Rock and Roll: A Tribute To Chuck Berry

Chuck Berry, el artista, fue un genio. Le debemos casi todo lo bueno del rock and roll, por supuesto, me refiero a él y a su pianista y colaborador, Johnnie Johnson. En esta ocasión, el cantante y guitarrista de St. Louis, Missouri, Mike Zito, rinde homenaje a dichos artistas con la publicación del álbum: Rock Roll ‘n’ Roll: A Tribute to Chuck Berry.

El disco consta de 20 clásicos de Chuck Berry interpretados por Zito y una impresionante variedad de 21 guitarristas invitados, entre ellos Joe Bonamassa, Walter Trout, Eric Gales, Robben Ford, Sonny Landreth, Luther Dickinson, Albert Castiglia, Anders Osborne y, significativamente, el nieto de Chuck, Charles Berry III.

Lista de canciones: 1. St. Louis Blues (Charlie Berry III); 2. Rock ‘N’ Roll Music (Joanna Connor); 3. Johnny B. Goode (Walter Trout); 4. Wee Wee Hours (Joe Bonamassa); 5. Memphis (Anders Osborne); 6. I Want to Be Your Driver (Ryan Perry); 7. You Never Can Tell (Robben Ford); 8. Back in the USA (Eric Gales); 9. No Particular Place to Go (Jeremiah Johnson); 10. Too Much Monkey Business (Luther Dickinson); 11. Havana Moon (Sonny Landreth); 12. Promised Land (Tinsley Ellis); 13. Downbound Train (Alex Skolnick); 14. Maybelline (Richard Fortus); 15. School Days (Ally Venable); 16. Brown Eyed Handsome Man (Josh Smith/Kirk Fletcher); 17. Reelin’ and Rockin’ (Tommy Castro); 18. Let It Rock (Jimmy Vivino); 19. Thirty Days (Albert Castiglia); 20. My Ding a Ling (Kid Andersen).

Los músicos de base en las grabaciones son, Matthew Johnson: batería, voz y percusiones; Terry Dry: bajo, guitarra, voz y percusiones; Lewis Stephens: piano y órgano; y por supuesto, Mike Zito: voz y guitarra; además de una sólida sección de metales. Este álbum se disfruta mejor con el volumen alto. No se sorprenda si se pone a bailar, o al menos a moverse un poco con todos estos viejos favoritos, con tantos guitarristas geniales.

Charles Berry III aparece en la canción de apertura, St. Louis Blues, una melodía alegre que definitivamente lleva el espíritu de Chuck. Una buena manera de comenzar el álbum y conectar al oyente con lo que viene después. Rock ‘N’ Roll Music, es el tema siguiente que mantiene la alegría en la interpretación ahora con Joanna Connor en los coros y en la guitarra slide. Johnny B. Goode con el magnífico Walter Trout, consuman una extraordinaria trilogía inicial de temas rítmicos. Todo un alimento efectivamente justo para el espíritu.

Mike Zito & Walter Trout – Johnny B. Goode

Después de una versión impactante de Johnny B. Goode con Walter Trout, se da lugar al blues ardiente Wee Wee Hours con un largo y espectacular solo de Joe Bonamassa. Las canciones alegres regresan con la conocidísima Memphis y la colaboración de Anders Osborne, con una canción de Chuck que probablemente no están fácil de identificar I Want to Be Your Driver con Ryan Perry; y con una clásica, You Never Can Tell, que cuenta con la participación del fenomenal Robben Ford.

Mike Zito & Robben Ford – You Never Can Tell

La tercia de ases que siguen en la lista, son nada menos que Back in the USA que se favorece del virtuosismo de Eric Gales, No Particular Place to Go con un inspirado Jeremiah Johnson que se encuentra en uno de sus mejores momentos como artista, y una versión adorable de Too Much Monkey Business con el experimentado e inquieto Luther Dickinson.

La segunda parte del álbum arranca con una baladita que se escucha con menos frecuencia, Havana Moon, con el invitado Sonny Landreth y su guitarra slide. Promised Land con Tinsley Ellis, regresa a los ritmos y tonadas características de las canciones de Chuck. Dos peculiares temas, con invitados de extirpe rockera son los siguientes tracks:  Downbound Train con Alex Skolnick, que definitivamente se sale del estilo tradicional de Berry; y la queridísima Maybelline con Richard Fortus, en una atinada y brillante versión. La siempre saltona y simpática School Days, es interpretada por una joven cantante y guitarrista, Ally Venable, colocándola a la vista de todos y en el nivel de los experimentados.

El álbum cierra con cinco grandes piezas: Brown Eyed Handsome Man, con dos invitados de lujo, Josh Smith & Kirk Fletcher. Reelin’ and Rockin’, que me trae grandes recuerdos de mis inicios en los escenarios, aquí con el estupendo Tommy Castro. Let It Rock, da la oportunidad de mostrar el talento de Jimmy Vivino. Thirty Days, antesala del final, es interpretada de manera excepcional por el buen Albert Castiglia. My Ding a Ling, con Kid Andersen es muy diferente a la versión original, pero es tan divertida como siempre lo ha sido. Andersen toca una parte de guitarra blues que está acompañada por un viejo piano de rock and roll y una parte de sax que suena directamente de una canción clásica de doo-wop.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *