En el Jardín del Arte: 4º Festival Nacional Queretablues

En la segunda semana de agosto 2017, se llevó a cabo el 4º Festival Nacional Queretablues 2017. Estuvimos presentes durante la tercera y cuarta jornada en el agradable escenario del Jardín del Arte, para constatar y formar parte del exitoso resultado, con base en el esfuerzo y trabajo conjunto de todo el grupo de organizadores, patrocinadores y personas que se fueron integrando a la causa, encabezados por Poncho Ortiz (Rumorosa Blues Band) y José María Cabrera (El Callejón Blues Band). Sin embargo, también hemos podido constatar información escrita y gráfica de las primeras dos jornadas, que tuvieron al igual un genial y triunfante desarrollo.

Primera jornada

La primera jornada con la que dio inicio la cuarta edición del Festival Nacional Queretablues, se llevó a cabo en el Auditorio “Esperanza Cabrera” de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Autónoma de Querétaro.

La inauguración corrió a cargo de los entusiastas organizadores, quienes dieron la cordial bienvenida al público y a los participantes que prepararon la velada musical en turno. El concierto fue realizado por diferentes ensambles conformados por jóvenes alumnos de música de la Facultad de referencia.

Un espectáculo prometedor lleno de sorpresas, de blues, soul y rocanrol, y que generó cierta expectativa de interés por parte de la comunidad universitaria hacia el género raíz de la música contemporánea: el blues.

Segunda jornada

La segunda jornada del Festival, ya en el precioso escenario del Jardín del Arte, se llevó a cabo con la novel participación de Pax, quien presentó un espectáculo con versiones de canciones clásicas mexicanas, algunas originales, sin faltar los estándares de blues.

Acto seguido, el escenario se llenó de rock-blues y mucha energía interpretativa con Umbra Alba, banda queretana quien tuvo su segunda participación consecutiva en este magno evento.

Y para cerrar la noche, nada menos que una de las bandas anfitrionas: Rumorosa Blues Band, quien se erige a la fecha como una de las más destacadas en el 2016. Con su propuesta de “rocknblues” netamente original, con un grupo de músicos sobresalientes, perfectamente bien acoplados y que mantuvieron la atención del respetable, ganándose cantidad de aplausos al final de cada uno de sus temas. Y dejando la expectativa muy alta para las siguientes dos jornadas, que completaron el programa previsto en el cartel.

Tercera jornada

La tercera jornada comenzó al filo del mediodía con las clínicas de guitarra por parte del maestro Kukín Carmona (Fonzeca-Caja de Pandora Project); y de piano a cargo del Dr. Eduardo Núñez (Facultad de Bellas Artes de la UAQ).

Ya por la tarde, el maestro de ceremonias: Pepe Andrade (Hábitos Nocturnos), presentó al primer artista del día: Claudio Irrera Rossi, quién con piano y voz nos llevó por un sendero de canciones intimistas y candentes, pero también críticas y llenas de notas sincopadas, con apego al blues tradicional. Acompañado a ratos por una insinuante armónica, y por un preciso y fino guitarrista.

El segundo turno estuvo a cargo de Avenida Rockblues, una banda recargada con dinamita de sonidos, justamente como su nombre lo dice, de rock-blues. Con armonías y letras que transitan sin detenerse, por el rock urbano. La dosis bluesera la inyecta, sin duda, Martín con su exquisita armónica.

La tercera parte del concierto del sabadito, correspondió a los veteranos y entrañables amigos de La Oca Banda de Blues, quienes echaron la carne al asador, condimentando la tarde con sus temas originales y sus atinadas versiones a clásicos del blues. La base rítmica firme en todo momento, con Martín y el amigo “Panchito” Malagón, la guitarra lució a cargo del buen “Petras”, quienes apoyaron en todo momento al experimentado maestro de las letras, armónica y voz: Roberto Ochoa.

La penúltima agrupación de la tarde-noche fue La Pecaminosa, quienes llegaron desde Veracruz con su propuesta de blues original en español. En su espacio, contaron historias, tocaron cada uno de sus temas conectando con el público, llevándolo a reconocer su estilo obtenido por la aportación musical de cada uno de sus cinco brillantes y jóvenes integrantes.

La noche se asomó junto con la experimentada agrupación de Monterrey, Fonzeca-Caja de Pandora Project, con su vibrante sonido regio y espectacular. La actuación de esta banda estelar provocó que el público se desbordara, aplaudiendo, cantando, bailando o simplemente disfrutando la interpretación de cada uno de los temas de su amplio y magnífico repertorio. Sí, un repertorio plagado de blues, blues-rock, soul y funk.

La fiesta llegó a su máximo con el ritmo inigualable de los hermanos Urrutia, en el bajo y batería, respectivamente; además de la gigantesca actuación de uno de los mejores guitarristas del circuito de blues nacional, el maestro Kukín Carmona. Y que decir también de la formidable actuación del amigo Fonzeca, estupendo e inigualable cantante, y líder de la banda.

Cuarta jornada

Llegamos al cuarto y último día de Festival. Primero se presentó el grandioso ensamble queretano, Bluesóceles. Una clara muestra de lo que puede ser un verdadero ensamble, perfectamente acoplado, aún con pocos días de ensayo. La banda conformada con 10 excelentes músicos: sección de tres metales, tres guitarras, bajo, batería, teclados y vocalista; fue la sorpresiva sensación desde el arranque del evento. Tocando clásicos de blues que fueron muy bien recibidos por el público en general. Felicidades a todos ellos.

La segunda parte correspondió a Matus Blues de Celaya, Guanajuato. Un sexteto que mantuvo la atención de los asistentes, a través de su interesante propuesta original, y una pequeña dosis de covers. Buenos músicos que desplegaron sus habilidades con sonidos latinos y de rock blues, acoplados a su especial estilo bluesístico. La voz y armónica de Perla Olivares, así como la voz principal y guitarra de Antonio Valdez, continuaron dejando calientito el estrado, listo para la siguiente banda.

La tercera actuación de la tarde correspondió a la banda decana y parte de la organización, El Callejón Blues Band. Reforzada magistralmente con una sección de metales que hicieron brillar la propuesta 100% original de blues hecho en Querétaro, y que presentó como parte primordial, temas de su nueva producción discográfica: Minutos Más. Sin duda, queda nuevamente claro hacia donde camina este proyecto, con rolas bien definidas en su estructura musical, y con unas inteligentes líneas letrísticas. Doble felicitación para todos ellos, por su estupenda presentación, y por todas las diversas labores inherentes, antes y durante el propio evento.

La penúltima banda de este singular encuentro de entusiastas blueseros, fue Amigos del Blues de Aguascalientes. Unos verdaderos y entrañables amigos que dejan todo en el tablado cada vez que se presentan. Una banda que funciona con base en principios básicos de camaradería, cariño y entusiasmo por lo que hacen: blues y rock, rock y blues. No importa el orden, simplemente se divierten y divierten, ese es el sentimiento que emana de su música original y de las versiones que escogen para sus agradables presentaciones. Y hoy en Santiago de Querétaro, no fue la excepción. El público aplaudió, grito y pidió más de su música. Dejando el escenario listo para el inminente gran cierre final.

La noche y el festival se acercaba a su definitivo e irremediable final, con la presentación estelar del ensamble: Queretablues All Stars, gran banda conformada con músicos de los grupos queretanos: Rumorosa Blues Band (Poncho Ortíz, Julio César Cervantes “El Diablo”); El Callejón Blues Band (Ana Laura y José María “Chema” Cabrera, Roberto Lechuga, Armando Aguilar, Ulises Bravo); y Avenida RockBlues (Martín Rodríguez). Y bueno, cabe señalar que tuve el gran honor de tocar un par de piezas con ellos. Muchas gracias por haberme aceptado a integrarme a esta selección, quienes interpretamos varios temas clásicos, desde algo de Real de Catorce, pasando por Little Walter y Muddy Waters, hasta el gran final con un poquito de Jimi Hendrix.

Gracias a todo el público, gracias a todos los músicos, que llevaron a buen puerto, un evento que ha tomado rumbo. Con calidad y calidez, con gran camaradería, pero sobre todo con bases de profesionalismo en todos los rubros.

Particularmente agradezco por todas las atenciones, facilidades y buenos momentos a Poncho, Chema, Ana Laura, El Diablo, El Doc, Jimmy, Ulises, Fonzeca, Martín, Pepe Andrade, Pacorro García y Federico Rangel.

¡Hasta el próximo Queretablues!

 

 

Fotos: José Luis García Fernández, excepto donde se indica: Revistaspot.mx

2 comentarios sobre “En el Jardín del Arte: 4º Festival Nacional Queretablues

  • el 13 septiembre, 2017 a las 12:29
    Permalink

    Excelente reseña, saludos Jose Luis.

    Respuesta
  • el 1 septiembre, 2017 a las 10:31
    Permalink

    Muchas gracias por la crónica. Un gusto enorme compartir un año más el gusto por la música y el Blues.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *