Mick Kolassa ha vuelto

Mick Kolassa – If You Can’t Be Good, Be Good At It (octubre de 2020)

Mick Kolassa, también conocido como ‘Michissippi Mick’, es un un músico de toda la vida y fanático del blues incondicional, que también fue miembro de la junta directiva de la Blues Foundation. Su amor por el blues comenzó hace 50 años y con este nuevo, y sus álbumes anteriores se ha permitido compartir ese amor con el público.

Particularmente, le he dado seguimiento a los cuatro anteriores discos, que, desde mi punto de vista, sin tener muchos reflectores, resultan muy atractivos para mi gusto. Primero fue en el 2017, You Can’t Do That (Acoustic Blues Beatles Tribute) que como su nombre lo dice es un tributo en versiones acústicas a temas de los Beatles, con arreglos de blues que interpreta acompañado por Mark Telesca. Algo que siempre me hubiera gustado hacer ¡Un agradable álbum!

En 2018 publica el álbum Double Standars (Duets of Classic Blues Songs). Realizado al lado de amigos y músicos invitados, como se está haciendo costumbre en muchos artistas, y tocando algunos temas por demás tradicionales, pero siempre con su sello de originalidad. Algo que siempre me hubiera gustado hacer ¡un disco muy destacado!

Para 2019 se reúne con la banda: Taylor Made Blues Band para lanzar el álbum 149 Delta Avenue con nueve temas originales y tres covers, como es la costumbre de la agrupación. Algo que siempre me hubiera gustado hacer. ¡Una grabación de blues de libre alcance!

En el impensado año de 2020, su dosis de grabación anual se había cumplido con Blind Lemon Sessions, publicado a principios del año. Mick comenzó este álbum acústico cuando Thomas Schleiken, de Blind Lemon Records, lo invitó a hacer algunos shows en Alemania y grabar un par de canciones para un álbum recopilatorio. Algo que siempre me hubiera gustado lograr ¡Un álbum resultado de algunas sesiones!

En la presentación de otro nuevo álbum en este mismo año, If You Can’t Be Good, Be Good At It, Mick nos comenta: “Pueden ver que me encantan todos los estilos de blues, y también me encanta encontrar la canción de blues escondida en melodías que la mayoría de la gente no consideraría blues. Me gusta llamar a lo que hago «Free Range Blues» (Blues de libre alcance). Espero que disfruten escuchándolo tanto como yo disfruté armándolo”.

Mick Kolassa y el guitarrista, Jeff Jensen (Taylor Blues Band), se han unido nuevamente para producir uno de los mejores álbumes de Mick hasta el momento. Juntos han reunido una buena cantidad de blueses al estilo de Mick. Los han grabado en medio de la pandemia, resultando todo un desafío, ¡pero lo lograron!, al reunir a un grupo de amigos, para una banda que solo Memphis y las áreas circundantes pueden proporcionar.

Mick Kolassa: voz, y guitarra acústica; Jeff Jensen: guitarra eléctrica, guitarra acústica y percusiones; Bill Ruffino; bajo; John Blackman: batería; (1-9, 11), percusiones; Rick Steff: teclados; Eric Hughes: armónica; David Dunavent: guitarra eléctrica (4, 7, 10), y coros (10); Tullie Brae: coros (2, 3, 6); Marc Franklin: trompeta (1, 3, 6, 7); Kirk Smothers: sax (1, 3, 6, 7); Brad Webb: guitarra slide (2); Alice Hasen: violín (5); Kern Pratt: guitarra eléctrica (5); Willie Hall: batería (10); y Weston Caldwell: percusiones (10).

Lista de canciones: 1. I Can’t Help Myself; 2. Lo and Behold (James Taylor); 3. If You Can’t Be Good, Be Good At It 4. A Good Day for the Blues; 5. I’ve Seen; 6. We Gotta; 7. Sweet Tea; 8. Slow and Easy Love; 9. Good Night Irene; 10. Who’s Been Talking (Chester Burnett); 11. She Kept Her Head Up.

El álbum comienza con I Can’t Help Myself, una canción rara de amor que es un R&B de Memphis, de principio a fin. A esto le sigue el «descubrimiento» de Mick, un tema de James Taylor, Lo and Behold, que comienza con ángeles cantando y luego resulta un rock que trae fuego y azufre. La tercera pista es la canción principal del álbum, If You Can’t Be Good, Be Good At It, una frase que Mick usa a menudo al final de una conversación. La pista 4 es un poderoso blues lento en tono menor, A Good Day For The Blues, una canción sobre todo lo que va mal.

El siguiente es I’ve Seen, en el que Mick canta sobre lo que ha visto y lo que más quiere ver. En We Gotta, Mick invita a una amiga a perseguir las estrellas y cerrar bares. Al vivir en el corazón del Medio Sur, Mick ha desarrollado un aprecio por la bebida favorita de la región, Sweet Tea, así que, ¡escribió una canción al respecto! Slow and Easy Love es otra canción de blues lento que es bastante popular entre las chicas de los shows en vivo de Mick, ¡o al menos lo eran cuando se podían hacer!

Mick escribió Good Night Irene para un amigo que es DJ. Who’s Been Talking es una canción clásica de Howlin’ Wolf, escrita por el propio Chester Burnett. Para grabar esto, Mick invitó a un amigo muy especial, el Blues Brother, Willie “Too Big” Hall, para tocar la batería. El álbum se cierra con She Kept Her Head Up, una canción escrita para y sobre su hija, Kassi, y su batalla contra el cáncer de mama. No es un blues, ¡pero eso no importa!

Este álbum está destinado a ser divertido y triste, para llevarte hacia arriba y hacia abajo, y hacia atrás, y darte muchas razones para volver y escuchar unas cuántas veces más.

¡Algo así que siempre me hubiera gustado hacer!