Las Jug Bands

La Ciudad de Memphis, Tennessee, estaba estratégicamente ubicada, para ser el punto central del comercio por el que forzosamente pasaban los comerciantes y distribuidores de la industria del algodón. Es por eso, por lo que en las primeras décadas del siglo XX se convirtió en la capital de la música y de la cultura que provenía de todos los artistas que viajaban a través del Río Mississippi.

En la década de 1920 a 1930, hubo tres subgéneros que sobresalieron en la llamada época del folk blues, el Delta, el Piedmont y el Texas Blues; sin embargo, hubo una corriente musical que tuvo un especial arraigo en la Ciudad de Memphis, conformado por las Jug Bands Blues que se caracterizaban por utilizar instrumentos caseros para hacer música. Tuvieron su origen en la década de 1890 entre los músicos afroamericanos.

Estas formaciones, que venían funcionando desde los tiempos de los shows de medicina y el minstrel, solían estar compuestas por banjo, guitarra, kazoo, cucharas o huesos, y la jarra que les daba nombre y que utilizaban a modo de tuba. A veces, incluían una tabla de lavar y, en estilos más tardíos, también figura la armónica entre su instrumentación.

El término ‘Jug Band’ proviene de las bandas compuestas por músicos que utilizaban jarras para hacer música. Las jarras podían ser de barro o de vidrio, siempre que se pudiese obtener de ellas una variedad de tonos, incluidas notas bajas intensas. Podría haber varios cántaros, tocados como tubas o trombones. Los sonidos de swoop que se podían hacer daban la impresión de notas deslizantes (como un trombón).

Un buen músico podría sacar dos octavas de una jarra de buen tamaño. La sección rítmica podía estar formada por guitarras y/o banjos. Si las guitarras o los banjos reales no fueran asequibles, a veces las guitarras y mandolinas se hacían con los cuellos de guitarras desechadas atadas a grandes calabazas. Las calabazas se aplanaban para formar una boca en un lado. Los banjos se podían fabricar a partir de un mástil de guitarra desechado y un plato de metal para pastel.

Los instrumentos de percusión podían ser una tabla de lavar, cucharas, ollas o cualquier cosa hecha en casa con artículos domésticos comunes. Un bajo hecho de una tina al revés con un palo de escoba y una cuerda podía usarse como un violín de base de caseta de perro. A veces, se usaba un tubo de estufa como cámara de sonido o un kazoo hecho con un peine y papel de seda. Todo esto fue para preparar el escenario para las voces: obsceno, divertido o satírico, lo que sea que tenga la mejor reacción de la multitud.



Gus “Banjo Joe” Cannon afirmaba ser quien había llevado la Jug Band a Memphis. Hijo de un esclavo emancipado, había nacido en 1883 en una plantación de Red Banks, Mississisppi, y a la edad de doce años se trasladó al área de Clarksdale, por entonces hogar de W.C. Handy. Aprendió él solo a tocar una especie de banjo que se fabricó con una sartén y una piel de mapache. Con quince años, se escapó de casa para trabajar en los aserraderos, diques y líneas de ferrocarril del delta del Mississippi hasta 1907, año en que se trasladó a Memphis.

Cannon viajó con espectáculos de medicina y ejerció los más diversos trabajos, ya fuera excavando zanjas o como jardinero. En 1910, hizo equipo con el armonicista, Noah Lewis y llevaron sus actuaciones por los estados de Tennessee, Illinois y Arkansas.

Gus Cannon comenzó a grabar para Paramount Records en 1927 bajo el nombre de Banjo Joe, pero enseguida formó su propia Jug Band, Cannon’s Jug Stompers, con Noah Lewis y un joven Ashley Thompson a la guitarra. El grupo hizo su primera grabación para el sello Victor en el Auditorio de Memphis en enero de 1928. Al año siguiente, Cannon y la cantante del norte Victoria Spivey aparecían en «Hallelujah!», película de King Vidor que describía la vida de los negros algodoneros del Sur. Cannon’s Jug Stompers fue una de las bandas de jarras más populares de Beale Street hasta la década de 1930.


Gus Cannon – Walk Right In


Algunas de sus mejores grabaciones son: «Minglewood Blues», «Pig Ankle Strut», «Wolf River Blues», «Viola Lee Blues» y «Walk Right In», que se convertiría en un éxito internacional en 1963 con la versión de Rooftop Singers. Durante el resurgimiento del blues de la década de 1960, Gus Cannon hizo algunas apariciones en universidades y centros de conferencias con Furry Lewis y Bukka White. A pesar de su popularidad, se cuenta que tuvo que vender su banjo para pagar la calefacción. 



Una banda que destacó en el estilo Jug Band fue la Memphis Jug Band, que realizó más de sesenta grabaciones para Victor Records entre 1927 y 1932, y continuó grabando hasta la década de 1950. Will Shade, un multiinstrumentista y cantante también conocido con el nombre de Son Brimmer, formó la primera alineación en 1925 y tocaban en fiestas, clubes y bailes, pedían propinas en la calle y a la vez tocaban en eventos ostentosos en el Chickasaw Country Club y en convenciones en el Peadbody Hotel, incluso participó en conciertos más lucrativos, mítines políticos y fiestas privadas para EH Crump, Alcalde de Memphis.

Músicos tales como Ben Ramey, Will Weldon, Shakey Walter Horton, Charlie Polk Vol Stevens, Jab Jones Hambone Lewis, y el vocalista Charlie Nickerson, participaron con la banda desde sus inicios hasta su última sesión en noviembre de 1934. Ya para el año de 1927 hizo sus primeras grabaciones. Para ese entonces Casey Bill Weldon, esposo de Memphis Minnie, se ocupaba de la guitarra junto al propio Shade. Tiempo después Casey seguiría su carrera en solitario y la banda acompañaría a Minnie en su primer éxito “Bumble Bee Blues”. En un principio la Memphis Jug Band, se enfocó en tocar country blues, pero tiempo después su música se extendería hacia el jazz, el ragtime y el swing.


Memphis Jug Band – Instrumental and Vocal Complex (1927- 1934)


En 1928, Charlie Burse se unió a la banda como miembro permanente en la guitarra y la mandolina. La Memphis Jug Band grabó con frecuencia con la cantante Hattie Hart, y con la cantante y guitarrista Memphis Minnie en una ocasión. El primer disco de la banda fue «Sun Brimmer’s Blues», cuyo título era un juego de palabras con el apodo de Shade derivado de un gran sombrero de ala. Fue el primero de más de sesenta, juguetones, con ojos en blanco, astutos, y melodías infecciosas que se grabarán durante los próximos siete años. Shade fue uno de los mejores compositores de Memphis y la mayoría de las canciones de Memphis Jug Band eran composiciones originales. La Gran Depresión, junto con una represión policial concertada contra el juego en 1930, causó tiempos difíciles en Beale Street, que anteriormente estaba abierta de par en par.



La locura de las bandas de jarras también disminuyó en la década de 1930, lo que trajo menos oportunidades de grabación y propinas más pequeñas. La banda intentó actualizarse a un sonido más jazzístico para su fecha de grabación final, pero el éxito comercial había pasado. Los mejores discos de la Memphis Jug Band personifican los locos años veinte en Memphis. Charlie Burse murió en Memphis, Tennessee, el 20 de diciembre de 1965 y está enterrado en el cementerio Rose Hill. Will Shade murió en Memphis el 18 de septiembre de 1966 y está enterrado en el cementerio del condado de Shelby.

Hoy en día, es muy común caminar por ciudades como: New Orleans o Memphis, y poder deleitarse de bandas al estilo Jug Band, un estilo que a pesar de que ya hace varias décadas de su creación sigue vigente y muy del gusto de las nuevas generaciones que le mantienen vivo. 


G Burns Jug Band – Kenesaw Mountain Rag