Si usted se pregunta por qué hago todo esto, te diré… porque funciona, tan simple como eso”. 

Eric Clapton, Steve Winwood – Presence of the Lord

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *