Ella es la mujer de magia negra

Con la muerte de Peter Green, el primer Fleetwood Mac resplandece

Se llama Sandra Elsdon. Actualmente es una exitosa psicoterapeuta londinense y también ex modelo de categoría. Ostenta de igual forma el apellido de casada: Vigon, sin embargo, en los años 60 y 70, convivió muy de cerca con grandes figuras del rock británico, por ejemplo, con Peter Green, recientemente fallecido y con quien sostuvo un tórrido romance por aquellos tiempos.

Ella es la musa inspiradora de Black Magic Woman, el tema que volviera hit mundial Carlos Santana, pero que años antes había lanzado primero Fleetwood Mac, con un arreglo distinto gracias a su autor original, el extraordinario: Peter Green.

Sandra recuerda cómo conoció al delgado guitarrista del pelo ensortijado. «El novio de mi hermana abrió uno de los primeros clubes británicos de rhythm and blues, llamado, The Ricky Tick, en Windsor, que con el paso del tiempo entró a los anales de la cultura pop. A este lugar asistían muchos jóvenes entusiastas aficionados al blues, y también los primeros integrantes de bandas como Rolling Stones, Bluesbreakers y Cream. Después de los conciertos, acostumbrábamos a seguir la fiesta en clubes como, The Scotch of St. James y The Bag o’Nails -de esta forma Sandra conoció al baterista Mick Fleetwood, cuando todavía estaba con los Cheynes, y a Eric Clapton cuando apenas se había unido a John Mayall-. Éramos, básicamente, un grupo pequeño de muchachos pasando un buen rato juntos, unidos por la música y por la alegría«.

El primer contacto con Peter Green lo tuvo en un club llamado, The Cromwellian, donde también llegó a tocar Jimi Hendrix. «Siempre me llamó la atención su personalidad magnética, su sencillez y su enorme creatividad. Peter escribió: Black Magic Woman pensando en mí. Recuerdo que por esos años solía decirme: Magic Mamma, como una forma de cariño. También me dedicó otras dos canciones: Sandy Mary y Long Grey Mare. Para mí, fue la relación sentimental más profunda y conmovedora que tuve en la juventud«, evoca Sandra.

En sus propias palabras, Green era un músico muy dedicado, brillante y perceptivo, un hombre de trato amable y humilde. Pero también mostraba algunos problemas bastante fuertes de personalidad. «Creo que sufrió mucho de niño. Una vez me habló sobre el dolor de la discriminación y la intimidación que había sufrido cuando era un niño judío que vivía en el East End. Creo que recurrió mucho a ese dolor en su música«, puntualiza Sandra.


Fleetwood Mac con Peter Green – Black Magic Woman (Live Boston Tea Party) 1970


Buscó volar, como un Albatross

Para Mike Vernon, el productor de los primeros y grandes álbumes de Fleetwood Mac, Peter Green fue acosado por la fama creciente del grupo, pero siempre buscaba mantener un carácter afable y ser el eje de reunión para todos, a pesar de vivir una época tan convulsionada. «La triste partida de Peter Green nos trae muchos recuerdos. Su enfoque creativo de la vida, su agudo sentido del humor; su actitud constantemente amistosa hacia todos, siguen ahí, latentes«, revela Vernon.

En la vida conocerás a innumerables personas -agrega- pero muy pocos causan la impresión duradera que Peter nos dejó, tanto musicalmente como en el aspecto personal. Un hombre con enorme talento y poco ego. Le debemos mucho por permitirnos establecer y construir nuestra propia compañía discográfica, Blue Horizon, fundada alrededor de él y de su banda Fleetwood Mac, y también por ayudarnos a encontrar nuevos talentos musicales (el álbum doble grabado en Chicago, junto a estrellas como Otis Spann, Walter Horton, o J.T. Brown, es piedra angular para cualquier fanático).

Cuando Black Magic Woman llegó a las National Charts, en 1968, el llamado blues británico estaba completamente consolidado, una canción original de Green que más tarde se convertiría en hit global con la adaptación de Santana. Luego Fleetwood Mac colocaría más éxitos como, Need Your Love So Bad -originalmente grabada por Little Willie John- seguido, de un modo sorprendente, por el instrumental, Albatross, que alcanzó el puesto número 1 en las listas del Reino Unido a principios de 1969, y después, Oh Well, una devastación sonora de largo alcance y con varios tiempos rítmicos en su estructura. La fama, el dinero y la gloria, desubicaron a Peter Green. El tema, Man of the world demuestra claramente su lucha interior por aquellos días.


Fleetwood Mac – Man Of The World – 2ª versión (1969)


Sandra Elsdon aporta más datos. «Peter era un alma sensible, y no debió haber jugado tanto con esas drogas que alteran la mente. Eso es lo que realmente activó su psicosis. Recuerdo, cuando llegó a casa al término de la primera gira de Fleetwood Mac por los Estados Unidos, y cómo el LSD empezaba a tener un mal efecto sobre él. Le rogué que no experimentara más. En el festival de Wells, tuve otra gran pelea porque estaba saliendo con Carlos Santana y seguía experimentando sin recato«.



Sin embargo, las cosas entre la pareja resultaron muy buenas los primeros años. «Estuvimos juntos en una búsqueda espiritual. Una vez, fuimos a un retiro budista en Escocia, para meditar y aprender a elevar nuestra energía Kundalini. Esto requirió periodos de ajuste emocional muy fuertes, de encuentros y desencuentros. Peter hizo referencia de ello en Black Magic Woman («No me des la espalda, bebé»). Al final, nos tomó varios años dolorosos romper. Yo estaba muy triste y perdida. Peter había decidido abandonar la música para entrar a caminos poco claros. Mick Fleetwood y su esposa, me invitaron a pasar una temporada en su casa, a donde también asistían John y Christine McVie, en 1970. Me había desilusionado con el modelaje y estaba buscando mi propia identidad. En retrospectiva, puedo ver que había vivido una vida creativa indirectamente a través de Peter Green«, finaliza Sandra Elsdon.

El gran Peter Green murió a los 73 años, el pasado 25 de julio, mientras dormía, indicaron familiares cercanos. Con él, la magia en la guitarra terminó, pero sus numerosos discípulos y seguidores se encargarán de mantenerla siempre encendida.


Fleetwood Mac con Peter Green – Need Your Love So Bad