The Electric Flag

Barry Goldberg y Harvey Brooks: manteniendo alta la bandera eléctrica del blues estadunidense.

The Electric Flag, fue un grupo de blues-rock-soul estadounidense, dirigido por el guitarrista Mike Bloomfield, con distinguidos integrantes como el tecladista Barry Goldberg, el baterista Buddy Miles, el vocalista Nick Gravenites y el bajista Harvey Brooks. Bloomfield formó la agrupación en 1967, luego de su paso por la Butterfield Blues Band.

La banda alcanzó su apogeo con el lanzamiento de 1968, A Long Time Comin ‘, una fusión de estilos de rock, jazz y R&B que se ubicaron bien en la lista de álbumes pop de Billboard. Su grabación inicial de 1967 fue la banda sonora de The Trip (El Viaje), una película sobre una experiencia con LSD de Peter Fonda, escrita por Jack Nicholson y dirigida por Roger Corman.

Con su aprecio por el blues, el soul y el R&B, Bloomfield quería crear un grupo propio que presentara lo que él llamó: “American Music» (Música estadounidense).

Barry Goldberg (Teclados)

Mike. ¿Cuándo fue tu primer deseo de involucrarte en el blues y cuáles han sido algunas de tus influencias musicales?

Barry. Mientras escuchaba al DJ del blues de Chicago, Sam Evans (Jam con Sam WGES) a los 12 años, presentando a Little Richard, Chuck Berry, Jerry Lee Lewis, Jimmy Reed, Otis Spann, Phil Spector, Muscle Shoals y el sonido Stax.

Mike. ¿Cuál fue el mejor y el peor momento de tu carrera?

Barry. El mejor, actuando con Jerry Lee Lewis, tocando con Dylan en Newport, tocando con Chuck Berry, en la sesión para Spector de Ramones, en el Monterey Pop con Electric Flag, y tocando «Hey Joe» con Hendrix en el Café Au Go Go. Lo peor, cuando se presentaron sólo 10 personas a un concierto en mis inicios, en una sala que tenía un aforo para 5,000 personas.

Mike. ¿Hay alguna similitud entre el blues de hoy y el de los años sesenta?

Barry. Todo el blues tiene lo suyo, pero antes fueron momentos muy mágicos que respalda a tantos grandes maestros, que nos inspiraron para aprender a tocarlo.

Mike. ¿Cuáles crees que fueron las razones del boom del blues en los años sesenta?

Barry. Los grandes artistas que vinieron del sur que llevaron sus raíces Delta a un entorno urbano, creando un sonido eléctrico.

Mike. ¿Ayudaste a muchos artistas en tu carrera, obtuviste alguna gratitud de ellos?

Barry. Sí, después de aprender de Muddy, Wolf, Otis Rush, James Cotton, Otis Spann, etc. En resumen, salimos de Chicago para ir al escenario del rock y difundimos su palabra a promotores como Bill Graham para que apoyaran a estos grandes artistas, lo que les dio más visibilidad y amplió su audiencia. Y ellos realmente lo apreciaron.

Mike. ¿Qué significa blues para ti y por qué tocas blues?

Barry. Porque es la música que proviene directamente del corazón y el alma, y ese sentimiento no se parece a nada más que haya experimentado.

Mike. ¿Qué enseñanza te ha dejado la música?

Barry. Que no importa qué tipo de música toco, siempre vuelvo a la forma más simple y verdadera de la música… el blues que me mantiene humilde.

Mike. ¿Cuál es la etapa más interesante de tu vida y por qué?

Barry. Todo mi mundo cambió cuando conocí a mi esposa Gail hace cuarenta años. Ella me dio visión, me enseñó la amabilidad y llenó mi alma vacía.

Mike. ¿Cómo comenzó la historia de la «Pandilla del Blues» formada por Gravenites, Bloomfield y Goldberg?

Barry. Michael y yo éramos amigos de la escuela secundaria y solíamos actuar con Muddy, Wolf y otros, esa fue nuestra iniciación al blues. Al mismo tiempo, Nick, “El griego” estaba tocando con Butterfield con quien también me presenté y Michael finalmente se unió. Nick era el líder de la pandilla de blues de los chicos blancos. Realmente tenías que tocar bien y ganar su respeto.

Mike. Cuéntame sobre la banda Goldberg/Miller. ¿Cómo es que se juntaron?

Barry. Caminaba por una calle en Chicago cuando escuché el sonido de esa increíble guitarra dentro de una tienda, entré corriendo y era Steve Miller. Butterfield estaba terminando su temporada en el genial club Big Johns y necesitaban una nueva banda. Le pregunté a Steve si quería unirse y audicionar para tocar ahí. Lo hicimos y conseguimos las tocadas que duraron un año. Teníamos juntos la magia.

Mike. Me pregunto si podrías contarme algunas cosas sobre la historia del Newport Folk Festival.

Barry. Me fui con la banda de Butterfield a Newport para tocar con ellos. Cuando llegamos allí, el productor de Butterfield dijo que no había escuchado teclados en la banda. Michael, que había grabado con Dylan (quien estaba en el cartel), le sugirió a Bob que sería genial tocar los teclados junto con Al Kooper. Bob estuvo de acuerdo, quedé impresionado, el resto es historia. Nació ahí el Folk Rock.

Mike. ¿Tienes alguna historia interesante que contarnos de los estudios de grabación?

Barry. En realidad, no, es un trabajo realmente duro y hay mucho estrés por superar. Pero… después de reunirme con Michael y Duane Allman, estando en los Muscle Shoals Sound Studios, grabamos parte del álbum, Two Jews Blues, con Duane tocando el slide. Él era un gran tipo.

Mike. Cuéntame sobre el comienzo de The Electric Flag. ¿Cómo se reunieron, dónde comenzó y cómo es que eligieron el nombre?

Barry. Estaba tocando con Mitch Ryder (grabando Devil With a Blue Dress), cuando Michael vino a visitarme, tenía un concepto para comenzar una nueva banda. Abarcaría todo tipo de música estadounidense. Sabía que estaba interesado en el sonido Stax, Motown, y en el de Spector, incluyendo también el blues.

Luego, Nick trajo al gran músico de sesión de Nueva York, Harvey Brooks. Necesitábamos un baterista, así que llevé a Michael a un espectáculo de rock and roll donde Wilson Pickett estaba actuando. El teatro vibraba con el ritmo del baterista cuyo nombre era Buddy Miles, en ese momento, ¡sabíamos que teníamos una banda y un baterista!

Todos fuimos a San Francisco y un amigo de Nick, Ron Polte, tenía una bandera estadounidense que se enchufaba y saludaba, y por ello, sugirió que llamáramos a la banda: The Electric Flag. Debutamos en el Monterey Pop Festival.

Mike. ¿Tienes alguna historia divertida que contar sobre el Festival Pop de Monterey?

Barry. Pasaba el rato con Brian Jones viendo a Otis Redding actuar en vivo y sorprendiendo a la gente.

Mike. ¿Cómo describirías a Mike Bloomfield?

Barry. Como mi mejor amigo, sumamente divertido, brillante, buen lector, apasionado y carismático.

Mike. Volvamos aún más lejos. ¿Qué te gustaba de tus primeras sesiones con Mitch Ryder and The Detroit Wheel?

Barry. ¡Bob Crewe me dio libertad para tocar mis riffs!

Mike. ¿Cómo ha cambiado el negocio de la música a lo largo de los años desde que comenzaste?

Barry. ¿Qué onda? Solía ​​haber jefes de sellos discográficos que conocían la música y la amaban, ahora en su mayor parte, lo importante es el resultado final.

Mike. ¿Qué personaje de la historia te hubiera gustado conocer?

Barry. A Jack Benny, Napoleón, al General Custer, Cochise, Buffallo Bill Cody, al General George Patton y sobre todo a Meyer Lansky.

Mike. ¿Cuáles son algunos de los conciertos más memorables que has tenido?

Barry. El Newport, el de Monterey, tocando con Chuck Berry, Muddy Waters, Howlin’ Wolf en Silvios en el lado sur de Chicago y en la nueva banda, Chicago Blues Reunión, en el festival de blues de Chicago del año pasado.

Mike. ¿Por qué piensas que la Chicago Blues Reunión, sigue generando seguidores?

Barry. Debido a la historia que representamos y por la admiración que tenemos el uno por el otro, que es palpable cada vez que tocamos.

Mike. ¿En qué álbum podemos escuchar lo mejor de tu trabajo como productor?

Barry. En el álbum de Percy Sledge, Blue Night. El legendario cantante de soul. Álbum de soul del año y con una nominación al Grammy.

Mike. ¿Tienes alguna historia divertida de «Super Session» y cómo es tu relación con Al Kooper?

Barry. Como cuando Michael no me dejó tocar el piano eléctrico en Stop y en Albert shuffle. Mi relación con Kooper es cordial.

Mike. Cuéntame sobre tu reunión con Hendrix en el Café Au Go Go. ¿Tienes alguna historia interesante?

Barry. Hendrix, me llamaba el ¡Piano Man! Y cuando tocamos, Hey Joe, resultó ser toda una experiencia religiosa.

Harvey Brooks (Bajo)

Mike. ¿Qué caracteriza la filosofía musical de Harvey?

Harvey. Toco música para mi propio disfrute y para compartir lo que siento con otros músicos y oyentes. Resumo la música que estoy tocando en su forma más simple y luego la amplío rítmica y armónicamente en esa forma. Cuando estoy en un formato de banda, escucho a los otros músicos y me mantengo conversando con ellos musicalmente, recordando que, como bajista, mi rol es mantener el fondo con ritmo y armonía. En otras palabras, conservo el groove sólido.

Mike. ¿Cómo obtienes y describes tu sonido?

Harvey. Uso cuerdas planas de la Bella «Deep Talkin’ Bass» que me dan un fondo percusivo y gordo. Utilizo un amplificador Hartke LH1000 y bafles de la serie Hartke 410 XL.

Mike. ¿Qué enseñanza te ha dejado el blues y qué significa para ti?

Harvey. El blues se trata de lidiar con la vida cotidiana. Buenos tiempos, malos tiempos, todos los tiempos intermedios. Aprendí que no hay forma de escapar de sus responsabilidades. Si lidias con «la tristeza» a diario, no uses drogas o alcohol para escapar de ellas, tienes una muy buena oportunidad de vivir una vida productiva, larga y pacífica.

Mike. ¿Cuál es el período más interesante de tu vida?

Harvey. Toda mi vida ha sido interesante, pero la mejor parte de ella comenzó cuando conocí, me enamoré y me casé con mi esposa, Bonnie, hace 24 años. Ella me ha dado la visión de un futuro brillante y la amo mucho.

Mike. ¿Cuál fue el mejor y el peor momento de tu carrera?

Harvey. Probablemente los álbumes «Highway 61 Revisited» y «Bitches Brew» fueron los mejores momentos. El primero, porque me dio mi introducción al negocio de la música pop como carrera, y el segundo, porque expandió mi pensamiento musical y mi marco de referencia musical.

Mike. ¿Recuerdas algo gracioso de la grabación y del tiempo de los shows con The Electric Flag?

Harvey. Cuando estábamos grabando «Another Country» para el primer álbum de Electric Flag, llenamos el estudio con amplificadores y grabamos los comentarios. Los ingenieros de sonido no estaban contentos, decían que sonaba como ruido y el productor decía hagan los que quieran. La idea de Bloomfield era utilizar la retroalimentación como una configuración para su solo de guitarra. ¡Efecto brillante! En «Killing Floor» al final de la melodía se acabó la cinta. El productor estaba furioso con el ingeniero de grabación, la banda estaba furiosa con el productor porque era la toma buena, John Court, el productor, dijo: ¡Hola, gran final! Él estaba en lo correcto.

Mike. ¿Cuál es el mejor jam en el que has tocado?

Harvey. Uno fue en el Café Au Go Go. Estaba en la ciudad con The Electric Flag, Jimi Hendrix con The Experience, Duane Allman con los Allman Brothers y Elvin Bishop con la Butterfield Blues Band. Creo que tocamos la primera versión de Little Wing esa noche. Después de eso, me puse en medio del escenario de Steve Paul y me uní con Jimi Hendrix, Johnny Winter, Buddy Miles y Jim Morrison. Los mejores jams musicales tuvieron lugar en Woodstock, Nueva York, en el «Joyous Lake». Recuerdo un nevado jam en la noche que comenzó alrededor de las 11:30 p.m. de un martes por la noche. Dave Sanborn en el sax alto, Jack DeJonnette en batería, Kal David en guitarra, Howard Johnson en sax barítono y yo en el bajo. Tocamos hasta la hora del desayuno.

Mike. ¿Cómo ha cambiado la música a lo largo de los años?

Harvey. La música no ha cambiado. Las progresiones de acordes y las melodías que han influido en la música pop en todas sus formas todavía están ahí. Lo que ha cambiado es la tecnología y el negocio de la música.

Mike. ¿Cuál es el mejor consejo que te han dado y qué consejo le darías a la nueva generación?

Harvey. Sé la mejor persona que puedas ser. Mantenga una mente abierta y conozca su instrumento. Se necesita trabajo. Pero si te es fácil, pasa al siguiente nivel.

Mike. ¿Hay algún recuerdo de la época en Greenwich Village de Nueva York que te gustaría compartir con nosotros?

Harvey. Richie Havens vivía en el East Village. Lo conocí en el Café Au Go Go y toqué muchos sets con él allí. Cuando Richie consiguió un contrato discográfico con Verve Folkways, me contrataron para organizar sus partituras de ritmo para la mayor parte del álbum. Ahora Richie y yo, ya éramos buenos amigos y decidimos resolver los arreglos en su pasillo afuera de su departamento, porque el sonido era excelente. A los vecinos les encantó. El álbum «Mixed Bag» siguió. Richie ha sido un buen amigo para Bonnie y para mí. Lo extrañamos.

Mike. ¿Qué recuerdo de Al Kooper, Bob Dylan, Michael Bloomfield y Miles Davis, te hace sonreír?

Harvey. Con Al Kooper, estar girando en el escenario en el concierto surrealista de Dylan’s Forest Hills, para ver a Al siendo sacado de su banco en el teclado por un fanático maníaco, y aún seguir tocando mientras bajaba. Miré a Dylan, él asintió, «sigue tocando». Recuerdo jugar al ajedrez con Bob en Woodstock. Le gané.

La primera vez que conocí a Mike Bloomfield, fue en las sesiones del disco de Dylan, Highway 61 Revisited. La puerta se abrió de golpe y entró corriendo con su Telecaster en el hombro, sin estuche y con una gran sonrisa.

Conocí a Miles Davis a través de Teo Macero, su productor. Cuando era productor de personal en Columbia Records, mi oficina estaba al lado de la de Teo. Miles nunca había usado el bajo eléctrico y Teo me envió a tocar en una demostración para la esposa de Miles, Bette, para ver si encajaba. Entonces, entré en el estudio donde Miles estaba y me dijo, «Fat Motherfucker, ¿qué estás haciendo aquí?». Yo le dije: «Teo me envió», se rio, me golpeó en el brazo y me dijo «Lo sé, es un placer conocerte».

Mike. ¿Cuáles son algunos de los conciertos más memorables que has tenido?

Harvey. En Forest Hills y en el Hollywood Bowl con Bob Dylan. En el LA Forum de Los Ángeles y en el Madison Square Garden en Nueva York con The Doors. En Monterey Pop Festival, Fillmore East/West y Carousel Ballroom con Electric Flag. En el Rally de la paz con John Lennon en la 7ª ave. en Nueva York. De gira con Paul Butterfield, con la Big Man’s West, la gran banda de Clarence Clemons, alternando con Bruce Springsteen. En el Rock «N» Soul Revue con Donald Fagen, Walter Becker, Boz Skaggs, Michael McDonald, Phoebe Snow y Chuck Jackson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *