Bob Koester, Delmark Records y el Blues 1

Bob Koester

Robert Gregg Koester nació el 30 de octubre de 1932 en Wichita, KS. Descubrió el jazz y el blues cuando era adolescente, asistió a tantos espectáculos locales en vivo como pudo y comenzó a recopilar discos clásicos de 78 rpm mientras aún estaba en la escuela secundaria. Cuando Koester era un niño, la música popular estaba en los lanzamientos de la moda de Big Band. Pasaba las tardes escuchando a Fats Waller, Zutty Singleton, Barney Bigard y Coleman Hawkins en la radio. Cuando era adolescente, Koester buscó actuaciones en vivo en cualquier lugar donde pudiera atraparlos.

A los catorce años fue testigo de un concierto de Count Basie, Jimmy Rushing e Illinois Jacquet. La búsqueda de artistas como estos se convirtió en una pasión. Los fanáticos del jazz comienzan a comprar discos de blues porque Louie Armstrong tocó en un disco de Bessie Smith, Coleman Hawkins en uno de Ida Cox, etcétera. Debido a la mezcla entre los dos géneros, Koester comenzó a cambiar un disco por otro. Este fue el comienzo de un agudo sentido comercial. Desarrolló serias habilidades mientras buscaba grabaciones agotadas. Pero la inclinación por la música no era su único amor, también le apasionaba el cine.

En un intento por ampliar sus habilidades comerciales, basó su plan educativo en consecuencia se matriculó en la Universidad de St. Louis para estudiar cinematografía y negocios; más tarde iría a la UCLA o USC para sus programas de cinematografía. Koester comenzó a vender música en su dormitorio y se unió a un club de jazz recién formado que se jactaba como miembros de algunos de los músicos más talentosos en y alrededor del área de St. Louis.

Por desgracia, el atractivo de la música y una reunión casual le dieron al plan de su vida un giro que sólo el destino puede ofrecer, pues conoce a Ron Fister quien coleccionaba música pop de los años treinta y cuarenta, pero también amaba a Ellington, Billie Holiday y Mildred Bailey, tres de los favoritos de todos los tiempos de Koester. Este encuentro provocó el comienzo de K&F Sales, la primera tienda de discos de Koester que posteriormente se convertiría en la tienda de discos, Blue Note. Después de casi un año, él y Fister descubrieron que se estaban moviendo en dos direcciones musicales diferentes. Acordaron dividir el inventario y Koester se mudó a una nueva ubicación en las calles Delmar y Oliver. Fue en este asentamiento que comenzó Delmar Records.

En 1953, a la edad de 21 años, Koester grabó a Windy City Six, un grupo de jazz clásico con sede en St. Louis. La progresión había comenzado. Poco después de esa primera grabación, Koester y un amigo organizaron una búsqueda de músicos de los años 20 y 30 viviendo en St. Louis. La búsqueda arrojó algunos de los mejores blueses jamás registrados. Maestros de blues como Speckled Red, Big Joe Williams y JD Short fueron grabados por la pequeña compañía discográfica. Con este bloque de artistas, Delmar obtuvo reconocimiento y rápidamente se ganó el respeto en la industria discográfica. Pero el éxito nunca es fácil. Después de sacar solo tres LPs, la tragedia golpeó a la pequeña empresa.

Koester aprovechó al máximo la desaparición del formato de 10 pulgadas yendo alrededor y comprándolos a todos los distribuidores locales a un dólar por pieza y vendiéndolos a precio regular con las ganancias que pudo recuperar sus pérdidas y continuar grabando. Debido a su experiencia como comprador de discos, Koester entendió el valor de la música que había sido grabada pero no emitida, o las grabaciones que estaban agotadas. A través de sus muchas conexiones, adquirió algunas grabaciones maestras muy importantes.

Koester adquirió grabaciones de sesiones Parkway de Little Walter y Muddy Waters. Estas sesiones fueron grabadas antes de que Walter estuviera con el sello Chess. Las grabaciones que adquirió incluyen a Lonnie Brooks, Carey Bell, Sunnyland Slim, Jimmy Reed, Magic Slim y Jimmy Rogers.

Las adquisiciones fueron parte importante de Delmar; le dieron a la compañía una cierta libertad financiera y le permitieron continuar grabando artistas de su elección. Fue la perspectiva de comprar a los maestros de Paramount lo que llevó a Koester a Chicago. Era una perspectiva muy emocionante; todo Ma Rainey, todo Blind Lemmon, Louis, Dodds, etc. etc. Esa fue probablemente la razón principal por la que fué a Chicago.

En agosto de 1958 llegó a Chicago y se instaló en el edificio de la catedral en la avenida Wabash. Esta ubicación no fue satisfactoria y el negocio no despegó. Koester comenzó a buscar otro lugar. Un amigo le prestó el dinero para la compra de Seymour’s Jazz Mart, ubicado en el edificio de la Universidad Roosevelt. Seymour Schwartz, un compositor y trompetista fue el dueño anterior que quería dedicar más tiempo a su música, por lo que se la vendió a Koester.

Delmark Records (ahora sí con k al final), disfrutó de este arrendamiento hasta 1963, cuando las renovaciones en el edificio Roosevelt hicieron que la empresa se mudara. Delmark lo hizo rápidamente a la Grand Avenue y se instaló aquí hasta que, una vez más, la ubicación se volvió insatisfactoria. A principios de la década de 1970, los archivos de cinta de la compañía crecían a un ritmo acelerado y el espacio era limitado. El único empleado de Koester en ese momento era, Bruce Iglauer, ahora propietario de Alligator Records.

La floreciente compañía discográfica fue nuevamente desarraigada, pero esta vez Koester tenía un plan maestro. Estaba decidido a encontrar un terreno estable. Koester lo pensó mucho tiempo, y finalmente tomó la decisión de utilizar los ahorros de su vida y hacer un pago inicial en el edificio en 4243 N. Lincoln Avenue. Este movimiento fue muy diferente a los demás. En lugar de arrojar todos sus huevos a una canasta, los dividió. Utilizando el edificio recién comprado como las oficinas de Delmark. Fue entonces cuando la ubicación de Grand Avenue fue bautizada como The Jazz Record Mart. Con su inventario a cuestas hizo la transición.

Delmark Records ha tenido una presencia hegemónica dentro de la industria del blues. Es conocido en todo el mundo por los verdaderos fanáticos del blues, así como por los navegadores del género. Algunos de los blueses más prolíficos jamás grabados han surgido como resultado directo de las sesiones de Delmark. Durante las últimas cuatro décadas, la compañía discográfica ha capturado en vinil, cintas y, recientemente, en CD, la rara esencia del blues.

Dentro de los estilos tradicionalmente sólidos del género, Delmark ha acumulado una gran cantidad de material recientemente lanzado y reeditado. Finalmente, en el mes de mayo del 2018, Delmark fue vendida a una pareja de músicos de Chicago de nombres: Julia A. Miller y Elbio Barilari. En el año de 1996, Bob Koester fue incluido en el salón de la fama del Blues.

Hoodoo Man Blues: Junior Wells’ Chicago Blues Band

Koester era capaz de capturar el verdadero sentimiento de los artistas debido a su genuino afecto por ellos y su música. Uno de los pasatiempos favoritos de Koester era salir y escuchar música. Un club en particular que frecuentaba era el Theresa’s en el lado oeste de Chicago, donde normalmente se presentaba Junior Wells. Wells y Koester establecieron una amistad y de ella surgieron varios éxitos, incluido el Hoodoo Man Blues, el álbum más vendido registrado por Delmark.

Wells recordaba vívidamente cuando Koester le pidió que grabara en su sello. «Bob vino a los clubes donde estaba tocando. Entró, me escuchó y me preguntó si estaría interesado en hacer algunas grabaciones. Le dije: no sé. En este momento no estoy bajo contrato con cualquiera. Así que decidimos que lo intentaríamos. Había hecho cosas con otras personas, pero no estaba obteniendo lo que quería de ellas.

Así que, para mí, estar realmente apegado a Bob fue agradable. Él siempre me dio lo que me gustó, que era la libertad en el estudio. Todo lo que hice estuvo bien. No trató de decirme esto y aquello allí, como muchos estudios o compañías discográficas en las que entraba«.

A la luz de la libertad de movimiento que Koester le dio a Wells, pudo volver a grabar Hoodoo Man Blues. Originalmente grabado en 78 para otro sello, fue destruido por un disc jockey iracundo. A Wells le dolió tanto que no quería volver a grabar esa canción en particular. Koester, usando la astucia y el coraje, hizo posible liberar el gran éxito. Wells se retractó de aquella decisión.

«Cuando hice esto en particular para Bob, me pidió que hiciera Hoodoo Man y yo dije: ‘¡No! No quiero volver a hacer esa melodía’. Él dijo: ‘Solo pruébalo’, dije ‘No’ enojándome, ‘¡No quiero probarlo!’ Entonces, Buddy Guy y yo estábamos grabando y jugando mientras esperábamos que se juntaran. Buddy dijo: ‘Prueba esto Jr.’ Él comenzó a tocar y yo comencé a cantarlo. Ni siquiera sabía que Bob realmente lo había grabado. Entonces, después de que terminamos de hacer las otras cosas, Bob dijo: «Jr., ¿puedo tocarte algo?

Quiero que lo hagas. escucha esto.’ Él dijo: «Espero que no te enojes conmigo». Y yo dije: ‘No, No me voy a enojar contigo. Entonces lo reprodujo y dijo: ‘¿Qué piensas?’ Le dije: «Me gusta». Tenía esa cosa que no tenía en la primera grabación cuando la hice. Sonaba muy bien. Nunca hubiera pensado que hubiera sido el LP número uno durante todos estos años. Eso me enorgullece. Me alegra que me lo haya metido a escondidas«.

Wells es de la generación más antigua del blues y, aunque Koester prefería un sonido tradicional más antiguo, no cerró los ojos a los músicos más jóvenes que tenían esa sensación. Es conforme en la forma en que se siente acerca de los artistas que elige. Busca una cualidad particular y se inclina hacia el sonido más habitual del blues.

Dave Specter, uno de los artistas más nuevos de Delmark, explica que, aunque es de una generación más joven, su estilo de música era lo que Koester buscaba en un artista de grabación. «Tocamos los estilos más tradicionales de Chicago Blues y West Coast blues, y esa es una de las cosas que Bob Koester buscó principalmente en sus artistas y en las personas que grabó”.

Continuará…