Sugar Blue: los colores del blues

El virtuoso de la armónica ganador del Grammy, Sugar Blue, no es el típico bluesman. Su nuevo álbum, Colores, lanzado recientemente (10 de diciembre de 2019), fue escrito y grabado en cuatro continentes: refleja la constante investigación de sonidos y emociones que impulsa su fuerza creativa.

Nacido con el nombre de James Whiting, se crió en Harlem, Nueva York, donde su madre era cantante y bailarina en el legendario Teatro Apollo. Blue comenzó su carrera como músico callejero e hizo sus primeras grabaciones en 1975 con las legendarias figuras del blues, Brownie McGhee y Roosevelt Sykes. Al año siguiente, contribuyó a las grabaciones de Victoria Spivey y Johnny Shines antes de mudarse a París por consejo del pianista pionero del blues, Memphis Slim.

Mientras estaba en Francia, Blue se unió a los Rolling Stones, quienes instantáneamente se enamoraron de su sonido. Los Stones invitaron a Blue a unirse a ellos en el estudio. Además de su trabajo en el álbum Some Girls, se le puede escuchar en Emocional Rescate y Tattoo You. Apareció en vivo con el grupo en numerosas ocasiones y se le ofreció el lugar de la sesión indefinidamente, pero lo rechazó, optando por regresar a los Estados Unidos y armar su propia banda en lugar de convertirse en un acompañante de tiempo completo.

La decisión de Blue de regresar a casa, a pesar de su creciente renombre como músico de sesión, fue estimulada por su deseo de trabajar y aprender de los maestros de la armónica de blues. Así llegó a Chicago y procedió a reunirse con gente como Big Walter Horton, Carey Bell, James Cotton y Junior Wells. Blue pasó dos años de gira con su amigo y mentor Willie Dixon como parte del Chicago Blues All Stars antes de formar su propia banda en 1983.

Con su propia banda, la estrella de Blue continuó en ascenso. Grabó en el álbum Hidden Charms de Dixon, ganador de un Grammy, en 1989, actuó en escenarios de festivales con artistas clásicos como Muddy Waters, B.B. King, Art Blakey y Lionel Hampton, y también puso su mirada en la televisión y la pantalla grande. Se presentó con Fats Domino, Ray Charles y Jerry Lee Lewis. Blue ha tocado y grabado con músicos que van desde Willie Dixon hasta Stan Getz, Frank Zappa, Johnny Shines y Bob Dylan. Sugar Blue incorpora lo que ha aprendido en su estilo visionario y singular, técnicamente deslumbrante y conmovedor.

La entrevista (fotos en color de Riccardo Abbondanza)

Mike. ¿Qué has aprendido de la música blues y su cultura? ¿Qué significa el blues para ti?

Sugar. El blues es la voz de mi cultura de la que han surgido muchos otros géneros: Jazz, Reggae, Rap, Rhythm & Blues, Rock, Bluegrass, Grunge, Metal, Pop. Todos ellos derivados del blues. Lo que he entendido acerca de la cultura del blues es que es una potencia omnipresente que ha creado un medio de expresión para aquellos que no tenían forma de hacerse oír y sentir antes de encontrarse con él. Ha energizado y emancipado a generaciones de muy diferentes personas y su cultura se ha enriquecido en todo el mundo. Willie Dixon lo dijo sucintamente: El blues son los hechos de la vida. Agregaré un apéndice a esto, contrariamente a muchos conceptos erróneos, El blues no es trágico, ¡El Blues es Magia Negra!

Mike. ¿Cómo describes el sonido, el repertorio y tu filosofía musical?

Sugar. Mi sonido es algo que he desarrollado a través de los años después de escuchar y ser influenciado por muchos grandes músicos, desde Lester Young hasta Sonny boy Williamson. Desde Chuck Berry hasta Jimi Hendrix. Mi filosofía musical se puede describir simplemente, si se siente bien y suena bien, es bueno, ¡agrégalo a la artillería!

Mike. ¿Cómo ha influido el Blues y su gente en tu visión del mundo en los viajes que has realizado?

Sugar. El blues en mi opinión siempre ha sido una incursión filosófica y rítmica en las vicisitudes de la vida. Mujer y trabajo, por lo general, la falta de uno o peor, ¡de ambos, es como es el blues!). Inclemencias del tiempo, inundaciones, tornados, etc. Poetas filósofos como Willie Dixon, Robert Johnson, Blind Lemon Jefferson, Jimmie Reed, St. Louis Jimmie, Billie Holiday, Bessie Smith y muchos más han convertido la angustia, el dolor, la opresión, la alegría y la pasión en una destilación que grita, llora, se ríe, sana y enmarca las luchas que todos enfrentamos en esta vida, en cada nación y en cada condición, sean ricos, pobres, jóvenes o viejos. ¡El poder que es el blues ha sido el punto focal de mi vida, me sostiene y es el ancla que me mantiene a flote en la turbulencia!

Mike. ¿Cómo describe el nuevo repertorio y sonido del álbum, Colors? ¿Hay algún recuerdo de las sesiones de estudio que te gustaría compartir?

Sugar. Solo los oídos pueden interpretar y describir la música en su mente, corazón y alma: ¡se tiene que sumergir en las melodías y los ritmos para tener una descripción que su cuerpo comprenda! Los recuerdos que me quedan del estudio son la fusión de los instrumentos y la alegría de trabajar con mis amigos, Rico McFarland, Johnny B. Gayden, Chaz Leary, Motoaki Makino, Ilaria Lantieri, el joven coro sudafricano Afriks Riz, el músico de Sheng, Ling Bo, Max DeBernardi, un maestro en el puntlleo.

Todos ellos, maravillosos artistas que hicieron posible la música del álbum. Fue una labor de pasión, y sabes que fue como hacer el amor. Nada más en el mundo se siente tan bien.

Mike. ¿Cuáles son algunas de las lecciones más importantes que has aprendido en el camino de los circuitos musicales y de la escena del blues?

Sugar. Algunas de las cosas más importantes que aprendí fue de los músicos con los que trabajé y de las personas que conocí en los clubes y conciertos. Aprendí de John Lee Hooker que: ¡nunca saldrás vivo de esto del blues! De Willie Dixon, que el blues debe ser un medio en constante cambio y crecimiento, y que lo que grabaron en su apogeo fue vanguardista. Y que un verdadero bluesman ¡en todos los sentidos de la palabra!, debe ser un letrista, un músico e innovador o de lo contrario que se busque algo más que hacer. ¡Dixon también me dijo que conociera el negocio, o tú serás el negocio!

Mike. ¿Qué caracteriza a tu nuevo álbum en comparación con otros anteriores? ¿Qué te emocionó de Bo Diddley y de los Beatles?

Sugar. ¡Diría que lo que caracteriza este ‘álbum’ de los otros que he hecho, son los años que han pasado por mis ojos y oídos! El paso del tiempo, las experiencias que he tenido tanto buenas como malas, los lugares y las personas que he conocido tienen mucho que ver con la letra y la música en Colors.

Bo Diddley extendió la mano y tocó mi alma en el programa de Ed Sullivan, en la vieja televisión en blanco y negro de la sala de casa de mi madre muchos años antes de que tuviera la oportunidad de conocerlo y tocar con él.

Es uno de mis recuerdos más afortunados y atesorados de haber trabajado con una verdadera leyenda del rock and roll. Músicos como él, Louis Jordan, Ray Charles, Chuck Berry y Little Richard crearon la música que llamamos rock and roll, pero sabían que no era nada más que blues con un ritmo diferente.

The Beatles, siempre me gustaron sus composiciones musicales desde los primeros días hasta que se separaron. Hicieron buena música y trataron de recordarnos el mayor poder en el universo conocido, el amor. Todo lo que necesitas es amor y algo de dinero en efectivo para que puedas pagar un lugar para hacerlo.

Mike. ¿De quién has obtenido la experiencia más importante? ¿Cuál fue el mejor consejo que alguien te dio?

Sugar. De Billie Holiday, Sammy Price, Rex Garvin, Victoria Spivey, Buddy Tate, Willie Dixon, Muddy Waters, Paul Quinichette, Memphis Slim, Prince, Bob Dylan, The Stones, Johnny Shines, Louisiana Red, Memphis Slim, Michael Silva, Big Walter Horton, James Cotton, Junior Wells, Roosevelt Sykes, Koko Taylor, Larry Johnson y muchos otros grandes músicos con los que he tenido la suerte de conocer, aprender y tocar a través de los años.

Quizás los mejores consejos que recibí fueron de Larry Johnson y Memphis Slim. Larry me dijo que buscara mi propio sonido, y Memphis Slim me aconsejó que me arriesgara y me fuera a Francia. ¡Me alegro de haber seguido sus consejos!

Mike. James Joshua Whiting es tu nombre de nacimiento. ¿Cuál es la historia detrás de tu apodo “Sugar Blue”?

Sugar. En realidad, una mujer arrojó una caja de discos viejos por la ventana. Estaba tocando debajo de su ventana y ella rotundamente no lo apreciaba, así que me arrojó una caja. Supongo que eran alrededor de las dos de la mañana. Todos los discos se rompieron excepto uno que se llamaba, Sugar Blues. Y ahí es donde decidí obtener mi nombre. Bueno, fue casualidad. Y todos los grandes músicos tienen apodos, así que yo también quería uno.

Mike. ¿Qué es lo que más extrañas del blues del pasado? ¿Cuáles son tus esperanzas y temores para el futuro?

Sugar. No me he perdido nada de la tradición del blues porque gran parte se ha grabado durante siglos, lo que sí extraño es la presencia de estos increíbles hombres y mujeres. Mi esperanza es que la música continuará evolucionando con la comprensión de la importancia que le dieron los creadores, porque como dijo el Sr. Dixon, ¡El blues es la raíz, el resto son los frutos! ¿Temores por el futuro de mi herencia musical, es decir, del blues? ¡No tengo ninguno, mientras haya artistas como Ruthie Foster y Kingfish!

Mike. ¿Qué te ha hecho reír de la famosa calle Maxwell? ¿Consideras que el blues es un género musical específico o crees que es un estado mental?

Sugar. Nada me hizo reír por la calle Maxwell. No había nada divertido allí a menos que encuentre hilaridad en las personas que luchan por ganar suficiente dinero para comer y pagar el alquiler en alojamientos minúsculos que no eran viviendas dignas ni para ratas y cucarachas. Y mucho menos los músicos, buscavidas y otros que tenían que ganarse la vida como mejor ellos pudieron. Algunas personas recuerdan estos tiempos difíciles y piensan que fueron los viejos tiempos. Si tuvieras que vivir así, no creo que te sientas tan nostálgico. Habiendo dicho eso, permítanme agregar que sólo la presión hace diamantes y muchos se hicieron allí, pero muchos más fueron aplastados por el peso de la desigualdad y la indiferencia que aún prevalecen en la actualidad.

El verdadero blues, es el blues que B.B King cantó cuando grabó, Why I Sing The Blues’. El blues no es sólo una forma de arte o un estado mental, es una forma de vida nacida de las transgresiones forzadas sobre una gente que luchó, vivió, amó y murió forjando una poderosa fuerza musical que ha cambiado todo el mundo musical. Jazz, góspel, música country, soul, hip hop, rock and roll, trance, fusión, reggae, punk, metal, electrónica, pop.

¡Casi cualquier música moderna que escuchemos hoy tiene sus raíces en el blues! El Maestro Willie Dixon, el poeta laureado del blues, dijo: “¡El blues es la raíz, el resto son los frutos! ¡El blues es la verdad, sin barníz!

Mike. Si pudieras cambiar una cosa en el mundo musical y se hiciera realidad, ¿Cuál sería?

Sugar. Me aseguraría de que los artistas que escribieron e interpretaron su música se hicieron ricos, compraron casas decentes, tuvieron la atención médica adecuada y dinero para invertir en sus vecindarios, como las personas que construyeron una industria multibillonaria en contratos de “palabra” con cientos de artistas negros y blancos.

Mike. ¿Cuáles son las líneas que conectan el legado del blues de Willie Dixon a Stan Getz, y de Frank Zappa a los Stones?

Sugar. El blues es lo que une a todos estos artistas, sin él, ninguno de estos nombres resonaría hoy.

Mike. También compartiste el escenario con gigantes como Willie Dixon, Prince, Frank Zappa, Ray Charles, Stevie Wonder, Bob Dylan … ¡toda una lista! ¿Fue Bob Dylan una inspiración para ti? ¿Qué te emocionó de Bob Dylan y del gran Frank Zappa?

Sugar. Bob Dylan siempre fue muy atento con los asuntos del mundo y aprendí una lección de él. Fue un honor y un placer trabajar con él. Él toca con el corazón, tal como escribe. ¡Frank Zappa fue un genio! El era un maestro. Su música habla mucho más convincentemente de él.

Mike. ¿Hay algún recuerdo de las sesiones de estudio con los Rolling Stones, que te gustaría compartir con nosotros?

Sugar. ¡Eran los días locos del rock and roll! Eran de maravilla. ¡Mick Jagger, Ronnie Wood y Keith Richards eran un gas, gas, gas! Todavía recuerdo el concierto en Knebworth donde fuimos testigos del concierto final de Led Zeppelin. Largos días que se convirtieron en largas noches, estaba realmente feliz de tocar con ellos y muy orgulloso del trabajo que hice. especialmente en Miss You y Down in the Hole. Creo que ayudó a llevar la armónica a la vanguardia del rock and roll.

Mike. ¿Qué te conmovió del sonido de la armónica? ¿Cuáles son los secretos de Mississippi Sax?

Sugar. El dulce sonido vocal de la armónica es lo que me enamoró al principio. No hay ningún secreto para el ‘Mississippi Sax’ a menos que sean los sonidos conmovedores que los bluesmen y las mujeres sacaron de lo que era esencialmente un juguete musical. Artistas como Deford Bailey, Walter Jacobs, Sonny Boy Williamson, Junior Wells, Carrie Bell, James Cotton sacaron a la luz increíbles sonidos y las peculiaridades musicales del instrumento, y le dieron esa maravillosa denominación.

Mike. ¿Cuál es el impacto de la música y la cultura del blues y el jazz en las implicaciones raciales, políticas y socioculturales?

Sugar. El blues y el jazz rompieron las barreras raciales entre personas de todas las razas, denominaciones y culturas antes que cualquier otra cosa, trajeron un amor común y una comprensión en la que todavía estamos trabajando, la armonía es la clave.

Mike. Eres muy popular en China. ¿Cómo crees que sucedió eso?

Sugar. Bueno, si hay algo que es cierto sobre el blues, es que el género es universal. Es música basada en sentimientos y no necesitas un lenguaje para comunicarlo. Si tienes el sentimiento, si tienes el alma, y ​​puedes comunicarlo a través de tu música, entonces el lenguaje se vuelve secundario. Además, el blues es generalmente una base para toda la música occidental, además de la clásica. R&B, Rock ‘n’ roll, Country, Jazz, Reggae y otros simplemente no existirían sin blues. Es por eso que el blues es tan familiar, tan universal. No importa dónde vivamos, todos sentimos las mismas cosas y sentimientos que son la base de toda expresión humana.

Mike. ¿Hay algún recuerdo de las sesiones de estudio de tu álbum anterior, Voyage, que te gustaría compartir con nosotros?

Sugar. Los recuerdos para mí están en la música y, con suerte, los recuerdos con los que la música impregna tu vida te traerán tanta alegría como la que tuvimos al hacerlo. ¡La música es amor, hagamos el amor, no la guerra!

Mike. Hagamos un viaje con una máquina del tiempo, ¿Dónde y por qué querrías ir durante todo un día?

Sugar. Me gustaría ir a Louisiana durante el apogeo de Buddy Bolden, Louis Armstrong. A Kansas City cuando Count Basie, Papa Joe Jones, Jimmie Rushing, Charles Christian Parker estaban cambiando el mundo. Al Delta cuando Charlie Patton, Robert Johnson, Blind Lemon Jefferson y The Mississippi Sheiks se meneaban. Y a Harlem, durante el renacimiento, cuando Duke Ellington y Chick Webb y Langston Hughes estaban a la vanguardia de la creatividad negra. ¡Me gustaría tomar prestada esa máquina del tiempo porque hay tantos momentos musicales y lugares que me gustaría visitar!

Sugar Blue – The New Album: Colors

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *