Si un día me voy de tu vida

Si un día me voy de tu vida,

no volveré a tocar ese cuaderno donde te escribía notas de amor.

 No volveré a leer ese poema,

ni esa canción que escribí para ti, mi amor.

 

Si un día me voy de tu vida,

no tocaré los regalos que me has dado, los guardaré para no llorar por no estar a tu lado.

 Si un día me voy de tu vida,

no probaré más de ese manjar que comimos juntos, riéndonos mientras pecábamos los dos.

 

Pero si un día tú te vas de mi vida…

aunque tú no me leas, aunque tú no me escribas,

aunque tú no me compongas más canciones de amor,

ni comas lo que tanto nos gustaba a los dos.

  

Ni aunque no me llames, ni aunque con mil me engañes,

aunque te embriagues y jures que me odias de decepción,

ni aún así, me sacarás de tu vida.

 

Así te cambies a otro continente,

no podrás engañar a tu corazón.

 Aunque te vuelvas a casar, a divorciar, o qué sé yo,

tu amor siempre me pertenecerá.

 

Llevas impregnado en tu cuerpo mi esencia,

y en tu mente mi olor.

 En tu corazón llevas el sudor de las noches de pasión,

me sentirás aún en la distancia.

 Nunca me podrás sacar de tu alma,

porque lo nuestro, lo nuestro se llama… ¡amor eterno!

Música de fondo: Worried por Steve Johnson del álbum, Blues Vol. 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *