No Border Blues Japan

En el último tercio del pasado siglo XX leyendas del blues como: Otis Rush, Jimmy Dawkins, Eddie Taylor y muchos más, emprendieron giras por Japón, mismas que dejaron una huella importante y generaron un movimiento de músicos japoneses apasionados por escuchar y tocar blues. Pero, eso fue sólo el principio, estas giras impulsaron el interés por escuchar blues hecho en Japón, los músicos japoneses herederos de la influencia dejada por las giras de esas leyendas del blues asimilaron la enseñanza y, en una de tantas en el año 1996 Johnny Burgin visitó Japón.

Así, se produjo un afortunado intercambio de experiencias y emociones con tres generaciones de hombres y mujeres, que fueron autoformándose, durante poco más de 40 años y produjeron un movimiento muy consistente de Blues Hecho en Japón, este intercambio rindió frutos que, en algunos casos, motivaron la migración a Chicago para aprender e integrarse, en muchos casos, a las bandas más prestigiadas del medio del blues en la Ciudad de los Vientos.

Por otra parte, en 2019, lo mejor de la escena del Blues de Japón fue convocado para participar en esta grabación, hombres y mujeres, músicos profesionales que han dedicado años a su formación en el blues, oriundos de diferentes ciudades Osaka, Kobe, Tokio y muchas otras, en donde el interés y la actividad están vivos y creando. Destacan notablemente, las mujeres, Lee (Rie) Kanehira, piano y voz; Fumiko Maejima y Ataka Suzuki en las baterías; Yoshimi Hirata, bajo; y la extraordinaria Nacomi Tanaka en la guitarra y voz; todas ellas excelentes artistas en todo lo que hacen, la recomendación es: ¡no se las pierdan! Escucharlas es una experiencia muy gratificante.

Johnny Burgin & Special Guests – No Border Blues Japan

La mayoría de los cortes en este CD son estándares del blues de Chicago por lo que no podré extenderme mucho en la descripción de cada rola; pero, escúchenlo detenidamente y encontrarán otras ¡muy agradables sorpresas!

01: One Day You’re Gonna Get Lucky (Carey Bell). Johnny Burgin: guitarra y voz; Yoshi Mizuno: guitarra; Iper Onishi: armónica; Takagiman: batería; Hironori «Zee» Yanaga: bajo. Es una estructura básica de blues de Chicago en la que los solos de Onishi en la armónica y Mizuno en la guitarra, no desmerecen en el modo de una canción compuesta en Chicago.

02: Sunnyland (James/Josea). Johnny Burgin: guitarra y voz; Yoshimi Hirata: bajo; Lee Kanehira: piano; Yoshi Mizuno: guitarra; Kaz Nogio: armónica; Takagiman: batería. Blues lento, con un fondo de armónica y piano delicadamente acoplados, Kanehira con una gran influencia del estilo Chicago soporta firmemente la base de la canción, el solo de Nogio es dramático y pausado, dejando fluir sus emociones.

03: So Crazy About You (Tampa Red). Johnny Burgin: guitarra; Lee Kanehira: piano y voz; Kaz Nogio: armónica y voz; Hironori «Zee» Yanaga: bajo. Un dueto notable de voces entre Kanehira y Nogio, la batería, ausente, es cubierta por el bajo y el piano quienes mantienen el ritmo de la canción, Burgin en el slide es preciso y va alternándose con la armónica de Nogio, los solos son brillantes.

04: Hurry Up Baby (Johnny Burgin). Johnny Burgin: guitarra; Yoshimi Hirata: bajo; Fumiko Maejima: batería; Nacomi Tanaka: guitarra y voz. En esta vibrante y briosa composición de Johnny Burgin, tenemos la oportunidad de comprobar porque Nacomi Tanaka es considerada la frontwoman más destacada de Japón. Originaria de Kobe, posee una voz firme, cálida y potente que llama innegablemente, la atención. El solo de Burgin es atractivo en donde, al fin su propia canción, destaca su técnica y sus tablas a la hora de tocar la guitarra. Altamente recomendable que pongan atención a la firmeza y cadencia de Fumiko Maejima, quien impone enjundia femenina a la hora de marcar el ritmo pegándole a los cueros.

05: Pumpkin’s Boogie (Kanehira/Kunze). Johnny Burgin: guitarra; Lee Kanehira: piano y voz; Kotez: armónica; Ataka Suzuki: batería; Hironori «Zee» Yanaga: bajo. Bueno… también en Japón hace aire y el botón de muestra lo pone Lee Kanehira, con su composición a propósito de una “gata”, muy seductora. Por cierto, es notable su conocimiento del piano de Chicago con una reconocida influencia de Pinetop Perkins, Memphis Slim y Otis Span. Presenta este boogie, al cual lo complementa de manera espectacular Kotez en la armónica, que recuerda indudablemente a Walter Horton. En mi opinión es una de las pistas más destacadas del CD.

She’s a real cool cat pumpkin is her name…

It’s pumkin’s boogie

It’s pumkin’s boogie

It’s pumkin’s boogie

It’s pumkin’s boogie

06: I Just Keep Loving Her ‘Mada Sukinanda’ (Walter Jacobs). Johnny Burgin: guitarra; Lee Kanehira: piano y voz; Kotez: voz y armónica. Esta pista es asombrosa, Kotez y Lee Kanehira hacen una grandiosa versión que es un homenaje a Little Walter, sobre la base de la canción original, Kotez hace su propia versión ¡en japones! Mada Sukinanda, con el soporte de la guitarra de Burgin, el ritmo firme y preciso del piano, logran una versión respetuosa y alegre. ¡Es una sorpresa refrescante digna de escucharse una y otra vez!



07: Rattlesnake (John Brim). Johnny Burgin: guitarra y voz; Yoshi Mizuno: guitarra; Iper Onishi: armónica; Takagiman: batería; Hironori «Zee» Yanaga: bajo. Con una letra que evoca Houndog, el éxito de Big Mama Thornton, (You ain’t nothin’ but a rattlesnake), donde el formato y cadencia son muy semejantes, y las intervenciones de cada uno de los músicos. Es una rola equilibrada, bien integrada, redondita. Destacan los solos, muy bien elaborados y con excelente técnica.

08: Old School Player (Johnny Burgin). Johnny Burgin: guitarra y voz; Yoshi Mizuno: guitarra; Iper Onishi: armónica; Takagiman: batería: Hironori «Zee» Yanaga: bajo. Con la misma alineación de la canción anterior, Johnny Burgin se da gusto interpretando un blues compuesto por él. Lo destacable es el estilo de Mizuno, es altamente recomendable seguirlo ya que posee una excelente técnica, Iper Onishi, no se queda atrás con su intervención en la armónica, Burgin no podía dejar de poner su marca, en el tercer solo se aprecia el estilo de Mister Burgin.

09: Two Telephones (Bridge/Redd/Thompson). Johnny Burgin: guitarra y voz; Stephen Dougherty: batería; Minoru Maruyama: guitarra; Chris Matheos: bajo; Iper Onishi: armónica. Esta es la única pista que no fue grabada en Japón, se realizó en los Estudios Delmark, la razón es que Minoru Maruyama radica precisamente en Chicago, ciudad a la que emigró para poder aprender de las estrellas del blues; y lo hizo tan bien, que actualmente toca con las mejores bandas y participa en proyectos importantes del movimiento de blues en esta ciudad del estado de Illinois, su guitarra destaca por la técnica y el estilo, al cual Maruyama ha asimilado de manera muy afortunada, hay que prestar atención a sus solos.

10: Samurai Harp Attack (Onishi/Nogio/Kotez). Johnny Burgin: guitarra; Yoshi Mizuno: guitarra; Yoshimi Hirata: bajo; Lee Kanehira: piano; Kotez: armónica; Kaz Nogio: armónica; Iper Onishi: armónica; Takagiman: batería; Hironori «Zee» Yanaga: bajo. Billy Branch, Junior Wells, Carey Bell y James Cotton, son enaltecidos en esta agradecida composición colectiva de los armonicistas del disco, a propósito del legendario disco Harp Attack, es un homenaje bien elaborado, equilibrado, que sin ser de cadencia intensa es rítmicamente acogedor, la alternancia de estilos en la armónica durante los solos tiene una agradable continuidad entre cada uno de los ejecutantes. Hay que llamar la atención en el dialogo que sostienen los armonicistas, durante el puente, que, a manera de respetuoso reconocimiento a sus ídolos y modelos, recuerda al mismo dialogo que Branch, Wells, Bell y Cotton mantienen durante la grabación de New Kid on the Block, en el disco mencionado arriba.



11: Sweet Home Osaka (Robert Johnson/Johnny Burgin). Johnny Burgin: guitarra y voz; Lee Kanehira: piano; Kotez: voz; Nacomi Tanaka: voz; Yoshi Mizuno: guitarra; Kaz Nogio: armónica; Iper Onishi: armónica; Ataka Suzuki: batería; Hironori «Zee» Yanaga: bajo. El gran final del disco reúne a los principales participantes de las sesiones y tomando como pretexto el clásico de Robert Johnson, Sweet Home Chicago, estos extraordinarios y puristas bluesistas japoneses rinden homenaje uno por uno a sus ciudades natales: Osaka, Tokio, Kobe, por ejemplo. Es la melodía más libre y fluida del disco, se puede apreciar la alegría de haber participado en un proyecto ambicioso y exitoso. Están felices, todos. Es otro tema imperdible, cierran con todo.

Entrevista con Johnny Burgin

¡Como cereza del pastel!, sólo que esta cereza es del tamaño de un melón, Johnny Burgin, gentilmente, accedió a contestar unas breves preguntas que nos darán un panorama más amplio de cómo se hizo: No Border Blues Japan.

Octavio. ¿Cuál fue la mayor dificultad para lograr esta grabación?

Johnny. Hay que prestar gran atención al lenguaje y a las diferencias culturales. Aprender a construir un equipo al estilo japonés, va en contra de la lógica de la mayoría de los norteamericanos.

Octavio. ¿Cuál fue la mayor satisfacción o el momento más feliz durante la creación de No Border Blues? (NBB)

Johnny. ¡“Sweet Home Osaka” fue el momento de una real felicidad colectiva! Grabada después de nueve horas de arduo trabajo, en un estudio bastante caldeado, fue el momento de la liberación de la tensión y el reconocimiento a las contribuciones de todo el grupo.

Octavio. ¿Esta experiencia te ha motivado para hacer más grabaciones similares?

Johnny. ¡SÍ! Esta experiencia me ha refrescado el alma. La dedicación y respuesta a la música de los japoneses fue una gran motivación para mí y mi compañera del blues, Stephanie Tice, quien fue la productora de NBB.

Octavio. ¿Tienes planes para realizar grabaciones con músicos de otros países?

Johnny. ¡SÍ!

Octavio. Así que podríamos esperar a oír algo como: ¿NBB Inglaterra, NBB Alemania, NBB Australia o NBB Argentina? 

Johnny. Eso sería un privilegio. Nos encantaría hacer promoción del Blues original de todo el mundo, así como grandes versiones de clásicos del Blues.

Octavio. Hipotéticamente nos encantaría oír el NBB México. Podrías decirnos, desde la perspectiva de Chicago, ¿Cuáles serían los requerimientos para los músicos mexicanos, a fin de que participen en la grabación de una obra como NBB Japan?

Johnny. Me parece que el blues se difunde y se expresa de modo diferente en cada cultura. Sí fuera a México, sería más como un estudiante que como maestro.

Nos sentimos muy afortunados de haber tenido esta oportunidad de dialogar con el maestro Johnny Burgin, y de disfrutar su gentileza.

Por eso…

¡Arigato gozaimasu Johnny!

¡Eres chido!